¡Una cúpula no es suficiente para destruir mi amor! [Misión Rango D] [Akagane Akito]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Una cúpula no es suficiente para destruir mi amor! [Misión Rango D] [Akagane Akito]

Mensaje por Invitado el 16/06/15, 11:46 am

Flashback

Después de hacer el suficiente papeleo para hacerme oficialmente miembro del gremio, Emma me dice de ir a comer algo por las cercanías. Apoyo su idea ya que me siento con hambre y por el momento no tenía pensado hacer nada. Nos lleva mirar un largo y tendido rato los distintos locales de comida que hay por las cercanías, terminando por detenernos frente a uno pequeño de comida rápida. Tras entregarles algo de dinero, del que había estado ahorrando desde que empecé a trabajar, me dirijo a un banco y me siento junto a Emma para sacar de la bolsa la comida: unas formas rectangulares y amarillas y otra comida de forma esférica con varias capas, entre las cuales distingo un trozo de una planta, plano, y uno de carne. Emma decide empezar por las formas rectangulares llamadas patatas, pero yo comienzo por darle un gran mordisco a la "hamburguesa". Me quedo maravillado ante su sabor y termino por devorarla en segundos, al igual que Emma con sus patatas.

Tras inflarnos, regresamos al gremio para comenzar a buscar ya alguna misión, prestando mi atención a una en concreto que supone algo de riesgo; la acepto sin pensarlo dos veces. Es cuando me dicen que debería hacerla junto a otra persona, por lo que voy hablando con cada miembro hasta toparme con uno al que le interesa hacer la misión conmigo.


Tras realizar todos los preparativos y acordar nuestro punto de encuentro entre Akito y yo, decidí dirigirme a la entrada del gremio, pero es cuando recuerdo que tengo a Emma justo detrás mía por lo que me detengo. En la misión ponía que la ciudad estaba bajo cuarentena, así que no puedo arriesgarme a llevármela conmigo. Me inclino de rodillas y le explico a Emma que no puede venir, y que espere en el gremio. Aunque al principio se niega a quedarse sola, consigo convencerla tras proponerle una recompensa de diez golosinas si aceptaba. Tras ajustar el último cable suelto, me dirijo a la entrada del gremio y parto con Akito hacia la localización de la ciudad, aunque nos mantenemos a cierta distancia ya que tenemos que prepararnos antes de entrar en la zona peligrosa. En ningún momento logro escuchar qué magia usa, así que decido adelantarme y ajustar el plan antes de iniciarlo.

-¿Tienes algo para protegerte? -tratándose de una enfermedad, lo primordial es introducirse en algún traje, pero yo lo dejé de lado ya que dispongo de una transformación que me cubre por completo, otorgándome algo de protección; de todos modos, deberemos actuar rápido porque no estoy seguro del tiempo y seguridad que me pueda dar la transformación.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Una cúpula no es suficiente para destruir mi amor! [Misión Rango D] [Akagane Akito]

Mensaje por Akagane Akito el 17/06/15, 02:40 am

"Me abuuuuurroooo"

Es este el primer pensamiento que surca la mente del joven Akagane una vez ha abierto los ojos por la mañana y ha clavado su mirada en el techo de su habitación en los dormitorios del gremio. Después de solo pasar unos segundos en silencio ya se siente tan despierto como si hubiera tomado diez bebidas energeticas y diez cafés de un solo tirón. De verdad, este muchacho es imparable. Y el problema es ese: que se aburre, y creedme, más vale mantener entretenido al chico conocido como Akagane Akito, porque si no lo haces... nunca sabes lo que él mismo puede llegar a hacer para entretenerse.

Por suerte, esta mañana ya tiene una idea en la cabeza, por lo que se levanta de la cama se cambia de ropa, coloca su rojiza gorra sobre su cabeza y sale animadamente en dirección al gremio con el único fin de recoger una misión del tablón para poder llevar a cabo alguna tarea entretenida. Es precisamente cuando entra por la puerta del gremio y se encuentra con un muchacho de tez oscura cuando empieza a sonreír y siente que todo ese aburrimiento podría desaparecer en cualquier momento. Solo escuchando lo que el chico le tiene que decir y entendiendo que está buscando alguien para llevar a cabo una misión, sin ni siquiera escuchar por un solo segundo de lo que trata esta, el joven de rojiza mirada y picaresca sonrisa simplemente da un par de palmadas en la espalda de su compañero gremial y anuncia con una amplia sonrisa entre labios:

-¡Claro, puedes contar conmigo, seguro que nos lo pasamos genial!

