Death is Inevitable {Ashriel's ID}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Death is Inevitable {Ashriel's ID}

Mensaje por Ashriel el 24/01/16, 04:04 pm


Nombre: Ashriel

Apodo: Grim Reaper.

Edad: Tanta como tiene el mundo

Raza: Espíritu celestial

Gremio: Independiente.  

Símbolo: N/A

Rango: E

Magia: La magia de Ashriel es muy similar a la magia oscura, si no fuera porque es un espíritu celestial podría decirse que ese es su poder ¿Y qué mejor poder que la oscuridad para la muerte? En resumen, el poder mágico de Ashriel consiste en la manipulación de la magia oscura, pudiendo manipular objetos a distancia, moldear la oscuridad a su voluntad, o inclusive crear/convocar seres con ella.

También, independientemente de su magia, puede ver el alma de la gente, lo cual le sirve para hacer su trabajo como la muerte al ver como poco a poco se van apagando. Cada alma cuenta con un color, y cada color expresa una cualidad de dicha persona.

Orientación Sexual: No piensa en ello, no ve diferencia alguna entre un sexo u otro. No quiere decir que de proponerselo no vaya a mantener relaciones si se presenta la oportunidad,  solo que no piensa en ello.

Descripción Física: Ashriel no medirá más de 1’55, siendo confundido normalmente con un niño cuando se oculta con la capucha, cosa que le enfurece. Afirma que no es bajito, si no que "viene en tamaño divertido". Su cuerpo, aunque no lo parezca, tiene músculos definidos a lo largo del mismo debido al ejercicio que realiza en su forma humana, aunque después utilice ropa grande para ocultarlo.

Su cabello es dorado, teniendo los laterales cortados y la parte superior de su cabeza con cabello largo, peinado hacia atrás. Es suave y sedoso al tacto, aunque raramente deja que alguien se lo toque. Sus rasgos son grandes, como los de un niño (aunque si se le ve de frente se puede deducir que aparenta unos 20 años, solo es eso, bajito). Pero, sin duda, lo que más llama la atención son sus ojos. Sus ojos son azules como el mar, como el agua, como el cielo sin nubes en el firmamento, aunque cuando se enfada, su esclerótica (La parte blanca del ojo) Se vuelve de color negro, como la noche sin estrellas, como el abismo más profundo, como la oscuridad que habita en los corazones de gran parte de los seres humanos, mientras que la pupila se vuelve completamente blanca. Tiene una cicatriz en el torso, un corte descendiente que le coge todo el pecho, desde el hombro izquierdo hasta su costado derecho. Desconoce cómo se la hizo, o cuando, o porqué sigue ahí. Es un espíritu celestial después de todo, sus heridas no se recuperan como las de las personas normales, le bastan un par de horas en el mundo celestial para que su magia se estabilice. Pero ¿Esa cicatriz? Simplemente se mantiene ahí, sin poder eliminarla. Al final ha terminado acostumbrándose a ella, dejándola estar sin cuestionárselo demasiado.

Supongo que es un esqueleto normal, con sus costillas, su pelvis, sus fémures, sus falanges, sé que no estoy siguiendo ningún orden para decirlos, sus meta carpíos, etc. ¡Oh! Pero, hay algo en lo que sí es diferente del resto de esqueletos. El no tiene coxis, o al menos, no lo tiene inmóvil. En su lugar, tiene una pequeña cola de hueso que si le molesta puede posicionar como si fuera dicho hueso, pero por lo general mueve la cola cuando se emociona o sin darse cuenta, un auto reflejo. En las costillas, tiene una pequeña marca descendente, similar a la que se encuentra en su pecho cuando está en forma humana, y esa zona es ligeramente más sensible al tacto (Porqué es un esqueleto mágico, el puede notar el tacto, la temperatura, etc). Probablemente lo más peculiar que tiene el esqueleto es que, en el interior de sus costillas, se puede observar claramente su alma, una esfera azul y etérea (Podría considerarse su punto débil, se encuentra posicionado en la zona del corazón). Por lo general no deja que nadie la vea, pues provoca el mismo pudor que sentiría una persona al estar desnuda.

Su forma de vestir no varía nada en ninguna momento, en ninguna de las dos formas, aunque sí que podría decirse que utiliza dos estilos de vestir diferenciados en función a como le de la vena, los cuales procedo a explicar: una camisa blanca de mangas cortas, sin ningún tipo de dibujo (aunque a veces las cambia por camisas negras con huesos dibujados y frases relacionadas con esqueletos para hacer el chiste, no es extraño verla con una que diga “This is very humerous”). Su chaqueta azul, la cual no suele quitarse por nada del mundo, unos pantalones negros (con una línea blanca en cada lateral cruzándolo horizontalmente) y unas zapatillas azules y/o pantunflas rosas.

Sin embargo, con el segundo conjunto, Ashriel viste de la siguiente forma: Un jersey rojo junto con una bufanda negra, con pequeñas líneas rojas a lo largo de la misma. Unos pantalones negros con líneas amarillas, unas deportivas rojas, y por lo general una chaqueta negra con detalles amarillos. Independientemente de cuál de los dos estilos de vestir utilice, acostumbra a llevar u collar con forma de estrella, pero no le ha dicho a nadie por qué motivo porta siempre dicho collar.

Como dato curioso, tiene total control sobre el color de sus ojos, siendo normalmente puntos blancos en las oquedades de sus ojos, menos cuando pelea, que uno de sus ojos desaparece y el otro cambia su color, creciendo hasta ser el doble de su tamaño y variando entre el rojo y el azul en función a los deseos de Ashriel.

