¿Alguna vez le has tenido miedo a la oscuridad? Porque yo la soy... (William M. Reville ID) [EN CONSTRUCCIÓN]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Alguna vez le has tenido miedo a la oscuridad? Porque yo la soy... (William M. Reville ID) [EN CONSTRUCCIÓN]

Mensaje por William M. Reville el 14/06/16, 11:20 am

Nombre: William Morterand Reville.

Apodo: Will.

Edad: 24

Raza: Humano.

Gremio: Tártaros.

Símbolo: Tiene el símbolo ubicado en su espalda, cerca del tórax.

Rango: E

Magia: God Slayer de Fuego.

Orientación Sexual: Heterosexual.

Descripción Física:

Altura:  Mide aproximadamente unos 1,79 metros.

Peso/Complexión: El joven posee una complexión fuerte, cuida bastante su imagen, por lo que tiene un ideal peso de 65 kilos.

Rasgos Físicos: El color original del pelo de William es gris, pero tiñe su pelo a un gris mucho más oscuro,sus ojos destacan al ser de color ámbar amarillos. Es alguien esbelto para su edad, siempre se mantiene, por lo que le es imposible que suba de peso, se dará cuenta y no lo tolerará.

Forma de Vestir: Lleva una camisa oscura con tirantes y unos pantalones grises con unas botas negras altas. Lleva una corbata de color lila y tiene unas gafas de montura negra. Aunque algunas veces lo puedes ver vestido de traje con un sombrero de gala, para aparentar según él, alguien de la clase alta. Normalmente suele usar este último para ir a la ciudad.

Imagen del Personaje:
William:

Descripción Psicológica: Si hubiera que describir como es su mentalidad, no sería nada fácil, de hecho, no se podría terminar de explicar porque el proceso en el que él piensa en las cosas no es nada fácil. Para empezar, posee una conducta sociópata muy peligrosa, nadie se atreve a trabajar en equipo con él, ni siquiera los de los Tártaros se le acercan, está dicho que él es alguien impredecible a la hora de actuar en batalla, tanto dentro como fuera de batalla él ha brutalizado tanto a sus víctimas que no parece parar hasta no matarlas por completo. Pero eso solo se define cuando está en batalla, cuando está tranquilo, o no lo molestan, él suele ser alguien calmado y callado, un poco frío, pero algunas veces se lo ve sonriendo alegremente, como si despertara temporalmente de la locura que lo domina por completo. Con un interés en los libros de magia, quiere aprender todos los tipos de magias posible, para tener al gremio a su merced, y dominarlo bajo el nombre de los Tártaros.

Alter ego: Mr. Smiley

Esta es la version de carne y hueso de la enferma mente de William, con una sonriente máscara es con la que sale a matar o cuando va a hacer algunas misiones, se hace llamar a sí mismo como Mr. Smiley (Señor Sonriente) y resulta ser el alter ego del muchacho, con una máscara que encontró en un festival, suele ponerse dicha máscara e intentar parecer alguien normal, aunque no sea así, muy por el contrario, es cuando más sádico se pone, según su historia es que era el dueño de un circo y que su cara fue destrozada al atacarlo un león que se puso salvaje en medio de una función, lo que lo condujo a la locura por el fuerte dolor de las mordidas. Si lo ves con esa máscara y verlo caminar de forma graciosa, no lo pienses más de dos veces y corre lo más fuerte que puedas.

Mr. Smiley:

Armas del Personaje:

Látigos de Némesis:



Esta arma, se cree, por el nivel de antigüedad que tiene, que fue forjada por el mismo dios Hefesto, William ha oído hablar de esta legendaria herramienta en un libro, y luego de una larga expedición hacia unas cavernas lejanas al fondo de la tierra, la había encontrado extrañamente en perfectas condiciones, lo cual, al agarrarlas pudo sentir su electrizante poder.