Después de esto solo han de acordar una hora en la que se encontrarán en la puerta del gremio. Akagane no tiene problema alguno, por supuesto, pues no tiene ningún tipo de preparativo que hacer: ira la misión sin ningún tipo de conocimiento o preparación previa hace las cosas más interesantes a la par que peligrosas, ¿Verdad? ¡Tanto mejor para él! Por eso el muchacho se limita a deambular de un lado a otro en el interior del gremio, impacientemente, hasta que se vuelve a encontrar con su novato compañero y se encaminan los dos dirección a quiénsabedónde -por supuesto el de azabache cabellera no lo sabe- y quiénsabeporqué -una carencia más del impetuoso y aburrido muchacho-. En fin, fuera como fuere... seguro que al menos se va a divertir mucho con todo eso.

-Oe oe, etto... ¿Hen-chan? Tengo una pregunta que hacerte.-ni siquiera mientras se encuentran en el interior del tren que les llevará al supuesto lugar indicado, Akito es capaz de quedar en silencio, sino que observa a su compañero con gesto divertido y curioso- No te preocupes, no es nada sobre la misión, ya veré de qué va eso cuando toque.-porfavor, ¿Pensar que a él pudiera preocuparle que estuviera a punto de enfrentarse a una situación que fácilmente se le puede escapar de las manos? Ni en broma... es mejor tratar temas mucho más banales y quizá... delicados- ¿Por qué te arrodillaste delante de la chica cuando le dijiste que se quedara esperándote? ¡Ja ja ja ja! ¿Es una princesa o algo parecido? No tenía nada que hacer así que solo daba vueltas por el gremio y os vi, y aun ahora que lo pienso me sigue pareciendo muy raro. ¡Ja ja ja! Es como si fuera tu mamá o tu niñera y tuvieras que pedirle permiso para algo, ¡Tan patético!

Con unas palabras carentes de maldad el muchacho portador de llaves celetiales ni siquiera se da cuenta de que puede estar resultando ofensivo o violento con el enunciado que sale de sus labios, el cual probablemente dejará a su compañero en una extraña posición. No es una forma muy diplomática de entablar una relación de compañerismo. Mas este tipo de convenciones sociales no importan en lo más mínimo al e sanguinolienta mirada, quien simplemente sonríe con gracia y ahora desvía su mirada hacia la ventana para ver pasar todo aquel paisaje a la grandiosa velocidad a la que se mueve el tren.

-¿Uh? ¿Algo para protegerme?-la pregunta por parte del otro chico vuelve a llamar la atención del protagonista de nuestra narración, quien solo gira el gesto en su dirección, parpadea dos veces y vuelve a exhibir una amplia y esbelta sonrisa- ¡Oh! ¿Tiene algo que ver con la misión? Je je... perdón, perdón, vine aqui tal y como ves, sin nada especial. Y no sé de que se trate, pero... no creo que Sol, Mercurio o Júpiter puedan hacer algo para protegerme... ¿No vale con dar martillazos al aire y hacer que lo que sea que nos ataque retroceda?-con gesto gracioso y despreocupado Akito, casi como un niño de primaria, saca la lengua ligeramente y sigue sonriendo, tras lo que se da cuenta de que el tren ya está llegando a su destino- ¡Oh! Parece que ya llegamos. Ahora, ¿Desde aquí a dónde tenemos que ir? ¡Seguiré sus indicaciones, jefe! ¡Ja ja ja ja!
avatar
Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 03/06/2015
Nivel :
18 / 30018 / 300
Ver perfil de usuario

Akagane Akito
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Una cúpula no es suficiente para destruir mi amor! [Misión Rango D] [Akagane Akito]

Mensaje por Invitado el 17/06/15, 03:06 am

¡Claro, puedes contar conmigo, seguro que nos lo pasamos genial!, eso es lo que obtuve como respuesta, sin siquiera darme tiempo a explicarle la misión. Pero no importa; por fin dispongo de un acompañante. Decidido, realizo todos los preparativos -que simplemente es saber a quién dejar a cargo de Emma- y me dirijo a la entrada del gremio para encontrarme con Akagane Akito, mi acompañante, y dirigirnos luego al tren para poder ir a la ciudad de la misión, la cual quedaba bastante lejos.

