The first steps to a new end [Kuro Tsuki ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The first steps to a new end [Kuro Tsuki ID]

Mensaje por Kuro Tsuki el 19/09/14, 04:58 am




Datos Generales

Nombre: Kuroki Akira

Apodo: "Kaze no ko" (Hijo del viento)

Edad: 21 años

Gremio: Independiente

Sello: -

Rango: E

Magia: Magia de Adepto Elemental (Elemento Aire/Oscuridad)

Orientación Sexual: Heterosexual

Karma: Bueno

Temperamento: Sentimental (Tendencia Lógica-Emocional)

Carácter: Apasionado (Tendencia Lógica-Activa-Emocional)

Gustos: la honestidad, la bondad, la amistad, los días lluviosos, el canto de las aves, la belleza de la naturaleza, ayudar a la gente, las verdades.

Disgustos: la maldad, la falsedad, el odio, los días demasiado calurosos, los cazadores, la gente que disfruta con el mal ajeno, las mentiras, quienes no aprecian -y destruyen- el mundo en el que viven..

Méritos: Atlético, reflejos felinos, sentidos agudos, veloz, rápido aprendizaje, hijo de la naturaleza (comprende a los animales y las plantas, sus necesidades).

Defectos: solitario, baja autoestima, bajo sentido común, alta culpabilidad, maldito, baja resistencia a los golpes.


Descripciones

Descripción Física: la apariencia de Akira es la de un joven taciturno a primera vista: de cabello azabache, tan oscuro como la propia oscuridad, y ojos azulados, tan gélidos como un carámbano de hielo. Tiene el pelo liso, no especialmente largo -apenas le llega hasta la altura del cuello-, y sus ojos si bien son fríos, habitualmente carentes de emoción, son bastante grandes y elegantes, bellos aunque perturbadores y escalofriantes. La piel es especialmente lisa, pero al tacto no resulta suave o aterciopelada, sino más bien seca, casi arenosa; su nariz es pequeña y puntiaguda, mientras que los labios son alargados y poco voluminosos. Del mismo modo, las orejas son altas y puntiagudas. En la dentadura, cabe destacar que sus colmillos son especialmente largos y afilados, mientras que los otros no tienen diferencia alguna con lo que pueda ser la de cualquier otra persona.

Pasando a una descripción del cuerpo en general: los músculos de Akira están claramente trabajados y por lo tanto tienen una fuerza y un volumen  perfectos. No son especialmente voluminosos, lo justo, pero su definición es perfecta y confieren a su poseedor unas capacidades físicas por encima de la media humana. Además, a lo largo de todo su torso y espalda se pueden ver numerosas cicatrices, muestras de combates tanto con animales salvajes como con sujetos de su propia raza. La altura total del cuerpo de Akira es de 1 metro y 80 centímetros, mientras que su peso no sobrepasa los 60 kilógramos. Por lo tanto, su figura se ve como la de un sujeto bastante delgado, lo que acentúa a su vez la sensación de altura. Tanto brazos como piernas poseen una longitud destacable, y cabe mencionar que la musculatura en estas últimas es bastante mayor a la de los primeros. Pasando a comentar sus habilidades combativas, la especialidad de Akira es el combate cuerpo a cuerpo, el cual ha practicado ya por largos años y gracias al cual ha desarrollado ya un gran instinto que le convierte en un peligroso contendiente. No tiene formación en artes marciales ni nada por el estilo, pero de algún modo él intuye cómo ha de mover su cuerpo, dónde ha de golpear al enemigo, cómo ha de reaccionar a cada uno de sus movimientos y cómo ha de contraatacar para que su cuerpo sea el menos perjudicado. Son nociones instintivas desarrolladas. Este tipo de estilo combativo viene desarrollado por el instinto de supervivencia, logrado gracias a los años de vida entre animales salvajes y un entorno completamente natural.

Hablando de la vestimenta, Akira no es ningún experto en moda, es más: no suele preocuparse al respecto de estas cosas. Es un sujeto medianamente civilizado -medianamente, porque pasa tanto tiempo en bosques o entre la naturaleza que en contacto con la civilización humana-, por lo que no viste con taparrabos ni semejantes prendas. Suele portar consigo ropa cómoda, ni demasiado ajustada ni demasiado holgada, simplemente que le permita moverse con libertad y no limite sus acciones en lo más mínimo. Los colores a seleccionar varían entre los de tonalidades frías, especialmente blanco, negro, gris, azul o marrón. Un dato importante es que, a pesar de que no le agrada la bisutería ni tampoco ningún tipo de accesorios, Akira lleva consigo un colgante con la forma de una luna llena, de un material frío, metálico, y un color blanco por completo.



