Dalia Adelfa, la rosa espinosa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dalia Adelfa, la rosa espinosa

Mensaje por Dalia Adelfa el 15/01/16, 04:31 am

Nombre: Dalia Adelfa

Apodo:La Rosa Espinosa

Edad:22 años

Raza:Humana

Gremio: Blue Pegasus

Símbolo: En el omóplato derecho, de color verde oscuro

Rango:  E

Magia: Magia de Elemental de Plantas

Orientación Sexual:Bisexual

Descripción Física:
Es una joven mujer de cabellera roja y larga, que siempre parece estar despeinada, algo que le confiere una apariencia salvaje y sexy. Suele adornarlo con algunas flores, uno distinto para cada día de la semana.
Su escultural y bien tonificado cuerpo está cubierto por pequeñas hojas y fragmentos de vegetación. De hecho su única vestimenta son las hojas, enredaderas y flores que acopla estratégicamente en torno a su cuerpo.
Suele ir descalza, ya que prefiere sentir la conexión con la tierra, con la Madre Naturaleza. Es algo que la hace sentir libre.
Por otro lado, su rostro se compone por unos ojos verdes con tonos amarillentos y brillantes, acompañados de unas pestañas rizadas bien largas. Mi nariz es fina y da paso a unos labios gruesos, dulzones y tan apetecibles.
Por último, cabe decir que suele llevar consigo misma siempre un par de dagas y unos sacos llenas de diversas semillas y venenos.

Descripción Psicológica:
Por lo general es una persona pacífica, una joven que ama divertirse y coquetear. Disfruta de su sensualidad y encantos femeninos. Le gusta juguetear con la gente. Más que nada para pasar el rato y pasarlo bien.
Tiene un problema no obstante, es un tanto enamoradiza. La atrae la gente fuerte y con fuerte confianza. Por lo que, si se encuentra con alguien más poderosa que ella.
Es una joven muy competitiva. A causa de ello, no es capaz de rendirse o rechazar un reto, por loco que pueda parecer.
No obstante, aunque a veces pueda parecer bastante pacífica, cuando ve la crueldad del ser humano contra la naturaleza, sale su lado Oscuro, pudiendo perder el control de ella misma. La única forma de tranquilizarla es con la música. Como bien se dice, la música amansa a las fieras.
Asimismo, no es una persona que juego limpio cuando decide pelear. Su lema es que en el amor y en la guerra todo vale. De modo que no duda en atacar por la espalda, cegar al enemigo o cualquier otra triquiñuela. Puede que sea pacífica, pero su mente es ágil a la hora de crear estrategias y trampas si la ocasión lo pide.

Armas del Personaje: Dardos, cerbatana y algunos venenos (somnífero, paralizante...)

Dotes: Es una gran conocedora de la flora, sus usos medicinales y venenosas; pelear cuerpo a cuerpo; es ágil y veloz.

Gustos:
-Caminar por el bosque, cada día suele pasar una hora como mínimo recorriendo esos lares (normalmente más porque suele perderse).
-Plantar flores, árboles y frutales y verlos crecer gracias a sus cuidados amorosos.
-Dormir mientras toma el sol. Es uno de sus grandes pasiones sentir como los rayos de luz acarician su pelaje o cómo un viento cálido la arropa mientras se deja guiar al reino de Morfeo.
-Entrenar sus habilidades para volverse más fuerte.
-La comida vegetariana.
-Coquetear, no importa con quien ni cuándo.
-Divertirse con música y alcohol, en especial si es vino bueno.
-Que la alaben, ya sea por sus habilidades o por su belleza.
-La belleza en todos sus aspectos.

Disgustos:
-No le gusta la gente aburrida, ni el aburrimiento.
-Perder, no lo soporta. Es muy competitiva.
-La gente que no respeta y cuida la naturaleza. La enfada ver en especial ver como rompen las preciosas ramas de un árbol por diversión o pisotean una hermosa flor con crueldad. Eso la saca de sus casillas. Es una de las pocas veces que deja atrás su personalidad pacifista y sale todo su temperamento salvaje a relucir.
-Ser rechazada. Siempre termina ahogando sus penas en alcohol cuando ocurre.
-Quedarse sola en la vida. No cree que podría volver a esa solitaria existencia nuevamente.
-La traición. Ni que la traicionen ni ser el que traicione. En especial la primera. Se lo toma muy mal y jamás olvidará esa terrible falta.
-Detesta que hablen mal de ella, ya sea de frente o por la espalda.
-El café, nunca ha aprendido a apreciarlo, prefiere el té.
-La gente que abusa de los más débiles en vez de protegerlos. Eso le parece de lo más despreciable.

Miedos y Debilidades:
-Fallarle a aquellos que confían en ella.
-Tiene miedo a los lugares pequeños y cerrados. Le producen ansiedad y traen consigo recuerdos poco gratos.
-Su sentido de la orientación es nefasta. Es capaz de perderse en un camino recto incluso. El día que repartieron la orientación parece que se quedó dormida.

