We will meet again. [Kitsu Amano]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

We will meet again. [Kitsu Amano]

Mensaje por Mashiro Kazan el 30/12/15, 11:24 am

El cielo rojizo de la tarde estaba durando más de la cuenta en volverse negro en la villa en la que un gran jefe de la mafia estaba ocultándose de las autoridades que estaban persiguiéndolo de forma constante por extorsiones y otros actos delictivos que por lo general acababa con algún muerto o con alguien bastante dañado. La pequeña villa en la que se encontraba estaba absurdamente custodiada por los guardias que formaban parte de dicha mafia, gente sin poderes que normalmente estaban ahí por lo que podría estar uno de estos, el dinero llamaba a los que tenían hambre después de todo y esa no era una ocasión especial dentro de lo que se podía esperar. El viento soplaba fuerte, lo suficiente para hacer que los árboles se moviesen con violencia y que las ventanas del lugar crujiesen, cualquiera podría decir que habría un tornado de un momento a otro de forma natural, sin embargo eso no era lo que les iba a preocupar a los guardias esa tarde, ni en ese momento especialmente si se sabía lo que se iban a encontrar. Lo primero que vieron los dos guardias apostados delante de la entrada del sitio fueron a un muchacho tapándose la cara con la chaqueta blanca que llevaba puesta y los ojos entrecerrados. Estos se miraron confusos pues el sitio estaba en medio de la nada y por lo visto el muchacho estaba acercándose de forma "inocente" pues ni los estaba mirando, no se podía percibir ninguna agresividad proveniente de él.


Esto conllevó a que uno de ellos se adelantase a su posición a mirar lo que pretendía el muchacho de pelos castaños.- No puedes pasar por aquí muchacho. -Le comentó, intentando alcanzar el cuerpo del mismo, aunque lo siguiente que pasó fue algo que nadie podría haber predicho, de hecho, lo más que pudo ver en los ojos del chico fue la mirada escalofriante de un demonio que estaba a punto de destrozar su alma.
El guardia cayó al suelo con los ojos en blanco y el cuello ligeramente deformado, desde el puño libre del muchacho se podía ver una cierta estela de humo que se había dibujado por la potencia del golpe que había recibido, provocando que la epíglotis simplemente no pudiese soportar el susodicho golpe de forma que se la había roto, el aire ya no llegaba a sus pulmones y por ello la vida se le escapaba por momentos mientras espumilla escapaba de su boca intentando encontrar el aire que estaba faltándole. El otro guardia sacó algo parecido a una pistola, era un objeto mágico, sin embargo mientras lo preparaba y todo el muchacho había llegado a una gran velocidad justo delante de él sujetando el brazo izquierdo del mafioso por la muñeca, mientras que la izquierda del joven se hundía en el codo del contrario con un puñetazo haciendo que quedase del revés. Tras eso, empezó a ahorcarlo con su propia corbata hasta que dejó de patalear, todo aquello sin dejar de mirar la casa de forma fija como si lo que se hubiese quitado de encima no fuesen más que un par de gusanos.

Tras esto, llevó su diestra al colgante de su cuello haciendo que este brillase en un metálico color gris mientras que su oscura katana se formaba en la zurda, cualquier duelista que le viese lo odiaría por ello pues él era un espadachín zurdo y no le molestaba, de hecho, encontraba ridículo que lo juzgasen por ese mismo "defecto" para otros. De un corte la puerta literalmente se cayó por la mitad mientras que los guardias iban a ver que había pasado, pero cuando llegaron solo se encontraron con una mancha oscura que de forma rápida y certera los iba eliminando poco a poco sin mucha duda o resentimiento, de todas formas no podían oponer resistencia pues aquello estaba bastante por encima de sus capacidades y al entrar en la villa pudo ver que los mafiosos no estaban preparados para un asalto de aquellas características. No le resultó ningún problema hacer que la oscuridad de su katana los consumiese de una forma tan ridícula que se podía decir casi que era un juego de niños aquél asalto. Y pensar que aquella era una misión para un mago... Debía ser una broma ¿Verdad?

Tranquilamente con su katana en mano se dirigió hacia el despacho del jefe, donde seguramente lo esperaría él y su más feroz guardia. "Más les vale que esto no sea una pérdida de tiempo... Hasta ahora ha sido todo demasiado fácil."

Tras llegar a la puerta esperó unos segundos mientras se preparaba mentalmente, esperando que su cuerpo se reajustase en respiración y ritmo cardíaco, no era bueno entrar a una pelea complicada si estaba cansado y eso era algo básico a la hora de entablar un combate. Especialmente cuando no era certero para nada que el otro enemigo iba a luchar limpio o si iba a usar tretas, su código le impedía a él hacer ese tipo de cosas, pero no intentar impedir que se las hiciesen a él. Lo malo iba a ser que seguramente el mafioso fuese armado y su guardia personal también. Finalmente preparado mentalmente abrió la puerta con firmeza sin saber que lo que se iba a encontrar estaba muy lejos de ser un enemigo. Su cara era un poema, la misión que le habían dado iba sobre matar a todo el que hubiese dentro de aquella casa y por los alrededores, sin embargo, mucho se temía que esa misión no iba a poder ser cumplida y esto fue algo que lo descolocó completamente.

-Estaba esperándote muchacho, parece que te has dado cuenta por tu cara de que no vas a salir vivo ¿Verdad? Mi socia aquí presente se encargará de ello.- Sin embargo, aquellas palabras eran lo último que le importaban al muchacho, quien, fíjamente estaba mirando hacia la persona que allí estaba cubriéndole las espaldas al mafioso... Por fin la había encontrado tras aquella larga búsqueda de un año completo tras el ataque de los dragones. No sabía qué decir, estaba congelado, solo sabía que ante lo que había golpeado a su cuerpo su espada desapareció completamente junto a sus ganas de luchar a la par que una sonrisa iba apareciendo levemente en sus labios. -¿Tan asustado estás que le sonríes a la muerte? Estos muchachos... Ya no se mean encima como antes.- Comentó el mafioso intentando dramatizar... Si él supiese que lo que sentía en esos momentos estaba todo demasiado alejado del miedo...


Última edición por Mashiro Kazan el 30/12/15, 01:39 pm, editado 1 vez (Razón : Fallo en el título.)

_________________
avatar
Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 25/12/2015
Nivel :
74 / 30074 / 300
Ver perfil de usuario

Mashiro Kazan
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: We will meet again. [Kitsu Amano]

Mensaje por Kitsu Amano el 30/12/15, 12:41 pm



El calor que tenía allí dentro era, sin lugar a dudas, algo de lo más insoportable. Estaba consciente de que ese lugar no era precisamente el más cómodo para estar, y mucho menos haciendo lo que ella estaba haciendo. Era la primera vez que ella oficiaba en un trabajo de guarda espaldas ¡Quién lo diría! su mente se ponía a pensar en lo que pasaba a su alrededor, había decidido hacer un trabajo serio de mago esta vez... aunque su cliente era algo -por no decir bastante- desconsiderado. Era un supuesto "líder de la mafia", vamos, que no se le puede pedir un cambio radical a esta mujer al momento de elegir su manera de ganar la vida. Lamentablemente la temporada de trabajos no había sido buena para ella desde el ataque de los dragones, por lo que se ha tenido que conformar con lo que le deparaba la suerte, eso, mas los contactos que el bajo mundo le ofrecía.

Tenía que admitir que este viejo pagaba una miseria, además de que, por lo que podía escuchar desde afuera, venían magos a cada rato para poder atacarlo ¿Tan mala fama tenía este sujeto? No parecía ser una persona dulce, en lo absoluto, pero tampoco creía que pudiese haber tanta influencia en alguien tan bajo. Aun así se aburría, al parecer, todos los magos que venían a enfrentar al sujeto eran simples peleles que no sabían discernir entre magia y golpes de puño ¡Ninguno de ellos era un mago! Aun así, ella se sentía aliviada y lo admitía, ganaba dinero sin hacer absolutamente nada, solo tenía que aguantarse la presencia de este inútil cabeza hueca.

Aun así, sentía como su espada temblaba bajo su propia mano en señal de ansias, quería pelear, poder rasgar carne y asarla con sus poderes, quería obtener el beneficio de pelear como sea que fuese y mandar a volar a varios... en esos momentos se dio cuenta del por qué había aceptado un trabajo semejante, su cuerpo le pedía una batalla, una pelea que hace tiempo no tenía el placer de librar.

