Pasado doloroso, nacimiento de una nueva vida y perdida de la cordura.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pasado doloroso, nacimiento de una nueva vida y perdida de la cordura.

Mensaje por Mike Bloodnes el 30/11/15, 06:59 am

Hace ya varios años, en un pueblo alejado, un pueblo apartado de la mano de dios y olvidado por la mayoría de las personas de este planeta, en una nublada noche de lluvias, un estruendo sacudió las calles del tranquilo pueblo, un estruendo que hizo elevar el vuelo de los cuervos nada mas oírlo; pero no era un rayo o un trueno, si no el llanto de un niño, el llanto de un bebé recién nacido en aquel pueblo, pero no eran llantos normales, no, esos llantos de recién nacido tenían mezclados llantos de dolor, llantos de tristeza, llantos que un pequeño recién nacido no debería emitir, llantos de dolor por el rechazo de la única persona que tenia. El pequeño bebé, fruto de una relación prohibida de la hija de la familia mas adinerada del pueblo con un plebeyo, con un hereje; lo que la familia consideraba un bastardo sin derecho a la vida y menos aun un sitio en la familia, así que, nada mas vio la luz del sol, el niño fue rechazado por su madre, no lo quiso siquiera mirar, lo rechazó y, aun teniendo escasos minutos de vida, el pequeño supo que su madre no lo quería y como todo niño, comenzó a llorar.

A partir de ese mismo momento, el pequeño fue de albergue en albergue, creciendo en sitios lúgubres y con una calidad de vida demasiado baja para cualquier ser humano, siendo tratado de la misma manera que lo llamaban, como un bastardo; pese a esto y de manera impresionante, el pequeño, al que pusieron el nombre de Mickael, siempre sonreía y mostraba un comportamiento afable por muy mal que le tratasen, por mucho bulling que sufriese el jamas contraatacaba, se mostraba como un buen chico, pero lo que nadie sabia era que en secreto planeaba de todo menos cosas buenas; quería matarlos a todos, en especial quien se atrevía a llamarlo bastardo, esas personas no tendrían perdón para el, pero por desgracia solo era un niño de 5 años que no sabia ni defenderse de los golpes que le propinaban los que eran mayores que el.
Cierto día, Mickael no pudo mas así que, aprovechando la noche, salio del albergue completamente solo y se echo a la vida en la calle, pese a que no sabia como podría vivir. Pronto, el pequeño de pelo blanco como la nieve se dilo cuenta fe algo, si estas en la calle, debes luchar por sobrevivir y eso fue lo que hizo; peleaba contra cualquiera, pronto aprendió a lanzar puñetazos teniendo solo 6 años, todo mientras en su cara adornaba una sonrisa. A medida que el tiempo pasaba, Mickael también se dio cuenta que los tenderos del pueblo se dejaban manipular con muchísima facilidad, un poco de teatro, voz de niño asustado, unas cuantas lágrimas de cocodrilo y ya tenia comida e incluso ropa para el resto de la semana.
Un año paso Mickael mintiendo y aprovechándose del buen corazón de los tenderos, en especial de los de edad avanzada y también metiéndose en peleas con los demás niños de las calles, aparentaba, igual que en el albergue, ser un niño risueño y agradable, hasta que ya no podía fingir mas y acababa a golpe limpio. Con ya sus 7 años, Mickael se fue un día a las afueras del pueblo, encontrándose allí con un cazador de muy avanzada edad y una chiquilla a su lado de quizás unos 8 años, apenas era mayor que el; el cazador era alto y pese a tener al rededor de sesenta y largos años, fuerte, no le resultaba difícil cargar un venado a la espalda y la niña tenia unos preciosos ojos verdes y el pelo rubio, dorado incluso, un rubio tan bonito que solo con ocho años ya parecía el pelo cuidado de una veinteañera. Importándole poco quienes fueran o de donde vinieran, Mickael se rasgo la ropa, puso cara de asustado y se tiro al suelo, raspandose las rodillas, para después echar a correr hacia ellos con lágrimas de cocodrilo en los ojos, llorando, diciendo que su madre se había ido, que lo había abandonado, que tenia miedo y no sabia donde podría dormir, suplicando ayuda desesperadamente y, como todo buen samaritano el viejo hombre de barbas blancas le dijo que les