¿Que hace un cachorro perdido por estos oscuros lares? [Kenji]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Que hace un cachorro perdido por estos oscuros lares? [Kenji]

Mensaje por Invitado el 04/04/16, 06:29 am

¿Elisabeth? Era lo único que estaba pasando por mi cabeza, realmente era todo muy doloroso, el simple hecho de recordar cada día ver como aquella magia atravesaba su corazón, realmente hizo que me marcara durante toda la vida. No podía creer que realmente ella estuviera muerta. Toda mi vida he pensado que nunca nadie podría llegar a enamorarse de mí por la raza la cual pertenecía. Pero ella, lo hizo.  Y yo, me enamoré completamente de ella, y desde su partida ando ocultado entre las sombras, más bien ando en Tártaros, que viene a ser lo mismo. Aun así ellos me acogieron como si fuera uno más, aunque bueno, Seilah me acogió como si fuera su pequeño hijo, sin embargo a veces se pasaba con los recados los cuales me mandaba. Si de aquí para allá y viceversa, a veces me hacía pasar por el mismo sitio cincuenta mil veces, pero bueno, no estaba mal nunca recordarse de las tiendas donde siempre me mandaba esa mujer, más bien me facilitaba el hecho de que cuando me pedía algo sabía a donde tenía que ir antes de dar una vuelta por otras tiendas por si no tenían aquello.

Pero ese día iba a ser diferente, estaba todo calmado en el castillo, nadie hablaba y mucho menos se escuchaban peleas, en parte se agradecía un poco de tranquilidad pero por otra, no, simplemente me daba escalofríos no escuchar nada, me hacía poner nervioso e incómodo, fue cuando en ese entonces tome mi katana y partí a un soldado por la mitad sin pensarlo dos veces manchando toda la katana de sangre y parte de mi cara — Tsk. Estúpido indeseable. Dije que no me molestaran nunca y solo hacen que causar problemas. — Exclame limpiando la katana de un golpe de aire mientras la guarde en su funda como siempre. Seguidamente mire el cuerpo en el suelo sin vida cubriendo todo el suelo de sangre para después alejarme como si nada hubiera pasado, supongo que otro limpiaría aquello, así que no iba a molestarme mucho.

De camino a la salida me encontré con Seilah, ella se puso a reír por mi cara de mal humor como cada día a lo que le mire enfadado y molesto a la vez — ¿Qué miras? Porque siempre te ríes cuando me ves! No es justo sabes. También quiero reírme yo. — Exclame molesto a lo que ella solo poso un beso en mi frente y me dijo que disfrutara del día, solo fruncí el ceño y salí del lugar sin decir mucho más, no quería hablar ni discutir con nadie, y si discutía no pensaría dos veces en utilizar la espada como método de huida, rea rápido y eficaz. Siempre el as de manga de mucho de los ciudadanos de Shadow Town, pero bueno, algunos de ellos ya habían pasado por mi katana a firmar sus nombres con su sangre, así que si manchaba más la hoja de ella no iba a importarme, aunque si manchaba las ropas, eso era otro tema. Seilah odiaba verme manchado de sangre, aunque a veces decía que le excitaba verme así y a la vez enfadado echando humos por debajo de la nariz, simplemente era extraña a pesar de todo.

Pasados largos minutos me adentre en Shadow Town como siempre andando a paso lento y despreocupado, ahí pasabas mucho desapercibido, cualquier alma pura era vista y fichada de todo el mundo, podías estar en el centro de esta que hasta el hombre más lejano del centro se enteraba de donde estabas, simplemente Shadow Tawn. Pero hubo algo que me sorprendió, mi olfato empezó a oler un aroma peculiar, aquella pureza, aquel olor era como el de Elisabeth. No dude ni dos minutos en empezar a correr entre la gente — Apartaros joder! — Chille empujando a la gente, a lo lejos empecé a ver unos cabellos rubios, del mismo tono que los de ella, pero los ciudadanos estaban empezando a rodearle, fruncí el ceño y tome aire notando la tensión — ALEJAOS DE ELLA MALDITOS BASTARDOS! — Chille alzándome a ese chico, no sin antes dejar ir un leve golpe de katana haciendo volar ocho cabezas de magos frente a aquel chico. Pare frente a él extrañado, apreté fuerte el mango de la katana mientras todos empezaban a huir de ese callejón chillando y aterrados, trague saliva y di un par de pasos hacia atrás, aquel chico tenía la aura de Elisabeth, no, la aura no, la esencia, sus ojos, su rostro, su cabello, era un chico, no era ella, pero tenía el mismo olor — Q-Quien demonios eres tu! Quien mierda eres niño de los cojones! Donde está ella! Donde! Ella está muerta! Porque tienes su mismo olor! Habla! — Chille alzando la katana, con tan mala suerte que al tomarla con las dos manos el emblema de la familia Aihara salió de dentro de mi camisa dejándose a la vista de los ojos del chico.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Que hace un cachorro perdido por estos oscuros lares? [Kenji]

Mensaje por Kenji el 05/04/16, 06:15 am

Hoy empezaba otro día en Magnolia, y como solía hacer desde hacía ya algunos meses buscaría a aquel demonio qur había conocido una antepasada de mi familia. Parecía que no tenía demasiada suerte, pues en lo que llevaba de búsqueda no había conseguido encontrar nada de donde podría encontrarse aquel demonio al que mi antepasada llamaba Takeru.

