¡Detén al alpacasaurio! (Misión)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Detén al alpacasaurio! (Misión)

Mensaje por Ashriel el 30/03/16, 05:34 am

Una tenue respiración era el único sonido que reverbera en dicha cueva, expandiéndose por su interior, contrapunteando con el sonido del leve correr del agua por los afluentes del interior, el cual a veces también era acompañado por el viento que entraba por el agujero, al mover las ramas y distribuir los pétalos de las flores doradas por todos lados en aquel bello paraíso que habían creado para ella, para Elaine. Flowey estaba por ahí, tarareando al igual que los pájaros que se habían adentrado en el interior por casualidad o simple estupidez, mientras su canto envolvía la cueva haciendo que el ameno escenario fuera envuelto por los cantos, música y melodías que, aun así, no fueron capaces de interrumpir la respiración del esqueleto, quien descansaba a los pies de la tumba, a escasos milímetros de la lapida, justo encima de donde debería estar descansando ella, para tenerla lo más cerca posible. Ashriel estaba soñando, y los sueños eran dolorosos.

Ashriel no solía soñar mucho, y en cierto modo lo agradecía porqué lo que recordaba de sus sueños era rojo, un rojo sin final, y gritos, y llantos. Alguien marchándose. Alguien que no volvía nunca.

En el sueño, Ashriel se encontraba solo, en una barca, con un cuchillo en las manos. El agua en el que flotaba la barca no era como el agua que había visto en la cueva donde sabia que ella descansaba, no era cristalina, limpia y reflejaba su imagen como un espejo, si no que era negra, reverberante e inquietantemente silenciosa. Ashriel miró el cuchillo en sus manos mientras reposaba en el asiento de la barca… ¿Tal vez, en un sueño, tendría el valor para hacerlo? Levantó el cuchillo, quería atravesar su pecho con él, aunque eso le despertase, o le condenase a seguir durmiendo sin sueños, solo oscuridad, como su interior. “¿Qué estás haciendo, Ashriel?” El esqueleto levanto la cabeza para ver la figura femenina que tanto añoraba. Sus ojos azules le observaban fijamente, mientras su cabello castaño ondeaba con el viento. Su figura seguía cubierta por la chaqueta de Ashriel, como cuando le dejó porqué aquella espada atravesó su estomago. –Elaine, yo…- No sabía que decir, las palabras se amontonaban en su boca, peleando por salir, por ser libres, por decirlo todo lo que no pudo decirle en su momento. Elaine se mordió el labio inferior al observar a Ashriel así, mientras el cuchillo caía de sus manos hasta resonar al golpear la barca y sus manos iban directas a ocultar sus cuencas, para intentar detener las lágrimas. –No puedo seguir con esto, Elaine- Ella cerro los puños con fuerza, antes de levantar la cabeza. "Esta ciudad… sigue vacía."

Ashriel levantó la mirada y observo que quería decir. Edificios imponentes y enormes reducidos a ruinas grises, sin emociones, sin sentimientos, vacías. El esqueleto se limpió las lágrimas con una mano. -¿Qué ha pasado aquí?-

“Lo sabes”

-No, no lo sé.- Elaine, tras las palabras del esqueleto, paso por su lado, hasta colocarse en el límite de la barca, de cara a la ciudad. “Esto es el interior de tu alma.” Ashriel estiro un brazo para intentar agarrarle la mano, pero no la alcanzó -¿Qué estás haciendo?-

Entonces ella saltó al agua, dejando que su silueta desapareciera. Antes de darse cuenta, Ashriel estaba intentando buscarla en el agua pero no era capaz de verla.

Antes de darse cuenta, se había despertado entre lagrimas y gritos otra vez, rompiendo la paz que se había formado en ese lugar, asustando a los pájaros quienes salieron volando al exterior de aquel lugar, haciendo que su respiración se volviera arrítmica, haciendo que Flowey en un pestañeo cruzase de un lado de la cueva al otro para intentar reconfortarle, preguntándole que estaba ocurriendo, intentando que volviera a respirar con normalidad y calma así el ataque de nervios que estaba sufriendo Ashriel y le imposibilitaba respirar. Los pájaros, al salir abruptamente por el agujero, debieron chocar con algo, o alguien, pues comenzaron a caer papeles al interior de la cueva, desperdigándose alrededor del esqueleto. Ashriel y Flowey se miraron mutuamente cuando el esqueleto logro calmarse un poco, y tomaron uno de los papeles. -¿Detén al alpacasaurio?- Se miraron entre sí, desconcertados.