acompañase, era un niño pequeño y quería darle al menos un techo, una cama y un plato de comida. Cuando llegaron a la cabaña, la mujer del cazador, también de avanzada edad, una abuelita en toda regla, les estaba esperando y al contarle la historia de Mickael puso cara de pena y fue hasta un armario, tomando en sus manos una manta y poniéndosela encima para que no pasase frío con la ropa raída; sobra decir que el joven de pelo albino seguía actuando, con sus lágrimas falsas pero por dentro riendo, pensando que había encontrado por fin un lugar donde poder quedarse y vivir bien a costa de otros. Mientras cenaba un poco de lo que la familia le había dejado, la pequeña de rubios cabellos se sentó a su lado y se le quedo mirando - Hola... como te llamas? -Fueron sus primeras e inocentes preguntas, con ese tono propio de una niña pequeña y con una alegría enorme. En cuanto el chico se presento, ella se quedo pensativa hasta que su linda voz volvió a sonar- Mickael... es un nombre... bonito... pero que tal Mike? es mas corto y lindo! -Dijo con una enorme sonrisa que tuvo un efecto increíble en el niño falso y mentiroso que tenia delante, por un momento lo dejo encandilado, y solo pudo aceptar el pequeño apodo. Esa noche, Mike durmió en la que a partir de entonces seria su cama, pero le costo dormir, se quedo hasta las tantas mirando el techo, pensando en la sonrisa de la pequeña de cabello dorado, de nombre Minerva.
La vida en la casita no era mala, le gustaba tener la atención de los dos abueletes y todo lo que quería casi al instante, no tardo en convertirse en el mimado de la casa pero eso no quitaba que a Mike dejase de gustarle mentir, pues en mas de una ocasión se hacia a las calles para mentir a los tenderos de nuevo o para arreglar cuentas con los demás huérfanos de las calles; pero no tardo en ser descubierto por Minerva un día y en vez de contárselo a sus abuelos, Minerva le tomo de la mano y le rogó que dejase de hacerlo, que en su casa nunca tendría que mentir y que podría ser feliz; a lo que Mike pensó "Tanto da, mentir miento igual" pero ante los verdes y profundos ojos de Minerva, el chico volvió a quedarse como ido y acabo aceptando lo que la jovencita le pedía, fuese de buena o mala gana.
A partir de entonces, Mike se empezó a comportar como si fuese el verdadero nieto de los viejecillos, les ayudaba, y dejaba sus caprichos un poco de lado, digamos que se convirtió, gracias a Minerva, en una persona medio decente, aunque siempre tuviese su punto de mentiroso. Una mañana, Mike y Minerva salieron a dar un paseo cuando, a los pies de un árbol, vieron un cuervo negro como la noche, muerto y ensangrentado y a su alrededor cascarones rotos de huevo, la escena era grotesca y desagradable. En cuanto ambos alzaron la vista se encontraron con algo no muy bonito, en el nido del cuervo, una serpiente estaba devorando uno de los huevos; casi al segundo Minerva comenzó a  llorar, no solo era una  chica dulce y linda, si no sumamente empatica y que adoraba a los animales, así que al ver aquello no podía evitar deprimirse; Mike por su parte, sonreía al ver aquellas cosas, en especial la sangre, pero por algún motivo, quiso hacer algo, no soportaba ver a la pequeña llorar y no iba a permitir que una serpientucha causase ese llanto. Sin perder el tiempo, cogió una piedra y empezó a escalar por el árbol hasta llegar a una rama a la altura de la que tenia el nido y, con precisión milimétrica, lanzo, como si la cabeza de la serpiente fuese en ese momento una diana, y la piedra fuese un proyectil, hundiéndosela en el ojo. La serpiente cayo, muerta a los pies de Minerva que estaba bajo el árbol y Mike se acerco al nido para ver si había logrado salvar algo, y así era, pero solo un pequeño y frágil huevo, que seguramente la serpiente habría dejado de postre por su minúsculo tamaño. Pensando que la pequeña lloraría incluso mas, Mike bajo el nido lentamente y se lo acerco, disculpándose incluso por no haber podido hacer mas pero, casi de sorpresa, Minerva le abrazo con fuerza, casi tirándolo, repitiendo una y otra vez "Lo salvaste!" haciendo que, por primera vez en su vida, Mike se sintiese bien consigo mismo.