Historia:
Dalia Adelfa, el nombre mismo demuestra el amor que profesaban sus padres a las plantas, era su vida completa. Dos locos botánicos que pasaban más tiempo intentando crear una planta que podía sobrevivir a cualquier clima que con su única hija. Por eso se podría decir que se crio a sí misma.
Los años de su infancia hubiesen sido solitarios de haber heredado el amor por la naturaleza de sus progenitores. No había más que ver su habitación, parecía una pequeña selva. No existía resquicio alguno donde no hubiese una flor.
Pero, por muy hermosa que fuese su habitación, siempre prefirió pasear por el bosque que había cerca de su poblado. En cuanto tenía una oportunidad escapaba en aquella dirección para divertirse en lo alto de un árbol o jugando al pilla-pilla con animal salvaje. Fue en aquella época cuando conoció a Drimys, un gracioso pero inteligente mono al que enseñó el lenguaje de signos para poder comunicarse con él. Pronto se volvieron en amigos inseparables.
No obstante, un día unas niñas más mayores que ella vinieron a su casa con claras intenciones de molestarla. Empezaron a destrozar sus queridas plantas y a pegarla, según ellas porque se creía superior a ellas y era su deber hacer que pisase tierra. Es más, golpearon a Drimys cuando intentó defenderla. Aun a pesar de la tremenda golpiza que recibió sin ofrecer resistencia, no le gustaba pelear por lo que nunca aprendió defenderse, no tuvieron suficiente. Una de esas niñas, la que llevaba la voz cantante, decidió que sería una buena idea meterla en el viejo pozo que la familia de Dalia tenía en su jardín.
Sus padres, como siempre, se encontraban ausentes. Seguramente en alguna extraña expedición. Así que no le quedó otra cosa que pasar unos cuantos días en aquel lugar pequeño y oscuro presa del miedo. Cada hora de aquel suplicio fue un horror. De no haber sido por Drimys, por muy malherido que estuviese, quien sabe lo que le hubiese pasado a ella. Fue su fiel compañero quien la sacó de allí tirándole una cuerda.
Después de ese suceso tan traumático para una niña tan pequeña, decidió dejar su casa para emprender un viaje alrededor del mundo. Quería volverse más fuerte, ser capaz de proteger a aquellos que quería. No volvería a fallarle a nadie en un momento así, aunque le fuese la vida en ello.
Conoció a un mago muy sabio que la instruyó en las artes mágicas al ver su determinación y su corazón bondadoso. Él fue quien le enseñó todo lo que sabía sobre la magia elemental de plantas. Esa es una de sus épocas más preciadas de su vida, del que atesora más recuerdos hermosos. Su amable maestro fue como el padre que nunca tuvo y siempre quiso tener. Pero como todo, esta brillante época también conoció su fin.
La caos llamó a sus puertas. Se encontraban en uno de sus peregrinajes que hacían cada ciertos meses, cuando viles dragones empezaron a atacar a la ciudad, trayendo consigo muerte y destrucción. Juntos intentaron proteger a los más débiles. Como solía decir él, era el deber de los fuertes proteger aquellos que lo necesiten.
Fue una truculenta batalla que supuso un gran reto para ella. Se encontraba intentando salvar a una pequeña niña de unos escombros que le habían atrapado la pierna derecha, cuando uno de los dragones la atacó por la espalda sin ella percatarse, tan centrada como estaba en los lloros y sufrimiento de aquella niña solitaria. Mas no sufrió herida alguna, su maestro se aseguró de ello. En una muestra de valor y amor sin parangón, se interpuso en el ataque para salvar la vida de su joven y querida pupila, perdiendo la suya en el proceso.
Dalia se acercó a él y lo sostuvo entre sus brazos, echa un mar de lagrimas, mientras la luz iba desapareciendo de aquellos sabios ojos. En su lecho de muerte la hizo prometer, eso sí, que no se quedaría sola, que encontraría a un buen gremio, unos buenos compañeros, que la sabrían apreciar y con los que podría alejar el monstruo de la soledad.
Dicho y hecho. Ahora, después de un tiempo, es miembro del afamado grupo Blue Pegasus y espera vivir grandes aventuras y volverse más fuerte.

Físico en uso:Poison Ivy – DC Universe

Mascota (opcional): Drimys – un pequeño mono verde que sabe el lenguaje de signos y tiene una fijación con las cosas brillantes, no puede evitar cogerlos prestados indefinidamente, se podría decir que es un pequeño y adorable ladronzuelo. Es muy bueno rastreando a la gente, es algo que la maestra de Dalia le enseñó. Asimismo posee un gran puntería, suele asistirla en las peleas con su tirachinas o la cerbatana de Dalia.
Drimys:

" Nakama Power"
avatar
Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 15/01/2016
Localización : Creo que estoy perdida
Nivel :
1 / 3001 / 300
Ver perfil de usuario

Dalia Adelfa
Invitados

Volver arriba Ir abajo

Re: Dalia Adelfa, la rosa espinosa

Mensaje por Invitado el 19/01/16, 06:24 am

¡Bienvenida Dalia! Tu ficha para ser aceptada sólo necesita una cosa: En "Armas del Personaje" debes describir la cerbatana, y sólo podrás tener dardos normales (de momento, podrás agregar los otros en el apartado de creación de técnicas). Cuando edites eso avisa mediante un post ¡Buena ficha!

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.