(…)

Horas más tardes, Ashriel se encontraba caminando en su forma humana al lugar donde indicaba la misión. Flowey había decidido que era una buena idea que Ashriel se distrajera con algo que no fuera aquella soledad que lo envolvía constantemente. ¿Qué mejor forma que ayudando a ese pobre hombre que había perdido a una de sus preciosas alpacas? Ashriel casi parecía resignado, caminando con ambas manos en los bolsillos de su chaqueta. Flowey estaba enrollado en su brazo derecho, como un complemento mirando a todos lados mientras Ashriel simplemente miraba al suelo. -¿Estás seguro de esto Flowey? No soy un mago.- Ashriel seguía insistiendo, no le gustaba esta idea. Flowey, sin embargo, asintió –Un poco de aire fresco no te vendrá mal. Además, eres un espíritu celestial, tienes magia de sombra- El esqueleto suspiró, ni siquiera sabía cómo hacer esto ¿Se presentaba en su casa, le decía que iba a aceptar la misión y se iba a buscar a la alpaca? ¿La buscaba directamente?

Bueno, fuera como fuese, Ashriel había decidido tomar la primera opción, dirigiéndose a la granja donde debería estar quien pidió la misión. Se detuvo en seco en la puerta, sacando el papel en el que ponía los datos de la misión y asegurándose de que estaban en el lugar correcto. Suspiro, miro a Flowey una vez más y tocó la puerta para pedirle información a quien pidió la misma.

{1/4} - Vestimenta en el tema

_________________
Ficha -  Técnicas  -  Cronología
Tell me:
Mercy? or, do you choose Genocide?
avatar
Mensajes : 202
Fecha de inscripción : 24/01/2016
Edad : 19
Empleo /Ocio : soy la maldita muerte
Humor : Humerous
Nivel :
151 / 300151 / 300
Ver perfil de usuario

Ashriel
Rango B

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Detén al alpacasaurio! (Misión)

Mensaje por Lynx el 07/04/16, 12:23 pm

Un descanso en la infinidad del tiempo, incluso las estrellas en ocasiones brillaban constantes pero débiles cuando se alejaban del mundo mortal, privando de la magnificiencia del cielo a los mortales, musas para los artistas, sueños para los fantasiosos, deseos para los humildes, enigmas para los genios, guías para los perdidos, secretos para los pecadores, poder para los magos. Todo aquello que podía dar composición al maravilloso lienzo que adornaba la cupula de la noche, privaba de sus brillos ahora más lejanos y ocultos en los mantos de nubes sobre las que reposaban cansadas, pues brillar constantemente para ser inconscientemente un deleite de los mortales era algo que requería demasiado esfuerzo, algún día se cansarían de ser un capricho y abandonarían el cielo el cielo nocturno, sumiendo en la oscuridad los caprichos de la vida.

Unas estrellas brillaban cansadas, formando en el cielo una forma felina, feroz, como si estuvieran cansadas de tanto brillar. Lynx había pasado demasiado tiempo caminando entre mortales, buscando en su mundo su propio perdón, limitando su estancia allí al máximo, castigándose a si mismo. Pero llegaba el momento en el que debería retirarse, ir a descansar. Aunque fuese unos minutos, que luego se tornarían días. Pues el tiempo no transcurría de la misma forma en un mundo u otro, como hiciera frontera entre ambos mundos. Semanas transcurrieron desde su última visita para tener solo unas horas de descanso, y es que ya debía volver a su típico trabajo, la oscuridad, las sombras.

Transcurre un día claro, donde la magnificencia del sol ciega la luz de otras estrellas, el lince aparece por si solo sin una llave que convoque su puerta. Delante de sus ojos se erguía las lindes de la ciudad que tiempo antes había abandonado, parecía que nada había cambiado, el ruido que formaba parte de la vida diaria de sus ciudadanos se escuchaba como un murmullo fuera de sus límites. Había demasiada luz para camuflarse en las sombras, demasiada como para buscar un augurio de sombras donde ejercer su trabajo. En otra situación podría suponer un problema, pero como el concepto de tiempo era distinto en otros mundos apenas había transcurrido nada de tiempo desde la última vez que estuvo en las sombras, pese a ser su entorno no era algo que le agradara.

Aprovecharía el momento para sentirse uno más de aquella ciudad, descansar y huir de oscuridad al menos por un tiempo. Caminaba en por las calles llenas de vida, tan aleatorias, cada día distintas. La gente se acumulaba alrededor de un tablón cerca del ayuntamiento, la curiosidad llevo al gato hacia la multitud, que ya se dispersaba cada uno con un papel. Ya solo pudo ver de qué se trataba, un tablón de anuncios donde la gente hacía  sus peticiones, y parecía que todo el mundo se había llevado una hasta dejarlo  casi vacío. Casi, pues aún quedaba uno colgado, que tomo Lynx y leyó --- ¿Detén al Alpacasaurio?


[--- 3 Horas después ---]

No era la clase de personas que le gustaba estar en casas ajenas aunque esa casa fuera del que había solicitado ayuda. Sí, había aceptado aquella misión, deseaba despejarse un rato. Se había presentado en la casa del cliente que había solicitado la misión para entrar en detalles que pudieran ser cruciales para atrapar el animal.