Salí a la calle con desgana, pues, no voy a mentir, no me gustaba nada, me parecía un sitio demasiado peligroso, donde si eras descuidado te podría atacar. Pero yo no era un chico confiado, por lo cual me pasaba el día vigilando a mi alrededor para minimizar las posibilidades de peligro... o eso pensaba antes del día de hoy. Había descubierto donde se encontraba posiblemente aquel demonio gracias a una conversación anónima de la calle en la que hablaban de un gremio de demonios, yo al escuchar las palabras de "gremio de demonios" casi me caigo del susto, pero tendría que investigar si quería conseguir mi objetivo.

Lo que no me esperaba era que mi objetivo estuviese en un lugar tan sombrío. En el momento en el que me acerqué al bosque donde se encontraba el gremio empecé a sentir un aura oscura, cosa que no hizo más que aumentar conforme de acercaba al mismo ¡Aquel bosque no me gustaba ni un poquito! Estuve pensando en no entrar, pero haciendo acoplo de la poca valentía que podría tener en aquel momento me decidí a que sí, sin saber lo que me esperaba allí.

Al adentrarme en aquel lugar noté como la luz dificilmente llegaba al lugar ¡Y aún por encima me parecía que me seguían! Aunque eso también podría ser debido a mi miedo a la oscuridad. Definitivamente ese no era un sitio para mi, así que más me valdría salir lo antes posible.

Seguí caminando hasta que creí ver un edificio al que me intenté acercar, pero no llegué muy lejos, pues extraños seres me empezaron a rodear y a hablarme, había mucho ruido, por lo cual no era capaz de entender nada de lo que me decían hasta que vino un chico a apartarlos de... ¿Ella? ¿Me estaba llamando chica? ¿Tanto me parecía a una? Aunque después de lo que me dijo a continuación casi prefería que me llamasen chica ¡Me estaba apuntando con la espada! Me eché hacia atrás con cara de pavor hasta que vi el medallón que colgaba de su cuello. En ese instante abrí el diario de Elisabeth, sí, definitivamente ese era el medallón -¿T-tú eres Takeru? Y-yo soy Kenji, descendiente de Elisabeth, s-si con ella te refieres a mi antepasada, e-esta m-muerta- Dije con nerviosismo y miedo por el trato de aquel chico ¿En teoría no se supone que era un chico amable? No lo parecía ahora mismo. Le enseñé el diario de Elisabeth para que me creyese -¿Ves? Esto estaba en mi casa... ¡Así que por favor, no me mates!- Supliqué esperando que me hiciese caso.
avatar

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 20/03/2016
Nivel :
1 / 3001 / 300
Ver perfil de usuario

Kenji
Rango E

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Que hace un cachorro perdido por estos oscuros lares? [Kenji]

Mensaje por Invitado el 10/04/16, 01:56 pm

Mire a los ojos al chico de cabellos rubios, trague saliva muy nervioso, demasiado por así decirlo, era todo muy raro, diferente, olía igual que Elisabeth, pero sin embargo no era ella, era un chico con el mismo olor, en parte me repugnaba mucho, hacía tantos cientos de años que no olía ese aroma que hasta recordarlo de nuevo me entraba nostalgia y asco a la vez, ese chico, esos ojos, ese pelo, era como ella. Mi corazón lloraba, mis ojos querían mostrar el dolor de ellos pero sin embargo mi mente me decía que no me mostrara como aquella vez, débil y sensible, no debía hacerlo, no podía mostrarme débil de nuevo y mucho menos en ese lugar, frente a ese pequeño cachorro asustado el cual parecía temblar más que una gelatina, sin embargo me estaba dando pena el pobre, aunque bueno, se debe de estar muy loco para meterse en este lugar, aun así cada vez que le miraba a los ojos verdes el cual el chico poseía, más apretaba la empuñadura de la espada , fue entonces cuando el chico hablo, aunque bueno, más que hablar el chico tartamudeaba por el simple hecho de que había visto que en había cargado a esos dos hombres frente a su cara y tener una katana frente a su cuello, sí, creo que yo también estaría así de asustado, pero tenía que hacer que hablara, y me diera igual tener que amenazar.

El chico me llamo por mi nombre. Raro, mucho. Así que fruncí el ceño mientras este seguía hablando, así que me conto que venía de la misma sangre que Elisabeth, quizá la pureza que dejaban ir era lo que olía igual que ella, pero entonces me dijo que estaba muerta, cerré los ojos y deje ir una risa — ¿Muerta? — Añadí dejando ir una leve carcajada de risa para después alzar la vista mirando a Kenji de forma muy seria y fría — De verdad está muerta…NO LO SABÍA! — Chille empezando a descuartizar a los hombres que se habían puesto a intentar atacarnos, empecé cortando cabezas, mutilando, destrozando a todo lo que intentaba hacer daño a Kenji, por alguna razón no podía dejar que le hicieran daño. Uno intento ser más listo y se intentó tirar encima de Kenji, tuve el tiempo suficiente de reaccionar para cortarle la cabeza a ese bastardo, seguidamente tome del brazo al rubio y nos escondí entre las sobras y la oscuridad de esa ciudad, seguidamente mire a Kenji y tome aquel diario de forma brusca.

Me puse a leer el diario mientras que un par de lágrimas corrieron por mi mejilla que directamente mancharon una de las páginas del diario, el cual ella decía todos los deseos sueños que quería cumplir junto a mi lado, trague saliva y negué con la cabeza devolviendo el diario al chico, alce la cabeza mirándole fijamente — ¿Kenji¿ Verdad? — Exclame de forma sería y fría — No debes de andar por sitios como estos, lo que has visto que hice antes puede hacerlo alguien pero, pero aun así quiero…que te olvides de mí, solo soy una triste sombra roto por un amor destruido — Exclame mientras me aleje poco a poco del chico mientras me escondí bien entre los edificios dejando caer mi cuerpo en el suelo poniéndome a llorar.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Que hace un cachorro perdido por estos oscuros lares? [Kenji]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.