Y al parecer, ese día había llegado... un nuevo enemigo apareció en las puertas de la base en donde el viejo se ocultaba, los hombres que estaban dentro del despacho junto a ella, cuidando del jefe, se vieron obligados a salir por órdenes inmediatas del mandatario, seguramente sintió cierto temor al escuchar gritos apagados por las paredes que se interponían, gritos que no parecían ser de los magos o los caballeros que osaban enfrentarse a su supuesta guardia de lujo, menudos imbéciles.

Podía escucharlo desde afuera, gritos de dolor e inclusive alboroto que era acallado de repente, pasos aproximándose, una señal de que la emoción personificada estaba en camino, aquello que ella deseaba enfrentar sea como fuere y cueste lo que cueste. El viejo mafioso temblaba en su lugar, para luego observar la mirada de su "socia" y tranquilizarse al momento, podía intuir que la muchacha haría un buen trabajo con la emoción y la sed de sangre demostrada en su rostro. El viejo fumaba simplemente, arrogante, sin preocuparse por lo que pudiese pasar. Ella sabía perfectamente el por qué, no importaba la batalla que se estuviese librando, él tendría la suficiente habilidad para escapar y dejarla morir si era necesario. Ella entendía ese sentimiento, después de todo, ambos provienen del mismo mundo, son ramas del mismo árbol podrido.

Aun así, la persona que apareció ante sus ojos luego de hablar con tanta seriedad la descolocó totalmente. Podía observarlo, entender su mirar y recordar los sucesos como si hubiesen sido ayer... Su mirada hambrienta por pelear desapareció, dejando en su lugar una sonrisa boba y sus ojos abiertos como platos, quería hablar pero no le salían las palabras. Sus ojos se mantuvieron en el intruso, aislando la voz molesta del jefe que le incitaba a pelear contra ella.


_________________
asd
avatar
Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 26/12/2015
Nivel :
70 / 30070 / 300
Ver perfil de usuario

Kitsu Amano
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: We will meet again. [Kitsu Amano]

Mensaje por Mashiro Kazan el 30/12/15, 01:27 pm

Parecía que la reacción había sido cuanto menos mutua, sonriéndose el uno al otro casi como si el tiempo desde su última conversación no hubiese pasado en lo más mínimo ya que aquello fue lo último que vio de ella antes del momento de entregar por un bien mayor su magia. Los gritos del jefe de la muchacha estaban en un segundo plano bastante lejano al que estaban ambos jóvenes quienes, al menos por parte de Mashiro, parecía estar recordando esos momentos en los que pudo estar tranquilo dentro de una batalla sabiendo que ambos se cuidaban mutuamente, una compañera de armas que había perdido a saber porqué razón. Al principio no supo bien como reaccionar más allá de la sonrisa, pero luego, símplemente se empezó a encaminar dentro de la habitación sin ninguna intención hostil saliendo de él en el ámbito más extenso de la palabra. Paso firme, seguro de que no le haría nada, después de todo no tenía nada que perder por intentar ser amable en esos momentos con ella, la consideraba su amiga después de todo habiendo luchado ya antes. Obviamente ante esto el mafioso no reaccionó bien, empezó a gritar al quedar relegado a tal segundo plano en el que había quedado por obra y gracia de aquél reencuentro, quedando ambos uno junto al otro justo delante, apenas un metro entre ellos.

-No has cambiado nada en este...- Fue cortado de repente.

-¡¿A QUÉ ESPERAS, MÁTALO?!- Gritó fuera de sí el mafioso que había sacado una pistola de su escritorio, en los ojos de este podían verse el terror. Claramente estaba apuntando a Kitsu a su espalda, por lo que se podía ver, al menos para él, que bien estaba usándola o bien simplemente no sabía apuntar, pero, no estaba dispuesto a que esta saliese dañada por un gusano inmundo como ese. Rápidamente esquivó el cuerpo de la chica, dando un paso lateral derecho con el que poder pasar por su espalda para así, si disparaba el tipo, le diese a él. De todas formas no le iba a dejar ese tiempo pues de un momento a otro acabó sobre la mesa sujetándole el brazo, doblándolo hacia sí mismo con un gesto de lo más neutral. -¡NOO! ¡DÉJAME IR!- Vociferó desesperado, meándose encima del miedo que estaba teniendo en esos momentos, lo suficiente como para bloquear su cuerpo, si disparaba se iba a dar a sí mismo, pero ya simplemente había cometido el error de apuntar a alguien por la espalda.

De un tirón lo sacó de la mesa y lo lanzó hacia el centro de la habitación quedándose con la pistola entre sus manos, odiaba aquellos aparatos de cobardes, le quitó el cargador y lo lanzó a un extremo de la habitación junto a la bala de la recámara para luego dejar el susodicho objeto sobre la mesa. El individuo se arrastró hacia la muchacha como la vívora que era, escupiendo el veneno del miedo que tenía acostumbrado a soltar por la boca, era increible que tras apuntarla por la espalda estuviese siquiera pensando que lo iba a ayudar... ¿Hasta qué punto se podía caer tan bajo? Finalmente volvió junto a la muchacha invocando su katana de nuevo, contra ella no la alzaría pero contra el que la había contratado... Eso ya era otra historia muy diferente. Apretó su puño, no le importaba dejarlo vivo y entregarlo a las autoridades, su poder lo había perdido ya después de todo.- Tú decides qué hacemos con él. -No quería dejarlo suelto, eso estaba claro.

Miró con cierta preocupación hacia Kitsu mientras hablaba, después de todo ella era la que estaba metida en todo ese asunto y no quería que se viese envuelta, a él no lo conocían así que se podía decir que le podía dar una salida para todo aquello después del lío en el que se había metido de forma desinteresada.- Pero tenemos que salir de aquí rápido, pronto verán las autoridades y no quiero que te involucren. -Comentó de forma sincera mientras que el jefe de la misma los miraba, tal vez con eso podía pensar que era una traidora, pero es que simplemente no parecía ser capaz de relacionar lo que había pasado, tanto era así que se alejó de la chica asustado ante la posibilidad de que fuese una espía y que fuese ella la que quisiese darle muerte, sin embargo, todo era muy alejado de la realidad, Mashiro la había estado buscando todo un año por el simple hecho de querer tener un nombre que poder darle, aunque ahora era todo muy distinto, sabía que debía sacarla de allí antes de que el problema se la tragase y tendrían que actuar con velocidad, mucha velocidad... Tal vez podría hacerla pasar como su compañera y con eso la podría salvar de correr la misma suerte que su jefe, quería pensar eso.

_________________
avatar
Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 25/12/2015
Nivel :
74 / 30074 / 300
Ver perfil de usuario

Mashiro Kazan
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: We will meet again. [Kitsu Amano]

Mensaje por Kitsu Amano el 30/12/15, 02:03 pm



Yo...

Quería decirle muchas cosas, a pesar de que había pasado un año desde el incidente de los dragones, el ver de nuevo al muchacho le trajo el recuerdo de la desgracia traída al reino en donde ella vivía actualmente, no podía evitar sentir melancolía, pero al menos tenía un recuerdo positivo de toda esa travesía, el muchacho que estaba delante de ella. Sus ojos se ablandaron, prestándole toda la atención al chico que estaba delante de ella, ignorando al supuesto jefe que tenía que proteger de la mano del muchacho que, al parecer, resultaba ser un irónico enemigo.

Pero a ella no le importaba en lo más mínimo.

Podía ver cómo se acercaba, mas ella no demostraba hostilidad en lo absoluto, estaba contenta de verle, alto como él era, no podía dejar de admitir que la altura que tenía podía intimidar un poco, pero estaba feliz de verlo. Cuando estuvo a punto de hablar, pudo sentir que algo frío había hecho contacto con su espalda, cortando el momento completamente, volteó la mirada automáticamente, dándose cuenta de que una fría pistola estaba haciendo contacto con su espalda en amenaza para terminar con el visitante no deseado por el jefe. Los gritos estridentes del maldito mafioso llegaron a oídos de una joven que se había paralizado en reacción a sus amenazas, era cierto, tenía que pelear contra él, pero ahora no quería hacerlo, no podía.

