El eterno rencor de un espíritu herido [Entrenamiento]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El eterno rencor de un espíritu herido [Entrenamiento]

Mensaje por Mike Alegría el 14/09/15, 10:49 pm

El lugar era un diminuto cuarto de una vieja posada en una pequeña ciudad. Mike cayó rendido sobre la cama que parecía tan cómoda y afelpada. Ni siquiera se molestó en cubrirse con las mantas, simplemente se quitó los zapatos y se lanzó de lleno contra el colchón. De pronto una pequeña luz brilló junto a la desgastada puerta. Una joven de cabello blanco y ropaje negro apareció tras de él. Gemma. El espíritu, procurando no despertar al muchacho, subió sus pies arriba de la cama y lo arropo con una manta que se encontraba doblada junto a la silla. –Eres un desastre. Qué harías si estuviese solo ¿Eh?- La chica soltó un sonoro suspiro y se llevó la mano a la frente mientras observaba la luna llena a través de la ventana y recordaba aquel momento en que conoció al joven mago que cambiaría su vida.

Algunos meses antes...

En un recóndito pueblo, una joven de vistosos ojos azules que parecían opacados por sombríos sentimientos, caminaba por las polvorientas calles del lugar no pavimentado. La muchacha se detuvo en un callejón casi a la salida del pueblo y se introdujo en este para encontrarse con un grupo de hombres vestidos con chaqueta que parecían estar intentando pasar desapercibidos. La chica sacó una caja de madera y las ofreció a los sujetos. –El tónico que les prometí está aquí. Un solo trago y su energía estarán por las nubes.- Uno de los hombres se acercó ansiosamente a tomar la caja pero la muchacha lo retiró de su alcance. –Si no hay dinero, no hay entrega- Los hombres se miraron y abrieron paso a otro de los sujetos que le entregó a la joven un saco lleno de monedas que parecía estar algo pesado, pero nada que alguien no pudiese cargar. Le entregó el saco que resonaba por el dinero de su interior y esta le entregó la caja. –Caballeros, fue un placer hacer negocios con ustedes- La joven se volteó y comenzó a caminar, mientras a su espalda podía apreciarse la escena de todos los sujetos bebiendo casi frenéticamente el líquido entregado por la muchacha. En seguida estos comenzaron a retorcerse y a tomarse del cuello como si les quemara. Segundos después cayeron al piso, inconscientes. Esta chica era Gemma, el espíritu antes de conocer al mago.

“Los hombres son tan tontos. No hace falta nada tan elaborado para engañarlos. Una simple poción de sueño algo picante y ya están quejándose como bebés.” Pensó el espíritu. “No hay por qué tener remordimiento. Si ellos tuvieran la oportunidad harían cosas mucho peores. Odio a los hombres” De pronto un chico de cabello dorado comprando en un puesto ambulante entró en su rango de visión “Un niño con expresión de tonto inocente. Una presa fácil” Gemma se sentó sobre una piedra al costado de la tienda y comenzó a escuchar la conversación. Oyó al chico decir que necesitaba energías para continuar su entrenamiento, que sería el mago más poderoso. Inmediatamente después compro una paleta de helado doble, dejando al descubierto una gran bolsa con dinero. En cuanto el muchacho comenzó a caminar, Gemma lo interceptó. –Tienes el rostro de alguien con un gran destino. ¿Qué me dirías si te digo que puedo ver tu futuro?- El muchacho se emocionó -¿Lo dices en serio?- Gemma sonrió por lo bajo al ver que el joven había caído en su trampa. –¡Por supuesto! Puedo ver que serás un importante y poderoso guerrero en este tiempo. Y por un precio, puedo decirte que debes hacer para lograrlo.- El chico sonrió y puso sus manos tras su cabeza. –Tus ojos son muy sinceros ¿Sabes? Me muestran enseguida que no estás diciendo la verdad.- El espíritu abrió asustada unos enorme ojos. Intentó darse la vuelta e hizo el además de comenzar a correr al ver que había sido descubierta, sin embargo la mano del joven la detuvo tomándola por el brazo. –Es esto lo que quieres ¿verdad?- El chico mostró el saco de dinero y lo puso en su mano. –Es tuyo. Pero con una condición- El muchacho tomó un palito del helado con cada mano y partió la paleta en dos. –Acompáñame ¿Si? No me gusta comer solo- El chico le ofreció la mitad del helado con una enorme sonrisa. –Por cierto, mi nombre es Mike.- Gemma estaba completamente sorprendida ante la reacción del muchacho. Observó anonadada la sonrisa de Mike y la mitad de la paleta de helado que le ofrecía. Por algún motivo, el espíritu lo tomó. Ambos se sentaron en la alargada roca que estaba detrás de ellos, sin embargo Gemma no confiaba tan fácilmente-