Descripción Psicológica:La mente y el corazón de las personas cambian, y del mismo modo que estos lo hacen la personalidad es algo que también está sujeta a una importante evolución (o involución). Las experiencias, las amistades, nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro, son muchos los factores que pueden afectarnos y modificar nuestra forma de ver el mundo y relacionarnos o actuar en él. Que los cambios sean bruscos o no depende de cada persona y de la fuerza, la importancia, que tenga aquello que le ha llevado a cambiar, y si bien son raros los cambios abruptos esto no quiere decir que sean imposibles de encontrar. Kuroki Akira no es en este caso la excepción que confirma la regla, sino todo lo contrario. La forma que mantuvo el alma del joven por trece años, su corazón, su espíritu y en consonancia su personalidad, dieron un cambio brusco en torno a un solo hecho que le afectó hasta tal punto que quebró todo aquello en lo que su ser se había sustentado hasta el momento. Nosotros vamos a hablar de ese cambio, vamos a hablar del presente Kuroki Akira, Kuro Tsuki.

Terminología técnica psicológica:

Primero definiremos la personalidad de Kuro en términos generales, dividiéndola entre carácter y temperamento.

Concretando los términos, para entenderlos de forma más concisa, podemos definir el temperamento como la predisposición que tenemos desde el momento en el que nacemos a comportarnos de una determinada manera. El carácter es la personalidad que desarrollamos más abiertamente, nuestra forma de actuar y pensar que cambia en base a nuestras vivencias y a las personas que nos rodean. Lo que diferencia al carácter del temperamento es que el primero tiende a superponerse al segundo. Para entenderlo con facilidad se puede ver la personalidad compuesta por dos capas: la primera de ellas es el carácter, mientras que la segunda es el temperamento. Hay veces que la segunda capa ejerce presión sobre la primera y consigue resquebrajarla, saliendo parte de ella al exterior. Pues lo ocurrido entre el temperamento y el carácter es lo mismo: suele ser el carácter el primordial, pero hay ocasiones en las que el temperamento consigue superarlo.

Kuro posee un temperamento de tipo sentimental, el cual mantuvo desde el momento de su nacimiento hasta el presente. En cuanto al carácter del muchacho, desde el momento en el que murió toda su familia se había mostrado con matices apáticos que opacaban por completo el original temperamento, pero en el punto presente esta apatía ha evolucionado y le ha dotado de la capacidad de volver a sentir emociones y actuar acorde a estas, siempre pasándolas por el filtro del sentido común y la lógica. En otras palabras: su carácter ha pasado a ser el de un apasionado.

En relación a tres variables: la lógica, la actividad y la emoción (la actividad entendida como iniciativa, predisposición a actuar), el temperamento sentimental es poseedor de la primera y la última (lógica y emoción), mientras que es carente de la segunda a excepción de en situaciones muy concretas y extremas. Los sentimentales son personas que interiorizan todo aquello que ven y piensan, precisamente por eso son de reacciones más lentas y de escasa iniciativa. Son melancólicos, tienden a inculparse y a confiar poco en su autoestima. Son personas especialmente altruistas y empáticas, tienen más en cuenta a las personas que les rodean que a sí mismos. Comprenden bien las emociones de los demás, pero tienen una mayor dificultad para hacer lo propio con las suyas. Estos son los datos generales del temperamento, ahora procedamos con el carácter.  

El carácter apasionado es poseedor de las tres variables posibles: emoción, lógica y actividad.
Los apasionados son personas comprensivas y empáticas, pero no son especialmente altruistas: tienen tanto en consideración a sí mismos como a los demás. Tienden a ser personas con alto sentido del deber y la responsabilidad. Con la lógica desarrollada son buenos analíticos, pero gracias a sus emociones también pueden empatizar y saben cómo tratar con la gente. No son especialmente impacientes o impulsivos, pero tampoco gustan de la lentitud y de una introspección exagerada. Su fuerza de voluntad varía dependiendo de los valores que la guíen, de sus objetivos y metas, los cuales suelen ser bastante altos, por lo que les ayudan a esforzarse todo lo posible. Son protectores con las personas a las que quieren, pero también saben que deben darles algo de libertad. Tienen un gran poder de liderazgo, el cual puede servir para motivar a las personas y ayudarlas a que le sigan o a que sigan sus propias metas, sin la necesidad de manipularlas, con el puro poder de la predisposición, la determinación y la seguridad.

