Hazte cargo de mi tienda (Ashriel) [Misión]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hazte cargo de mi tienda (Ashriel) [Misión]

Mensaje por Taria Black el 03/05/16, 11:36 am

Nombre: ¡Hazte cargo de mi tienda!
◊ Cliente: Propietario de la tienda de armas mágicas .
◊ Descripción: El propietario de la tienda de armas mágicas tiene que asistir a una reunión importante sobre el control del precio de los artículos que vende pero no ha tenido tiempo de contratar a un ayudante y por eso necesita la ayuda de alguien que se encargue de su tienda durante la tarde entera, a la hora cerrar volverá para ver cómo ha ido todo. Además, el propietario indica que por la mañana llegarán unos artículos nuevos y agradecería mucho al que coja la misión que promocione los objetos para conseguir algunas ventas.
◊ Objetivo de la misión: Encárgate de la tienda durante la tarde entera y promociona los artículos nuevos, consigue por lo menos dos ventas

_________________
¿Cute? ¿me?:

avatar
Mensajes : 654
Fecha de inscripción : 07/04/2015
Nivel :
249 / 300249 / 300
Ver perfil de usuario

Taria Black
Rango B

Volver arriba Ir abajo

Re: Hazte cargo de mi tienda (Ashriel) [Misión]

Mensaje por Ashriel el 03/05/16, 03:03 pm

Flashback

Cumpleaños. Un concepto como ese sin duda era extraño para un ser sin la capacidad de envejecer ni sentir el tiempo ¿Verdad? No, claro que sentía el tiempo, pero este pasaba antes de que pudiera darse cuenta de ello. De todas formas, aunque hubieran pasado cientos y cientos de años desde que se conocían, la flor seguía siendo como un niño pequeño y Ashriel le gustaba hacerla feliz, era su “único amigo” después de todo, el único que sabía una parte del sufrimiento del alma negra del espíritu celestial, aunque solo fuera una parte, aunque solo fuera un pequeño retazo de un gran problema mucho más grande.

En realidad, mentiría si dijera que el esqueleto sabia el día exacto en el que Elaine descubrió sus poderes mágicos y le dio vida a la flor, en el momento donde oficialmente el destino la catalogó como alguien completamente opuesta al esqueleto, completamente opuesta a la muerte, pero Ashriel quería poder comprarle algo, una buena comida, algo que le hiciera feliz, que alegrara la vista en aquella cueva. Así que, se encaminó rápidamente a pillar una misión en la taberna, escabulléndose de la flor al decirle que iba a pasar unos días en el mundo de los espíritus para recargar su magia.

Actualidad

¿En qué clase de mundo estamos en el que aceptaban a la propia muerte como tendero? En serio, eso es un problema ¿Quién va a comprarle algo a un saco de huesos? ¿A alguien que puede decirte cuando vas a morir, o que puede ver las muertes que aun no han sucedido o mientras suceden? No se vosotros, pero si yo estuviera en el lugar del cliente saldría corriendo, tapiaría la tienda y huiría del país en lo que él consigue salir. Siempre y cuando no contasen con el factor de que Ashriel se teletransportaba, eso igual era toda una sorpresa y un dato a tener en cuenta. Siguió su camino, con el papel de la misión en sus manos hasta que, a altas horas de la mañana, decidió que lo mejor sería ponerse en marcha y comenzar cuanto antes. Si debía de pasarse en una tienda lo mejor sería que pudiera observar por la mañana como lo hacía aquel tipo para no estar completamente perdido, después de todo su trabajo de cara al público trataba de llevárselos la otra vida, servir de mensajero para sus almas, de recadero, de guía, de guardián. Eso era completamente distinto a vender armas mágicas, probablemente con el hecho de incitarlos a pelear haría que sus relojes bajasen y tuviera que llevárselos antes.

Pero ese no era su problema, por muy espíritu celestial que fuera tenía que cumplir sus necesidades fisiológicas, comer, dormir, higiene personal, etc. Y todo eso costaba dinero, dinero que no tenía por haberlo perdido en uno de sus largos viajes alrededor del mundo. Así que ahora no tenía más que aguantarse, fingir su mejor sonrisa, e intentar ganarse al cliente con ella. Solo esperaba que fuera una tienda transitada y no simplemente perdiera el tiempo allí por completo durante un día y no ganar nada tan solo por no llegar al mínimo exigido.