Aquel granjero tenía un marcado acento cerrado de pueblo, tal era el punto que apenas era capaz de comprender lo que decía cuando comenzaba a hablar en carrero e incluso escuchar "palabras" que parecían una sopa de letra de vocales irreconocibles. Era vergonzoso para él, pero no tuvo más remedio que pedir que repitiese para compender lo que había dicho, podía parecer una falta de respeto, pero realmente lo necesitaba.

Después de conseguir, no sin esfuerzo, toda la información necesaria, se despidió de aquel hombre para ir enseguida a atrapar aquella Alpaca. ¿Pero como domaría un bicho como ese? No pudo imaginarse que la solución se la encontraría delante nada más abrir aquella puerta, aunque no lo reconocería en un principio.


Última edición por Lynx el 10/05/16, 02:11 pm, editado 1 vez

_________________

The Black Cat
Alma de duende en cuerpo de sombra. Enjoyada la cabeza, el espinazo interrogante, el paso de seda. Las campanas desbordan sus doce vinos. Luna en los tejados. Brisa en las ramas deshojantes. La pedrería de los ojos del gato se abrillanta. Gato negro, embriagado de luna. Gato negro, bohemio de los tejados; eco del infierno, silueta de un pecado. Gato negro: seda, sombra y pedrería.
CKB
avatar
Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 23/01/2016
Nivel :
53 / 30053 / 300
Ver perfil de usuario

Lynx
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Detén al alpacasaurio! (Misión)

Mensaje por Ashriel el 29/04/16, 12:56 pm

-Nope, mejor nos vamos, ya llegara otro mago, volvamos a casa- Ashriel sentenció cuando estaba prácticamente en la puerta, dándose media vuelta y decidiendo irse de allí para no molestar, o antes de que le pillasen y tuviera que terminar ocupándose si o si de la misión. El volver poco a poco a una vida activa de espíritu celestial ayudando al resto de personas en sus problemas no era algo que realmente quisiera afrontar solo, hacía siglos que no usaba su magia para combates importantes, y había perdido práctica. Si, había estado relacionándose con humanos, Frisk y Félix habían hablado con él sin problemas, pero era distinto porque tenía la seguridad de su cueva, un lugar conocido.  Pero Flowey parecía rehusarse a dejarle irse así como así. Ashriel suspiró, dejándose llevar por la flor, aunque no tiraba realmente de él, porque no estaba sujeta al suelo. –Solo es una alpaca, Ashriel. ¿Qué daño puede hacerte un animal?- Ashriel levantó una ceja ante esas palabras, sacando el papel de la misión de su bolsillo, y abriendo el mismo. –“Mi querida alpaca tomó unos esteroides por error…”- Releyó en voz alta, para que la flor volviera a escucharlo. –Eso no suena a animal normal.- Flowey levantó una ceja –¿Esteroides?- La flor preguntó, claro, no tenía ni idea de lo que era eso, había estado viviendo con Ashriel desde que Elaine les dejo. –Es una… especie de medicina para crear musculo- se cruzó de brazos. -¿Quién narices dejaría algo así cerca de una alpaca?-

-Mi hijo e’ culturista de’ esos. ‘taba moviendo caja de lao’. Fue una equivocación- Ashriel se paralizó cuando escucho la voz de lo que supuso que era el granjero a sus espaldas, no era una bonita forma de dar una buena primera impresión el hecho de que te pillasen criticando a alguien. La flor pareció congelarse también al escuchar la voz del hombre, sabiendo que el hablar a las espaldas de alguien estaba mal, aunque no fue realmente una crítica, simplemente una pregunta. Ashriel se dio la vuelta lentamente y observó al hombre con cerrado acento pueblerino, vestido con una camisa de tirantes blanca y unos pantalones negros (Probablemente para que no se notase cuando se manchase de barro por ahí, era un pensamiento muy inteligente), acompañado de una figura que le era vagamente familiar. El rubio alzó una ceja, escudriñando con la mirada al hombre conocido, sin caer en quien era. Un vistazo de arriba abajo, pensativo, parándose en su cara. –Mmm…- No caía, y debía de estar pareciendo un extraño, ahí pasmado. De repente, como si una bombillita se encendiera en su cabeza, el espíritu celestial sonrió de oreja a oreja, de forma sarcástica. -¡Linux! Hacia eones que no te veía- Si no le reconocía por la forma humana (Debido a que como los espíritus están hechos de magia podía alterar este a su voluntad), sin duda lo haría por la voz o el apodo. -¿Vas a morderme otra vez?- Preguntó, sarcástico. La flor levantó una ceja sin quitarle la vista de encima y le dio una colleja a Ashriel. No le dolió, porque era una flor, y le estaba pegando con una hoja, pero fue suficiente para mover la cabeza como si le hubiera golpeado de verdad. –Ash- Dijo, un tono de reproche, el espíritu no necesito más para darse cuenta de a que se estaba refiriendo. Giro la cabeza hacia el hombre. –Quiero decir… siento mucho todo eso, no sabía que estaba ahí. Pero, la próxima vez, no guardes esas cosas junto a los animales- Dijo, seguía bromeando. Flowey suspiro, dándose por vencido. -¿Qué haces aqu…?-