A pesar de ser poseedor de las tres variables ya susodichas, el carácter apasionado suele tender a uno de los restantes caracteres (a excepción del amorfo, que sería el carácter que lo niega por completo). En combinación con otros tipos de caracteres, independientemente de que su base sea equilibrada, suele tender la balanza hacia un lado u otro y modificar el comportamiento original. En el caso de Kuro su carácter apasionado entra en sintonía con dos factores: por una parte, con su temperamento sentimental, y por otra parte con su anterior carácter: el apático. Esto quiere decir que Kuro, dentro del equilibrio y válgame la ironía, es una persona desequilibrada: o tiende hacia un lado de la balanza o tiende hacia el otro. Dependiendo de la situación y las circunstancias, Kuro tiene la capacidad de comportarse con total frialdad y apatía, aparentando una total carencia de emociones; en contraposición a esto, también pude mostrar al exterior sus emociones más fuertes y demostrar hasta qué punto es poseedor y comprensivo con ellas. Sin embargo, combinar ambos factores es para él extremadamente difícil, hasta el punto en el que le confunden y pueden hacerle dudar en exceso.

La maldición: Akira fue maldito por una poderosa magia oscura cuando era pequeño. Esta magia oscura desata la desgracia en toda aquella persona que pasa mucho tiempo cerca de él. Si bien se ha demostrado que los usuarios de magia son más resistentes a estas desgracias, también se ha visto como el poder de la maldición es tal que, dado el momento, puede tomar el control del cuerpo del chico y hacer daño a la persona que esté a su lado, sea usuaria mágica o no. Debido a esto Akira se ha visto enfrentado a un sinfín de situaciones dolorosas, tremendamente difíciles de aceptar. Por esta razón durante mucho tiempo se cerró en banda, tanto emocional como socialmente, con el fin de no tener relación alguna con personas de su entorno, para no causarle daños. Sin embargo, últimamente esto ha cambiado, pues el chico ha vuelto a ver como su corazón se iba abriendo gracias a la influencia de una persona concreta, y desde entonces la maldición no ha vuelto a hacer acto de presencia en el muchacho. Sin embargo... nunca se sabe cuando puede volver a despertar.

Emocional: A nivel emocional, Kuro tiende a ser una persona especialmente dura consigo mismo, al contrario de cómo es con el resto de la gente que le rodea. Se siente responsable de cualquier mal en el que se haya visto inmiscuido y se inculpa a sí mismo con tamaña facilidad. No se considera nunca lo suficientemente fuerte, lo suficientemente amable o lo suficientemente bueno, siempre aspira a serlo más y trata de sobre esforzarse para lograrlo, llegando a sufrir muchas veces en el proceso. Emocionalmente es una persona un tanto indecisa. Recientemente empezó a experimentar sentimientos y emociones que no recuerda haber percibido nunca, por lo que duda sobre ellas con facilidad, si bien intenta darles cabida y comprender el significado de cada una. Su raciocinio le hace pasar por el filtro de la lógica y la comprensión los sentimientos creados por el corazón, lo que le hace dudar mucho más, pues su lógica aun está atrofiada en ese aspecto y no le ayuda demasiado en el proceso. Sin embargo, Kuro también tiene la capacidad de aislar el sentido común y la lógica y dejarse llevar por lo que realmente siente. En estos momentos es como si renunciara al raciocinio y dejara al corazón simplemente actuar tal y como lo crea necesario. De este modo puede decirse que el cuerpo es honesto y fiel a sus verdaderos deseos, aunque después el joven no llegue a comprender el porqué de estos: de dónde surgieron y porque se mostraron de este modo.

En el mismo aspecto pero aplicado hacia las otras personas, el resultado es totalmente diferente. Kuro tiene una fuerte empatía hacia cualquier persona que le rodea. Le es fácil saber lo que piensan en base a sus emociones y sentimientos, a sus gestos (conscientes e inconscientes) y a sus palabras, siempre y cuando no intenten ocultarlos o no sean especialmente hábiles a la hora de hacerlo. Del mismo modo que ocurre con los suyos propios, hay sentimientos y emociones que no comprende en los demás, pero de cualquier modo su instinto le ayuda a saber cómo ha de reaccionar y qué ha de decir para ayudar a cada uno en el momento oportuno. La preocupación que tiene sobre el bienestar ajeno, tanto el físico como el mental o el emocional, es mucho mayor a la que puede tener por el suyo propio. Kuro es especialmente altruista: ayuda a la gente, incluso a la que no conoce, sin esperar recibir nada a cambio. Odia hacer daño a cualquier persona, especialmente a las que son importantes para él, odia verles sufrir y odia especialmente que él sea la causa de ese sufrimiento. Comprende lo que significa sacrificarse (él) por alguien por su propio bien, pero no entiende el porqué se sacrificaría alguien por él mismo, por su bien. En otras palabras: está dispuesto a sufrir por los demás, pero no a que los demás sufran por él. Esta es su vía de escape y uno de sus más grandes puntos débiles: si ve a alguien querido siendo dañado en su presencia el chico se bloqueará mentalmente, y si este alguien es dañado no solo en su presencia, si no a causa de él (porque quiere protegerle o cualquier razón semejante) perderá los estribos instantáneamente.