“Herrería”. Era un nombre muy cutre para una tienda de armas, todo sea dicho. Era el típico de nombre que se le pondría a una tienda en un juego rpg solo para que el jugador la encuentre rápido cuando entra a la “zona segura” que es la ciudad. Además, también le parecía algún tipo de estafa, pensadlo en la misión decía que iba a recoger un cargamento, o que le iba a llegar un cargamento de nuevas armas, o algo por el estilo, por consiguiente, él ni siquiera creaba sus propias armas, y por consiguiente, todo era un timo, una farsa. ¿Pero qué podía hacer él? Solo era el tendero. Habría dicho “becario”, pero él si pensaba cobrar.

Entro en la tienda, bordeando un gran número de cajas mientras avanzaba su paso. –Disculpe ¿Es aquí donde se necesita a un tendero?- ¿Acaso había alguien o estaba hablando solo? Había elevado la voz para que el otro le escuchase si estaba en la trastienda. -¡Estamos cerrados! ¿No sabes leer?- El tono arisco hizo que Ashriel frunciera el ceño, solo para observar como un hombre musculoso salía de allí con infinita parsimonia y comenzaba a mover cajas a la trastienda. –Como he dicho- Intento sonreír para no parecer arisco, si algo había aprendido en siglos de vida es que no era bueno enfadar al jefe. –Soy el mago que ha aceptado su misión. Es hoy cuando tengo que quedarme en la tienda ¿Cierto?- El tono de Ashriel buscaba ser lo más respetuoso posible mientras observaba con lo que intentaba que fuera una sonrisa, o al menos estaba esforzándose por que hubiera una en su rostro. –Ohh, tu eres el zagal- ¿Quién usaba hoy en día la palabra Zagal? Aquel tipo se había quedado anticuado. Ashriel asintió, ya ni siquiera reparaba en el detalle de que era mucho mayor que cualquier humano. –Bueno, pues empezarás ahora, quiero que me ayudes a cargar estas cosas a la trastienda, una vez allí las catalogaremos y te explicaré su funcionamiento.- Aquello no tenía el tono de una petición, era claramente una orden. Ashriel suspiro cerrando los ojos durante un instante -¿Sabe que esas cajas son más grandes que yo, verdad? No tengo músculos para ello- Chistes de esqueleto, aunque el otro no pareció pillarlo ¿A lo mejor porqué Ashriel no estaba en su forma de esqueleto? –Ahora- De nuevo, su tono no sonaba a petición. Suspiro –De acuerdo…-

Hoy iba a ser un día muy largo.


[1/5]

_________________
Ficha -  Técnicas  -  Cronología
Tell me:
Mercy? or, do you choose Genocide?
avatar
Mensajes : 202
Fecha de inscripción : 24/01/2016
Edad : 19
Empleo /Ocio : soy la maldita muerte
Humor : Humerous
Nivel :
151 / 300151 / 300
Ver perfil de usuario

Ashriel
Rango B

Volver arriba Ir abajo

Re: Hazte cargo de mi tienda (Ashriel) [Misión]

Mensaje por Ashriel el 03/05/16, 03:07 pm

¿Habéis pensado en lo complicado que puede resultar mover una caja cuando la caja es más grande que tú? ¿Varias veces? En serio, no comprendía como aquel mastodonte musculado con esteroides era capaz de empujarlas como si nada, aunque quizá lo recién dicho sobre tener más músculos que cabeza ayudaba a entenderlo. Y luego estaba Ashriel, que llevaba alrededor de cinco minutos intentando mover la misma caja de madrea sin apenas conseguirlo, todo aquello era un dolor de cabeza ¡Y solo era el comienzo de la misión! Miedo le daba pasar la tarde allí solo, si luego tenía que mover más cosas con tal de enseñárselas a los clientes lo iba a pasar mal –Vamos, mas brío muchacho- Aquel hombre se cruzo de brazos mientras animaba al joven, no se podía decir que no lo estuviera intentando. –Los magos de hoy en día sois unos blandengues- ¡Ashriel ni siquiera era mago! Aquél hombre le estaba sacando de quicio de una manera inimaginable. Le fulminó con la mirada cuando estaba distraído, y cambio rápidamente a una ligera sonrisa cuando vio como se giraba a mirarle. ¿Qué podía hacer para mover aquellas cosas? Una bombillita se encendió en su cabeza, Era un ser mágico después de todo.