Forma HumanaEsqueleto AEsqueleto B

Descripción Psicológica: Empecemos por lo que se esperaría de la muerte, su mentalidad ante dicho hecho. Sabe que no es la "autentica muerte", si no, más bien, un mensajero. Alguien que se ocupa de llevar las armas a los de arriba cuando les llega la hora, alguien elegido para cumplir con el trabajo que nadie más aceptaría por mucho que le pagasen, o independientemente de lo que pudieran darle. ¿Pero él? él no tuvo derecho a rehusarse en ningún punto, pues, desde que tiene uso de razón ha estado cumpliendo dicho rol maldito a regañadiente. Pero ¿quién sabe? A lo mejor, alguna vez fue humano y renuncio a todo lo que conocía para convertirse en lo que ahora es. Tonterías ¿Verdad?

Su personalidad muestra claros síntomas de depresión, como lo puede ser la desgana general a realizar cualquier actividad. ¿O es que simplemente es mas vago que los caracoles? Quién sabe. El caso es que se rige por la ley del mínimo esfuerzo, siendo capaz de dormir durante días enteros, o, por el contrario, mirando un punto fijo en el horizonte al no poder dormir durante horas. Oculta todo el dolor y sufrimiento de su alma con una sonrisa perpetua en su rostro, una forma de intentar hacerse creer a si mismo que está bien, aunque él no esté de acuerdo con ello. Actualmente está abandonando, poco a poco, dicho estado, pues tras siglos solo por fin comienza a relacionarse con el resto de personas, por fin ha comenzado a dejarse ver por ahí, a interactuar con gente en los bares ¡Incluso ha pensado en hacer un contrato! Pero poco a poco no hay que forzar los milagros. Admitámoslo, no se ve capaz todavía de poder hacer uno y mantener su palabra.

Es adicto a los chistes, sobre todo los chistes malos a los que solo él les encuentra la gracia. También es increíblemente sarcástico cuando le apetece, haciéndole básicamente un ser increíblemente cómico, soltando todo tipo de bromas o símiles para poner una sonrisa en el rostro de los demás… o para meterse con ellos, por lo general, es el único que se ríe con sus propias bromas, y eso no le molesta en absoluto, solo le da a pensar que los otros tienen un horrible sentido del humor muy atrofiado. De la misma forma, cualquier chiste, por malo que sea, es capaz de sacarle una sonrisa o una carcajada.

Tiene horribles pesadillas que le atormentan por las noches cuando intenta descansar. Futuros distantes en los que solo hay muerte y destrucción, oscuridad, donde al final solo queda él, donde después de todo, los humanos siguen sufriendo, hasta la extinción. A veces son retazos de un oscuro y dramático pasado, torturándole, recordándole por mucho que duela porqué sigue hacia adelante, atormentándole.

No le gusta hacer promesas, nunca le ha gustado. Una parte de él se niega a hacerlas, ¿Tal vez por mido a decepcionar al otro? Quien sabe.

Tras los acontecimientos relatados en la historia, esta intentando ser… “Mejor persona”. Después de todo, las palabras de Elaine quedaron grabadas en su piel como si fueran fuego. “Todo el mundo puede ser una buena persona, solo tienen que intentarlo”. Así que… digamos que esta intentándolo. Aunque no sea realmente una persona. Estas son todas las cosas a destacar de su actitud, el resto de ellas, las no nombradas, se comporta como cualquier otra persona.

Armas del Personaje: Podemos contar su guadaña como arma que puede convocar cuando se transforma en esqueleto para no estar cargándola todo el día. Es gracioso ver como la usa debido a su baja estatura.

Dotes: -Es increíblemente veloz, aunque probablemente eso se debe a que cuando pelea es todo hueso y no tiene que cargar con el peso del musculo, grasa y demás componentes del cuerpo humano.
-Es capaz de dormirse en cualquier situación, en cualquier parte, de cualquier formar y en cualquier contexto.
-Le gusta cocinar. No se le da bien, generalmente hace un estropicio enorme para conseguir algo medio decente.

Gustos: Productos lácteos. Es un esqueleto, necesita calcio.
Los lirios blancos
Dormir
La comida basura, mata a los humanos y esta deliciosa
Dormir
Kétchup
Dormir
Beber alcohol

Disgustos: No le gusta que le molesten mientras está haciendo el vago
Ni cuando hace pequeñas pausas en el trabajo para descansar
Ni cuando se toma unos segundos estratégicos para recuperar el aliento
O cuando se agota y necesita tomar el aire un rato
Las flores le traen malos recuerdos.

Miedos y Debilidades: Tiene horribles pesadillas cuando duerme. A veces visualiza muertes ajenas a él, o inclusive de personas que conoce mientras duerme y no puede evitar levantarse sobresaltado, aunque otras veces son fragmentos de un pasado oscuro y molesto.

Historia: Al principio, la muerte se encontraba sola en el mundo, sin nadie que la comprendiera. Al principio de todo, La muerte ni siquiera tenía un nombre, tan solo observaba como los seres humanos crecían y vivían desde la seguridad de su constelación hasta que le tocaba descender y llevárselos. A veces era amable, a veces se disculpaba por qué no tenía más opciones, a veces intentaba reconfortar todo lo posible a los difuntos, a veces tenia pesadillas donde veía a la gente morir antes de tiempo, a veces cuando tocaba a una persona era capaz de ver la muerte que el destino les deparaba, a veces se arrepentía de ser lo que era, a veces lloraba junto al difunto su muerte cuando esta era injusto aunque no hubiera nada que pudiera hacer al respecto.

A veces intentaba quitarse la vida, porqué no recordaba cómo vivir.