Mental/ Social: A nivel mental, Kuro es una persona con una fuerza de voluntad, una determinación y un raciocinio desarrollados hasta la exacerbación. El chico es bastante inteligente, y su mente es extremadamente ágil tanto a nivel comprensivo como analítico. Confía mucho en la lógica y el sentido común y tiende a intentar comprender las cosas en base a estos en lugar de en base a las emociones o los sentimientos (si no lo consigue es cuando pasa a estos segundos). Suele ser bastante reflexivo, pero si la situación lo requiere también puede pensar con especial celeridad y actuar del mismo modo: todo lo rápido posible. No es una persona fácil de engañar, pues siempre duda de lo que la gente le dice, al menos los extraños, y actúa con cautela en consonancia a estas dudas. No acepta las palabras a modo de hechos, a no ser que sean demostradas verazmente, y suele ser bastante estricto con aquello a lo que algunas personas hacen llamar “verdad” (para él la verdad no es una sola, sino que depende de cada persona y cómo vea el mundo). Sin embargo, esto no quiere decir que sea un chico insociable. Kuro tiene la facultad de conocer y comprender a las personas poco después de haberla visto, en base a sus acciones, sus palabras, su gesticulación, sus miradas... todo. La combinación de su analítica y de su empatía le ayudan a comprender la esencia de cada persona en base a lo que ve y siente, y de este modo puede decidir si una persona es digna de confianza o no. En cuanto confía en alguien deja de ser tan inseguro y deja de dudar de sus palabras, le entrega su confianza y confía ciegamente en todo lo que aquella persona diga. De nuevo este es un punto débil pues, si alguien logra fingir y ganarse su confianza, el chico puede ser engañado con relativa facilidad. Pero como hemos dicho esto es especialmente difícil: no es sencillo engañarle en el aspecto psicológico gracias a sus buenas dotes mentales.

Kuro es una persona especialmente honrada y honorífica. No le gusta tratar mal a la gente y no le gusta que le traten mal a él. No le gusta engañar a nadie y no le gusta que le engañen. No le gustan los trucos sucios y no le gusta que los usen contra él. Esencialmente es una persona que, una vez has violado su confianza, muy dificilmente puedes volver a recuperarla. En este aspecto podría decirse que es una persona rencorosa. No es fácil conseguir que odie a alguien o que le caiga mal alguna persona, pero si esto ocurre probablemente el odio se postergará hasta el fin de sus días. Tiende a ser amable y simpático, pues entiende que de este modo las personas con las que habla se sienten mejor (así es una gran mayoría de las ocasiones), pero si no ocurre de este modo también es capaz de adaptar su forma de comportarse y hablar a una más seria y respetuosa. Es reservado, no tiende a hablar de sí mismo a excepción de con las personas que se han ganado su confianza ampliamente, en especial si nos referimos a temas referentes a su pasado o a su familia. Le cuesta mucho pedir consejo o ayuda a otros. En contraposición, siempre está dispuesto a escuchar a cualquier persona que quiera hablar con él y servir como confidente de la misma, darle consejos al respecto de cualquier tema que lo necesite y guardar tantos secretos como se le quieran confiar.

En batalla:En batalla Kuro no hace más que actuar en base a todo lo dicho con anterioridad, a su personalidad. No es sanguinario, no le gustan los derramamientos de sangre sin sentido y desprecia los combates a muerte. Aunque un enemigo intente luchar para matarle, raramente hará él lo propio, a no ser que haya de por medio una razón de peso que quede avalada por el odio de Kuro hacia la persona en cuestión. Como ya dijimos es una persona honesta que no utiliza ningún tipo de tretas, lo que le lleva a tomar el combate directo, cuerpo a cuerpo, como estilo preferente en batalla. Su agilidad mental le permite formular estrategias contra el oponente a una velocidad envidiable, aun habiéndolo conocido y visto en acción muy recientemente, y por lo tanto también es capaz de  detectar las que prepare el oponente para él. Tratándose de un combate serio, Kuro luchará con la intención de inmovilizar al enemigo y evitar que siga peleando. Sin embargo, la situación es diferente cuando alguien cercano a Kuro se encuentra también en medio de la batalla. En estas situaciones será para él más difícil controlarse y pondrá más esfuerzo y agresividad en el combate, pudiendo sobrepasar sus propias premisas y causar daños mayores al enemigo. Del mismo modo, si este amenaza a esa persona, Kuro dejará atrás todo prejuicio contra hacerle daño o matarle y simplemente usará toda su fuerza para conseguir alejarle del segundo objetivo y atraer el peligro exclusivamente hacia sí.