Sonrió, su ojo izquierdo se encendió con un color dorado mientras metía su mano izquierda en su bolsillo, ladeando la cabeza. –Tienes toda la razón, soy mago- levantó la mano derecha un aura dorada imbuyó la caja, levantándola del suelo, controlándola a distancia. Ya había hecho suficientes esfuerzos para intentar moverla de manera normal, ahora le tocaba que su parte vaga fuera la dominante e hiciera el trabajo por él, el hombre se dio un golpecito en la frente, como si le decepcionara lo que estaba viendo -¿Porqué no hiciste eso desde un primer momento?- Aquella pregunta fue como si le tirasen un cubo de agua fría a Ashriel encima, una cruda dosis de realidad, podría haberse ahorrado el paripé y ya habrían terminado. Sin duda esto no era lo suyo. –Eso…- Dijo, levantando ambos hombros con indiferencia –Es una buena pregunta para la que no tengo respuesta- Sinceridad ante todo, eso seguro. Fuera como fuese se le había impuesto la misión de mover las cajas hasta el interior de aquella trastienda, así que mientras aquel anciano descansaba su anciana espalda, Ashriel comenzó a mover cosas al interior de esta con su especie de telequinesis. Mientras tanto, el anciano parecía asombrado por tal poder, como si le sorprendiera observar la magia frente a sus narices. Supongo que en una tienda de armas mágicas no había visto demasiadas magias portadoras.

Pasaron unos minutos hasta que lograron por fin llevarlo todo hacia donde tenía que estar, haciendo que Ashriel levantase la barbilla orgulloso de si mismo ante un logro tan poco importante. –Bien, supongo que ahora nos merecemos un…- Antes de que pudiera si quiera terminar la frase, aquel anciano le interrumpió, haciendo que frunciera el ceño –Es hora de que te explique de que funcionan los nuevos artículos- Le pego un puñetazo a la primera caja y la abrió –veras, esto es una armadura Galvánica, permite almacenar energi…-

Una hora y media después.

-Y creo que eso es todo lo que tienes que saber para poder… ¿Me estas escuchando?- Ashriel, que estaba dormido apoyado en el mostrador se levantó de repente, re incorporándose a la conversación y desorientado durante unos segundos hasta que se acordó de donde estaba. -¡Si! Claro, supongo, a menos que la respuesta sea no- Aquel hombre anciano frunció el ceño y suspiro –Pues no tengo tiempo de explicártelo otra vez, así que tendrás que improvisar.- Entonces fulminó a Ashriel con la mirada –Mas te vale conseguirme beneficios o ya puedes comenzar a correr- Ashriel solo asintió, mientras aquel hombre negaba con la cabeza y se iba, dejando el cartel de la tienda como “Abierto”. ¿Tendría que haber prestado atención, verdad? Bueno, ya no podía hacerle nada. Volvió a cerrar los ojos y a sumergirse en el mundo de los sueños, para poder contemplar una vez más la profundidad de los ojos azules de Elaine.

Y porqué era más vago que las piedras y permanecer despierto era un logro a tener en cuenta, logro que no estuviera llevando a cabo por haberse vuelto a dormir. Ya le despertaría algún cliente ¿No?


[2/5]

_________________
Ficha -  Técnicas  -  Cronología
Tell me:
Mercy? or, do you choose Genocide?
avatar
Mensajes : 202
Fecha de inscripción : 24/01/2016
Edad : 19
Empleo /Ocio : soy la maldita muerte
Humor : Humerous
Nivel :
151 / 300151 / 300
Ver perfil de usuario

Ashriel
Rango B

Volver arriba Ir abajo

Re: Hazte cargo de mi tienda (Ashriel) [Misión]