La muerte no podía hacerle nada, solo se limitaba a seguir haciendo para lo que había nacido, aguantando como todos los humanos le temían, o le odiaban, o le maldecían, o le culpaban de todos los males del universo. ¿Por qué? ¿Qué había hecho él? No lograba entenderlo, solo cumplía su ocupación, pero la gene simplemente necesita tener a alguien a quien culpar, de la misma forma en la que necesitan a alguien en quien creer, porqué los humanos necesitan tener conocimiento sobre todo lo que ocurre aunque no sepan la mitad, porqué los humanos gustan de pensar que tienen todo bajo control y que no se les escapa ni un mísero detalle cuando sin duda no es así. Así que, su soledad siguió pasando, continuó solo, escondiéndose de los humanos, ocupándose de ellos cuando su tiempo llegaba a su fin, terminando por simplemente alejarse de todo, dejar de darle importancia- No había nada que le obligase a seguir preocupándose por las vidas del resto. Así que, asumió que en este mundo era matar o morir, y puesto que él no podía morir por el simple hecho de que era inmortal, serian los otros quienes tendrían que dejar el mundo atrás cuando llegase la hora, ya no por obligación, si no por orden natural. ¿O esa es la escusa que se decía a sí mismo para poder dormir por las noches? Permitidme decir que no funcionaba, descansar era n lujo que no podía permitirse.

Todo siguió así durante tanto tiempo, que simplemente dejo de sentir cuando alguien moría en sus manos. Era como ver algo en una televisión, se termino volviendo inmune, manteniéndose ajeno a ello, como si no tuviera nada que ver con él, como si estuviera protegido en n salón, detrás de una pantalla y con la protección de un cálido hogar y una amable familia. Estaba claro que no era así, que estaba solo, y siempre lo estaría. O al menos, eso pensaba, esa era la idea inicial que rondaba por su cabeza, el pensamiento de que nadie lograría aceptarle, el castigo auto-impuesto sobre sus hombros con el que se torturaba con cada alma que abandonaba el mundo de los mortales para terminar en el abismo, un dolor hueco y vacio que siempre estaba ahí, torturándole, dejándole un sabor amargo que no le dejaba disfrutar de la vida. Simplemente sufrirla. Hasta que, finalmente, la encontró a ella: Elaine.

La primera vez que la vio, él estaba tranquilo, durmiendo sobre un campo de flores, descansando en la mullidéz de estas, intentando conciliar el sueño, simplemente dejando de lado el hecho de que era la muerte durante un par de horas en las que no tenia porqué pensar en nada mas que no fuera descansar y no sentir más dolor, cuando ella se aproximo a él, observándole con curiosidad. Su voz era dulce y acaricio los no existentes oídos de la muerte como si fueran una hermosa melodía, como si hubiera escuchado la combinación de notas suficientes para crear concordancia y armonía y lograr traerle de vuelta del mundo de los sueños como si estuviera flotando en una nube. La muerte abrió los ojos poco a poco, hasta que frente a él observo a esa pequeña joven observar con curiosidad. (Aunque diga pequeña por los lustros que tiene él sobre sus espaldas, ella tenía sus 20 años aproximadamente). Ella sonrió, ni por un solo instante hubo una pizca de miedo en su rostro, sus ojos tan azules como el cielo azul captaron los del esqueleto y se negaban a terminar el contacto visual. No sabía que decir, no había como hablarle, pero ella sonrió, y la sonrisa fue como si la tierra se detuviera al observarla. “¿Estás bien? Pensaba que a alguien le había ocurrido algo malo a alguien, pero me alegra ver que no es así.” ¿Acaso no le preocupaba que estuviera viendo como le observaba un esqueleto? ¿Por qué no le temía? ¿Por qué no había huido ya de donde se encontraban? ¿Qué es lo que estaba buscando a parte de cerciorarse de que estaba bien? “¿Qué quieres de mi? ¿Porqué no tienes miedo?” La muerte tuvo que preguntar, no podía guardarse aquello dentro, tenía que soltarlo. Ella sonrió, apartándose el cabello de la cara con un delicado gesto mientras dejaba que el suave y terciopelado sonido de su voz escapase de sus labios “Ya te lo he dicho, no es normal encontrarse un esqueleto tirado en mitad de la nada” ¿Para él? Sin duda era algo normal cuando llegaba a llevarse sus almas, pero sin duda era obvio pensar que para ella era una sorpresa. Él asintió, y se volvió a acostar en aquel campo de flores doradas. “Bueno, pues estoy bien, lárgate” Una parte en el interior de La Muerte le hacía imposible fiarse de un humano, así que le “invitó” a irse. Ella sonrió, sin ningún mal, y asintió “Lamento haberte molestado.” Él volvió a mirarla, ladeando la cabeza con curiosidad “¿Porqué eres tan amable?”

“A veces amabilidad es todo lo que podemos dar.” Una breve pausa “A veces la amabilidad es suficiente, solo hay que ser amable” Y con esas palabras se fue, dejando al esqueleto solo una vez más… ¿Cuándo volvería a verla?

--------

Al día siguiente, La muerte volvió a plantarse en el mismo campo de flores doradas, en el mismo lugar, esperando a que ella apareciera, pero no lo hizo. Eso fue desalentador, sin duda, pero él tenía trabajo, así que simplemente no tenía tiempo que malgastar jugando a enamorarse.

-----------

El día había terminado tal y como esperaba, la muerte había vuelto de nuevo a ese campo de flores doradas por motivos que desconocía, y actualmente se encontraba allí, tumbado, disfrutando de la noche. Escucho unos pasos a su espalda, y no pudo hacer otra cosa que no fuera hacer que uno de sus ojos apareciera en sus cuencas vacías para mirar en esa dirección. Era ella, había vuelto a pesar de que eran altas horas de la noche. Ladeo la cabeza cuando ella sonrió, sentándose a su lado, y volvió a dirigir su vista al cielo. “Estas aquí otra vez” Su voz era amable, como de costumbre.

“Lo mismo va hacia ti, supongo” Tan amable como siempre muerte, sigue así. Ella sonrió y miro en la misma dirección que él, mirándole de vez en cuando con curiosidad.

“No quiero sonar maleducada, pero ¿Cómo es que puedo hablar contigo?”