Quería reaccionar para poder defenderse del sujeto que pagaba mal a sus empleados, pero las acciones del muchacho de ojos intensos no se hizo esperar. Interponiéndose entre lo que parecía ser una herida mortal y su persona, el muchacho ofició por unos segundos de escudo -cosa que ella no podía creer- y ralentizó los movimientos contrarios con tal velocidad que ni ella pudo percatarse bien de cómo lo había hecho. El sujeto exclamaba por poder salir mientras el pelicastaño se encargaba de movilizarlo, observando de reojo a una mujer que ahora mismo sostenía su espada, pero con una intención y un objetivo totalmente distinto al que se había planteado al principio del trabajo. El chico lo arrojó con violencia en medio de la habitación, podía ver el miedo que ese cobarde mostraba a través de sus ojos.

Miró con severidad a quién fue su cliente, escuchando las palabras del chico, las cuales eran realmente certeras. No estaba para tener más antecedentes ante la justicia, si quería salir limpia de esta situación debía salir de allí a como diera lugar, no solamente porque no quería causarle una impresión errónea -o no tan errónea- de su persona al chico, sino porque no quería cargar con más antecedentes delictivos.

... De acuerdo, nos vamos.

Dijo la muchacha mientras se encaminaba a la salida, dejando atado al sujeto... pero antes de que ella pudiese poner un pie fuera de la habitación tomó su espada fuertemente con la mano, en señal de que su corazón estaba sumido en una rabia que no podía procesar mentalmente. Miró con atención de nueva cuenta al ex jefe, y acercándose hacia él, pateó su estómago con tal fuerza, que hubiese jurado que el sujeto se movió un metro o dos hacia atrás. Pudo sentir un grito ahogado, seguido de un extraño gesto de su cara, cayéndole saliva y escupiendo por la fuerza del golpe y el dolor generado, provocando un desmayo en su persona.

Ahora sí, nos vamos de aquí. -Terminó de decir, cruzando el umbral de la puerta de ese sucio despacho, encontrándose con una cantidad significativa de hombres golpeados y heridos, algunos parecían tener huesos quebrados. -¿Tu has hecho todo esto solo? Me sorprendes.

Mencionó con una sonrisa en el rostro, observando a los pobres tratando de moverse en el suelo, algunos inconscientes, otros semi conscientes. Estaba segura de que debían salir del poblado y no solamente por las autoridades que pudieran merodear por allí, sino por el resto de los matones que estaban dispersados por aquella tierra.


_________________
asd
avatar
Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 26/12/2015
Nivel :
70 / 30070 / 300
Ver perfil de usuario

Kitsu Amano
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: We will meet again. [Kitsu Amano]

Mensaje por Mashiro Kazan el 30/12/15, 02:33 pm

No pudo evitar poner una mueca de dolor cuando vio la patada que la chica le había dado a su contratista... Lo cierto es que aunque la hubiese protegido seguramente no habría necesitado su ayuda, pero bueno, se podía decir que como gesto de paz no estaba mal para empezar a hacer que ella pusiese su confianza en él. Aunque se encaminó a la salida en primer lugar, no pudo evitar voltear para ver salir despedido a aquél tipo un par de metros, supuestamente con aquello ya estaría solucionado el asunto puesto que la misión pedía al mafiosos vivo o muerto dado que lo querían para ejecutarlo y exponerlo como ejemplo de lo que podía pasar cuando uno se saltaba las leyes de esa forma tan descarada, él por esta vez no sería quien juzgase eso así que se iba de allí con las manos más limpias de lo que se lo había esperado en un primer momento en el que había tenido que entrar en aquél lugar. Tal vez había influido el hecho de que no había tenido que luchar en serio contra nadie allí dentro y la villa no había acabado en llamas de oscuridad, eso que se llevaba de añadido puesto que además habría paga extra con este hecho. Al abrir la puerta no pudo evitar darle en la pierna a uno de los inconscientes, tampoco es que le importase mucho, esperó a que Kitsu saliese para salir él junto a ella dirigiéndose a la salida.

Los quejidos de los mafiosos llenaban el ambiente junto al temblor de las ventanas del viento, tal vez aquello había sido una buena ayuda a la hora de meterse en la villa, no iba a quitarle mérito al ambiente después de todo. Algunos de los mafiosos intentaban levantarse y era por ello por lo que llevaba su katana en la mano, sin embargo poco después caían, habían recibido una soberana paliza después de todo y los halagos de la chica hicieron que el muchacho se rascase la mejilla con la diestra como si intentase ocultar algún tipo de nerviosismo, realmente era la humildad que tenía lo que le hacía no ser capaz de responder un "Lo se", sino que muy al contrario soltó un: Me ha costado, eran bastante buenos. -Y no lo decía precisamente mintiendo, era su costumbre el darle crédito a unos enemigos fuese uno o fuesen veinte aunque los hubiese barrido por el suelo. No pensaba de ellos como grandes guerreros, de hecho ni siquiera los tenía como tal, matones si, pero aún así subestimar a una persona a lo que para él se le refería estaba bastante mal a la hora de hablar, y no sería él quien lo dijese de esa forma.

En cuanto abrió la puerta una ráfaga fuerte de viento azotó el vestíbulo de la villa haciendo que se tapase incluso la cara, algunos de los cuerpos rodaron unos metros y como acto reflejo rodeó con su zurda -haciendo desaparecer su katana previamente- los hombros de Kitsu para que no fuese derribada por la repentina fuerza del viento que los había azotado, él había andado un kilómetro con ese viento así que le había dado tiempo a medir la fuerza del mismo de sobras, era algo que había tenido que hacer obligatoriamente para poder luchar al aire libre sin que este le derribase en algún salto, ahora estaba en su mano ayudar a salir de allí a Kitsu y no solo eso sino que evitar que saliese derribada por el viento. Él de por sí, pese a haberla pegado a sí mismo, no lo tomó como un acto en el que normalmente se podían ver a las parejas, sino que más bien era para evitar posibles daños y su chaqueta la ayudaría a no tener que ir casi a ciegas durante el camino. Odiaba ese tipo de clima, después de todo era bastante incómodo siquiera para andar.

Nada mas salir se topó con una patrulla de agentes que empezaron a correr a sus alrededores apenas mirándolos. El comandante se acercó a ellos e hizo un saludo militar a ambos, obviamente Mashiro no respondió al mismo ya que él no era ni un agente ni un soldado, solo era un mercenario al que habían cotratado, pudo ver que detrás de el habían varios vehículos y, debido al viento que no se podía escuchar nada, leyó los labios del agente y asintió para dirigirse después hacia uno de los coches. Haciendo un leve gesto con la cabeza indicó a Kitsu que lo siguiese de cerca hasta que llegó al coche, abrió la puerta y esperó a que esta entrase siempre con cuidado de que una ráfaga de viento no se la llevase. Una vez entró, Mashiro entró detrás de ella colocándose a su lado pues solo había un asiento y dio un suspiro de alivio.- Salvados... -Tras eso sonrió y miró hacia la muchacha.- La última vez no nos pudimos presentar, mi nombre es Mashiro Kazan. -Comentó con una amplia sonrisa dibujada en los labios, después de todo estaba animado por poder ver de nuevo a la persona a la que había estado buscando todo ese tiempo.

Dado que el coche tenía las ventanas cerradas ya no había problemas de audición, el viento no se colaba ni nada por el estilo y además estaban blindadas, por lo que tendrían privacidad para hablar allí dentro, no diría nada al respecto de que estuviese defendiendo a aquél mafioso pues ya había podido comprobar que el tema había sido el dinero y aunque no aprobaba el hecho de que se pudiese proteger a tal escoria si que defendía el derecho a comer de todo el mundo. Aunque no le gustase, él mismo había tenido que hacer algún trabajo parecido en el pasado que prefería olvidar y dejar estar. Instintivamente alzó su mano, para estrechar la de la contraria a modo de gesto de saludo sin borrar la sonrisa de su cara, estaba animado, muy animado por haberla podido encontrar finalmente.

_________________
avatar
Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 25/12/2015
Nivel :
74 / 30074 / 300
Ver perfil de usuario

Mashiro Kazan
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: We will meet again. [Kitsu Amano]

Mensaje por Kitsu Amano el 30/12/15, 03:49 pm


Modesto...