En el caso de enfrentarse a un enemigo de poder notoriamente mayor al propio, las reacciones de Kuro pueden ser diversas. Aun cuando el chico protege a sus seres queridos, también tiene cierto apego a su propia vida, por lo que no la pondrá en juego a no ser que la situación lo exija explícitamente y no haya otra salida que pueda tomar. En estas circunstancias el joven sabe determinar cuándo es factible el combate y cuando no se puede hacer nada en este; cuando la respuesta es la primera tratará de dar todo su esfuerzo para acabar sobrepasando a aquel que en principio le superaba, pero si la respuesta es la segunda no tiene la terquedad y la ceguera suficiente como para seguir en batalla, sino que se limitará a tratar de proteger a quienes le acompañan y huir con ellos. En cualquier caso, y como es evidente, al enfrentarse a una persona que en principio es más fuerte que él, Kuro no puede limitar sus poderes y centrarse en combatir del modo que lo haría con otros enemigos, sino que ha de poner todas sus fuerzas de por medio, aunque esto signifique atentar contra la vida del enemigo.

Metas: Actualmente las metas que Kuro desea alcanzar son varias. Por una parte, desea cumplir con un sueño que resulta muy importante para él: conseguir encontrar su lugar junto a algunas personas a las que pueda llamar “familia”. Kuro perdió a sus familiares cuando era muy pequeño, y actualmente apenas recuerda lo que significaba para él estar al lado de estas personas, lo que significaba su familia para él. Es por esto que quiere volver a experimentarlo, a sentirlo, a vivir junto a una nueva familia que le pueda hacer recordar y sentir aquello que significaba para él el tener una familia. Por supuesto, el conseguir esta familia conlleva para él protegerla, afianzar lazos con los miembros, conseguir confiar plena y puramente en ellos y que estos confíen en él mismo de tal modo. Todo ello forma parte de ese mismo sueño.

Sin embargo, el sueño anterior ya se ha visto cumplido en parte. La relación que tiene Kuro con Tohsaka Rin es muy similar a la que tenía con sus familiares, al menos en lo referente a la intensidad de las emociones, si bien el camino que toman los sentimientos es uno completamente diferente. Es Rin quien consiguió que recuperara sus emociones perdidas, y por lo tanto Kuro desarrolló hacia ella varios sentimientos: por una parte, un sentimiento que le insta a estar a su lado y no querer dejarla jamás; por otra parte, un segundo sentimiento que le hace sentirse en deuda con ella y, por lo tanto, querer protegerla, ayudarla y quererla hasta el último de sus días, poseyendo por lo tanto como objetivo vital el cumplir los sueños que tiene la propia Rin; y finalmente, un sentimiento que Kuro no comprende aun, el cual le hace al mismo tiempo agradable y difícil estar al lado de Rin, le hace quererla y al mismo tiempo sentirse débil y avergonzado en algunos instantes. En cualquier caso, la decisión que ha tomado Kuro es la de estar a su lado desde ese momento en adelante y protegerla con su vida si es necesario.

En tercera instancia,cabe recordar que Kuro es un adepto elemental, lo que le convierte en una persona en constante contacto con el mundo y su naturaleza. Kuro ama a la madre tierra y a todos sus hijos profundamente, de tal modo que otra de sus metas es la de proteger a toda parte de la creación que se vea amenazada. Desde los árboles hasta las plantas o los animales, incluyendo por supuesto a los humanos: Kuro no distingue estas vidas como más o menos importantes, desea protegerlas todas y pondrá todo su esfuerzo de por medio para hacerla. Sin embargo, como ya hemos mencionado en apartados anteriores, no será tan fácil para él ahora arriesgar su vida, y dependiendo de la situación y el peligro podrá decidir rechazar el complimiento de esta meta en pos de un bien mayor.




Transfondo

Historia: La vida no fue nunca un camino fácil para el joven Kuroki Akira. Desde el momento en el que nació el destino impuso en su camino un gran número de pruebas, de obstáculos complejos e inimaginablemente crueles que debía superar... y él se vio obligado a hacerlo a base de fuerza de voluntad y dolor. Una gran cantidad de dolor.