Mensaje por Ashriel el 03/05/16, 03:18 pm

¿Que se siente en un sueño? Dolor, soledad, tristeza, amargura. Sensaciones que la muerte no había sentido si no era en escasas situaciones, sensaciones que se juntaban y se apalancaban en su pecho, en su corazón, haciéndose cada vez más pesadas, haciéndole cada vez más difícil respirar. ¿Aquello acaso eran mentiras? O, al contrario, eran verdades que había adquirido el sabor de la basura con el inexorable paso del tiempo. El cuerpo de Ashriel se encontraba completamente inmóvil, abrazando el cuero sin vida de Elaine, de una de sus Elaine. Apretaba fuertemente su pecho contra el suyo para sentir como los latidos se iban apagando poco a poco, sollozando mientras las lagrimas peleaban contra sus ojos para escapar y ser libres, para caer sobre su mejilla, para humedecer la casi extinta sonrisa en sus labios. –Ashriel, no estés triste. Sabes que ocasionalmente volveré a tu lado- Miro sus ojos, apagándose poco a poco mientras la voz escapaba de sus labios, mientras sus manos ascendían hasta tomar tímidamente sus mejillas, pestañeo y quien estaba allí era ella de nuevo, la primera Elaine, no una de las posteriores, la original, sin el alma fracturada. –Solo un último beso- Un último beso con el que compartir su respiración, con el que soñar antes de que todo desaparezca y nada vuelva a ser como antes, ya que nada nunca sería igual a la anterior, todas eran diferentes.

Acerco sus labios a ella, hasta que pudo notar su respiración.

Y entonces recordó todas esas palabras que había mencionado y que habían cortado a través de ella como si fueran cuchillos, todas las lagrimas o las expresiones de preocupación que no pudo evitar, todos los pensamientos en su contra que no pudo evitar, todo de lo que no había podido protegerla, todo lo que una vez pudo ser pero nunca llego a ser.

Sus labios se juntaron, prolongándose en un momento que podría haber llegado a ser eterno, mezclándose la respiración de ambos y convirtiéndose en una sola cosa. Con solo un beso… Una declaración de que viviría por ella y solo por ella. Respirar por ella y solo por ella, y sentir como ella respiraba por él, para alimentar el ritmo de sus pulmones con su último aliento. Como si limpiasen eternamente las palabras que se habían oxidado con su dulce saliva y con las saladas lagrimas ante aquella unión. Porqué mientras el guardase aquel soplo en su interior, siempre la tendría en el interior de su pecho, porqué desde ese día se había convertido en el aire que respiraba. Como si la frase que habían tratado de decir durante todo este tiempo se hubiera adentrado en su interior, ese “te quiero” ahora era parte de su ser.

Pero aquello no era un buen sueño, Ashriel nunca tenía buenos sueños.

De repente, los brazos de Ashriel dejaron de sujetar cualquier cosa, sus labios dejaron de estar en contacto con nada que no fuera el aire y la persona que tenía en sus brazos desapareció, dejándole solo una vez más. Comenzó a gritar su nombre, en la oscuridad, hasta que quedo solo, y no podía ver nada, y no había nada a su alrededor que no fuera oscuridad, vacio y silencio. Y, sobre todo, sufrimiento.

Algunos le dan la bienvenida a la muerte, como un viejo amigo al que no han visto desde hace mucho tiempo, como alguien que te alegras de ver aunque había caído en el olvido, como una cara amiga que atesorabas en tu interior y que ha llegado a ayudarte, y a su vez, la muerte le sonríe a aquellos que le aceptan por ponerle fácil que pueda acabar con su FURIA, con su MISERIA, con su DOLOR.

Pero, cuando la muerte sufre ¿Quién viene a aliviar su sufrimiento? Tal vez… ¿Un amigo?