Pensó más para sí misma que para comunicarle algo a él, estaba contenta de verlo, de alguna u otra manera. Aun así, estaba algo consternada por el motivo que lo traía ¿Acaso era un mercenario? ¿O estaba del lado de la ley? No podía evitar sentir esa incipiente curiosidad que tanto le carcomía la mente, teniendo en cuenta que ella contaba con unas cuantas situaciones a resolver con esa clase de gente. Se sintió aliviada en gran parte al verse protegida del viento por este muchacho ¿Por qué la ayudaba? Tranquilamente podría seguir camino ella, a pesar de que el viento era demasiado fuerte, inclusive varios de los hombres caídos en el suelo se movieron de sus lugares a causa del viento.

No se había percatado de la fuerza del viento que corría en contra del camino de ellos, pero lo que la asustaba más que el viento en sí, era la presencia de varios vehículos de carácter desconocido que estaban siendo puestos delante de ellos dos ¿Quiénes eran? ¿Acaso son militares o miembros del consejo mágico? ¿Caballeros de la runa o soldados del rey? No podía evitar la incomodidad que le generaba toda la situación, pero tenía que mantenerse calmada.

Al parecer este chico los conocía, por lo que, luego de una serie de cosas que ella desde su lugar no podía distinguir, no solo por l ferocidad del clima, sino porque el mismo viento bloqueaba su campo de visión de manera paulatina. Siguió al chico sin chistar hacia el vehículo mientras se adentraba en el mismo, sentándose rápidamente para que su compañero pasase sin problemas. La dama escaneaba el sitio con mucha curiosidad, nunca había estado en un vehículo semejante.

Un placer conocer tu nombre, Mashiro-Kun... -Dijo la joven un tanto más aliviada luego de poder romper con la pared de la ignorancia que era levantada por el nombre del muchacho en sus pensamientos. -Yo soy Kitsu, Kitsu Amano. Es un gusto volver a verte después de un año. No has cambiado casi nada desde entonces, solo que estás un poco más alto que antes.

Terminó por comentar la joven con una pequeña risa nerviosa mientras tomaba su espada y la examinaba, sacando del bolsillo de su chaqueta deportiva un pañuelo de color gris. Comenzó a quitarle los rastros de polvo y tierra que pudiese tener encima para dejarla en condiciones. A veces trataba a esa arma como si fuera una extensión más de su brazo, y eso se notaba en lo bien cuidada que estaba el arma a pesar de los años que pasan sobre ella.

Y dime... -Pronunció la muchacha al mismo tiempo que limpiaba el arma que llevaba consigo.-¿Cómo fue que diste con este lugar? al parecer no es un sitio muy transitado por las personas normales.

Ella sí conocía esa clase de recovecos, después de todo, se crió en uno. No sabía que pasaría con el supuesto cliente para el que trabajaba ni con sus matones, pero estaba segura de que lo que les pasase no sería nada bueno. Solo esperaba no verse involucrada ni arrastrada por esta gente, aunque dudaba que el jefe la delatase, sabía que no le era conveniente.

Por cierto... esta gente que vino aquí... ¿Quienes son? ¿Tus amigos o qué?

No quería parecer nerviosa, pero lo estaba en realidad. El simple mencionar de la ley o las autoridades le daba miedo, sabía que estaba en plan de querer rectificarse, pero los tiempos actuales básicamente la obligan a trabajar en lo único que había aprendido a hacer en la vida.. robar, estafar y timar a la gente que caía desprevenida, y eso, si mal no recordaba, era penado por ley.

_________________
asd
avatar
Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 26/12/2015
Nivel :
70 / 30070 / 300
Ver perfil de usuario

Kitsu Amano
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: We will meet again. [Kitsu Amano]

Mensaje por Mashiro Kazan el 30/12/15, 06:07 pm



-El placer es mío Amano-san. -Dijo con una amplia sonrisa y cordial sonrisa hacia Kitsu siempre manteniendo su infinita educación a la par que se inclinaba un poco. Ciertamente era bueno poder finalmente ponerle nombre al rostro de la persona con la que pasó los que tal vez fueron uno de sus dos peores momentos en su vida, al menos que él recordase. Observó en todo momento cómo Kitsu limpiaba su espada con mucho cuidado, parecía que aquél era su más preciado tesoro y se podía notar por como lo trataba. Por su parte no le daba ese trato a su espada porque símplemente no lo necesitaba, cada vez que la hacía desaparecer se limpiaba y se afilaba de forma automática, pero, estaban hablando de cosas distintas, la espada de Mashiro era sin duda especial debido a lo que tenía dentro, no le era ningún misterio que había una fuerza bastante oscura sellada en su espada, razón por la que trataba de usarla lo menos posible pues tenía que luchar siempre consigo mismo para no empezar a matar a todo lo que había a los alrededores, en esa ocasión había tenido que hacerlo aunque hubiese podido fingir cierta frialdad en sus actos, ahora, se podía permitir el suspirar rebajando toda la tensión de su cuerpo apoyando su espalda contra el respaldo dela siento. Al menos ahora el viento no los ensordecería más.

Era normal que Kitsu tuviese dudas, después de todo, él solo había irrumpido en las instalaciones de la villa y había logrado provocar aquél revuelo.- Hmmm... -Masculló entre dientes cruzándose de brazos.- Encontré la localización por un tablón de anuncios en el que se contrataba a un mago para asaltar el sitio. El resto solo fue buscar un poco, aunque no me esperaba que hubiese tanto viento por los alrededores. -Era gracioso que lo primero de lo que hablasen hubiese sido el cómo encontró ese lugar, nada de "Qué has hecho este año" o algo por el estilo había salido de ninguno de los dos, por su parte, símplemente no quería meterse en los asuntos de Kitsu sin tener la confianza para ello, después de todo no era de buena educación hacer ese tipo de cosas y mucho menos cuando la acababa de sacar de un lugar como ese... Cualquier cosa podría haberle pasado aunque ahora estaba a salvo.

Negó ante las palabras de la chica sobre los amigos, lo cierto es que estaban muy lejos de serlo realmente. Él no era del tipo de personas que se relacionaba con gente que solo quería venganza contra un grupo de personas y mucho menos para una ejecución pública.- No, son antiguos soldados de una casa noble encargados de la misión. Ahora son errantes que buscaban venganza... Supongo que la mafia en ese entonces era más grande de lo que es ahora... -Miró hacia fuera, donde estaban los mercenarios ejecutando a cada uno de los mafiosos con sus armas sin piedad alguna, un espectáculo grotesco que no debería ni mirar pero que sin embargo se había detenido a ver. La sangre y la muerte por alguna razón siempre se le había hecho algo demasiado familiar, poco desagradable... Como si su mente simplemente no pudiese evitar sentir cierta familiaridad con eso cuando dentro de lo que él recordaba nunca había matado a una persona. Había visto muchísimos cadáveres, pero nunca por su mano. Alzó levemente la mirada, hacia la villa, donde estos tiraron varias antorchas desperdiciando aquella zona en la que se podrían haber refugiado personas sin hogar.

Miró de nuevo hacia Kitsu, con una media sonrisa como intentando calmarla, después de todo no se le había escapado el hecho de que estaba tensa. Seguramente el haber estado allí dentro le había jugado una mala pasada con las autoridades y no le parecía raro, pero ahora estaba a salvo, él la protegería.- ¿Dónde vives? Les diré que nos dejen en un punto cercano. -Le dijo doblando un poco el rostro hacia la derecha mostrándose de lo más calmado posible para que ella se contagiase de esta misma calma. Pudo notar como el coche se movió un poco, eso quería decir que el piloto estaba fuera esperando las órdenes.- Aunque si quieres, también podemos salir de aquí e ir caminando. -Dijo encogiéndose de hombros con una sonrisa puesta en el rostro, después de todo no le importaba el hecho de ir andando y hablando con ella durante el camino, de hecho, seguramente sería más emocionante de aquella manera el hecho de poder acampar por ahí si es que quedaba tan lejos como su casa.

_________________
avatar
Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 25/12/2015
Nivel :
74 / 30074 / 300
Ver perfil de usuario

Mashiro Kazan
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: We will meet again. [Kitsu Amano]

Mensaje por Kitsu Amano el 30/12/15, 09:51 pm


Ah, menos mal...

Dijo sonriente ante las palabras del muchacho acerca de que ellos no eran precisamente sus amigos, por lo que, cansada y llena de nervios, soltó todo el aire que tenía contenido y se recargó completamente sobre el asiento del vehículo, más repuesta, con mucho menos temor y más tranquilidad en su forma de comportarse. Terminó de limpiar su espada mientras seguía resoplando con tranquilidad ahora, teniendo en cuenta de que estas personas eran mercenarios, no se sentía en el deber de estar a buenas cuentas con ellos, pero no podía dejar de sentirse algo complicada por la situación. Guardó el trapo con que limpiaba su arma y se enfocó de nueva cuenta en todas las palabras de Mashiro.