Desde ese día, los pequeños decidieron cuidar del huevo, así que le prepararon un sitio en el cobertizo que estaba al lado de la casa de los abuelos, dejándolo en una cajita, envuelto en algodones y mantas para que no pasase frío y cada día nada mas se levantaban, iban al cobertizo para cuidar del pequeño animalito que crecía dentro de los cascarones, se lo turnaban para darle calorcito y se pasaban horas juntas. Poco a poco, Mike se fue dando cuenta de que Minerva no solo despertaba su parte buena por ser una chica dulce, si no que, con apenas nueve años, el pequeño de pelo blanco se había enamorado perdidamente de ella y eso era lo que conseguía sacar lo poco bueno de el. Un día Mike se atrevió a decírselo y, casi como si fuese una película, ella le dijo que también le gustaba; so eran niños, era la relación de pequeños críos que todos han tenido alguna vez, iban de la manita y siempre había algún beso a espaldas de los abuelos, siempre y cuando no se estaban ocupando del huevo claro.

Un día que amaneció nublado, los pequeños se despertaron como de costumbre y fueron al cobertizo, dándose cuenta de algo entonces; el huevo se movía, algo dentro estaba dando golpecitos en la cascara para romperla y poder salir, había llegado el dia en el que el huevo se abriría y la pequeña criatura de dentro vería la luz. Mike y Minerva estaban entusiasmados, le animaban, lo llamaban y no tardo en abrirse una brechita y asomar un pequeño pico negro de el; hasta que, lento pero seguro, el animalito se fue abriendo paso y rompió el huevo de todo. Era un pollito que ni plumón tenia aun, evidentemente era feillo, pero para Minerva y Mike era precioso- Ha nacido Mike! ha nacido!! -Ambos acabaron incluso dando saltos en el cobertizo tomados de las manos y cuando el pollito comenzó a piar no dudaron dos segundos en ir a buscarle algo para que pudiese comer, aunque fuese a base de gusanos aplastados a mano y mientras le daban la pequeña papilla, Minerva miro hacia su joven pareja- Como lo llamamos Mike?... había pensado en Black Crow... significa cuervo negro... se que no es muy bonito... pero Crow le quedaría muy guay... -El joven peliblanco no pudo hacer mas que soltar una risilla y asentir, dando a entender que le gustaba.

Poco después, cuando Crow ya había desarrollado el plumón negro, una tragedia azoto la casa; el abuelo no había vuelto de una de sus cacerías, al menos, no entero. Encontraron al anciano muerto por el ataque de un gran felino cerca de la casa y tanto Mike como Minerva quedaron destrozados, a la par que asustados, si ese gran animal venia de nuevo, adiós.
Una noche se cumplió su pesadilla, ellos estaban en el cobertizo, cuidando del pequeño Crow cuando escucharon el crujir de la puerta de madera y, cuando se giraron distinguieron una figura felina adentrarse en el cobertizo, no sabían si podía ser un puma, un tigre, un ocelote muy grande... y tanto les daba, estaban en serios problemas. Mike no tardo en ponerse delante de Minerva la cual estaba delante del improvisado nidito de Crow pero pese a que ambos estaban dispuestos a defender al pequeño pájaro, aquel animal había acabado con el abuelo de Minerva, grande y fuerte, estaba claro que ellos dos no tenían posibilidades y menos cuando el felino escucho el piar del pequeño cuervo, ya que empezó a relamerse oliendo un sabroso tentempié. El animal dilo un enorme salto, pasando por encima a Mike y llegando en frente a Minerva, la cual estaba delante de donde su pequeño pajarito descansaba, protegiéndolo y ello le costo caro, dado que se convirtió directamente en el primer plato. El animal se le tiro encima, mordiendo y arañando sin piedad mientras Mike miraba atónito, hasta que algo en su cabeza se rompió, perdió la noción de lo que hacia y su consciencia se desvaneció. Cuando la mente de Mike volvió al mundo terrenal, Mike tenia las manos y los pies quemados, el cobertizo estaba convertido en cenizas y había llamas rojas por todos lados, las cuales se habían generado a causa de una de las antorchas que iluminaban el cobertizo y que Mike seguramente habria empuñado para pelear, solo el refugio de Crow estaba intacto. Minerva yacía en el suelo, casi muerta y el felino calcinado a su lado, ya sin vida. Mientras la lluvia comenzaba a caer, Mike se acerco a Minerva, arrodillándose a su lado, por primera vez, llorando de verdad; la pequeña levanto la mano y le acarició una mejilla, manchándole de sangre la cara- Mike... por favor... cuida de Crow... y no dejes que nadie os haga daño... no dejes que nadie te pisotee Mike... se fuerte... - Mike lloraba y rogaba que se quedase con el, que saldría de esa, era pequeño pero la desesperación se apodero de el y el dolor se plasmo en su cara. Minerva dejo caer la mano y no pudo hacer mas que susurrar- Cuida de el... es nuestro pequeño Crow... -En ese momento, los verdes ojos de la pequeña se apagaron y algo volvió a romperse en la cabeza de Mike, pero esta vez de forma permanente; lloró, lloró durante mucho tiempo hasta que, de entre los llantos empezaron a oírse risas, risas psicopáticas que daban a entender que la poca cordura de la que Mike disponía y su poco buen corazón habían desaparecido. Se levanto, manchado de sangre y cogió a Crow antes de que se mojase demasiado por la lluvia y muriese de frío, cubriéndolo con todo su cuerpo, manchándolo así también de la sangre de Minerva.
En ese momento los ojos de Mike se volvieron oscuros y su sonrisa tétrica, acariciando al pequeño cuervo lentamente- Los matare... los matare a todos... no dejare que nadie me pise... ya no podrán hacerme daño... ja... jaja... jajajajajajajaja!.... JAJAJAJAJAJAJAJAJAAAAAA!!!!!
Desde ese día, Mike Bloodnes andaba por las calles, ya no solo era falso y risueño a la par, si no que a partir de entonces, no dudaría en matar a cualquiera que se interpusiera en su camino. Un mago falso, cruel y mezquino que había perdido casi todo lo que tenia había nacido, e iba acompañado de un fiel y negro cuervo de ojos rojos.
avatar
Mensajes : 235
Fecha de inscripción : 12/11/2015
Nivel :
171 / 300171 / 300
Ver perfil de usuario

Mike Bloodnes
Rango B

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.