El arma simula una garra de tres puntas afiladas y extensas, que pueden reubicarse instantáneamente como una aspa filosa y agredir con rápidos y repetidos cortes al mismo tiempo. Este látigo de gran alcance también tiene la facultad de conducir electricidad y electrocutar a cualquiera que está en su camino.


Gustos y Disgustos:

Gustos:
- Las tormentas que caen en la ciudad algunos días, ya que le recuerdan sus días en su casa con su familia, no siente melancolía, sino una agria sensación de felicidad.
- Leer algunos libros de magia, ''el conocimiento es poder.'' Ese es su lema.
- Los pasteles de carne y pure de papas, su comida favorita en este mundo.
- La sensación de matar a la gente, combinación de adrenalina y pura locura, a él le gusta esa combinación.


Disgustos:

- Infinito repudio al Gremio de Fairy Tail.
- Hacia su trágica descendencia, pero no a sus padres.
- A toda la sociedad que tenga algo que ver con los Gremios Legítimos.
- A la clase alta, más por venganza que por envidia.

Miedos:

- Según en sí no es miedo, sino preocupación, a él suele resultar insoportable el tener que viajar a algún lugar lejano, porque teme que vuelva a pasar lo que sucedió cuando era niño y ni siquiera poder estar ahí para afrontarlo.
- Que alguna víctima que él esté apunto de asesinar se le logre escapar y no la pueda agarrar.
- Su mayor temor, ocasionados por su trauma, son los dragones. Aún no logra superarlo y si llegara ver a uno alguna vez, no reaccionará ya que permanecerá inmóvil del miedo.
- Tiene ornitofobia.


Historia: Durante su infancia, a William se lo podía considerar como un niño lucido mentalmente, con 15 años, él solía vivir en un pequeño pueblo que estaba apartado de todo lugar a alguna tierra, solo los de la tierra de Fiore conocían de ese paradero, pues se creía que en ese lugar, se entrenaban a los del Gremio de los Tártaros, lo que significaba que ese pueblo estaba bajo la protección de dicho Gremio, Will era alguien feliz viviendo en ese pueblo junto a sus padres, cuya madre era parte del Gremio Tártaro, y su padre trabajaba en una carpintería, a pesar de la reputación de aquellos que pertenecen a esa facción, su madre, de nombre Hinawa, era muy amorosa con Will, en batalla era una mujer bastante encarnizada a la hora de pelear, pero con su hijo era mucho más sensible, no miraba con buenos ojos al Gremio de Fiore, ya que decían que tenía planeado un ataque contra el pueblo para que los Tártaros pierdan territorio, eso último no era cierto, lo que en realidad pasaba era que el gremio de Fairy Tail iban a hacer unas negociaciones con aquel Gremio para tratar un asunto de tierras, pero los locales tenían planeado algo más sucio y atacar a sus enemigos mientras estuvieran desprevenidos. La madre obviamente sabía de ello, pero no podía decírselo tanto a su familia como a los otros miembros para no ocasionar ningún alboroto innecesario, pero Will, lo sabía, ya que había oído hablar de ello en el pueblo, y sabe que no vería a su madre por mucho tiempo, ya que un viaje de aquí hasta Fiore sería muy largo, pero él se quedó callado y no dijo nada para no preocuparla demasiado, pues ya ella tenía mucha presión como para que William dijera algo así .

Ya era la tarde, y era turno de la madre partir a semejante misión hacia el reino de Fiore, viaje que por cierto, duraría solo veinte minutos de viaje, solo porque tenían algunos medios como ir a toda velocidad hacia el reino y no terminar muertos de cansancio para el día siguiente o el que sigue, o el que seguía después de ese. Pero durante esa noche, el caos empezaría, mientras los miembros de los Tártaros se dirigían hacia Fiore, el cielo empieza a teñirse de un rojo vivo, seguido de muchos ruidos fuertes y seguido de explosiones, uno impactó cerca de donde estaban ellos, y se temieron lo peor.