“¿Porqué soy un esqueleto? He, magia supongo.” Tampoco él estaba seguro de cómo funcionaba, pero en un mundo lleno de magia donde incluso los demonios eran una realidad ¿Tan raro era entablar conversación con un saco de huesos?

“¿Cuál es tu nombre?” Su voz aterciopelada volvió a acariciar sus no existentes oídos. El esqueleto negó con la cabeza.

“No tengo algo como un nombre.” Era la primera vez que un humano se interesaba por él, era la primera vez que una persona no huía al verle. Era la primera vez que él no se sentía incomodo ante las palabras de una persona dirigidas hacia él.

“¿No hay ninguna forma de la que pueda referirme a ti?” ¿Por qué insistía? Guardo silencio tras negar con la cabeza.

“Llámame como quieras.” No era algo que tuviera realmente importancia.

“Ashriel.”

Ashriel se alzo hasta quedar sentado y la observó con curiosidad ante aquella decisión ¿Porqué ese nombre en concreto? Ella observo la expresión en el rostro de Ashriel y rio, como si le causase gracia la sorpresa de que sus palabras hubieran causado tanto desconcierto.

“Solo, se me ha venido a la cabeza” Aparto el pelo de su cara e hizo que sus ojos se cruzasen con los de ella “Tu puedes llamarme Elaine.”

Ashriel no le respondió, solo miro sus propias manos y pensó en su nuevo nombre. En su primer nombre. “Ashriel…” Aquello era, algo nuevo, algo cálido en su interior, una palabra que ahora latía en su corazón. Sonrió, sinceramente una pequeña sonrisa que casi pasaba desapercibida antes de decirlo una vez más “Ashriel.” Si, le gustaba ese nombre.

-------------

Al día siguiente, Ashriel se presentó temprano en aquel campo de flores doradas ¿Por qué estaba tan deseoso de encontrarse con ella? Él era la muerte, no quería entablar lazos con ningún humano, eso resultaba doloroso, como zarzas de espino creciendo y enredándose en su alma. Como una bomba de relojería que en algún punto estallaría cubriéndole de dolor y sufrimiento. Pero ¿Y si una parte de Ashriel aceptaba el sufrimiento? Estaba empezando a sentirse vivo, como si una parte de si mismo que había permanecido en un largo letargo diera los primeros indicios de terminar su estado onírico y despertarse. El problema es que ese día ella no estaba allí, si no que Ashriel estaba solo, esperando ansioso el momento de escuchar su voz, a pesar de que no sabía realmente que era lo que estaba esperando de ella, salvo el hecho de querer escuchar su voz o querer verla para tan solo mirarle a los ojos una vez más.

Pero lejos de encontrarla, escucho sus gritos en la distancia, como su voz se quebraba por lo que Ashriel pensaba que era dolor, y sufrimiento. Lo conocía demasiado bien como para no identificarlo en una situación así, no había ninguna duda. Solo una pregunta ¿Porqué tanto dolor? No pudo evitar levantarse y aproximarse con cautela por si debía actuar, pues aun le quedaba mucho tiempo en el reloj como para dejarla a su suerte, ella no podía morir. Se aproximo a unos arbustos más o menos de su altura, lo suficientemente grandes como para taparle si decidía esconderse detrás tal y como estaba haciendo justo ahora. Chasqueo la lengua, o emitió un sonido similar a hacerlo por el simple hecho de que no tenia dicho apéndice en el interior de su cavidad bucal, y permaneció completamente observando como ella lloraba, recibiendo golpe tras golpe solo con una sonrisa. ¿porqué?

“¡Ashriel!” El sonido de su nombre le rompió el alma, sintiendo como una puñalada en el interior de su pecho. ¿Le había visto? ¿Había supuesto que desde aquí podría escucharlo si gritaba con la suficiente fuerza? Miro su reloj, no había descendido, no iba a morir hoy, esos chicos se cansarían eventualmente de torturarla y todo llegaría a su fin, no había de que preocuparse ¿Verdad? Agacho la cabeza, dejando que las pupilas desaparecieran de sus cuencas oculares y comenzó a caminar sin rumbo fijo, simplemente alejándose de donde se encontraba ella, lo suficiente para no escuchar los golpes, simplemente quería descansar y no tener que sentir nada.

Pero, aquella noche, Ashriel fue incapaz de dormir, simplemente se limito a no pensar en nada mientras pasaban las horas, intentando olvidar lo que había visto hoy. ¿Cómo podía pensar de forma tan positiva ante tal situación? No entendía a los humanos.

No… No entendía a esa humana en concreto.

-------------

El día siguiente, Ashriel volvió a aparecer por el campo de flores, siendo esta vez, para variar, el segundo en llegar. ¿Acaso ella había pasado la noche allí? ¿Tal vez esperándole? A lo mejor la encontraron cuando ella iba a verle, a lo mejor solo quería hablar con él una vez más, o de verdad le había visto allí y quería pedirle explicaciones de por qué no había intervenido. Pero para su sorpresa, no hubo nada de eso. Simplemente una sonrisa que Ashriel no fue capaz de observar por más de unos segundos, pues en cierto modo se sentía culpable por no haber intervenido cuando tuvo la oportunidad. Aunque, que no le mirase a los ojos no quiere decir que no le observase a ella, pues ahora sus ropas estaban sucias (probablemente de cuando estaba en el suelo mientras le golpeaban), y podía observar por los desgarrones en su ropa las cientos de cicatrices níveas que se dispersaban perdiéndose en su piel de porcelana, pasando prácticamente desapercibidas si no te fijabas lo suficiente. Su piel era hermosa, podría matar a quien se ocupó de mancillar la de tal forma.

“¿Porqué dejas que te hagan eso, o simplemente no te defiendes?” El tono de voz de Ashriel era prácticamente autoritario, mientras Elaine se limitaba a sonreír amargamente, como si no le gustase la conversación pero le pareciera bien tenerla con él en concreto.

