Time to say goodbye [Nill]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Time to say goodbye [Nill]

Mensaje por Ryou el 24/05/15, 02:44 pm

Había pasado más de una semana con la muchacha, porque al parecer estaban más alejados de la sociedad como creía, aunque no lo dudaba, se había aislado buscando un lugar en donde nadie pudiese encontrarlo… nunca. Para su mala suerte la muchacha que acarreaba a todos lados y que últimamente debía cuidar como si fuese una niña lo logró encontrar terminando aquel juego de las escondidas que se empeñó en jugar con el mundo completo. Frunció el ceño al ver como el sol amenazaba con desaparecer, otro día que daría por perdido. Cerró sus ojos y lo escuchó, un sonido peculiar ¡Uno rítmico! Lo conocía, miró a Nill unos segundos para adelantarse unos cuantos metros en una corta carrera.

No pudo evitar sonreír al encontrarse un pequeño pueblito más adelante, no era muy grande pero poseía estructuras de grandes proporciones, por lo que sospechaba que debía ser en parte turísticos. Regresó por sus pasos hasta encontrársela, entonces soltó un suspiro largo, como si el cansancio del viaje por fin hiciera efecto en su cuerpo.

Bien, lo prometido es deuda, te he traído de regreso — comentó caminando junto a ella entre la maleza hasta acercarse al espacio rural — Es hora de decir adiós, Nill

La miró por unos segundos sin saber qué más decir, por lo que no comentó nada más. Simplemente acomodó aquella capa que traía escondiendo su rostro, para luego observar a la distancia un enorme edificio. Caminó sin mirar atrás dirigiéndose hacia el lugar que le pareció más pertinente. El letrero de afuera le indicó que no era sólo una posada ¡Claro que no! Unas termas eran la principal atracción. Sonrió internamente pensando en que darse un gusto de vez en cuando no estaría mal ¿No?

Miró de reojo a la rubia, como si fuese una completa extraña para él, porque se lo había advertido, él no sentía nada por nadie y … nunca lo haría.

_________________
avatar
Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 18/04/2015
Nivel :
64 / 30064 / 300
Ver perfil de usuario

Ryou
Rango C

Volver arriba Ir abajo

Re: Time to say goodbye [Nill]

Mensaje por Invitado el 27/05/15, 07:15 pm

‘Diversión’ era lo que había sentido la joven de cabellos rubios esta última semana. A pesar de que esta había salido a ‘una misión’ en aquella cueva, jamás se hubiese imaginado a la gran persona que conocería dentro de esta. Ella tenía discernimiento que el rubio era una persona con un carácter muy peculiar, pero eso para ella era más que mal una forma de ser de él y esta lo aceptaba. Aunque por mucho no fuese una buena personalidad para cualquier persona, Nill era de pocos amigos, por eso mismo lo aceptaba. Al menos, así lo veía a ella. Cosa que quizás era muy distinta a los ojos del rubio, quien lo sabía, al menos, ella no.

Pero ahora un extraño sentimiento de ‘tristeza’ se apoderaría del cuerpo de la maga elemental de Luz. A pesar de que lo había pasado muy bien, el haber conocido al menos ‘un poco’ más del joven le hacía sentir más que plena. Sabía muy bien que este no quería verla más, pero para alguien cómo ella nunca había un ‘jamás’ en su forma de ver. Ya que si esta se lo proponía, Nill haría todo lo que fuese posible para alcanzar sus metas y uno de sus tantas metas, era poder ser amiga de él y verlo aunque sea, otra vez más y que no todo quede en el olvido.

¿Eh? — Preguntó sorprendida, mientras que caminaba junto a él para encontrarse ambos con un pueblito que estaba a lo lejos de donde estaban. — ¿Ya… se acabó todo? — Dijo con tristeza la joven maga, mientras que ambos avanzaban hacia dicho pueblo, para posteriormente ‘cosa que no quería ella’ el separarse.

Ambos habían llegado al pueblo, viendo muchos letreros. Nill no conocía mucho de esas cosas, al menos el pueblo en donde estaba ella era totalmente desconocido y era la primera vez que estaba ella en ese lugar. El rostro triste de la joven maga estaba más que claro, sus ojos un tanto vidriosos, mientras que veía cómo Ryou se alejaba una vez más de ella. — ¡Espere! — Gritó con miedo la joven alada, mientras que notaba el cuerpo del rubio que se alejaba poco a poco de ella. — Quiero… Agradecerle por todo lo que hizo por mí. S-Sé que quizás fui una molestia este último tiempo, pero le debo una muy grande. — Le hablaría la maga, mientras que se inclinaba un poco para poder hacer una pequeña reverencia de agradecimiento por los tratos que este le había dado a ella.