La familia de Akira, los Kuroki, procedían de una larga línea de sangre de magos oscuros, los cuales creían en el poder de los demonios y constantemente llevaban a cabo todo tipo de rituales para conactar con ellos, para los cuales debían hacer debidos sacrificios humanos. Akira se suponía que sería uno de estos sacrificios. los niños nacidos en la familia que no mostraban desde un inicio un grandioso potencial mágico eran entregados a los demonios como pago por su ayuda o simple tributo a su existencia, arrebatándoles la vida de manera cruel y sangrienta. Sin embargo, no todos los miembros de la familia estaban de acuerdo con este tipo de ritual, no todos ellos eran sucias ratas que se enrogullecían con el dolor ajeno. Los padres de Akira, junto a muchos otros familiares, decidieron desligarse de esa parte de la familia que vivía practicando oscuros rituales, huyeron de ellos y decidieron vivir en paz y tranquilidad para poder otorgarle a su hijo una vida agradable.

Durante años lo consiguieron, evadieron las persecuciones del abuelo de Akira, quien resultó ser el jefe de familia, mas la paz no llegaría para la eternidad. Durante seis largos años el niño fue criado como un pequeño como otro cualquiera: querido, extremadamente amado y sobreprotegido por sus padres. De este modo el chico no tenía modo de conocer el mundo exterior, siempre encerrado en su propia cúpula protectora que limitaba en gran medida sus relaciones humanas. Hasta la llegada de su sexto cumpleaños. A la hora de celebrar los cumpleaños de Akira, y también a modo de rememoración de la rebelión y libertad de los brazos de los oscuros Kuroki, todos aquellos que  se separaron de la rama principal de la familia acudían a un lugar concreto con el fin de celebrar su victoria . Sin embargo, durante el sexto cumpleaños del niño hubo un invitado insesperado. Este no fue otro que el tío de la criatura, el hermano menor del líder de aquella huída opositoria. Este ser, oscuro y malvado hasta las entrañas, sin que nadie tuviera tiempo a pararle, se acercó tranquilamente hasta el joven Akira y colocó un dedo sobre su frente, dejando en ella marcada por unos segundos la negra huella de su dedo, y dejando en el interior del pequeño una maldición que correría con él hasta el final de sus días... después de hacer esto desapareció.

Después de estos sucesos, poco a poco, todos los familiares reunidos en la fiesta fueron muriendo, hasta llegado el momento en que un día, irracionalmente, se levantó una batalla campal en la que todos los restantes acabaron matándose los unos a los otros frente a los ojos del niño. Locura, oscuridad, maldad... el shock sufrido en esa noche dejó huella en el corazón infantil; una huella que aun perdura en nuestros días. Después de esto Akira iba a ser mandado a vivir con la otra parte de su familia: con su abuelo; pero antes de que llegara con ellos hubieron personas, conocidos de sus padres, que urdieron su secuestro y quisieron evitar que el niño acabara convirtiéndose en el mismo sacrificio que debería haber sido cuando niño. Fueron aquellos amigos, aquellos salvadores, quienes le adoptaron. Pero también ellos, de una manera u otra, por una razón u otra, acabarón muriendo. Acabaron convirtiéndose en títeres bajo las manos de la irracional locura y arrebatándose las vidas unos a otros. Akira volvió a quedar solo, y enormemente dolido viendo que por culpa suya, por su simple compañía, la gente no dejaba de sufrir y de enloquecer, de entrar en un estado salvaje que les llevaba a la inmediata muerte. Por eso el niño, aun con seis años, tomó su decisión: no volver a la rama principal de los Kuroki, sino limitarse a huir y vivir la vida por sí mismo, sin nadie que le importunara, sin nadie al que pudiera hacer daño.

Durante largo tiempo el chico empezó a vivir alejado de los núcleos urbanos, en campos, selvas, bosques... cualquier lugar en el que la naturaleza le pudiera proveer de cobijo y alimento. Al principio le fue muy difícil adaptarse, pues el chico no conocía nada sobre supervivencia, pero su instinto nato aventurero le fue marcando el camino y le enseñó a cómo comunicarse con el mundo, como huir de los peores depredadores y como encontrar alimento y cobijo allá donde lo necesitara. Él no era consciente de ello, pero para entonces ya había empezado a desarrollar su notable poder mágico: su habilidad y contrato con el mundo como adepto elemental de aire. De este modo, las brisas de viento se convirtieron en sus compañías nocturnas: le susurraban las más dulces nanas para que durmiera, y le advertían cuando debía huír o cuando debía correr para cazar y no ser cazado. Así pasó el pequeño seis años de dura, aunque agradable, supervivencia en un mundo muy lejano a la civilización en la que había nacido.