“No quiero ser desagradable con ellos”

“¿Y ellos si pueden serlo contigo?” Sus palabras eran como puñales, fríos y puntiagudos, directos a clavarse en ella al exponerle la verdad desnuda sin ningún tipo de recubrimiento que la protegiera al exponerse a ella. Pero, una vez más, ella sonrió sin ningún tipo de resentimiento, solo con un paupérrimo deje de tristeza en su mirada.

“Todo el mundo puede ser una buena persona si lo intentan. Solo hay que enseñarles a serlo y darles la oportunidad para hacerlo.”

El resto de la noche lo pasaron en completo silencio, simplemente permanecieron allí, uno con el otro, centrándose en el sonido de la respiración del otro. Cuando Ashriel abrió los ojos, ella ya no se encontraba en ese lugar, estaba solo, una vez más, rodeado de flores doradas.

La descorazonadora escena en la que ella era golpeada se repitió al día siguiente,. Ashriel volvió a pasarse la noche en vela, aunque no sabría decir si aquella noche pudo evitar el soltar alguna lagrima o no.

---------

“¿Por qué?” Esta vez Ashriel ni siquiera había saludado, simplemente había salido de la nada frente a ella, apareciendo en el lapso de tiempo que dura un pestañeo, observándola mientras seguía sonriendo con aquella expresión que a Ashriel le parecía dolorosa y fingida.

“No sé de qué me...”

“¿Por qué?” No le dejo terminar su frase, sabía que no era la respuesta que estaba buscando, sabía que no era la verdad, si no tan solo una forma de arrojar mentiras buscando confort.

“Yo...”

“¿Por qué?” Una vez más, de nuevo la misma pregunta, hasta que vio por un instante en sus ojos lo que de verdad sentía, todo ese sufrimiento y dolor, toda esa pena y rabia contenida, toda esa impotencia, toda la felicidad que se le había sido arrebatada.

“Ellos me culpan por todo, solo soy un monstruo” ¿Porqué Ashriel se sentía tan identificado con esas palabras? ¿Porqué le eran tan familiares? “Desde el momento en que nací, me arrebataron de los brazos de mi madre y me culparon como 'La vestal de los pecados'. En este pueblo tienen un “elegido” desde antes de su nacimiento, y le culpan a él de todo lo malo que sucede en el mundo, como si realmente fuera su culpa.” Ashriel sintió una puñalada de dolor en el pecho mientras ella hablaba “Si esa “Vestal” tiene todos los pecados en su interior, el resto no pueden ser mala gente, hagan lo que hagan.  Nunca… nadie había sido tan amable conmigo como lo has sido tú.”

Ashriel agachó la mirada, y estiro su pierna hasta que las planta de su pie se juntó con la de ella, como si se estuvieran dando la mano. Ella ya había comprobado que Ashriel huía del contacto físico, eso era un gran cambio.

“Yo… Lo siento.”

Ella negó con la cabeza “para ser un esqueleto eres más humano que ellos.”

“Lo llevo en los huesos” Negó con la cabeza, no era momento para bromas “¿Porqué sigues aquí? ¿Nunca has querido irte?”

“No puedo irme sola” Sonrió “¿Porqué no te vienes conmigo?”

Ashriel negó con la cabeza y ambos comenzaron a mirar al firmamento estrellado.

-----

Aquella escena se prolongo por semanas. Solo los dos hablando de cosas sin importancia, Ashriel guardando silencio ante sus gritos de dolor y ella aparecía allí al día siguiente como si no pasara nada. Ashriel notaba como su alma se partía en pedazos cada vez que deslumbraba aquella escena, pero estaba mal que interactuase con ellos para vitarlo si su reloj no estaba llegando al final… ¿Verdad?

Hasta que un día, algo cambió su rutina. Ella no apareció, no escucho sus gritos, no vio como la golpeaban, si no que, en su lugar, una de las flores doradas se alzó por encima de las demás, sonriendo ¿Desde cuándo las flores tenían cara? “De verdad eres un idiota” La voz de la flor le… ¿Desconcertó? Si, esa era la palabra que buscaba, esa era sin duda lo que mejor describía esta situación, desconcertante. La flor frunció el ceño, y observó iracunda a Ashriel “¡Ella se está muriendo poco a poco! ¿Y no vas a hacer nada? ¿Vas a dejarla aquí, sufriendo?- Ashriel tragó saliva, y se aproximo a la flor, quedando de rodillas frente a ella

“¿Se… muere?” Irónico que la muerte no se haya dado cuenta hasta ahora ¿Verdad?

“¡Que inútil eres en tu trabajo, señor muerte!” Si, parecía que la flor lo sabía todo “ ¿No te has dado cuenta verdad? ¿No te has fijado en cómo sus ojos se van apagando? ¡Ya no puede ver nada por su ojo izquierdo!” …

¿La Flor estaba llorando?

“¡Tienes que ayudarme, por favor! ¡Tengo que sacarla de aquí!” Sus suplicas llegaron a lo más profundo del alma de Ashriel. “Ella no puede ir por ahí sola perdonando la vida de todas las personas que se encuentran en su camino ¿Qué pasara si se encuentra con alguien que de verdad la quiera muera? ¡Respóndeme!”

“¿Qué demonios eres tú?” ¿Ashriel si quiera podía confiar en él?

“¿No te has dado cuenta? Ella es todo lo contrario a ti. Tiene el poder de dar vida a objetos inanimados.” Sollozó “Cuando no puede confiar en nadie más yo soy todo lo que le queda, y me lo ha contado todo sobre ti” Guardaron silencio.

“Yo… No puedo”

La flor trago saliva al ver que no reaccionaba, y se limpio las lágrimas con una hoja antes de desaparecer metiéndose en el agujero del suelo del que había salido.  Ashriel también desapareció sumido en la oscuridad que le proporcionaban sus poderes mágicos.