Nill estaba inmensamente contenta, pero aun así estaba muy triste. No tenía ninguna moneda cómo para viajar a su ciudad, que ni siquiera sabía cómo se llamaba… ¡Así de mal estaba ella! Por eso mismo levantó un poco el rostro para poder mirarlo nuevamente — C-Cuídese… — Ella comprendía que era una molestia, pero aun así, para ella, no era una causa para no agradecerle. Mientras que una pequeña lagrima caería por el lado izquierdo del rostro de ella. Nill... No quería decir adiós, aún.

Volver arriba Ir abajo

Re: Time to say goodbye [Nill]

Mensaje por Ryou el 27/05/15, 08:26 pm

No puso ni un pie en la posada cuando la voz femenina que conocía desde más de una semana resonó por sus oídos, sabía quién era y se negaba rotundamente a mirarla ¿Por qué simplemente no lo dejaba en paz? Cerró sus ojos repasando sus palabras, era obvio que le diría aquello ¿Cómo podría haber pensado lo contrario? Soltó un suspiro suave cruzándose de brazos, no quería más problemas ¿Por qué ella lo hacía tan difícil?

Te dije que no me agradecieras más — comentó en el marco de la puerta — ¿Cuántas veces tendré que decírtelo?

Cambió se dirección para luego comenzar a caminar, cuando estuvo cercana a el ser alado le tomó la muñeca sin mucho cuidado y tiró de ella sin mirarla en ningún segundo, no quería ver su rostro, además que aquel sería el último favor que le haría ¡Ninguno más! La guio hasta la recepción en donde un hombre se encontraba atento a todos sus movimientos. Sin sacarse la capa que siempre traía –es más, se la acomodó- caminó hacia el empleado. Escuchó como le daban la bienvenida mirándolos a ambos casi como si fuesen las nuevas atracciones del espectáculo, porque no siempre aparecía un joven misterioso con una compañera que parecía un ángel ¡Seguramente sería algo que no verían nunca más!

Quiero dos cuartos, los mejores que tenga disponibles — comentó de forma seria y sin devolver el saludo — Y lo más alejado uno del otro, de ser posible que no se encuentren

Aquel que los observaba enmudeció, no supo si era por lo brusco de su actuar o porque simplemente aun no sabía cómo reaccionar. La atención no se posó en ningún momento en él, no parecía ser el protagonista de la historia y aunque eso le habría encantado en cualquier situación ahora no lo hacía. Con suavidad el encargado dejó dos llaves en la mesa sin quitarle la vista de encima a la muchacha, lo vio sonreír por unos segundos provocándole un escalofrío.

Es tu oportunidad Ryou — habló la voz dentro de su cabeza al parecer feliz de notar tal gesto — Solo debes esperar y alguien hará el trabajo sucio por ti ¡No la verás más! Eres un muchacho muy afortunado

Conocía esa mueca tan bien que por un segundo por su mente pasó el mismo pensamiento, ¿Cómo no hacerlo si era tan familiar para sus sentidos? Quiso creer que simplemente era una sensación sin importancia, algo que podría ignorar. Sobre sus labios se formó un semblante de disgusto ante la situación.

La verdad me he arrepentido, quiero un cuarto para ambos, con dos camas separadas y lo más alejadas posibles — su vista pareció encontrarse con aquel que ofrecía sus servicios de hotelería, el cual acató sus peticiones –que parecían más órdenes- entregándole una sola llave — Gracias

Caminó sin prisa buscando su cuarto, preguntándose cómo la muchacha podía causarle tantos problemas sin hablar siquiera ¿Es que los atraía? Rodó sus ojos exasperado sintiéndose como una niñera, lo último que habría pensado en su vida era que tendría que compartir tanto con la rubia. Cuando llegó a la puerta simplemente la abrió dejando pasar primero a la muchacha, no pudo evitar mirar de reojo el pasillo antes de cerrar la puerta, al parecer debía tener más cuidado de lo que pensaba, porque ahora no sólo debía esconderse él, sino que a la chiquilla.

Iré a darme un baño — le comentó mirándola, después de todo nada lo detendría de darse aquel lujo que tanto quería — puedes hacer lo que te plazca… solo no te metas en problemas o me enojaré

Caminó hacia la puerta abriéndola suavemente preguntándose si debía salir o no, obviamente su mente sólo le decía que era una corazonada estúpida… además ¿Desde cuándo se dejaba llevar por tal tonterías?

Nill — la llamó sin mirarla aun observando el exterior — Ten cuidado ¿Vale?