Antes de que tuviera tiempo de preguntarle cosas al otro espíritu celestial, el suelo comenzó a temblar, haciendo que Ashriel estuviera a punto de caer en varias ocasiones. Un animal de unos tres metros, musculado como él solo, pasó por allí, por delante de la granja, histérica. Ashriel pestañeó un par de veces, luego miró al granjero y señalo hacia la alpaca, el granjero simplemente asintió, y Ashriel volvió a dirigir su mirada al bicho que se alejaba. Suspiró –Bueno, vamos Flowey, alpaquemosla- Flowey le gritó ante esa broma, pero vamos, ¿”alpaca” en lugar de “aparca”? Era una obra maestra, no podían negárselo.

[2/4]

_________________
Ficha -  Técnicas  -  Cronología
Tell me:
Mercy? or, do you choose Genocide?
avatar
Mensajes : 202
Fecha de inscripción : 24/01/2016
Edad : 19
Empleo /Ocio : soy la maldita muerte
Humor : Humerous
Nivel :
151 / 300151 / 300
Ver perfil de usuario

Ashriel
Rango B

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Detén al alpacasaurio! (Misión)

Mensaje por Lynx el 11/05/16, 09:55 am

Era una puerta vieja y destartalada, casi igual que la casa (puede que el trabajo de campo no diese demasiado como para hacer una reforma a fondo). Esta se abrió con un sonoro, chirrido propio de escenas de terror, pero que era camuflado con el ruido similar que hacían las ventanas al ser balanceadas por el viento. ¿Cómo sería ese sitio de noche? ¿Habría algo más terrorífico que una Alpaca de tamaño colosal pululando por allí? ¿La esposa fantasma del granjero? ¿O a caso este era un caníbal o un hombre-lobo? En ese caso era extraño que necesitase ayuda con semejante bicho. ¿Y si era una trampa pra atraer su comida? Quizás esperaba que cayese la noche para que unos magos mercenarios acabasen de atrapar al animal y cayesen agotados, momento que aprovecharía para meterlos en el horno con un poquito de quesito a gratinar. Pero él no iba a ser comida de nadie, ni de la alpaca ni de aquel pueblerino de acento cerrado. ¿Y a que se debe toda esta teoría conspiranoica de terror? Al sonido de una puerta. Sí, suficiente para hacer volar la imaginación, pero eso era sinónimo de una mente sana.  

Pero debida volver a la realidad, especialmente porque parecía más interesante que una ficción sin sentido.
Nada más salir del interior del cortijo había una figura delante, varonil, rubio, podría aparentar ser el hombre perfecto de los sueños platónicos de muchas mujeres si no fuera por su... ¿tamaño? (No voy a mencionar la obvia broma que se puede sacar de esta frase). Parecía que esa persona tampoco había pasado por inadvertido la petición de la misión, pues parecía criticar a susodicho animal y a su dueño con una… ¿flor? (Cada vez tomaba más fuerza la teoría de que era un Gnomo) Su voz le era familiar pero no conseguía reconocerlo, tampoco cuando se dio la vuelta al descubrir que lo habían pillado hablando del tema, a lo que el campesino aprovecho para resumirle la explicación que con anterioridad le dio a Lynx.

La situación era surrealista, una alpaca gigante, un pueblerino que no sabía juntar las vocales, una casa propia de las historias de terror y ahora un hijo con esteroides. ¿A caso estaba ante la piedra filosofal de la ironía y el sarcasmo? Quién sabe, a lo mejor estaba confundiendo a su hijo con esa alpaca, especialmente porque tendrían un coeficiente intelectual similar. ¿No era ese el efecto de los esteroides? A lo mejor dentro de un futuro muy próximo habría que ir a cazar al hijo.

Las maquinaciones podrían seguir brotando de su mente infinitamente, aunque su rostro impasible y serio no demostraba sus verdaderos pensamientos, más bien estaba atento a la nueva persona que había entrado en escena. Curiosamente, esta reaccionó como si lo conociera, llamándole por un alias que solo conocía una persona, entonces pudo ponerle su antigua cara a aquella voz, iluminándose el rostro y dibujando una sonrisa sarcástica en los labios del gato. --- Huesitos… Has cambiado mucho, aunque… Yo te recordaba más alto --- Como no, aprovecho para meterse con su estatura, pero no le apenaba puesto que el otro también aprovecharía cualquier momento para hacer lo mismo --- No sé, puede que repita, aquel bocado estaba delicioso --- Hablo rememorando recuerdos, el día que se encontraron los dos espíritus.