--------

“Elaine…” Era la primera vez que Ashriel utilizaba su nombre en mucho tiempo, siempre recurría a ella como “Niña”, “Chica”, “ángel”. Ella pareció darse cuenta por el tono de voz del esqueleto que algo iba mal, que algo no era como debería ser. “¿De verdad crees que incluso la peor persona puede cambiar? ¿Qué incluso alguien como yo puede ser bueno si lo intenta?”

“Ya eres una buena persona Ashriel. No necesitas intentarlo”

“No lo soy, si no ya habría hecho algo al respecto”

“Ashriel, no tienes la culpa de nada.” Elaine acarició el dorso de la calavera de Ashriel, pronto sus ojos se cruzaron con sus cuencas oculares y permanecieron así durante unos minutos.

“Vete de aquí”

“No puedo irme sola…”

“Iré contigo.”

--------------

“Ahora entiendo porqué no podías escapar sola…” Ashriel, a estas alturas estaba magullado, herido, dolorido, tenia agujetas en los huesos (Un esqueleto mágico, no nos cuestionemos cómo es posible), se sentía pesado y parte de sus ropas estaban desgarradas. Su respiración también era pesada mientras estaba apoyado en una pared. Elaine lloraba abrazada a donde debería estar su estomago, rodeando su columna, y apoyando su cabeza en las costillas de Ashriel. La flor observaba preocupada a Ashriel. No tenía ninguna herida que no pudiera curar con el paso del tiempo cuando su magia se estabilizase, pero huir de ese pueblo había sido más complicado de lo que pensaba. Hasta ese momento nadie había mostrado indicios de usar magia, hasta que, cuando estaban escapando de dicha ciudad, los emboscaron. Como si hubieran esperado para ello durante mucho, mucho tiempo. Como si supieran que “por su maldad” Elaine acabaría intentando huir. ¡Pero eso no era maldad! ¡Cualquiera huiría de tales abusos!

Ashriel habría podido matarlos si hubiera ido con todo, si hubiera podido utilizar todo su poder. Pero ella se opuso, Elaine no quería que nadie muriera, incluso si atentaban contra su propia vida. Así que, él se mantuvo al margen. A veces, la amabilidad es todo lo que podemos dar… ¿No?

Acarició la cabeza de Elaine con delicadeza, mientras intentaba tranquilizar las contracciones involuntarias que hacia su alma en el interior de sus costillas de vez en cuando por el dolor. “Estoy bien, mi ángel… solo necesito descansar un poco, y parece que a ti tampoco te vendría mal.”

La flor protestó, escalando por el brazo de Elaine hasta subir a su hombro y quedar cara a cara con Ashriel “¿Sabes siquiera dónde estamos? No es seguro detenernos aquí”

“No puedo luchar en estas condiciones, y ella necesita descansar” El esqueleto no tenía fuerzas para encarar más magos si tenía que protegerles y al mismo tiempo dejarlos con vida.

“Por favor, no discutáis” Elaine…

“No te preocupes mi ángel, solo… descansa.”

------

Al día siguiente, Elaine no despertó.

-----

Cuando despertó, no había nada, solo oscuridad. Escuchaba el sonido del agua, escuchaba los pasos de Ashriel, sabía que se encontraba cargada a caballito como si fuera una niña a su espalda por la calidez que transmitían sus huesos a pesar de no tener piel u órganos que la transmitiesen. “¿Ashriel?”

“Hey ángel, no te fuerces más de lo necesario. Llevas un día entero durmiendo por la fiebre, aun seguimos en la cueva que atraviesa la montaña. La flor dice que al otro lado se encuentra Fiore, allí debemos encontrar una cura para tu enfermedad” Guardo silencio “allí encontraremos una cura para tu enfermedad.”

Un sollozo, seguido de otro. El agarre se incremento, Elaine ocultó su rostro en la cabeza del esqueleto. “Ashriel, tengo miedo” Ashriel, alarmado, la ayudo a sentarse en el suelo y se puso justo frente a sus ojos, acariciándole la mejilla, intentando identificar que estaba mal con ella. “Ashriel, ayúdame” Sonaba desesperaba, descorazonadora. Mientras sentía como el corazón se le partía mientras observaba con impotencia como no era capaz de descubrir que ocurría, simplemente miró a los ojos de Elaine, buscando reconfortarle al juntar sus miradas como ya habían hecho hasta ahora, pero los ojos de Elaine ya no expresaban vida, ya no expresaban dolor, como si los sentimientos se hubieran vuelto algo ambiguo que no sería nunca más capaz de expresar con los ojos.

“Ashriel, no puedo ver nada”

En los ojos del esqueleto comenzaron a sentirse lagrimas, ardiendo como llamas, llamas de furia por no haberse percatado antes de cómo su vida descendía, de cómo poco a poco la estaba perdiendo, eran lagrimas que odiaban a la parte de su ser que se había mantenido ajena a entenderlo, como si lo viera y no sintiera nada, como si estuviera viendo a alguien morir en la televisión, ni siquiera se inmutó. Ashriel no sabía qué hacer, no sabía cómo seguir, no se sentía con fuerzas para continuar, ya había abandonado la idea de seguir viviendo antes de conocerla, y parece que iba a volver a perder sus razones para seguir adelante si no hacia algo rápido para evitarlo. Él… tenía que darse prisa, podría perderla. Se quitó la chaqueta y la colocó alrededor de sus hombros, sonriendo aunque ella no fuera capaz de ver su sonrisa nunca más. “Esta…. Bien. No te preocupes por nada.” Limpió las ardientes lagrimas que recorrían por las mejillas de la chica, y la abrazó con fuerza, sintiendo las ardientes lagrimas desbordándose por sus ojos, y todo cuando veía se fundía con sus lagrimas formando una visión borrosa, y todo lo que quedaba de esperanza en su interior se rompió y permaneció llorando durante varios minutos, él… no sabía que más hacer. No llegarían a tiempo a Fiore, el reloj llegaría a cero antes de salir de esta maldita cueva. Y ese pensamiento estaba comiéndole por dentro, porque sabía el tiempo exacto que le quedaba, sabía que no podía hacer nada al respecto. ¿La muerte tenía miedo… de sí misma?