El sonido de los pasos en aquella oscuridad llamo su atención, haciéndole levantar la mirada y observar como aquella cosa se aproximaba, como aquel ser caminaba lenta pero paulatinamente con una sonrisa en su rostro. Se paró a una distancia prudente de Ashriel, la suficiente para que no pudiera empalarle con la guadaña sin tener que dar un paso o dos. –Hola, soy yo, tu mejor amigo ¿Te acuerdas de mí? Vamos, se que te acuerdas. Soy yo, Alex - ¿Porqué nuca entendía su nombre? Siempre que se presentaba aquello escapaba de su mente, como si sus oídos se negasen a escucharle, como si sus palabras fueran dichas en un idioma que Ashriel no estaba destinado a entender. ¿Y su voz? Su voz era otra cosa a tener en cuenta. No era la voz de alguien conocido, no era la voz de un viejo amigo, no era la voz de alguien con quien el esqueleto hubiera mantenido una relación. No, era su propia voz, la que se habia cansado de escuchar. Ashriel le miro con curiosidad, dejando que sus ojos se encontrasen con los del otro, con aquellos ojos vacios, y carentes de cualquier cosa. –Tu la amabas ¿Verdad?- Su voz era como una cuchilla que cruzaba a través de Ashriel –Y ahora se ha ido. Je, Debe de ser un dolor sin ningún tipo de comparación ¿Verdad? ¿La amabas mas que a nosotros? ¿Ya te has olvidado de Kaylie? O de cuando le diste tu corazón a Iván- ¿Porqué su tono de voz le causaba escalofríos y le hacía sentir que algo estaba mal? Como sus palabras, que le daban puñaladas en el pecho con cada una que pronunciaba. –Yo no lo sé- Ashriel levanto una ceja, extrañado ante sus palabras. –Si, no lo sé, y eso sin duda es lo bonito de todo esto, ademas es gracias a ti- ¿Lo bonito? ¿Qué quería decir? –Yo no siento NADA.- su sonrisa era inquietante –No me siento VIVO por dentro- sus ojos eran como espadas atravesando la piel de Ashriel –No me siento MUERTO por dentro, tal y como tú te encuentras ahora- Comenzó a reír –no soy capaz de sentir ABSOLUTAMENTE NADA-

Comenzó a caminar para acercarse a Ashriel –Pero eso es lo que quieres ¿Verdad?- ¿A qué se refería? –Lo que quieres realmente es sentirte vacio, como yo- Estiro su mano hacia Ashriel -Terminemos juntos nuestro sufrimiento, despierta de tu sueño-

----------------------------------------

-Despierta-

-Eh, despierta-

Ashriel abrió los ojos de golpe cuando una señora al otro lado del mostrador le meció ligeramente con la mano para despertarle. Ashriel se levanto sobresaltado, notando su espalda húmeda por el sudor frio, asustado. –Esto… ¿Esta cerrador? El cartel de la puerta…- Ashriel rápidamente compuso su mejor sonrisa, y negó con la cabeza, poniéndose de pie No, no… Lamento enormemente haberme quedado dormido.- Compuso la mejor sonrisa que podía expresar en esos momentos -¿Qué necesita?-
[3/5]

_________________
Ficha -  Técnicas  -  Cronología
Tell me:
Mercy? or, do you choose Genocide?
avatar
Mensajes : 202
Fecha de inscripción : 24/01/2016
Edad : 19
Empleo /Ocio : soy la maldita muerte
Humor : Humerous
Nivel :
151 / 300151 / 300
Ver perfil de usuario

Ashriel
Rango B

Volver arriba Ir abajo

Re: Hazte cargo de mi tienda (Ashriel) [Misión]

Mensaje por Ashriel el 03/05/16, 03:28 pm

Ashriel pestañeo un par de veces, antes de negar con la cabeza y darse un par de golpecitos en la cara, queriendo despertar. La señora rió ante lo que observaba, después de todo Ashriel portaba una expresión de cansancio la gran mayoría del tiempo, y aquel día no era una excepción. De verdad debía de parecer que necesitaba ganar horas de sueño si puso una expresión maternal en su rostro en lugar de juzgar al esqueleto por dormir en horas de trabajo y no estar atendiendo. Por dios, podrían haberle robado en cualquier momento y el no se habría dado ni cuenta. Echó rápidamente una mirada a los laterales de la habitación, viendo que todo el nuevo material que había en la habitación, el mismo que él había movido por la zona, seguía en su sitio, lo cual provoco una sonrisa en el rostro del espíritu antes de que volviera a suspirar. La chica rió, una joven rubia, con el cabello rizado, dorado y ojos castaños. De algún modo le recordaba a Juliet, pero era distinto, obviamente nunca volvería a encontrarse con ella. Estaba muerta. Pero las similitudes eran agradables. Seguro que le hacía más fácil el poder comunicarse con ella.