Sin embargo, a los doce años las cosas cambiaron un poco. Con esa edad el chico conoció en el interior de un bosque a un extraño sujeto. Era un hombre de avanzada edad que, al igual que Akira, había huído de la civilización y había decidido vivir una vida eremita. Para más casualidad, este sujeto poseía el mismo tipo de poder que el chico, la capacidad para comunicarse con el aire y los vientos, además de comprender la naturaleza y todo lo que la rodeaba. De este modo, aunque al principio se negaba a ello y no quería bajo ningún concepto causarle mal alguno, este sujeto acabó convirtiéndose en la nueva compañía de nuestro salvaje muchacho, quien accedió a aprender de él todas las cosas que necesitara saber sobre el mundo exterior, además de sobre su propio poder y todo lo que pudiera hacer con este. Pasaron cuatro años conviviendo. El hombre enseñó a Akira todo tipo de cosas: desde a leer, escribir, dibujar hasta nociones bastante complejas sobre lingüística, física. biología o astronomía. Se trataba de un sujeto muy culto y con amplios conocimientos, los cuales fue pasando a su joven aprendiz, quien absorbía todo aquello que le decían a una tremenda velocidad. Del mismo modo, el chico aprendió el nombre de aquel don con el que había nacido: "magia". Poco a poco empezó a estrechar su lazo de amistad con el elemento que le recibía como anfitrión, del mismo modo que desarrolló un gran amor y aprecio por el resto del mundo. Todo ello fue gracias a la ayuda y el apoyo de aquel hombre, quien se había convertido en un segundo padre para el muchacho. Además, al parecer él no sufría efecto alguno ni daño alguno por la maldición que asolaba el corazón de Akira, no debía tener miedo alguno a la hora de tratar con él... o eso creía. Un día, cuando el chico ya había cumplido dieciséis años, tuvo una horrible pesadilla en la que él mismo mataba a aquella persona a quien tanto cariño había cogido; y en cuanto despertó de ese sueño encontró a su persona con las manos ceñidas sobre el cuello de él, su respiración inexistente a los pies, su corazón inerte silencioso y mortalmente dañado.

Después de esta horrible experiencia Akira volvió a estar solo, pero en esta ocasión tomó la determinación de dejar de vivir solo por y para el mundo natural, sino que también deseaba vivir para ayudar y proteger el mundo humano. Por esta razón se convirtió en mago, un mago solitario, independiente, pero al fin y al cabo alguien que ayudaba a la gente en cualquier cosa que pudiera necesitar. Cinco años pasó de este modo, como un miembro más de la sociedad humana, pero quien no se acercaba en lo más mínimo a las personas, no más con tacto del que pudiera necesitar al trabajar con algún compañero o compañera de misión. Y así fue hasta el comienzo de una misión un tanto especial... acompañado también de una persona especial. Rin Tohsaka. Los dos habían sido enviados a un bosque en el que parecían vivir un grupo de grandiosos seres que peligraban la vida de personas y animales de las cercanías. Rin y Akira intentaron detener a las bestias, enfrentarlas, pero eran demasiado poderosas, tanto que hubieron de quedar al borde de la muerte y proteger el uno la vida del otro, desarrollando entre ambos fuertes lazos emocionales. Después de esto, habiendo logrado salir con vida del bosque, Akira pasó un tiempo con su nueva compañera. Al principio se mantenía alejado de ella, intentando no hacer caso a lo que su corazón dictaba, no deseando causar daño alguno a aquella bella persona... mas fue un intento futil. Las emociones encerradas en aquel gélido corazón acabaron por desbordarlo y Akira acabó por entregarse completamente a aquel poderoso sentimiento que sentía por su compañera y amiga.

Desde ese día Rin y Akira se volvieron inseparables compañeros, pareja sentimental y al mismo tiempo de trabajo, lo cual les llevó a un gran número de situaciones y vivencias juntos. Sin embargo, dada la fragilidad del corazón del muchacho... esto no podía durar mucho. En una misión, "por la falta de poder de Akira", tal y como él decía, Rin sufrió un gran número de heridas y volvió a quedar al borde de la muerte, sin que él hubiera podido hacer nada para protegerla. Por esta razón el chico tomó la decisión de dejarla, dejarla y no volver a verla, pues consideraba que su presencia a su lado no hacía bien alguno para la muchacha. De este modo la dejó en su gremio, en Sabertooth, y desapareció de aquel lugar como si jamás hubiera estado presente...