Cuando el tren comienza a arrancar, miro emocionado por la ventana lo rápido que va, y lo que le hubiese gustado a Emma si pudiera venir con nosotros. Pero no importa, seguro que la podré llevar en otra ocasión. Es entonces, cuando llevamos un pequeño tramo del camino, cuando Akito me quiere preguntar algo. La verdad es que no entiendo bien a quién se refiere hasta que recuerdo que solo me arrodillé frente a Emma, así que doy un leve golpe de mi puño derecho sobre la palma de mi mano izquierda, entendiendo todo e ignorando las últimas palabras que dice.

-Emma es mi familia. -a Hendrick no le supone ningún problema ser franco ya que, tras vivir entre animales, ha aprendido que estos pueden saber la verdad por mucho que mientas, así que es mejor ir de frente con la verdad siempre arriba para que no puedan usar las mentiras contra ti.

imagen de emma:
Su tamaño viene siendo como el de un Exceed, aunque puede que un poco más bajo.

Hasta que no llegamos a las afueras de la ciudad no volvemos a decir nada ninguno, aunque a mí no me importa ya que observo el paisaje desde la ventana como un niño pequeño; nunca había montado en un tren y resulta emocionante verlo todo ir tan deprisa. Seguro que algún día podré volar así de rápido con mi Underworld armor, cuando aprenda a controlarla perfectamente.

-En la misión dice que tenemos que entrar en una ciudad que está en cuarentena para coger una carta, de un tal Romeo, y llevársela a otra persona llamada Julieta, que vive en las cercanías de la ciudad. Por eso te pregunto por si tienes algún traje o algo, ya que no podemos arriesgarnos a un contagio y a que podamos extender la enfermedad por Fiore. -tras explicarle los detalles, y de que me llame jefe -sintiendo algo de emoción al oírlo- le indico el lugar de la posible entrada, encontrándola en una parte de la cúpula por la que, por suerte, podemos pasar. Pero antes debemos prepararnos, por lo que rebusco en mis bolsillos en los que encuentro un pañuelo.

-Póntelo alrededor de la boca; supongo que es mejor que nada. -le sugiero, ya que no parece tener nada que lo proteja, mientras le entrego el pañuelo.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Una cúpula no es suficiente para destruir mi amor! [Misión Rango D] [Akagane Akito]

Mensaje por Akagane Akito el 17/06/15, 04:17 am

El veloz automóvil acaba por frenar y parar por completo en una estación que no se encuentra en el interior de ninguna ciudad, solo camino intermedio que lleva por una vía a la aldea en cuarentena, y por la otra a aquella villa vecina que por suerte se salvó de la epidemia.  Por supuesto, el camino que han de seguir nuestros dos jóvenes personajes es el de la derecha, aquel que les llevará hacia su contratante, a quien deberán encontrar para que les entregue el objeto de su misión. Claro, Akito no sabe nada de esto, por lo que solo sigue los pasos de su acompañante, mas no en silencio pues no deja de silvar animadamente y canturrerar la letra de una animada canción. Sin embargo, cuando el otro chico empieza a hablar y contarle sobre los detalles de la misión calla, frunce el entrecejo y chasquea la lengua.

-Tch, así que al final no van a haber sorpresas, ¿Eh?