- ¡NOS HAN DESCUBIERTO! ¡Sigamos con el camino! ¡No demos marcha atrás! ¡Sigamos atacando!
- dijo uno de los generales, y empezaron a atacar a todas partes de donde estaban. Poco ellos sabían, de que el verdadero y mortal peligro se encontraba más allá del cielo, al ver una vez más allá arriba, se percataron de ver criaturas enormes que estaban volando por todos lados ¡Esos eran dragones! ¡Aquel mito era cierto! Dragones de diferente tamaño, poderes y fuerza iban sobrevolando por los terrenos que estaban cerca de los Tártaros, ellos creían tener la suposición de que  el gremio de Fiore tenía algo que ver. Así que dejaron a un lado su orgullo y fueron a toda velocidad hacia el pueblo, con la vaga esperanza de que aquellas criaturas aún no hayan venido al pueblo. Pero para alivio de los magos de aquel gremio, aún no venían, pero sabían que tenían que actuar a contrarreloj, una cosa así nunca se había visto, los superiores no tenían la mínima idea de como tratar con nada más y nada menos que Dragones, no tenían a alguien que fuera capacitado para enfrentarlos, es más, el Gremio de ese pueblo era aún escaso, y no existía ningún Dragon Slayer para proteger la ciudad, por lo que el ataque que tenían previsto que ocurriría, iba a ser inevitable, por lo que varios magos salieron a gritar por todos lados que evacuen de inmediato todo el pueblo, pues era cuestión de tiempo para que los dragones vengan e incendiaran y carbonizaran todo. Al principio, todos se reían de ellos por pensar que se trataba de una broma, pues claro, hasta ese día los dragones eran solo un simple mito. William estaba entre esa muchedumbre que se burlaba, pero él sentía por instinto, de que algo estaba yendo terriblemente mal, lo podía sentirlo con mucha fuerza, pero no sabía precisamente que era. Luego de la humillación de esos guardias, aparece el líder de aquel pueblo, dando un discurso, para que todos sepan de que el asunto no era nada por qué reírse.

- ¡Gente del pueblo de Drozdov! Escuchen... Lo que nuestros hombres y mujeres nos dicen es completamente cierto, hace solo una media hora, están empezando a invadir las ciudades y los gremios, se teme que nuestro pueblo puede ser el siguiente en ser destruido y reducido a cenizas muy rápidamente.

En este punto, la gente que estaba rodeada y William ya se veían notablemente nerviosos y pavorosos, el líder de aquel pueblo nunca había mentido a los suyos y era dudoso que esta vez era una excepción.

- Pero esperen, aún no se ha perdido la esperanza, aún tenemos tiempo de sobra para que todo el pueblo salga de manera calmada y evitar que los dragones que están invadiendo el Reino nos vean o nos ataquen. Si hemos venido a este lugar y haber construido este pueblo con nuestras propias manos, estoy seguro de que nosotros prosperaremos de nuevo si permanecemos unidos y renacemos como un nuevo pueblo que resurgirá después de este desas-

De repente, se oye un fuerte estruendo, ellos ya estaban ahí, dos, tres, cuatro bolas de fuego aparecieron y empezaron a destruir todo. William se aterró al ver ese escenario de ver que todo lo que alguna vez fue un pueblo pacífico se estaba empezando a destruir, la muchedumbre empezó a caer en pánico y empezaron a correr hacia la salida del pueblo, todo explotaba por las ''bombas'' que caían directo al pueblo, William tuvo la desgracia de mirar a un Dragón de cerca y como este lo miraba a él, para luego soltar un rugido e intentar devorarlo, pero de repente su madre apareció congelando por unos segundos a aquella bestia. Will se espantó al ver que era su madre peleando contra un dragón y en medio de tirones le suplicaba que por favor viniera con él.

Físico en uso: Jika - Karneval.
Físico del Alter Ego: Kagetane - Black Bullet
avatar
Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 18/05/2016
Edad : 20
Empleo /Ocio : Asesino en serie :D En mis tiempos libres leo un poco.
Humor : Simple y calmado.
Nivel :
1 / 3001 / 300
Ver perfil de usuario

William M. Reville
Invitados

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.