Poco después aconteció el suceso de los dragones. Akira se encontraba en medio de una misión en ese momento, y hubo de proteger la aldea en la que se encontraba de los daños excesivos que pudieran causar restos de llamaradas o desperfectos generales. Por suerte, ninguna de estas criaturas les atacó de forma directa, lo que ayudó a la buena protección del lugar. Desde entonces, desde que acabó el problema draconiano, todo lo que ha hecho el joven es viajar de un lado a otro por Fiore, con la intención de ayudar a toda persona que hubiera perdido la esperanza en la vida a recuperarse, a volver a alzar la cabeza y mirar al futuro con gran voluntad y decisión.


Físico en uso: Rivaille Levi - Shingeki no Kyojin


avatar
Mensajes : 270
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Nivel :
39 / 30039 / 300
Ver perfil de usuario

Kuro Tsuki
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: The first steps to a new end [Kuro Tsuki ID]

Mensaje por Invitado el 23/09/14, 01:27 pm


¡Ficha Aceptada! ♪
Todo está en orden y la ficha está bien ^^. No olvides pasar por los registros para que así se le de color a tu personaje y puedas empezar a Rolear. ¡Bienvenido a FT Chronicles! Y hazme muchos temas.

Volver arriba Ir abajo

Re: The first steps to a new end [Kuro Tsuki ID]

Mensaje por Kuro Tsuki el 04/12/14, 04:39 am

¡Ediciones acabadas!
avatar
Mensajes : 270
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Nivel :
39 / 30039 / 300
Ver perfil de usuario

Kuro Tsuki
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: The first steps to a new end [Kuro Tsuki ID]

Mensaje por Invitado el 04/12/14, 07:29 am


¡Ficha Aceptada! ♪
Todo está en orden y la ficha está bien ^^. No olvides pasar por los registros para así actualizar los registros que hicistes. Y así para que una titan tsundere no te viole pronto.

Volver arriba Ir abajo

Re: The first steps to a new end [Kuro Tsuki ID]

Mensaje por Invitado el 25/12/14, 12:09 am


Premios Navideños

Premios Recibidos:
Vales: 1 Vale por 3 Técnicas Gratis (Rango Actual), 1 Vale de 2 Mejoras Gratis.
Jewells: 10.000 J.
Niveles: 10 Niveles.
Rango: 1 Rango.

Calculos Generales:
Kuro Tsuki
Jewells Actuales: 11750 J.
Nivel Actual: 23.
Rango Actual: Rango D.
Vales: Anotados en el Inventario.

Notas adicionales:
+ Los Vales están todos anotados en tu hoja de personaje.
+ Tu perfil también fue modificado, no tienes que registrar absolutamente nada.
+ Gracias por participar en este foro.
+ Los Méritos Actuales que tienes, para subir de Rango quedan intactos. Es decir, te contarán para poder subir a Rango C.

Volver arriba Ir abajo

Re: The first steps to a new end [Kuro Tsuki ID]

Mensaje por FTC Admin el 07/08/15, 05:04 pm



Premios de Aniversario
GRACIAS POR PERTENECER A ESTA COMUNIDAD <3

Vales:
+ 5 logros.
+ 4 técnicas rango actual.
+ 3 mejoras rango actual.
+ Vale por "Doble de premio" en 4 Sociales o Misión (A elección).
Jewells: 10000
Otros: -

Cálculos Generales:
Kuroyukihimenyandesubudattebayoesonotienenadaquever <3
Jewells Actuales: 26743 j.
Rango Actual: Si haz subido de rango con los logros debes ir a petición de rango a solicitar tu ascenso correspondiente.
Vales: Anotados en el Inventario.

Notas adicionales:
+ Los vales están en tu hoja de pj.
+ Tu perfil ha sido actualizado.
+ Cualquier error pasar por peticiones especiales~
avatar

Mensajes : 1661
Fecha de inscripción : 01/08/2014
Localización : Estoy viéndote, usuario. Sé que miras debajo de mi blusa todo el tiempo...
Empleo /Ocio : Prácticamente, soy Dios. O la que se sienta al lado de él con las palomitas.
Humor : Mientras te portes bien, ¡estoy bien! Ahora, pórtate mal si puedes.
Nivel :
300 / 300300 / 300
Ver perfil de usuario http://ft-chronicles.forochile.org

FTC Admin
Rango SS

Volver arriba Ir abajo

Re: The first steps to a new end [Kuro Tsuki ID]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.