Sin embargo, hay algo en las palabras del muchacho que hacen que aquella mirada ígnea brille con inensidad, aparecienbndo un fulgor en ella y haciendo que la sonrisa en los finos labios se ensanche. Ha dicho... ¿Epidemia? La emoción empieza a crecer en el corazón del chico, quien ahora no puede dejar de pensary juguetear moviendo los dedos de su mano derecha. Eso suena muy interesante para él. Una epidemia, ¿Eh? ¿Y que pasaba si esta enfermedad se propagaba "accidentalmente" por todo Fiore? ¿Acaso no sería divertido? Eso es lo que sugieren sus pensamientos Claro, ni siquiera este muchacho es tan descabellado o ignorante como para dejar que una enfermedad letal se propague, pero... ¿Y si la enfermedad no fuera tan grave? Por ejemplo, imaginad una enfermedad que solo hace que un gran número de berrugas crezcan en el cuerpo ajeno. ¿No sería divertido vivir en un mundo en el que todos sus habitantes son feas criaturas berrugosas? ¡Ja ja ja! Cuanto poco sería interesante. La sonrisa del joven esconde esos dementes pensamientos, mientras empieza a planear mentalmente cómo podría hacer para conseguir que la enfermedad saliera efectivamente al exterior. Quizá tuviera que trabajar como un sujeto de pruebas y llevársela consigo. Sería una opción efectiva ju ju ju... en fin, ya pensaría en lo que hacer con eso de ahí en adelante.

-¡Wo! ¡Sí que tienes recursos preparados, jefe!-anuncia el chico fingiendo y ocultando su emoción, tomando el pañuelo y colocándolo debilmente alrededor de su boca y nariz- Quizá después de esto tenga una deuda de vida contigo, ¡Ja ja ja!

Finalmente, encontrándose frente a la cúpula transparente, los dos jóvenes se dirigen en la dirección donde debería hallarse la supuesta entrada a la ciudad, pero todo parece igual: toda la cúpula es transparente, por lo que resulta dificil adivinar qué parte de ella serviría como entrada hacia aquel lugar. Podrían solamente palpar hasta dar con el lugar oportuno, pero eso seria demasiado aburrido y tardarían demasiado tiempo, por lo que, tal y como piensa el peliazabache... ¿Acaso no sería mejor abrirse paso por ellos mismos?

-¡Yosh, déjamelo a mí Hen-chan!-con un solo movimiento la mano derecha del joven se dirige a su cinto, allá donde se encuentran guardadas sus llaves, y saca una de ellas al azar- ¡Oh! ¡Júpiter! ¡Lucky! Seguro que a Sol no le habría hecho gracia que le llamara para algo cono esto. En fin... ¡¡Desciende a la tierra de tus hijos, Júpiter!!

Al tiempo que pronuncia estas palabras el joven esgrime su cobriza llave como si se tratara de una espada, llevando a cabo movimientos rápidos y lineales hasta acabar estirado hacia el frente, moviendo la llave como alguien lo hiciera al abrir una puerta. Al instante un poderoso rayo resuena en el ambiente, para luego convertirse en un trueno que cae desde lo alto del cielo frente a los dos magos de Fairy Tail, dando muestra de la grandiosa figura de un corpulento sujeto de nobles ropajes y cabello rojizo.

-¡Waaaaaa! ¡Hacía mucho tiempo que no me llamabas, chavalín! ¡Ya empezaba a preocuparme de que te hubieras quedado en quiebra después de nuestra última borrachera! ¡Ja ja ja ja!

-Qué va Jup-san, solo es que he pasado unos días muy aburridos. Espero que tenga más oportunidades para llamarte de ahora en adelante. Ahora, si no te importa... ¿Empezamos con el trabajo?

-¡Ja ja ja ja! ¡Como quieras muchacho, mientras cumplas tu parte del trato me tendrás siempre de tu lado! ¡Change!

Al instante siguiente la robusta figura empieza a verse rodeada por relámpagos y al instante brilla, reduciendo su tamaño frente a la mirada de ellos hasta tomar la forma de un martillo de medio tamaño, el cual sujeta el de rojjizos ojos con la diestra al extenderla y tomarlo del pomo. Observa el arma y sonríe para sí.

-Será mejor que te alejes un poco, Hen-chan.-advierte el portador del martillo mientras estira el brazo hacia un lado, empezando a girarlo repetidas veces describiendo un a circunferencia con él y ganando cada vez más fuerza cinética- Y bien, jefe, la decisión es suya, ¿Dónde debería estampar este grandioso sello?-si rompiera la cúpula o creara una grieta lo suficientemente como para filtar la enfermedad tanto mejor para él, al fin y al cabo... ju ju ju... ahora ese era su objetivo.
Júpiter:
avatar
Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 03/06/2015
Nivel :
18 / 30018 / 300
Ver perfil de usuario