Una parte de Ashriel se alegraba de que ella no pudiera ver, porque así no sería capaz de ver la desesperación en sus ojos en esos momentos.

------

“Ojala pudieras ver esto, Elaine” Ashriel se encontraba sentado junto a ella, mientras ambos se encontraban sentados en lo que parecía ser un campo de flores. Aquella flor sin nombre que les acompañaba las había hecho florecer en el interior de aquella cueva solo para ella, ¿Tanto poder tenía Elaine? ¿O el poder mágico que gastaba aquella flor era suyo?

“¿Las flores?” Pregunto ella, mientras iba enredando los tallos hasta formar una corona con estas.

“La cueva. Hay piedras brillantes, como cristal, casi parece el cielo estrellado”

“Como cuando nos conocimos” La joven miró en la dirección a Ashriel, en la dirección de la que provenía su voz y se aproximó. Ashriel la observó con curiosidad, anonadado, hasta que notó la corona sobre su cabeza. Apretó los dientes. Ella rió con su aterciopelada voz y volvió a empezar otra corona de flores. Él aguanto las lágrimas. ¿Estaba bien perder el tiempo así?

-----

Si Ashriel ya estaba destrozado porqué ella no podía ver, imaginaos como estaba cuando ella dejo de sentir sus brazos, o cuando dejó de sentir sus piernas y de poder caminar. O cuando comenzó a darse cuenta de que por mucho que llegasen a Fiore no podrían hacer nada, o cuando comenzó a notar la desesperación que esos conocimientos causaban en el esqueleto gracias a sus silenciosos sollozos mientras ella viajaba en su espalda. Estaba destruyéndole por dentro, a los dos. Pero, algo les obligaba a seguir, ya casi veía la luz al final del túnel… literalmente, no en el sentido en el que pensáis. La salida estaba allí, casi podía tocarla, casi podía notar como ella se recuperaba por la magia curativa. Tenía que haber alguien capaz de curarla ¿Verdad? Su salvación estaba tan cerca, y a la vez le quedaba tan poco tiempo que su alma no podía dejar de latir, simulando un corazón.

Pero, algo le obligó a soltar a Elaine, algo le obligo a soltar también a la flor, algo le había lanzado por los aires de un golpe hasta que sus huesos crujieron al chocar contra una pared, algunos incluso se agrietaron. Aquel hombre pelirrojo portaba un gran martillo en sus manos ¿Eso era lo que le había lanzado por los aires? Estaba conmocionado, casi no podía moverse, a duras penas se enteraba de lo que estaba ocurriendo.

“¿Porqué la intentas salvar?” Su voz era como una puñalada en su pecho, pero no dolía tanto como ver a Elaine en el suelo, sin comprender la situación. “Si te llevas a quien carga todos nuestros pecados, estamos destinados a ser tan horribles como ella, sin embargo, si ella muere con ellos antes de salir de nuestro pueblo, nuestros errores morirán con ella”

“¿¡Como puedes creer en algo tan estúpido!? ¡¿Acaso sabes con quien estás hablando?!”

“Solo con un estúpido espíritu celestial entrometido.” ¿Le conocía? ¿Aquel era el hombre que les había dado caza después de abandonar aquel lugar? ¿Por el cual Elaine no podía salir del cuerpo por si sola? ¿La razón de que sus heridas y enfermedades hubieran empeorado hasta este punto?

Apretó los dientes, se recubrió de un aura negra propia de su magia, y su ojo izquierdo se volvió de color rojo, ardiendo con fulgurantes llamas de su ira mientras se ponía en pie, observándole. “Soy mucho más que eso, idiota. Un día morirás, y yo seré quien juzgue tus pecados” Toda la respuesta que tuvo Ashriel fue como ese hombre fruncía el ceño “¿O acaso de verdad crees que ella carga con tus pecados? ¿De verdad piensas que esto te va a servir de algo? ¿Qué todo lo malo que has hecho en tu vida se te va a perdonar así como así? ¡Respóndeme!” Elaine estaba asustada, era la primera vez que Ashriel usaba ese tono de voz. No sonaba como él mismo, sonaba… como la autentica muerte.

Pero entonces, Elaine se apresuró en hablar “¡Ashriel, no lo hagas daño, me lo prometiste!” El aura oscura se disipó, y se fijó en ella, en como la flor le había ayudado a erguirse, en cómo le observaba a pesar de no poder verle, en lo mal que se sentía de repente. Pero el hombre pelirrojo enfureció, y su martillo se re-equipó en una espada. Ashriel comenzó a correr, Ashriel concentró su poder mágico lo más rápido que pudo, pero no sería capaz de llegar a tiempo, solo pudo observar como aquel hombre alzaba su espalda.

“¡Esto es lo que no soporto de ti! ¡Eres el mal! ¡Todos los errores que hemos cometido! ¡Todo lo que hacemos para evitar que nuestro dios nos castigue!” La espada descendió sin que Ashriel pudiera hacer nada más que sentir como sus ojos se humedecían. Cuando aquella espada atravesó el estomago de la joven, Ashriel estuvo lo suficientemente cerca como para que estuviera en el rango de su magia y pudiera lanzarlo por los aires con una onda oscura como la noche sin luna. Ashriel corrió sin detenerse lo más mínimo, hasta alcanzarla, hasta poder abrazarla, hasta que sus lagrimas descendieron por su calavera, hasta que sus ojos vieron claramente como el alma de su pequeño ángel se comenzaba a apagar. Hasta que pudo ver las lagrimas en sus ojos, y no pudo aguantar más antes de romper a llorar.