Estuvieron hablando por casi una hora. Mike comenzó a contarle historias acerca de sus aventuras y Gemma comenzaba a bajar cada vez más su guardia. De a poco la chica comenzaba a reírse de las tonterías del joven. Entonces, de pronto, Mike dijo algo que dejó atónita al espíritu. -Sé que eres un espíritu estelar.- Gemma se sorprendió mucho y volvió a actuar a la defensiva. –¿Como lo has…? Eres un mago de espíritus ¿Cierto?- Mike sonrió –¡Bingo!- El espíritu se entristeció un poco “Así que por eso fuiste tan amable. Solo quieres que sea tu espíritu” pensó. Pero de pronto el muchacho se puso de pie. –Bueno, fue increíble. Muchas gracias por acompañarme- Luego de dedicarle una enorme y sincera sonrisa, se marchó. Gemma estaba cada vez más impresionada con los actos del chico, y por su cabeza solo rondaba la frase “¿Qué clase de persona es esa?” Acompañada de una agradable e inusual sensación.

Gemma estaba confusa e interrogante acerca del chico al que había conocido el día anterior, pero eso no iba a cambiar su pensamiento. Iba de camino a una nueva estafa. Unos hombres le pagarían millones por “leerles la mano”. “Claramente les gusta tirar el dinero” Pensó Gemma. Cuando llegó al punto de encuentro no había nadie. Lo que es raro porque ella siempre se preocupaba de llegar después de la hora acordada para no tener que esperar. De pronto varios hombres comenzaron a salir de todas partes y a rodearla. –Así que tú eres la mocosa que ha estado engañando a mis hombres ¿eh? ¿Creíste que podías meterte con mis peones y salir limpia de ello?- Gemma estaba preocupada. Eran demasiados y ella no podía enfrentarse a tantos. A duras penas hubiese podido enfrentarse a uno. Entonces se oyeron los pasos de alguien corriendo. En cosa de segundos Mike apareció dándole una patada voladora a uno de los hombres, abriendo un camino para que Gemma huyera. –Corre- Gemma corrió por el camino que le había abierto el muchacho y se detuvo para ver si el joven mago la seguía. En cuanto se volteo pudo ver a Mike luchando agitadamente contra todos los sujetos.

Después de un rato el muchacho había logrado acabar con todos. Gemma se acercó al mago y le ayudo a levantarse. -¿De dónde saliste?- Mike sonrió y se rasco la parte de atrás de la cabeza. –Bueno, iba camino a marcharme cuando vi un grupo de sujetos rodeando a alguien. Creí que había una persona en peligro así que heme aquí.- El chico se rio por lo bajo mientras Gemma ponía una nostálgica e insegura mirada. -¿Por qué me ayudaste?- Mike pareció confundido. –Pues ya te lo dije… Creí que estabas en peligro.- Gemma aún parecía rehacía a confiar en alguien –Ya veo… Entonces dime cómo puedo agradecértelo… No me gusta deberle cosas a nadie. A pesar de ser una estafadora, tengo mis principios.- Mike se rascó la cabeza sin saber que decir. Pero entonces su rostro cambió poniendo una expresión compasiva. –Dime… ¿Qué te causa tanto rencor?- El espíritu se sorprendió, tal y como lo había hecho con cada movimiento o palabra que salía del muchacho desde que lo conocía. –¿Por que…?- Gemma vaciló unos cuantos segundos pero luego suspiró pensando en que debía pagar su deuda y comenzó a hablar. –Hace muchos años… Cientos de años… Amé a alguien… Esa persona me abandonó sin ningún motivo ni despedida… Me traicionó… Se llevó mi felicidad- Gemma presionó los puños mientras hacía su mejor esfuerzo por retener las lágrimas e intentaba recordar el nombre del chico. –Mike… ¿Por qué no me pediste que fuera tu espíritu?- El chico bajo los brazos que se encontraba sosteniendo detrás de su cabeza y miró el piso con una pequeña sonrisa casi imperceptible. –No parecías querer que te lo preguntase.- Mike presiono ambos puños y dirigió su vista hacia la chica. –Pero ahora…- De pronto el chico hizo una reverencia, inclinando su cabeza y alzando la voz. -¡Prometo ayudarte a recuperar tu felicidad! ¡Por favor, seamos amigos!- Las palabras del joven mago fueron como un cañonazo derribando todas las murallas que consiente e inconscientemente el espíritu había levantado. Ya no pudo detener las lágrimas y mientras el chico levantaba la mirada algo cambió dentro de ella. Estiró su mano hacia el muchacho y asintió con su cabeza y un leve sonido. Mike se enderezó y tomó la mano de Gemma. Una luz comenzó a rodear al espíritu y en un abrir y cerrar de ojos la chica había desaparecido, dejando atrás solo una llave de color cobre en la mano del joven mago.
avatar
Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 22/06/2015
Nivel :
38 / 30038 / 300
Ver perfil de usuario

Mike Alegría
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.