_________________
avatar
Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 18/04/2015
Nivel :
64 / 30064 / 300
Ver perfil de usuario

Ryou
Rango C

Volver arriba Ir abajo

Re: Time to say goodbye [Nill]

Mensaje por Invitado el 28/05/15, 11:09 am

Nill tenía bien claro su posición en estos momentos. El hecho de estar compartiendo un poco más de lo pensado con el hombre de cabellera rubia le hacía inmensamente feliz, pero, había algo que ella comprendía que le hacía sentir sumamente triste. El hecho de que quizás ‘su presencia’ le estaría molestando. Pero, por otro lado la joven estaba con fe de que todo saldría bien, si su meta de ser ‘su amiga’ se volvía un hecho, más que un simple sueño.

Hasta que comprenda que mis intenciones no son malas. — Reveló la maga, con convicción — Jamás mis intenciones han sido malas y ni mucho menos para darle una molestia. Espero que alguna vez lo entienda. — Nill era bastante testaruda. Al menos, en este ‘corto tiempo’ la joven había sacado un poco más de personalidad, siendo bastante ‘obstinada’ en los temas que ella quería hacer cumplir. Cómo el hecho de poder llegar un poco más al hombre. Cómo una amiga, al menos, Nill lo pensaba de aquella manera.

Pero lo que no se esperaría la maga de luz, fue cuando el hombre cambió su dirección y se acercaba hacía el lugar en donde se encontraba ella. Ella, con confusión, lo miraría con un rostro inocente mientras que este cómo era de costumbre, al menos para ambos –o ella más que nada- le tomaría de la muñeca y la llevaría hacía el lugar donde el hombre ‘seguramente’ quería descansar. Nill no entendía mucho lo que pasaba, pero aun así le habló — ¿Qué sucede Ryou-san? — Reveló con extrañeza.

Esta escuchaba como el rubio pedía dos cuartos. Ambos muy alejados del otro, no entendió mucho a lo que quería llegar el hombre pero aun así no lo juzgó por nada en el mundo. Mientras que la gente comenzaba a mirar a la parejita en el lugar, más aún que eran sumamente diferentes el uno con el otro. Nill dejaba ver las alas de su espalda, mientras que el hombre tenía ese toque misterioso que a muchos les gustaba. Al menos eso había leído en unos libros la maga de cabellos rubios.

¿Eh? — Dijo impactada la maga — ¿Una habitación para los dos? ¿De verdad?

Fue lo único que alcanzaría a decir ella, mientras que de nueva cuenta se dirigían ambos hacía dicha habitación. Mientras que eran el centro de la atención con el ‘espectáculo’ que estaban dando en la entrada de ‘el hospedaje’ en donde ambos se encontraban. Nill por una parte se sentía sumamente contenta, porque compartiría un poco más con él ‘al menos lo intentaría’ pero por otro lado, se sentía quizás un poco culpable de todas las molestias que esta le estaría ocasionando.

Esta escuchaba con atención a todas las palabras del hombre. Él se iría a duchar, mientras que le daba la posibilidad de hacer lo que quiera a la maga. Ella con un rostro inocente, cómo una niña en un lugar que desconocía asintió con la cabeza y miraba atentamente. Pero lo que le llamó la atención, más que también la alegró, fue que este le dijo que tuviese cuidado. Nill entendió que si fuese o no, con la intención de preocupación, ella estaba contenta de haber escuchado eso de los labios de él — ¡Sí! Se lo prometo. — Dijo con confianza y alegría, mientras que miraría cómo el hombre se iba a lo que seguramente serían las duchas.

Por otro lado, en el sector en donde seguramente caminaría Ryou. Unos hombres cuchichearían, que serían audible para todas las personas que estaban pasando alrededor de ellos. — ¿Viste a esa chica con alas de la espalda? ¡De seguro que meterse con ella sería una bendición de dios! — Dijo uno de los hombres, con un claro rostro pervertido y de calentura. Mientras que por otro lado, su amigo le respondía — ¡Entre tres de seguro esa mujer lo gozará! — Finalizaba.

Nill no sabía de aquellas personas y seguramente, si Ryou no pasaba por ese lado justo a tiempo para poder escucharlos tampoco se daría cuenta. La cosa era, mientras que Nill estaba mirando la habitación, por la ventana y ver qué podía hacer en dicho lugar, debido a que era su primera vez. ¿Qué pasaría si las intenciones de los hombres pervertidos se llevaban a cabo? ¿Nill sabría cómo defenderse? Eso no lo sabía ella, sí que con confianza la muchacha se comenzaría a animar para poder ir a hacer algo. Pero al estar sola, le costaba un poco ya que le era difícil hablar con las personas ‘por cosa de ella’.