“Ashriel, por favor…” Comenzó a Toser mientras el esqueleto limpiaba las lágrimas en el rostro de la joven con uno de sus dedos. “No estés triste, esto iba a pasar de todas formas.”

“Lo siento tanto” Casi no podía hablar, casi no podía respirar, el pecho le ardía, su respiración, pese a no tener pulmones, se le atascaba, volviéndose irregular, su cuerpo temblaba, tenía miedo, no quería perderla, necesitaba tenerla a su lado. “No he… podido mantener nuestra promesa”

“No impor…ta” Le costaba hablar, ella también sollozaba ante la idea de separarse de él. “Sé que puedes ser una buena persona, ¿Recuerdas?” Levantó una mano, hasta tocar el cráneo de Ashriel y acariciar donde debería estar su mejilla, limpiando sus lágrimas. Hasta ese momento Ashriel no se había dado cuenta de lo fría que se encontraba. “Por favor, Ashriel… sonríe por mí, una última vez”

“Mi ángel, yo…”

“Por favor, no durara mucho”

Ashriel hizo el esfuerzo de seguir sonriendo, mientras acariciaba la mano que estaba situada en su mejilla, con delicadeza, mientras las lágrimas que caían de sus ojos se mezclaban con las que caían de los de Elaine. “Estoy sonriendo, mi ángel” Su alma, se sentía como si estuviera desapareciendo, como si estuviera llegando a su fin al igual que la vida en los ojos de la única persona que había apreciado Ashriel alguna vez en su vida. “Estoy sonriendo”

“Te quiero, Ashriel” Elaine susurraba, posiblemente no tenía fuerzas para hablar más alto, ya ni siquiera sabía que decir, las palabras que nunca le había podido decir se amontonaban por salir. “No te olvidaré nunca… Por favor, acuérdate de mí” La mano que sujetaba la mejilla de Ashriel calló sobre su regazo. “Siempre… se amable”

Pero aquello no había tenido la fuerza suficiente para ser oído por el espíritu

Ashriel se agachó, juntando su frente con la ajena, temblando. “¿Puedes… repetir eso?” Sollozo “Yo no… he podido escucharlo” tragó saliva “Por favor, yo…”

Una última exhalación y luego nada.

“¿Elaine?”

Extra: -Desde lo sucedido con Elaine, no se ha vuelto a saber nada de Ashriel, manteniéndose al margen de lo que le sucedía a los humanos y negándose a hacer contrato.

-Mientras que Ashriel simboliza la muerte antes de tiempo, cuando a alguien se le arrebata la vida, una muerte abrupta e injusta, tiene un "hermano" (Otra constelación) que simboliza la muerte natural, tranquila y sin dolor. (Haré una búsqueda más adelante, probablemente, o quizá lo use como npc sin relevancia en algún que otro tema.)

Físico en uso:  Sans - Undertale & Undertale AU's

-----------------------------

Frase de Invocación: Portador de la muerte, te imploro tu ayuda en la hora del juicio. ¡Ashriel!
Contrato:-No se le puede invocar en los días de los difuntos de cualquier cultura, son los días que se dedican a honrarle, se los toma como si fueran vacaciones. Tampoco el día 25 de cada mes, porque… bueno, porqué así lo quiere él.
-Cada mes se le debe pagar con una moneda y un lirio blanco. Los lirios blancos se utilizan para honrar a la muerte, y las monedas se supone que son el pago para cruzar al otro lado. La moneda es más que nada para “pagar” los viajes de las personas a las que pueda llegar a asesinar en caso de que el usuario de su llave se lo ordene.
-El poseedor de la llave no puede preguntarle en ningún momento al espíritu sobre su propio reloj de vida. Va contra las normas. Asimismo, el espíritu celestial (Nito) No puede hacer nada cuando el usuario esté a punto de morir salvo llevarse su alma y permitir que descanse en paz de una vez.
Tipo de Llave: Llave negra.
Constelación o Cuerpo Celeste: Constelación de la Parca
Frase: Lucy, Natsu, Nakama Power. Decidí ponerlo todo por mucha broma que fuera (?)


Última edición por Ashriel el 29/04/16, 04:00 pm, editado 16 veces
avatar
Mensajes : 202
Fecha de inscripción : 24/01/2016
Edad : 19
Empleo /Ocio : soy la maldita muerte
Humor : Humerous
Nivel :
151 / 300151 / 300
Ver perfil de usuario

Ashriel
Rango B

Volver arriba Ir abajo

Re: Death is Inevitable {Ashriel's ID}

Mensaje por Ashriel el 25/01/16, 04:59 pm

Perdonad el doble post~ Ficha terminada.

_________________
Ficha -  Técnicas  -  Cronología
Tell me:
Mercy? or, do you choose Genocide?
avatar
Mensajes : 202
Fecha de inscripción : 24/01/2016
Edad : 19
Empleo /Ocio : soy la maldita muerte
Humor : Humerous
Nivel :
151 / 300151 / 300
Ver perfil de usuario

Ashriel
Rango B

Volver arriba Ir abajo

Re: Death is Inevitable {Ashriel's ID}

Mensaje por Invitado el 26/01/16, 03:01 pm

¡Bienvenido Nito!

Tu ficha está en perfectas condiciones para ser aceptada, por eso mismo te pediré que pases por los REGISTROS para obtener tu color y rango, más que pases por CENSOS & LOTERÍAS para que censes tu personaje y obtengas los premios que mensualmente regalamos a nuestros usuarios. ¡Cualquier cosa, el staff está para leerte!

Volver arriba Ir abajo

Re: Death is Inevitable {Ashriel's ID}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.