Aun asi, no pudo evitar sentir curiosidad por lo que pasaba afuera y, por causa de los gritos lastimeros de sus ex compañeros, no pudo evitar querer ver. Kitsu desvió levemente la mirada, observando cómo es que aquellos que eran traidores y ajustaban cuentas mataban a todos y a cada uno de los que estaban allí, y fue ahí cuando actuo la razon por primera vez en mucho tiempo. Debía apreciar su suerte, al evaluar la magnitud de su problema y la importancia del muchacho, otra vez. Con una mirada más nerviosa por ver ese espectáculo de sangre, la joven Amano se retrae en el asiento otra vez, aferrada a su espada con mayor fuerza que antes, sí, este chico la había salvado de morir seguramente. Sus ojos se encontraron con el semblante contrario mientras trataba de hilar palabras para poder agradecerle por el gesto de querer salvarla de aquella masacre, teniendo en cuenta que ahora mismo le debía un favor demasiado grande como para poder pagarlo con todo lo que tuviese.

Si no hubiese sido él quien estaba buscando al enemigo, si hubiese luchado directamente con este chico, seguramente hubiese terminado como los demás miembros de aquella mafia, muertos, sin cabeza y ahogados en su propia sangre.

Las mafias resuelven sus problemas de manera drástica... -Terminó por decir al ver que esta gente estaba destrozando la pequeña villa en la que se ocultaban los demás miembros de la organización de su antiguo jefe. -No puedo evitar pensar que hubiese terminado de la misma forma, si otras hubiesen sido las circunstancias.

Agregó sin mucho más que decir, teniendo en cuenta que no podía agradecer porque no sabía como, sentía que podía decir "gracias" pero algo en su corazón estaba diciéndole que no lo hiciera ¡Pero si le salvó la vida! su mente ahora estaba hecha un nido de problemas internos. Agobiada por todo, asustada porque sabía perfectamente que ella podría terminar de esa manera si es que seguía con el estilo de vida que estaba acostumbrada a llevar, volvió a cambiar en su semblante. Aun así, no pudo evitar sobresaltarse y sonrojarse levemente por las palabras que el chico había mencionado ¿Una casa? ¡Ja! en sus sueños nada más. Tragó saliva y comenzó a juguetear con los dedos, sonrojada porque sabía que ella era más pobre que un perro callejero, pausó su habla unos minutos para tratar de buscar las palabras adecuadas para no mentir ¿Por qué? porque no lo veía justo, no podía mentirle a alguien que había salvado su vida dos veces.

Ehm... bueno, pues... -Dijo la joven con una mirada nerviosa mientras empezaba a re calcular palabras en su mente,al borde de un colapso y estresada por la abrupta situación que se había generado en medio de ese lugar. - N-no preguntes "donde", es más correcto preguntar "cuando"... mi casa está en un futuro... uno muy lejano por cierto...

Dijo, para luego comenzar a reír a carcajadas en medio de ese lugar, el aroma a sangre inundaba sus sentidos y se ponía aún más nerviosa, pero al menos no había mentido... su casa estaría en un futuro lejano, muy lejano por cierto. Mientras reía, recordó cómo es que el chico la había llamado en primer lugar, detuvo su carcajear al recordar que en esos instantes ella había envejecido unos cincuenta años mentalmente hablando, y observó al chico con una mirada seria, sepulcral y que podía llegar a dar miedo.

Por cierto... prefiero que me llames Kitsu... al llamarme Amano-san, sentí que mi ser envejecía unos cincuenta años, evita las formalidades concretas conmigo, por favor.

Era una forma de sentirse más cómoda hablando con alguien que, básicamente, podría tener su misma edad o ser apenas un año mayor.

_________________
asd
avatar
Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 26/12/2015
Nivel :
70 / 30070 / 300
Ver perfil de usuario

Kitsu Amano
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: We will meet again. [Kitsu Amano]

Mensaje por Mashiro Kazan el 31/12/15, 07:14 am

Él no podía ni pensar en esa forma de terminar por parte de Kitsu por el simple hecho de que seguramente la habría protegido si es que se atrevían a apuntarla con un arma, tal vez no habría vivido para ver ese momento, aunque no era algo que fuese a decir en voz alta. Aunque no se lo quisiese creer, estaba a salvo con él al menos hasta que se separasen donde ya sus acciones no podrían tener influencia alguna, eso le hizo ver que aunque tenía fuerza y caracter realmente ella no podía confiar en el resto o al menos en los que estaban a su alrededor. No es que lo desaprobase, de hecho, lo veía prudente dentro de aquel mundillo, él mismo no confiaba en los soldados que habían a su alrededor, después de todo eran de la misma calaña al haber bajado a esos extremos, él por su parte solo había hecho el trabajo que le habían mandado realizar sin matar a nadie más que los dos guardias de la entrada, en ese sentido podía decir que tenía las manos limpias pues no los había hecho sufrir mucho. Su mente voló por unos momentos a su pasado, si hubiese hecho eso siendo un caballero del reino seguramente le habrían castigado de forma severa por no llevar a cabo la ejecución de los mafiosos de forma inmediata en cuanto se cruzase con ellos, pero bueno, él no era un baballero porque el destino no lo había querido así por alguna razón, razón que creía que estaba junto a él en esos momentos.

Un gesto algo torcido salió de Mashiro en cuanto a lo de la casa, una forma de decir bastante complicada que no tenía casa alguna, pero bueno, no la culpaba. Muchas personas habían perdido sus hogares ya fuese por una razón o por otra, él por su parte con ayuda de un carpintero conocido de su familia pudo construir la suya propia, si no seguramente estaría en la calle en esos momentos como un par de años atrás. Soltó una leve carcajada, muy débil, como de nerviosismo por la situación que se le había puesto delante. Sabiendo que no tenía casa no podía dejarla a su suerte con la de amenazas que podían presentarse especialmente si las autoridades la habían visto con la mafia, sería algo que le perseguiría por el resto de su vida. De todas formas la dejó continuar hablar teniendo cuenta el gesto que había puesto, este había hecho que Mashiro retrocediese un poco nervioso con las manos puestas en alto por si acaso, dando una sonrisa un tanto asustadiza.

-Está bien... Kitsu. -Comentó por lo bajo, iba a tener que acostumbrarse a tratarla con cercanía teniendo en cuenta que no estaba hecho para ese tipo de informalidades, desde siempre le habían enseñado a inclinarse ante otras personas, a tener la mentalidad de que era un siervo del bien y no alguien más, que su opinión no contaba y que cuando la hacía contar debía ser por medio de la espada. Pensar que en ese tiempo había cambiado todo de forma tan drástica le hacía ver que tal vez no estaba preparado aún para poder llevar ese tipo de vidas. Por lo menos podía decir que no estaba incómodo con la situación, podría ser mucho peor sin duda. Terminó por carraspear para intentar ponerse un poco más serio sin ningún tipo de buen resultado pues aquello le había hecho ponerse un poco más nervioso con la situación. Hasta el momento no había pensado como tal... Pero estaban en un coche con ventanas blindadas opacas los dos solos, podía darse una situación bastante violenta y eso en su inocente mente no se había podido dar en un principio. Sin embargo, debía mostrarse de forma tranquila aunque por el puño derecho apretado se podía ver que no estaba tranquilo, le sudaban las manos.

De un rápido movimiento abrió la ventanilla del conductor.- Sáquenos de la llanura y pare, el resto del camino lo haremos a pie mi compañera y yo. -Intenó hacer incapié en la palabra "Mi compañera" por el simple hecho de que no la viesen con ojos de "Esta es parte de la misión", si la miraban de alguna forma sería como a una cómplice, al menos serviría para que no la buscasen por esos hechos una vez los mercenarios se dedicasen a dar las explicaciones pertinentes a las autoridades. Cerró la ventanilla y se sentó de nuevo, intentando no mantener contacto visual con Kitsu para que no se diese esa situación incómoda, sin embargo, por parde de Mashiro se hizo un silencio bastante nervioso. Para él era difícil enfrentar las situaciones del ámbito personal, era un experto en la lucha y de proteger a una persona, pero un desastre a la hora de tratar a otras gente, incluso, siendo alguien demasiado puro e inocente como para hablar con una chica en un sitio como ese tan cerrado y tan pegados. Parecía que le iba a dar un ataque en cualquier momento.