Akagane Akito
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Una cúpula no es suficiente para destruir mi amor! [Misión Rango D] [Akagane Akito]

Mensaje por Invitado el 17/06/15, 07:01 am

El comportamiento me resulta un poco extraño. ¿Se siente emocionado por entrar en un lugar que puede portar una grave enfermedad? Pero paso de entrar en detalles, y es cuando este hace uso de su magia: Espíritus Celestiales. Nunca había visto ninguno de cerca, por lo que me sorprendo al ver aparecer uno en frente mía y que, tras una corta conversación entre Akito y el Espíritu Júpiter, se convierte en un martillo -que parece pesado- que suelta chispas. Al momento me doy cuenta de que Akito piensa crear un agujero en la cúpula, pero doy gracias que me pregunte qué hacer porque así lo detengo sin causar problemas.

-No es necesario romper la cúpula. -le aviso antes de hacer tontería. Entonces, mi cuerpo comienza a brillar y utilizo mi magia para adoptar la forma de Red demon, un gran demonio rojo con enormes cuernos y pinchos sobre sus manos, brazos y espalda. -Yo me encargo de entrar. -y, dicho eso, me acerco a la cúpula para comenzar a cavar justo al lado de esta, arrancando grandes trozos de tierra en pocos segundos. En un rato, de unos cinco minutos aproximadamente, llego a crear un agujero lo suficiente grande por el que podamos pasar los dos y que nos lleva al interior de la cúpula, a una de las calles. Al poco de entrar cambio rápidamente de forma a la de Underworld armor, extendiendo mis alas para intentar crear una fuerte corriente de viento que nos permita caminar con menos posibilidades de peligro a quedar infectados. -Vamos. -saco el mapa y me sitúo en él gracias a un letrero en el que pone el nombre de la calle en la que estamos, la cual consigo encontrar en el mapa, señalando luego el camino que debemos tomar -a pie- para llegar hasta la casa del que encargó la misión.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Una cúpula no es suficiente para destruir mi amor! [Misión Rango D] [Akagane Akito]

Mensaje por Akagane Akito el 07/07/15, 04:33 am

Parece que la idea del peliazabache de romper la cúpula para entrar no ha sido bien recibida, sino que su compañero tiene una idea diferente, más eficiente, para hacer el trabajo. Sin embargo, aun cuando ve como el mago de transformaciones trabaja cavando un hoyo en el suelo, aquel que se molestó en invocar uno de sus espíritus no parece satisfecho, ni mucho menos, sino que frunce el entrecejo y bufa graciosamente mientras cruza los brazos. Vaya, así que no tiene que hacer nada para pasar a dentro, ¿Verdad? Sí que son convenientes las habilidades del peliblanco. Tch... ¡¡Pero da igual!! Él no tenía ninguna intención de quedarse atrás, aquello es ahora una competición para cavar el hoyo más grande.

Así es como lo ve el muchacho, quien se acerca al igual que su compañero al frente de la cúpula y empieza a dar fuertes martillazos sobre el suelo. A cada golpe una pequeña cantidad de tierra se desprende del mismo, pero la proporción es infinitamente inferior a la que logra el otro cavando, por lo que cuando el de morena piel ya ha acabado el peliazabache aun no ha logrado hacer un hoyo de más de dos meros de profundidad. Aun con el entrecejo fruncido gira el gesto en dirección al primero de los hoyos, chistando y bufando de nuevo. Al final sí que ha conseguido derrotarle en la competición. Por simple despecho, el de carmesí mirada solo levanta el brazo y dirige un duro golpe con su martillo sobre la cúpula, causando un sonido retumbante y  haciendo que una ligera grieta aparezca en la misma., nada más que eso. Seguidamente, sin ekmbargo, acaba por respirar hondo y tranquilizarse, pasando a través de la larga entrada hacia el interior de la ciudad.

-Si que tiene usted habilidades útiles bossu, ¡Y su transformación es mega cool! Pero si quisiera hacerme caso, no intente ligar con las chicas usándola. También resulta un poco repugnante. Es más, si le ven con ella probablemente solo consiga que huyan de usted.