Y como un terremoto, nunca mejor dicho dado que hasta el suelo temblaba bajo sus pies, lo que parecía un bicho gigante con una cara más fea que el culo de un mono y un bufido ensordecedor pasaba corriendo sin control alguno. ¿Eso era la Alpaca? ¿¡Qué cojones llevaban esos esteroides!? --- ¿Comenzamos huesitos?   --- Dijo, tratando de ignorar el chiste malo de “alpaquemosla” para no desconcentrarse.

El fue el primero en moverse, aunque ese término era muy relativo puesto a que se había desplazado en el espacio, pero no había movido ni un musculo. Fue un instante, una milésima de segundo y ya había recorrido una distancia de 5 metro. En su mano una energía oscura, con tonalidades de un rojo intenso, tomaban la forma de un largo látigo de otros 5 metros, suficientemente largo para alcanzar a la alpaca. Para tranquilidad de los protectores de los animales, este látigo no hace daño. En vez de causar dolo se aferró a una de las patas de la alpaca, permitiendo que sin ejercer nada de fuerza la alpaca no pudiera seguir corriendo, parando su carrera al tropezar con ella misma  por la sujeción de dicha pata y cayendo estrepitosamente al suelo.

Y ahora sí, para preocupación de los animalistas, alzó el descomunal bicho petado de esteroides hasta las cejas sin ninguna dificultad comenzando a darle vueltas en el aire son suma facilidad mientras el monstruo no paraba con su chirriante bufido --- ¡¡¡Veamos que sabes hacer huesitos!!! --- Y es que el darle vueltas no era casualidad, pues tomo el impulso suficiente como para lanzarlo a gran velocidad contra el otro espíritu.

OFF-ROL:

---- Técnicas empleadas:

♦ Cambio  [E]


El usuario puede cambiar su posición con cualquier persona y  objeto en un radio de 5 metros con personas del mismo nivel, el receptor al parecer no se percata de cuando es cambiado de su posición lo que lo deja abiertos a ataques directos. A partir de un enemigo de nivel 10 veces superior el rango se reduce a 3 metros, a partir de nivel 20 veces superior no suerte efecte. Así mismo a partir de los 10 niveles a favor de Lynx ese rango aumenta 3 metros y 10metros a partir de 20 niveles a su favor. El usuario también puede optar por cambiar simplemente la posición del receptor.

Tipo activa - soporte. Rango medio.

Tiempo de duración, un turno. Recarga de tres turnos. Tres usos por tema.

♦ Látigo de Espacio [E]

Este hechizo convoca un látigo de 5 metros de longitud, sin embargo cuando golpea a alguien no provoca daño. En su lugar atrapa una parte del cuerpo de esa persona y permite moverlo libremente en el aire. El látigo de espacio dura 2 turnos aunque una vez se atrapa a una persona/objeto y se golpea contra algo, finaliza. Con enemigos 10 niveles superior pueden resistirse al movimiento.

Tipo activa - Ataque. Rango medio.

Tiempo de duración 1- 2 turnos. Recarga de 3 turnos. 3 usos por tema.

_________________

The Black Cat
Alma de duende en cuerpo de sombra. Enjoyada la cabeza, el espinazo interrogante, el paso de seda. Las campanas desbordan sus doce vinos. Luna en los tejados. Brisa en las ramas deshojantes. La pedrería de los ojos del gato se abrillanta. Gato negro, embriagado de luna. Gato negro, bohemio de los tejados; eco del infierno, silueta de un pecado. Gato negro: seda, sombra y pedrería.
CKB
avatar
Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 23/01/2016
Nivel :
53 / 30053 / 300
Ver perfil de usuario

Lynx
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Detén al alpacasaurio! (Misión)

Mensaje por Ashriel el 14/05/16, 05:48 am

“Aunque… yo te recordaba más alto” El esqueleto frunció el ceño ante esas palabras, ligeramente, observando al gato. ¿Le llamaba a él bajito el gato que apenas le llegaba a las rodillas cuando estaba en esa forma? No pudo evitar formar una sonrisa en su rostro, metiendo sus manos en sus bolsillos, observándole fijamente. –Vengo en tamaño divertido- ladeó la cabeza –Lo bueno viene en frascos pequeños.- Sentenció, dando por finalizado el tema. Tenía muchas de esas cosas que poder soltar, pero supuso que con lo dicho sobraba. No necesitaba ser alto para neutralizar a sus enemigos y que temieran su nombre. ¿Quién no teme a la muerte? Solo los locos y los idiotas se tomaban las libertades de dejar de lado aquello a lo que el resto de personas termina. Y bueno, los espíritus, los espíritus no son capaces de morir.