-Kitsu... -Susurró para sí mismo, marcando aquél nombre con fuego en su mente y de paso para acostumbrarse a llamarla de aquella forma tan rara para él, sin poner las barreras de etiqueta y educación. Iba a ser dificil, pero no imposible, solo esperaba que ella no se sintiese incómoda con su actitud pues cierto era que tenía mala mano para las personas, especialmente para las mujeres.

_________________
avatar
Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 25/12/2015
Nivel :
74 / 30074 / 300
Ver perfil de usuario

Mashiro Kazan
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: We will meet again. [Kitsu Amano]

Mensaje por Kitsu Amano el 31/12/15, 11:01 am


La muchacha observaba con seriedad a su compañero, no solamente porque estaba interesada en sus reacciones para con ella, sino porque también, de esta manera, podía "leer" los movimientos y costumbres ajenas. No era una mujer de armas tomar, siempre fue cautelosa y bastante orientada a pensar que cualquiera era enemigo, pero esta vez debía admitir que no podía sentir eso, no con el chico que se había mostrado tan amable con ella desde el momento que se vieron. Aun así, mantenía una guardia semi alta para poder mostrar respeto al ajeno, o podía darle la confianza de un amigo de toda la vida, no aun... Se quedó quieta, mirando hacia adelante al ver que este chico estaba descolocado, no solamente por las palabras que ella había mencionado anteriormente, podía notar que algo de tensión se había generado, seguido de un silencio incómodo que le había permitido escuchar como él pronunciaba su nombre, seguramente se lo estaba grabando para no volver a cometer el error de utilizar honoríficos innecesarios ante ella.

Ella se sentía un tanto incómoda, pero los silencios de este tipo no eran anormales para ella, siempre pensó que el mundo se regía por un sistema de pausas y silencios, los cuales se hacían cada vez más notorios en su propio vivir ¿Por qué? porque ella había pasado la mayor parte de su vida sola, en silencio y sin ayuda, las únicas personas que le hablaban o tenían contacto con ella de manera "frecuente" eran su madre y su maestro de espadas, y a ambos los sigue odiando hasta el día de hoy. Volvió a observar a su compañero con más tranquilidad, tratando de hilar palabras de agradecimiento que no podían salir de su boca por más que lo deseara, no se sentía para nada cómoda ni tenía la suficiente fuerza mental para decirlo, pero creía que estaba todo dicho con sus acciones.

Ha pasado un año desde que nos vimos -Terminó diciendo, comenzó a sentir que el vehículo se movía luego de que el chico diera la directiva. -No puedo creer que realmente me hayas recordado, tienes muy buena memoria.

Aunque no era algo muy significativo para una persona normal, para ella sí lo era. El saber que había generado un buen recuerdo en la mente de alguien le abrumaba y emocionaba a la vez ¿El motivo? Siempre generaba malos recuerdos en las personas que la veían, no hacía cosas buenas precisamente, y cuando lo intentaba no salía bien o se le daba crédito a otras personas. Era curioso, quería empezar de nuevo en una vida que no le dio una oportunidad de ser alguien, y nunca se le daba una oportunidad para lograrlo, aun así, quería intentarlo con más fuerza pero ¿Cómo hacerlo? si lo unico que ha aprendido es a hacer el mal ¿Podría alguien como ella hacer el bien en algún momento? Creía que sí, o al menos eso era lo que iba a buscar hasta que la vida se le acabe.

Por tus acciones y tu forma de comportarte, me dí cuenta de que he generado una buena impresión... y eso realmente me hace feliz.

Quizá para él eran simples insignificancias, pero para alguien como ella era un tesoro incalculable. Sonrió con tranquilidad y lo miraba aún, teniendo en cuenta que él era alguien que no parecía tener muchas palabras, pero que cuando hablaba era coherente.

Lo dicho, ha pasado un año desde que nos vimos. Cuéntame ¿Qué has estado haciendo desde ese día en adelante? Teniendo en cuenta que la decadencia del reino es cada vez más notoria a causa de ese incidente... Fiore no ha vuelto a ser igual...

Terminó diciendo mientras observaba la ventanilla algo polarizada. Por alguna extraña razón ahora mismo se sentía algo tonta, era normal, al ver el gesto de Kazan hacia la mención de su casa y su ubicación en el futuro, seguramente le habría descolocado. Sonrió luego, no le había mentido ¿Acaso eso no contaba como una buena acción? Para ella sí, al menos no se sentía intranquila o mal luego de mentir, y eso era algo nuevo. La sensación de paz por haber sido honesto en una trivialidad, es interesante.

Por cierto, cuando salgamos de la llanura ¿Donde iremos?

_________________
asd
avatar
Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 26/12/2015
Nivel :
70 / 30070 / 300
Ver perfil de usuario

Kitsu Amano
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: We will meet again. [Kitsu Amano]

Mensaje por Mashiro Kazan el 31/12/15, 12:06 pm

No entendió porqué dijo que había creado una buena impresión en él, alguien que había luchado a su lado para proteger a otras personas desde luego que le habría creado buena impresión. Arqueó una ceja por este comentario, aunque sin embargo asintió dándole la razón a sus palabras, no era mentira para nada y por lo visto poco había cambiado desde ese entonces que de por sí ya le pareció una buena persona, o al menos esa era la impresión que le había dado. Él no era el tipo de personas que juzgaba por los trabajos que se realizaban, después de todo nunca se sabía lo que te deparaban estos realmente y el simple hecho de haberla encontrado allí no cambiaba lo que había ocurrido en el pasado año. Por lo visto ante el lenguaje corporal de Kitsu él no era el único que estaba incómodo por la situación, pero por lo menos se podía decir que estaban a salvo dentro de lo que cabía, no se podía estar con una guardia fuera de un coche todos los días, más seguridad era imposible tener.- Es difícil olvidar a una persona que quieres conocer. Desde que luchamos juntos siempre quise al menos conocer tu nombre. -Le comentó con un gesto sincero en la cara, serio, pero sincero. Le mantuvo la mirada unos segundos y luego se echó de nuevo contra el espaldar del auto mientras este arrancaba.

Lo que había hecho ese año...- Construirme un hogar fuera de toda ciudad, buscarte, entrenar, misiones... Realmente no tengo mucho que contar, he intentado ayudar a todo el que se me ha puesto por delante. A veces lo he conseguido y otras veces no. -Habían muchos muertos a sus espaldas en ese ámbito, gente que nunca olvidaría con los que había logrado tener alguna relación de amistad, niños y ancianos entre ellos.- No me he acercado mucho por las ciudades, he querido evitar verme con la sociedad por lo mismo que has dicho, Fiore no es algo que merezca ser protegido ahora mismo... Demasiados secretos, demasiadas traiciones. -El estado para él estaba corrupto, el consejo mágico entre ellos. Habían pasado de ser nobles caballeros que actuaban contra los magos oscuros a hacer la vista gorda y sentenciar a magos que habían actuado por el bien de otras personas, aquello le asqueaba, ver hasta que punto podía un estado de la ley corromperse tanto a saber porqué razón, puesto que normalmente el consejo problemas de dinero no tenía precisamente.- Supongo que el mundo está mostrando su verdadera cara después de una crisis. -Comentó pensativo con los brazos cruzados, claramente molesto con la situación. Después de todo el ver en lo que alguna vez había creido de aquella forma le causaba repugnancia... Y pensar que él mismo podría haber acabado siendo un soldado de la runa o un guardia real, ¿Habría caido también ante la corrupción por necesidad o por cubrirse las espaldas? En ese punto hasta él mismo desconocía la desesperación que se podía estar viviendo.

No le extrañaba la pregunta para nada, después de todo tampoco había dicho nada al respecto.- Te llevaré a mi casa, allí estarás a salvo. -Las fuerzas de la ley no podían actuar de forma impune en un territorio neutral, el mago que se defendía allí podía hacerlo libremente, y eso él lo sabía perfectamente, al menos mientras no lo capturasen pues pensaba proteger a Kitsu hasta que todo pasase. Seguramente acabarían formando una bonita amistad con la convivencia, eso era algo que no podía predecir, lo que si que sabía es que la que él sentía era lo suficientemente fuerte como para no haberla parado de buscar en todo ese año. No quería preguntarle por respeto, pero desde que él le había dicho lo que había hecho tal vez no sería tan mala idea, después de todo, el año de por medio había estado ahí y no podía negarlo, tenía cierta preocupación en el cuerpo teniendo en cuenta donde la había encontrado y las circunstancias en las que lo había hecho. Si bien no habían tenido que luchar, de haber sido cualquier otro habría tenido que ejecutar a una persona y aquello no se le hacia muy posible en la cabeza teniendo en cuenta la imagen del tipo de persona que era.