Sin preocuparse en lo más mínimo por nada más, ni por ser contaminado ni por nada parecido, los dos magos siguen avanzando por la dirección en la que les es menester para llegar a la casa de su cliente, el uno con la transformación de demonio activa, el otro con el martillo en su diestra y girándolo repetidamente creando constantes órbitas circulares. En estas circunstancias, a medida que andan la gente que hay en la calle de la ciudad en cuarentena no puede evitar centrar su atención en estos extraños sujetos, y eventualmente alguien acaba por llamar a la policía advirtiendo de los extraños sucesos. De este modo, cuando apenas llevan diez minutos andando por la calle, un sujeto de vestimenta policial y placa en el pecho acaba por aparecer en el campo de visión de estos dos silfos, acercándose a ellos a la carrera y presentándose frente a ambos mientras los mira con cara de pocos amigos.

-Disculpen, debo pedir que se identifiquen. Está prohibido portar un arma como esa por la calle...-dice mientras mira el martillo- Y no tenemos constancia de que vivan seres tan... em... particulares en nuestra ciudad.-añade esta parte mirando al transformista demoníaco- De cualquier forma, identifíquense, por favor.

-¿Que nos identifiquemos? Vaya descarado que es usted desconfiando de nosotros.-anuncia el de mirada carmesí mientras cruza los brazos a la altura del pecho- Me llamo Akito, Akagane Akito, y tanto mi compañero como yo somos magos del gremio Fairy Tail, hemos venido desde Magnolia para cumplir con una misión que se nos ha encargado. ¿Algún problema con todo eso?
avatar
Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 03/06/2015
Nivel :
18 / 30018 / 300
Ver perfil de usuario

Akagane Akito
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Una cúpula no es suficiente para destruir mi amor! [Misión Rango D] [Akagane Akito]

Mensaje por Invitado el 07/07/15, 07:31 am

Por alguna razón mi compañero comenzó a escavar otro agujero al lado del mío, pero para cuando llego a entrar dentro de la ciudad y miro a mis espaldas veo que Akito no llegó a excavar mucho -normal si usa un martillo- pero sí que llega a hacer una brecha en la cúpula, suficiente para poder pasar por ella. Esto último me hace quedar mirándolo unos segundos antes de escuchar su comentario.

-Lo sé; mucha gente huía de mí al verme porque pensaban que era un monstruo. -le respondo mientras cambio mi transformación a la de la armadura para no sufrir un mayor contagio, a diferencia de mi amigo que entra como si nada pero decido no decir nada ya que a estas alturas no sirve de nada; solo espero que no pase nada malo.

La gente de la ciudad se muestra completamente desanimada y con pocas fuerzas, a excepción de un policía que se presenta en frente nuestra y nos pide que nos identifiquemos.

-Le aseguro que acabaremos rápido nuestro trabajo, así que no se preocupe. -aunque al principio el policía se muestra bastante reacio a dejarnos andar a nuestras anchas, al final conseguimos convencerlo por poco. Tras verlo marcharse por una esquina, vuelvo a sacar el mapa para comprobar la ruta y veo que ahora tenemos que cruzar en la dirección contraria al policía, así que le hago un gesto a Akito para que me siga.

-¿Y como es eso de tener Espíritus Celestiales? -no puedo negar que tengo cierto interés por ese tipo de magia, así que le pregunto por intentar conocer más esa magia.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Una cúpula no es suficiente para destruir mi amor! [Misión Rango D] [Akagane Akito]

Mensaje por Akagane Akito el 14/07/15, 03:08 am

La labia y la capacidad persuasiva del peliblanco parecen ser suficiente para hacer que la preocupación del policía simplemente pase de largo y les deje seguir adelante sin más impedimentos. El de ojos rojizos, quien había optado por tratar al sujeto de forma arisca e intimidante, no puede más que sentirse asombrado y alabar a su compañero de misión, preguntándose si tendrá algún tipo de capacidad persuasiva o seductora con los policías para que le hagan caso de esa forma. Es decir: era normal que les hubieran parado, y lo más lógico habría sido que les llevara a la comisaría, les retuviera o les devolviera al otro lado de la  cúpula sin miramientos y sin atender a excusas. Pero ese no ha sido el caso en esta ocasión, por eso el de mirada rojiza siente ahora un mayor respeto por quien le acompaña, a la par que un alto grado de curiosidad.