Era agradable volver a escuchar un apodo amigable hacia su persona, lejos de Flowey categorizándose como su “mejor amigo”. Tal vez no es el momento para ponerse a hablar de estas cosas, teniendo en cuenta que la alpaca-dinosaurio-masa de músculos-cosa seguía por ahí, haciendo de las suyas. Pero, solo era un animal asustado después de todo, tenía que encontrar una forma de atraparlo sin dañarlo, así que Polideuces quedaba descartado para dicha tarea,  las sombras no podrían hacer nada contra algo que podía pesarles a todos simultáneamente. Para la sorpresa del espíritu celestial, cuando se dio cuenta, el gato había adelantado a Ashriel, y se encontraba agarrando a la cosa con una especie de látigo o algo por el estilo, enganchado a los músculos de aquel ser (Después de todo, no había más que músculos, no había donde más por donde enganchar). Soltó un ligero suspiro mientras se relajaba, asimilando para sí que el susto inicial no había sido nada más que eso, un susto. Ya tenían a la alpaca, no había de que preocuparse, todo estaba… ¿Qué estaba haciendo con la alpaca? Solo tenía que atraparla, no hacía falta que le diera vueltas por los aires. Un mal presentimiento recorrió su columna vertebral, mientras observaba como cada vez más y más aquella alpaca iba ganando fuerza centrifuga. Suspiro, haciéndose una idea de lo que le venía encima ante las palabras del otro.

Lo que se le venía encima literalmente.

Suspiró, sacando su mano izquierda de su bolsillo, elevando la vista. Sonrió, mientras cerraba su ojo derecho, como si le estuviera guiñando un ojo al espíritu celestial pero sin volver a abrirlo. La esclerótica se volvió negra, y la pupila casi parecía arder con llamas azules mientras Ashriel levantaba la mano hasta señalar a la alpaca, para después cerrar sus dedos convirtiéndola en un puño. La alpaca se detuvo en el aire, revolviéndose para intentar liberarse del agarre. Ashriel bostezó, tapando su boca con su mano libre. Mientras tanto, aquella bestia seguía con sus… ¿Sonidos de alpaca? Bufidos o algo similar, no sabía muy bien como categorizarlo. Ashriel hizo un veloz movimiento con su mano derecha, en dirección al cerco que mantenía encerradas al resto, y paso a la alpaca por encima, antes de dejarla en el suelo y mantenerla inmóvil con su magia. –Eso es todo lo que puedo hacer sin dañarla- mencionó, observando a Lynux –La mantendré inmóvil, ocúpate tu de calmarla. Eres un gato, ¿No tenéis algún tipo de idioma animal secreto para poder comunicarte con él?- Sabia que la respuesta era no, y eso lo expresaba claramente el tono jocoso y la sonrisa de oreja a oreja que estaba utilizando mientras su magia fluía e inmovilizaba al animal, con dificultad.
Spoiler:
Nombre de la Técnica: Control (Control)
Descripción: Ashriel señala en una dirección, ya sea un objeto o persona,  cierra su mano mientras le apunta, siendo casi instantáneamente rodeado por un aura de oscuridad. Mientras permanezca en este estado, Ashriel puede desplazar al objeto o persona deseado por los aires, como si fuera una marioneta. Esta técnica también funciona sobre el mismo Ashriel, pudiendo usarla para desplazarse o para volar con ella. La distancia máxima con la que puede levantar a una persona u objeto es de 3’5 metros del suelo. Si tiene más de 10 niveles, esta técnica no tiene efecto en el enemigo, si tienen un nivel similar, aunque costosamente, el rival puede librarse del agarre. Si le supera en 10 niveles, el control es total durante la duración de la técnica. Solo funciona a 10 metros de distancia de Ashriel.
Tipo: Activa
Rango: D. poder medio.
Tiempos: 3 usos, 3 de recarga, 2 de duración.
Imagen de Referencia:

[3/4]

_________________
Ficha -  Técnicas  -  Cronología
Tell me:
Mercy? or, do you choose Genocide?
avatar
Mensajes : 202
Fecha de inscripción : 24/01/2016
Edad : 19
Empleo /Ocio : soy la maldita muerte
Humor : Humerous
Nivel :
151 / 300151 / 300
Ver perfil de usuario

Ashriel
Rango B

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Detén al alpacasaurio! (Misión)

Mensaje por Lynx el 15/05/16, 04:56 am

Ya habían cumplido el objetivo de la misión con tan solo un par de hechizos que durarían un pestañeo. Sin ninguna dificultad consiguió atrapar a la alpaca, que por mucho que se revolvieran no podría escaparse. Solo había un inconveniente. Lynx estaba haciendo aquella misión por realizar una actividad distinta a sus quehaceres matutinos dentro de su "espionaje", por ende, quería divertirse un poco más en aquella misión, y acabarla tan rápido no era divertido. ¿Verdad?

Fue por eso que la alpaca salió volando por los aires, con la ligereza y elegancia de una cometa (nótese el sarcasmo) haciendo ruidos de alpaca, en dirección a su compañero, no solo para que este se pringase también las manos sino también para ponerle a prueba y ver su reacción.