-¿Qué has hecho tú en este año? La verdad es que me preocupé al no encontrarte en Crocus tras aquél día. -No quería llamarlo como "Día en el que despertó", pero, después de todo lo era.

Nada mas preguntar el coche se puso en marcha, abandonando el lugar de la batalla bastante rápido como si hubiese algo detrás persiguiéndolos. Lo que le faltaba, un temerario de la carretera al volante, ¿Tardaría mucho hasta que se le agotase la magia o simplemente podría seguir conduciendo de esa forma durante un buen rato? Esperaba que al poco tiempo redujese la velocidad. Solo sabía que por los baches de la carretera había terminado casi cayéndose sobre Kitsu, quedando muy pegado a ella de una forma tan peligrosa que si se movía un poco más acabaría, literalmente, con su cuerpo pegado al de su compañera. Eso fue solo durante unos segundos en los que recuperó su posición anterior, se sonrojó levemente pero no emitió sonido alguno ni petición de disculpa... No había sido culpa suya después de todo sino del coche y eso era algo que seguramente Kitsu entendería, sin embargo no pudo evitar llevar la mirada hacia el conductor quien estaba absurdamente tranquilo pese a la velocidad con la que había arrancado. Parecía que finalmente iba a una velocidad un poco menos frenética. Solo por si acaso, esta vez se sujetó al asiento con la mano que daba a la puerta, ya no se fiaba del conductor por una chiquillada.

_________________
avatar
Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 25/12/2015
Nivel :
74 / 30074 / 300
Ver perfil de usuario

Mashiro Kazan
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: We will meet again. [Kitsu Amano]

Mensaje por Kitsu Amano el 31/12/15, 01:12 pm


¿B-buscarme? ¿A mi?

Su mirada se tornó completamente indescifrable, más que nada por el hecho de saber que ha habido alguien que la ha estado buscando desde hace un año solo para conocer su nombre. La batalla que habían librado juntos contra los enemigos en ese ataque tan impresionante les había unido en gran manera, no podía dejar de pensar de que así era. La joven se mantuvo pensativa, observando y escuchando sus palabras, viendo sus reacciones y tratando de memorizar sus gestos para con las cosas que ella hablaba, no solamente porque estaba comprometida por lo que el chico dijo en fija, sino porque en verdad todo este asunto le resultaba de lo más curioso y extraño. Sonrió luego con bastante calma, tratando de ocultar la impresión que aún le generaba el saber algo semejante de él ¿Por qué? porque no podía concebirlo en su mente, aun lo estaba procesando como una máquina a lentitud, todo se había vuelto efímero ante el conocimiento de las intenciones ajenas.

Por lo que has dicho de Fiore, supongo que tienes bastante razón en muchas cosas... Aun así...

Lo decía por experiencia propia Sabía que el sistema de Fiore actualmente estaba corrompido aun por las grandes traiciones que se libraban ante ella y entre las organizaciones, sabía que inclusive la corona real era una red de mentiras y eso no podía negarselo, pero ¿En verdad no merecía ser salvado? Si se lo veía desde el punto de vista de un ser viviente, entonces ella tampoco merecía ser salvada...

Creo que dentro de ese caos aun debe haber algo que puede ser rescatado, por muy poco que sea. No sé, yo he visto varios lugares del reino, y como dices, hay lugares que ya se han corrompido. Después de una crisis se levanta el polvo oculto desde lo profundo de la sociedad, limpiar eso lleva demasiado tiempo...

Sus ojos trataban de observar comprensivamente al chico, no podía quitarse de la mente el que la haya estado buscando por un año entero. Se impresionó más aun cuando escuchó acerca del lugar al que se dirigían, no podía creérselo ¿Hablaba en serio? ¿Acaso estaba consciente de que llevaba a una persona "desconocida" a convivir con él? No estaba molesta con esto ¡Para nada! pues necesitaba de un lugar para poder quedarse provisoria mente, pero ¿Acaso no entiende la responsabilidad que se llevaba al hombro? Si tan solo supiera en qué terreno estaba metiendo pie este muchacho con sus palabras, seguramente se lo pensaría dos veces. Cuando estaba a punto de responder a esta propuesta y a la siguiente cuestión que había marcado, pudo sentir que el transporte en el que viajaban había hecho un movimiento bastante violento, provocando que el mago de mayor altura prácticamente cayera sobre ella de manera involuntaria. Estaba muy cerca, demasiado cerca de hecho, no podía dejar de admitir que su corazón estaba latiendo demasiado rápido y que sus mejillas se sonrojaron completamente por esto. Por la impresión que tenía, no podía moverse, y al ver que el chico tampoco se movía, decidió quedarse así unos cuantos segundos porque sabía que, si se movía, sería algo más incómodo para los dos.

El muchacho volvió de manera automática a su posición inicial, al igual que ella, quién se había acomodado el cabello y la chaqueta por el movimiento que había sido generado y por la cercanía del muchacho, la cual había sido accidental desde ya. Respetaba el hecho de que fuera una persona educada y que mantuviera la compostura, aunque verle sonrojado por unos minutos había sido algo lindo ¿Por qué? porque su rostro se mostraba honesto de igual manera. Resopló mientras trataba de recomponerse y mirar hacia el conductor que, al parecer, había decidido ir menos a prisa, no como anteriormente lo había hecho, después de todo sintió que por un minuto viajaba en un auto de carreras.

Con respecto a tu pregunta anterior... no he hecho demasiado, traté de ganarme la vida de la única manera en la que fui enseñada -No iba a decir de qué manera y que le enseñaron. Esa noche en la que todo se oscureció para el reino, luego de haber peleado contigo, tuve que partir por razones personales, todo había sido tan confuso y enredado que no pude siquiera verte, muchos fuimos dispersados por otros guerreros y los ataques continuaron, luego cuando quise encontrarte no estabas más, o al menos no supe ubicarte...

Luego de decir estas palabras, la joven se cruzó de piernas elegantemente mientras se cruzaba de brazos y trataba de recordar más de aquel incidente, pero como todo había sido un caos total, no supo ubicarse como era debido en medio de toda la confusión. Tenía que admitir que el dolor de la gente que había perdido todo en ese lugar fue realmente abrumador, y eso la había descolocado totalmente.

Ahora déjame preguntarte algo a ti, que necesito saber algo... -Mencionó, desviando su mirada de nueva cuenta al muchacho. ¿Estás seguro de que quieres que yo viva contigo, aunque sea por un tiempo?

_________________
asd
avatar
Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 26/12/2015
Nivel :
70 / 30070 / 300
Ver perfil de usuario

Kitsu Amano
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: We will meet again. [Kitsu Amano]

Mensaje por Mashiro Kazan el 31/12/15, 02:00 pm

Asintió de nuevo, esta vez hacia la pregunta de Kitsu, no era necesario repetir lo que había dicho pues parecía que había quedado bastante claro, tal vez fuese algo raro de parte de él pero al menos había querido conocer el nombre de la persona con la que había quedado en tan buenos términos la última vez que se vieron, después de todo incluso se podía decir que había algo de confianza a la hora de hablar. Entendía el punto de vista de loq ue hablaba la chica y desde luego que lo compartía, por eso trabajaba de esa forma y por eso había decidido salvarla, pensaba que habían cosas que se debían proteger y la gente inocente era una de ellas, especialmente los que se suponían que iban a ser el futuro de Fiore, los niños, eran quienes debían curar el lugar más allá de las palabras y expulsar a los viejos que emponzoñaban la sociedad con la codicia. Solo por ellos era capaz de poder seguir luchando, porque creía que había un futuro más allá de lo que le pudiese decir un contratista. En este caso, librar al mundo de una mafia tan peligrosa había sido su contribución aunque fuese una simple pequeña acción frente a todo lo que había. Si se quería descabezar a alguien con mucho poder primero había que quitar del medio a los que lo rodeaban, un rey no es nada sin el pueblo después de todo, y en los altos cargos pasaba lo mismo, si no tenían a nadie para mandar tampoco tenían ese poder. Por su parte había contribuido, pero no iba a cargarlo todo a sus espaldas.