-¿Uh? ¿Tener espíritus?-pregunta el joven sin entender al principio la pregunta; al comprenderla, sin embargo, empieza a reír- ¡Ah! Es muy divertido en realidad, pero también es difícil mantenerles conformes. Hay algunos que son más simpáticos y hacen caso más fácilmente, pero para invocar a Júpiter por ejemplo tengo que llevarle de borrachera una vez al mes, si no se enfada y no me hace nada de caso. Es como dar algo para recibir algo a cambio.

-Y te recuerdo que la semana que viene ya se cumple el plazo chaval, así que no me hagas esperar mucho. ¡Jaajajajaja!-responde la voz del espíritu desde su forma martilleante.

-Lo sé, lo sé, no me he olvidado de eso. ¿Por qué no te nos unes la próxima vez, Hen-chan? Jupi es un poco bruto, pero cuando bebe se vuelve muy gracioso. Bebe como un tonel sin fondo, y si no le sirven más alcohol empieza a destrozarlo todo a golpes.

-¡¡Al rey de los dioses no se le puede negar un trago cuando lo exige!! ¡¡Jajajajaja!!

Entre tanto, mientras la conversación sigue adelante, el de oscuros caberllos estira su brazo derecho, aquel que porta el martillo, hacia un lado y lo gira repetidamente tal cual lo hizo para romper la cúpula. Ahora, sin embargo, lo hace solamente porque el músculo se le ha agarrotado un poco y necesita estirarlo, aunque la apariencia desde fuera sea la misma como si fuera a dar un golpe de martillo en cualquier momento. De esta forma, aquel joven que se encuentra mirando a los dos magos sentado en un banco, frente a lo que parece ser una modesta casa, se asusta al ver a tan animado y violento sujeto, levantándose en el acto por miedo y corriendo hasta entrar en el edificio y cerrar la puerta tras de sí. El mago de espíritus pestañea un par de veces, sin entender lo ocurrido, pero finalmente hace un gesto de incomprensión y solo camina en dirección al banco, sobre el que parece haber quedado algún tipo de sobre blanco.

-Me parece que nuestro cliente es un poco tímido.-anuncia el de mirada carmesí mientras recoge el objeto caído y lo observa, entregándosela a su compañero en el acto- ¿Es esta la carta que se supone que tenemos que entregar?
avatar
Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 03/06/2015
Nivel :
18 / 30018 / 300
Ver perfil de usuario

Akagane Akito
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Una cúpula no es suficiente para destruir mi amor! [Misión Rango D] [Akagane Akito]

Mensaje por Invitado el 15/07/15, 11:34 am

Según me cuenta Akito, logro entender lo interesante y justo de la Magia de Espíritus Celestiales: dar y recibir, equitativamente. Desde luego es un sistema ambiguo pero muy efectivo ya que cada espíritu tendrá sus propias preferencias, pero no llegarán a ser imposibles ya que querrán contar con algún usuario, digo yo.

-Me parece bien; suena divertido. -respondo ante la oferta de ir a tomar algo, cosa que me encantaría hacerlo sobre todo si voy acompañado; cansa un poco estar siempre bebiendo yo algo de alcohol y Emma algún que otro zumo o agua, pero no puedo decir que esté agotado del panorama porque la pobrecita podría malentenderlo y pensar que quiero abandonarla; ya ocurrió una vez y seguro que vuelve a pasar lo mismo como no cuida mis palabras.

Cuando llegamos a las cercanías de la casa donde supuestamente está el hombre de la misión, este sale corriendo hacia el interior de la casa. Como dice Akito, este parece ser bastante tímido o le asusta que hayamos aparecido -algo normal, teniendo yo la forma de un demonio y Akito usando un martillo con el que no para de dar vueltas como a punto de lanzarlo- pero yo me limito a acercarme y ver la carta que me señala mi compañero, la cual parece ser la carta de la misión al tener en la parte de atrás escrito: Julieta.

-Sí, es esta; tiene escrito el nombre del destinatario. -le comento mientras le muestro el nombre y, a continuación, le pido que guarde la carta ya que yo no cuento con bolsillos en esta forma y no me parece muy seguro llevarla en la mano.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Una cúpula no es suficiente para destruir mi amor! [Misión Rango D] [Akagane Akito]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.