Ya empezaba a hacer gala de su magia, lo que implicaba ciertas transformaciones físicas en él, en concreto sobre su ojo, tornándose el color blanco que rodeaba la pupila en un negro oscuro como la noche, mientras un brillo azul imbuido de magia emanaba de él. Le extraño que no usara su forma esquelética, pues era como lo conocía antes de encontrarse en aquel pueblo perdido y oculto entre montañas, alejado de la mano de dios. Usar sus poderes en esa forma, realmente debía parecer aterrador. Eso le hizo pensar. ¿Cómo se encontraría su compañero desde la última vez que se vieron? ¿Seguiría en aquel estado medio- depresivo cuando lo encontró? En verdad desconocía hasta que punto le pesaba su trabajo. Sin embargo la mejora de ánimo se hizo algo notable en su encontronazo anterior con Lynx.

De hecho, su presencia en una misión mundana en lugar de ejercer su “trabajo” solo implicaba algo positivo, y también aquella extraña flor, de hecho en sus palabras parecía revivir el primer encuentro oficial entre ambos espíritus.

A parte de eso, aquél espíritu estaba dejando visible el poder de su magia con aquella demostración de poderes, parando a aquel enorme animal en el aire, y se había tomado su tiempo hacer uso de aquella magia, parecía estar casi más preocupado por echar una siesta lo antes posible. Pero esa despreocupación no era capaz de eclipsar su sarcasmo, que surgía de nuevo al pedir a Lynx de una forma un tanto peculiar que calmara al bicho gigante.

El gato levanto los brazos e irguió los hombros como si aquello fue algo secundario y menos importante, siéndole completamente ajeno --- Las alpacas no hacen miau --- Fue la excusa que puso, como si hablase totalmente en serio, salvo por la medio sonrisa que delataba su significado irónico. La verdad no hacía falta calmarla, el paseo que le dio Lynx con tantas vueltas debían de ser suficiente anestesia durante un buen rato, seguramente no podría dar un paso sin tropezarse consigo misma.

Oh, pero no estaban ellos dos solos, aún esperaba allí el dueño del “animal”, el cual era incapaz de cerrar la boca de la que tan solo asomaban un par de dientes. Su perplejidad era evidente y su terror también al observar como los dos espíritus habían domado con suma facilidad a la alpaca en tan solo unos instantes. Esto no para desapercibido para Lynx, que decidió a hablarle y tranquilizarle para hacerle ver que aún seguía viva --- No se preocupe, mi amigo puede parecer un poco bruto pero no le hará daño --- Habló el que la empezó a zarandear en el aire.

_________________

The Black Cat
Alma de duende en cuerpo de sombra. Enjoyada la cabeza, el espinazo interrogante, el paso de seda. Las campanas desbordan sus doce vinos. Luna en los tejados. Brisa en las ramas deshojantes. La pedrería de los ojos del gato se abrillanta. Gato negro, embriagado de luna. Gato negro, bohemio de los tejados; eco del infierno, silueta de un pecado. Gato negro: seda, sombra y pedrería.
CKB
avatar
Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 23/01/2016
Nivel :
53 / 30053 / 300
Ver perfil de usuario

Lynx
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Detén al alpacasaurio! (Misión)

Mensaje por Ashriel el 21/06/16, 08:37 am

Ashriel frunció el ceño, mirando fijamente a Lynx ¿Qué él era un poco bruto? Ashriel se había limitado a depositar a la alpaca en el suelo antes de que pudiera dañar a nadie, o antes siquiera de que la mismísima alpaca saliera herida, aquel bicho era algo que escapaba de la comprensión de los limites lógicos de la realidad a la que estaba acostumbrado Ashriel, y puede que por eso siguiera sujetándolo en estos momentos, impidiendo que dicho animal escapase. Soltó de su agarre mágico al animal, alpaca, dinosaurio, cosa mutante y malévola que había intentado aplastarlo, y esta cayó al suelo debido al mareo haciendo un sonoro “Plof”, levantando una gran cantidad de humo al caer debido al golpe y eso. No estaba muerta, estaba inconsciente, si te fijabas lo suficiente probablemente podrías ver las estrellas y los pájaros que aparecen en las series cuando alguien o algo se marea, o no porque esto es un foro y tiene más lógica que eso, pero simplemente decidió no darle importancia. Levantó ambos hombros, mostrando indiferencia, para después mirar a la flor, quien hizo un gesto similar, y caminar en dirección hacia donde estaba el granjero, quien seguía mirando con una mala mirada al esqueleto.

Ashriel estiró su mano izquierda, el hombre miró la palma de la misma, para después alternar y mirar al rubio a los ojos, confundido. Ashriel hizo un gesto con la mano, un ademan, simulando coger algo, y el otro seguía igual de perdido que antes. Dios… como odiaba a la gente de pueblo. –Misión completa, recompensa- añadió, de forma muy lenta para que el otro se diera cuenta de lo que quería. No le había dicho en ningún momento que estaba aquí por la misión, era normal que pudiera dar paso a malentendidos. La flor suspiró pesadamente, entendiendo completamente la situación frente a la que se encontraba su amigo, fingiendo su mejor sonrisa. –Disculpe señor, Ash ha venido a realizar la misión, y ahora la cosa está en su correspondiente recompensa.- Ashriel solo asintió, bostezando. El granjero alteró la mirada entre los dos espíritus, esperando a que Lynx se quejase o algo, aunque finalmente Con un pesado suspiro, y farfullando cosas que Ashriel no entendió, se marchó al interior de la casa, dejando a los dos espíritus celestiales esperando allí, mirándose mutuamente (o al menos, Ashriel miró extrañado a Lynx hasta que él hombre volvió a aparecer). Cuando volvió a aparecer, le lanzó una bolsa con dinero al esqueleto, y otra al gato. Ashriel supuso que había repartido el dinero entre los dos (aunque el otro solo le hubiera lanzado la alpaca para ver cómo reaccionaba Ashriel).