Una cosa que le tranquilizó fue el no ver un mal gesto por parte de Kitsu a la anterior cercanía que habán tenido, accidental sin duda, pero no por ello desagradable. Escucharla hablar del año y de lo que pasó le hizo comprender una cosa, y es que lo que podía llegar a pensar de lo que había pasado podría ser muy diferente de la verdad, en este caso, Mashiro creyó que le había surgido un suceso importante, sin embargo, había sido algo tan trivial como que simplemente no había podido esperarlo ni encontrarlo. Le pareció justo que se hubiese ido de aquella manera y no reprocharía nada al respecto, pensaba que él mismo habría hecho lo que hizo ella teniendo en cuenta que él mismo había partido sin esperar mucho en su búsqueda al no haberla encontrado. Se preguntaba qué habría pasado de todas formas si hubiesen podido reencontrarse antes, después de todo en ese momento él no tenía un lugar en el que vivir y mucho menos en el que poder esconder a Kitsu de las autoridades pertinentes sobre la mafia. Entendía las dudas que tenía sobre el ir a vivir con un completo desconocido, pero simplemente no podía dejarla tirada, no era capaz de hacerlo ni porque él quisiese ni porque pudiese permitirlo.


-Estoy seguro, además... No podría dejarte tirada de esa forma. -Cerró los ojos para intentar relajarse un rato, notando el coche avanzar por el camino de vez en cuando dando algunos saltos por las piedras que habían en este, después de todo no era un camino preparado para el tránsito, la mafia lo había pensado todo demasiado bien.- Además, vivo solo, no me supone ningún problema tener visita. -Comentó con tranquilidad, lo cierto es que al no haber ningún acto impuro en su mente tampoco podía pensar en estos, demasiada inocencia era la que tenía el muchacho en esos momentos como para siquiera pensar en las consecuencias de un hombre y una mujer viviendo bajo el mismo techo. Era tan así que apenas esa situación se le hacía incómoda al menos por esas razones. Finalmente, notó como el viento dejaba de intentar infiltrarse entre las ventanas. Al notar la falta de sonido en ese pequeño descanso volvió a abrir los ojos de forma automática a la par que el automóvil se detenía de forma suave y constante.- Ya hemos llegado a la frontera. -Avisó antes de que se pudiese decir nada ni de que el conductor pudiese avisar. Al cabo de unos segundos el coche paró completamente y Mashiro abrió su puerta para así poder estirar las piernas.

Al tener las ventanas tintadas el sol apenas podía pasar, por lo que tuvo que entrecerrar los ojos en un principio para luego encaminarse hacia la parte delantera del coche, donde el susodicho hombre le dio el pago de la misión y salió prácticamente disparado dejándolo solo con Kitsu mientras que la ráfaga de viento del coche hacía que sus ropas y pelo se moviese mientras que ponía una cara de lo más... Incómoda junto con una sonrisa.- Parece que le gusta la velocidad... -Comentó por lo bajo, pero sin preocuparse de que Kitsu le escuchase.- Seguiremos a pie, tardaremos unas cuatro horas en llegar. Si quieres parar a descansar en algún momento dilo. -Informó con una sonrisa puesta en la cara mientras se echaba a andar y guadaba el dinero en su bolsillo derecho del pantalón. Mientras andaban podía notar la suave brisa del viento golpearle en la cara, disfrutando del aire limpio por unos momentos.

Podía ser por el ambiente, podía ser por la cálida tarde o por el simple hecho de que había encontrado lo que quería encontrar que notaba sus pasos más livianos, menos pesados, o es que tal vez era simplemente que su cabeza y sus hombros se habían librado de un remordimiento o preocupación... No lo sabía, pero pensando de aquella forma simplemente no podía evitar que su sonrisa no se le quitase al menos por el momento. Sus manos se metieron en los bolsillos de su chaqueta, allí no había peligros que los pudiesen molestar a la hora de andar ni iban a tener que estar preocupados de los asaltantes, era un espacio demasiado abierto y sin árboles como para preparar cualquier tipo de emboscada que pudiese llegar a imaginar hacer en un momento como ese en el que la ventaja era clara para ambos magos... Así que... Podía respirar tranquilidad pura por primera vez en mucho tiempo y aquél ánimo esperaba que se contagiase sin necesidad de palabras, después de todo no era una persona buena para conversaciones de caminos.

_________________
avatar
Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 25/12/2015
Nivel :
74 / 30074 / 300
Ver perfil de usuario

Mashiro Kazan
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: We will meet again. [Kitsu Amano]

Mensaje por Kitsu Amano el 31/12/15, 02:29 pm


¡Oh! Pues... G-gra... ¡Gracias!

Soltó con un grito luego de sonreír y sonrojarse por lo dicho ¿Había dicho gracias? Bueno, era gratificante saber que de a poco iba mejorando su forma de hablar. Sabía, tenía en cuenta que ahora este chico la estaba invitando a su casa a descansar y eso le daba demasiada traquilidad, no sabía por qué, pero saber que había una persona que tenía un gesto tan amable para con ella hizo que sus pensamientos viajaran en torno a una nube de tranquilidad que, por fin, pasaba por sobre ella. Su ánimo había sido recobrado a pesar de que las cosas no serían fáciles... si tenía que vivir con él, lo menos que podía hacer era contarle las cosas que había vivido en su infancia, al menos, que se diera cuenta del modo de vida que ella suele llevar para que él no se lleve ninguna sorpresa.

Después de un año de no verse, era lo menos que podía hacer luego de todo lo que había hecho por ella. Estaba contenta, sabía que de alguna manera iba a ser recompensada por el trabajo de cuidar al mafioso, aunque la paga que había recibido de la mano de su "enemigo" era demasiado, más de lo que ella hubiese esperado tener. Miró a un costado y abrió la puerta al ver que ese chico había anunciado la llegada al sitio, de allí en más deberían caminar ¿Cierto? Entonces tendría que estirar un poco las piernas y prepararse para una larga transitada hasta la casa del chico, la cual oficiaría como casa propia por un tiempo.

Espera... ¿Cuatro horas? -Preguntó la joven mientras se acomodaba las zapatillas que tenía puestas y estiraba los músculos. -Veo que tendremos mucho camino para poder apreciar ¿Cierto?

Preguntó luego de haber sido dejada por ese sujeto y ver cómo le pagaban al chico por el trabajo. Tenía que admitir que, al estar oscuro el lugar y al acostumbrarse a la polaridad de los vidrios del vehículo, la joven sentía molestia en sus ojos por la luz del sol, estaba tranquilo y había viento, pero no creyó que sería tanto en realidad. Aun así, su rostro disgustado reflejaba su descontento por caminar tanto, pero bueno, supuso que tenía que hacerlo, sabía que ella había podido caminar mucho más que eso sin detenerse porque no tenía el dinero suficiente para poder hacer viajes en vehículos o para poder encontrar lugares económicos para comer, no la había tenido fácil nunca, caminar cuatro horas no era nada realmente.

Al ver que al chico le habían pagado, se sintió algo mal por el dinero que había perdido, era un trabajo después de todo, pero sintió que luego de eso ya habría más trabajo de donde sacar y podría estar a cuenta con todos sus encargos de alguna manera. Como maga de fuego, podría resistir y avivarse al igual que el elemento que la representa. Tomó su espada y la acomodó en su espalda para luego sonreírle al chico que estaba a su lado, colocando sus manos en los bolsillos de su chaqueta y se puso de pie al lado de su compañero de viaje.

Cuatro horas de viaje no son nada, he viajado más caminando... -Mencionó con una sonrisa mientras colocaba su puño derecho cerrado sobre su pecho, en muestra de valor. -Ha sido un día bastante interesante para mi, realmente interesante.

Terminó por decir mientras observaba el cielo, quedándose embelesada con lo que podía observar, la frontera entre Fiore y el país vecino, sin duda alguna era un lugar hermoso para poder relajar un poco la mirada y pensar, cosa que no había podido hacer en mucho tiempo...

_________________
asd
avatar
Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 26/12/2015
Nivel :
70 / 30070 / 300
Ver perfil de usuario

Kitsu Amano
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: We will meet again. [Kitsu Amano]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.