-¿En qué puedo ayudarte? Y permíteme volver a disculparme por quedarme dormido- Dijo, sonriendo, a lo cual la chica simplemente respondió correspondiendo a la sonrisa, devolviéndosela al esqueleto. –Tranquilo, está bien.- respondió con su aterciopelada voz, haciendo un gesto que captó la atención del espíritu celestial. La chica dirigió su mano a su cabello y con un gesto increíblemente dulce y delicado, movió un mechón de pelo hasta colocar el mismo detrás de su cabeza, y sonrió, una sonrisa dulce como los ángeles, brillante como el sol y radiante como… no espera, ya he usado el sol, necesito otra palabra que no sea radiante. Bueno, el caso es que la chica sonrió, antes de comenzar a buscar a su alrededor. –Estoy buscando una armadura- Mencionó, sonriendo. Ashriel le devolvió la sonrisa –Para mi novio, utiliza magia de re-equip- Y el esqueleto perdió su interés. –Mira, viene por ahí-

De repente, un chico rubio, alto, de buen ver, y con una capa entró por la puerta y abrazo a la chica, depositando u beso en su frente. -¿Así que aquí es donde me compraste aquella espada?- Preguntó, la chica asintió, y Ashriel se apoyó su codo en la mesa y a la vez su cabeza en su mano, mirándoles con cierta indiferencia. -¿En qué puedo ayudaros?- Preguntó, cortando la conversación, haciendo que los dos le mirasen. La chica se sonrojó ligeramente, el novio fulminó al espíritu celestial con la mirada. –Niño, dile a tu padre que salga a atendernos- Si las mirasen matasen, Ashriel le estaría apuñalando diecisiete veces. Si no fuera un buen espíritu, y estuviera usando toda su fuerza de voluntad, habría sacado su guadaña y estaría persiguiéndole. Señor, mi jefe se ha marchado, y me ha dejado al cargo de la tienda a mí, a un ADULTO- Hizo énfasis en la palabra adulto. Claro, como ese tipo de revista media dos metros, los demás tenían que ser niños a su lado, ¿Verdad? El chico se echó a reír –Muy bien, enano, pues empieza a enseñarnos cosas, no tenemos toda la semana-

Ashriel iba a matar a ese tipo.


[4/5]


Última edición por Ashriel el 03/05/16, 03:33 pm, editado 1 vez

_________________
Ficha -  Técnicas  -  Cronología
Tell me:
Mercy? or, do you choose Genocide?
avatar
Mensajes : 202
Fecha de inscripción : 24/01/2016
Edad : 19
Empleo /Ocio : soy la maldita muerte
Humor : Humerous
Nivel :
151 / 300151 / 300
Ver perfil de usuario

Ashriel
Rango B

Volver arriba Ir abajo

Re: Hazte cargo de mi tienda (Ashriel) [Misión]

Mensaje por Ashriel el 03/05/16, 03:32 pm

-Y esto es una… armadura azul, que seguro hace algo mágico, como las otras veinte.- la voz de Ashriel sonaba cansada, ya llevaban tres horas con esto, y el chico no dejaba de hacerle toda clase de preguntas para las que el esqueleto no había prestado ni un mínimo de atención cuando el tipo cargo de dicha tienda se las explicó. Habían incluso parado a comer, el chico había sacado una especie de asador de la nada ¿de qué coño iba ese tipo? Joder, es que era estúpido. ¿Qué podría ver esa mujer en un descerebrado? –Esta viene con una espada, y esa cosa de la que estoy casi seguro que es un escudo, o tiene forma de uno. Siempre puedes golpear a alguien con él- Explicaciones súper detalladas de Ashriel cuando el rubio le preguntaba cosas que él no entendida, sin duda la magia de objetos no era algo que se le diera bien, eso estaba claro, se veía a la legua.

El otro suspiró, fulminando una vez más a Ashriel con la mirada, mientras la chica reía. Si no fuera por su presencia, y por lo bien que parecía que el esqueleto le había caído, ahora mismo estaría dándose de hostias, sin duda alguna. -¿Estás seguro de que trabajas aquí, medio metro?- Oh sí, no os he dicho lo mejor, había comenzado a llamar a Ashriel apodos por el estilo después de corroborar que era u adulto, lo cual solo enfurecía más al espíritu celestial. Sin duda alguna, a este ritmo, su guadaña acabaría clavada en alguna parte de su cuerpo como no cerrase la boca de una maldita vez. –Sí, estoy seguro de que me pagan por estar aquí- Afirmó, aunque en realidad iba a comisión, y faltaba poco para que el jefe volviera a aparecer, tenía que pensar en algo rápido antes de que se le acabase el tiempo ¿Pero qué podía hacer exactamente?