El esqueleto sopesó el peso de la bolsa antes de que esta desapareciera por completo en sus manos (magia de teletransporte), haciendo que se estirase dando gracias a que todo había terminado mucho antes de lo que pensaba. –Y creo que con esto lleno el cupo de ser productivo una vez al día- La flor frunció el ceño ante dicho comentario -¡Ashriel! ¡No has hecho nada en todo el día!- El esqueleto sonrió –Lo sé, lo sé, lo intento. Y Creo que ahora me merezco una cerveza- Se giró hacia Lynx –Puedes venir si quieres, por los viejos tiempos- Su cuerpo fue rodeado por una brillante luz azul antes de teletransportarse.

[4/4]

_________________
Ficha -  Técnicas  -  Cronología
Tell me:
Mercy? or, do you choose Genocide?
avatar
Mensajes : 202
Fecha de inscripción : 24/01/2016
Edad : 19
Empleo /Ocio : soy la maldita muerte
Humor : Humerous
Nivel :
151 / 300151 / 300
Ver perfil de usuario

Ashriel
Rango B

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Detén al alpacasaurio! (Misión)

Mensaje por Lynx el 01/07/16, 04:39 am

¿Cuánto tiempo había pasado? La ausencia de reloj le impedía conocer el valor exacto de esta respuesta y sin embargo de lo que sí era consciente era del escaso tiempo que había necesitado para completar la misión. Demasiado cortó para su gusto pues tenía la esperanza de que fuese un entretenimiento que le hiciera olvidarse de la realidad. No, no era que se sintiese incomodo ni tan poco aburrido, la presencia de Ashriel impedía cualquiera de estos dos casos. Como ya se dijo, era el pequeño espacio que ocupaba en el tiempo.

No pudo evitar esbozar una sonrisa cuando el otro espíritu hacía gala de su inexistente capacidad de relación con alguien que no fuera de su confianza pidiendo con cierto descaro, y ante la mirada incrédula del campesino, la recompensa. Sin embargo aquella peculiar flor pqarlante que parecía rebosar de inocencia y amabilidad hacía la parte social de la que Ashriel carecía explicando los detalles al campesino. Lynx arqueó sus hombros cuando aquel hombre miraba entre uno y otro esperando escuchar alguna queja, pero el gato no tenía nada en contra del espíritu.

Mientras la alpaca emitía sonidos propios del averno en aquel estado inconsciente el campesino entro en la casa gruñendo por lo bajo, había dejado la puerta abierta por lo que se deducía que mantendría su palabra de recompensar a los dos espíritus. Mientras tanto Ashriel y Lynx se miraban mutuamente, como si el primero buscase una respuesta en el gato. --- Ya volverá. Me tienes que presentar a tu nuevo amigo, huesitos --- Hablo mientras continuaban con la espera, refiriéndose a aquel singular ser compuesto de petalos. Y por fin salió de nuevo aquel hombre lanzando dos bolsas con dinero a cada uno, que agarró si problema con la mano.

A diferencia de su compañero, Lynx estuvo un rato más palpando y sintiendo el tintineo metálico de las monedas chocando unas con otras --- Así que esto es lo que los humanos llaman “Materialismo”. ¿Cómo debo de sentirme ahora? ¿Materialista? --- Meditaba el porqué los humanos le daban tanta importancia al dinero mientras que Ashriel refunfuñaba con la flor, hasta que él le hablo. El dinero también desapareció de la mano de Lynx en una esfera oscura compuesta por su magia, mientras asentía aún con una sonrisa --- Por los viejos tiempos --- Contesto antes de desaparecer también.

_________________

The Black Cat
Alma de duende en cuerpo de sombra. Enjoyada la cabeza, el espinazo interrogante, el paso de seda. Las campanas desbordan sus doce vinos. Luna en los tejados. Brisa en las ramas deshojantes. La pedrería de los ojos del gato se abrillanta. Gato negro, embriagado de luna. Gato negro, bohemio de los tejados; eco del infierno, silueta de un pecado. Gato negro: seda, sombra y pedrería.
CKB
avatar
Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 23/01/2016
Nivel :
53 / 30053 / 300
Ver perfil de usuario

Lynx
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Detén al alpacasaurio! (Misión)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.