Oh, de repente una bombillita se le encendió en la cabeza.

Ashriel caminó hasta la siguiente armadura, señalándola. –Esta es una armadura galvánica, permite hacer o absorber rayos, no estoy muy seguro. Pero se ve bastante bien, ¿Porqué no te la pruebas? No le diré nada al jefe- Preguntó, con una sonrisa. La chica le miro, también sonriendo –Vamos, será divertido, además, seguro que luces bastante bien en ella- El chico rubio no tuvo que pensárselo demasiado antes de tocar la armadura y re-equipársela al mencionarselo. Sin duda, le quedaba como un guante, ni hecha a medida, y eso que habían tenido que descartar muchas armaduras por el simple hecho de que no le cabían, sin duda era toda una suerte que aquello estuviera saliendo bien. De todas formas Ashriel sonrió, mientras comenzaba a moverse con ella, viendo que tal funcionaban las juntas, disfrutando del sonido del metal contra el metal cuando caminaba, o simplemente dando saltos para comprobar el peso, sin duda sabía mucho más de armaduras de lo que el esqueleto podría siquiera llegar a soñar aunque las armaduras tampoco era un tema que le interesase realmente, no es algo que le llamase especialmente la atención, y estaba hecho de huesos, por lo cual, podría vivir perfectamente sin ellas.

Pero eso no era lo importante, claro que no. Pronto, Ashriel le tendió el arma que acompañaba a la armadura, una especie de lanza con una especie de gatillos, probablemente para disparar rayos o algo por el estilo, era lo que solía relacionarse con la etiqueta “galvánica”, y el eslogan de rayos que no voy a dignarme a escribir porque hasta a mi me parece ridículo y he sido quien lo ha pensado. El caso es que Ashriel sonrió de oreja a oreja, escondiendo una mano tras su espalda. –Tenga cuidado con eso, si utiliza el arma aunque sea por error, tendrá que verse obligado a comprar la armadura, no podemos vender armas de segunda mano.- Dijo, ladeando la cabeza. La chica le sonrió –Seguro que tendrá cuidado-. Ashriel no pudo evitar reírse internamente. Movió los dedos, haciendo que su magia oscura hiciera el resto, y cuando estaba fardando para impresionar a la chica, envolvió el dedo del chico en oscuridad y le obligó a tirar del gatillo, el cañón/lanza/cosa mágica disparó, un potente rayo que golpeó directo otra armadura, arrancándole de cuajo un brazo y destruyendo parte de la perchera, lo que provocó una sonrisa en el espíritu celestial. –Oh, veo que se lleva esas dos entonces- Admitió, la chica frunció el ceño y le observo, enojada, mientras el afirmaba que no había hecho nada. Aquello le alegró el dedo al esqueleto, seguro que cuando viera la factura cortaban. -¿Quiere contratar nuestro sistema de reparaciones y le arreglamos la armadura que acaba de destrozar? Va a tener que pagarla de todas formas- Pregunto, mas con sorna que por ser amable, mientras notaba la mirada del otro clavándose en su pecho, como si quisiera arrancarle el corazón, o la sonrisa, a golpes.

(…)

Objetivo cumplido, para cuando el jefe llegó, Ashriel volvía a estar sentado en el mostrador. Cuando comenzó a quejarse de que el esqueleto no había dado palo al agua, este le enseño el ticket de la venta, y de la reparación que ya habían pagado, así como una pequeña propina que había proporcionado la chica por los daños y prejuicios. Aquello dejó al hombre sin palabras, quien se limitó a felicitarle y darle una bolsa de dinero. Ahora tenía que reunirse con Flowey una vez más tras haber comprado un banquete con el que comer como si fueran reyes. Quería darle una sorpresa después de todo.
[5/5]

_________________
Ficha -  Técnicas  -  Cronología
Tell me:
Mercy? or, do you choose Genocide?
avatar
Mensajes : 202
Fecha de inscripción : 24/01/2016
Edad : 19
Empleo /Ocio : soy la maldita muerte
Humor : Humerous
Nivel :
151 / 300151 / 300
Ver perfil de usuario

Ashriel
Rango B

Volver arriba Ir abajo

Re: Hazte cargo de mi tienda (Ashriel) [Misión]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.