Volver arriba Ir abajo

Re: Time to say goodbye [Nill]

Mensaje por Ryou el 28/05/15, 12:08 pm

Esperó a su afirmación para salir por la puerta cerrándola suavemente soltando un largo suspiro para luego llevarse una mano hacia sus ojos cubriéndolos, ya le había dicho que no quería relacionarse con nadie y por alguna razón lo obligaba a hacerlo al punto casi de abusar lo poco humano que tenía. Una mueca se formó en su rostro por unos segundos calmándose, no podría dejar que se acercara más, mañana él desaparecería de la vida de la rubia, pagaría todo y luego se iría para no volverla a ver.

Caminó con rapidez hacia el baño, preguntándose si podría mandar a limpiar sus ropajes ¡Odiaba sentirse sucio! no sabía el por qué, sin embargo tenía  esa terrible manía –junto con un montón de otras más-  Dejó su traje en un canasto el cual indicaría que podrían lavarlo para luego regresárselo limpio causándole cierta satisfacción. Colocó una toalla sobre su cintura mientras su cuerpo se sentía completamente extraño al desnudo, vivía tapado por su atuendo… pero también por la capa. Agradeció eternamente que era un baño sólo de hombres, por lo menos así podría relajarse tranquilamente sin una posible visita femenina completamente inesperada.

Sumergió su cuerpo lentamente sintiendo el calor traspasar a su cuerpo, no pudo evitar hundirse casi completamente soltando un par de burbujas. Cerró sus ojos y se mantuvo relajado por unos cuantos minutos sin importarle nada más, lamentablemente al sentir como dos personas hacían un ademán de entrar se alejó del lugar, ubicándose detrás de una gran roca, por lo menos así se sentiría parcialmente solo –además que odiaba que vieran su rostro- encontrándose con una gran sorpresa. Se mordió el labio al escucharlos, sabía que algo tenían con la rubia, ilusamente había querido creer que no.

Pensó en salirse del agua y regresar al cuarto para asegurarse de que la chica estuviese bien cuando otra oración lo volvió a sorprender, al parecer… ellos no se la llevarían, simplemente ayudarían a alguien mucho más importante, quien había posado sus ojos en ella, no lo culpaba una muchacha con unas características como lo eran aquellas alas era sumamente llamativa. Frunció el ceño al escuchar como el encargado raudamente logró contratar a un grupo de mala calaña para cumplir el deseo de un magnate suponía su mente.  Acabarían con él y se llevarían a la chica sin dejar rastros.

Los oyó hacer un ademán irse gracias al sonido del agua, seguramente estaban ahí preparando sus cuerpos para la misión de captura. Sin pensarlo dos veces se levantó lentamente para luego caminar hacia ellos llamando su atención con su aparición repentina. Notó como se le quedaban viendo ya fuera del agua con los ojos abiertos, para luego sonreír, seguramente sería fácil acabar con él sin su arma. Siguió acercándose a ellos indefenso observando como formaban un muro en la salida, seguramente alguien perecería.

Entrecerró sus orbes para luego sonreír, su corazón latió pensando en lo que haría ¡No por la duda! Sino por la emoción, además que la voz dentro de él se regocijaba llena de una gran dicha. Los labios de los hombres se abrieron al ver como el color azul de sus ojos cambiaban a uno más intenso y vacío, seguramente para gritar por la impresión ¡¿Desde cuando la gente podía hacer tal cosa?! Pasó su mano rápidamente en un toque por sus cuellos sin problema en un movimiento fluido, después de todo estaban paralizados por lo que tenían enfrente, aquello no era humano y nunca lo sería. La sangre brotó por sus labios juntándose con la que emanaba sin detenerse por sus cervices, continuando su trayecto hasta el piso hecho de oscura roca, tiñéndolo de un intenso color carmín.

La risotada explotó en su interior como si de una bomba se tratase, se unió al júbilo por unos segundos al ver caer a los cuerpos frente a él, para luego darse cuenta de su error, de lo que estaba haciendo. Se mordió con fuerza el labio preguntándose qué hacer, realmente no lo había pensado bien.

Salió del lugar silenciosamente, dándose cuenta que su atuendo ya no estaba, seguramente debía estar en el lujoso cuarto que había arrendado. Tomó una de las típicas batas que se usaban después de ese tipo de baños colocándosela con cuidado, para luego observarse unos minutos al espejo… notando que no era él, frente suyo se encontraba alguien completamente distinto.

Ese es el verdadero tú, Ryou… aunque tu ni siquiera eres el verdadero — se rio su alter ego — No eres más que un impostor

Cerró sus ojos con fuerza para luego abrirlos encontrándose nuevamente con su imagen, esa que tanto odiaba sin embargo… era suya, la reconocía como tal. Quiso creer que era un sueño, una alucionación por su desquiciada mente, porque sabía que él no era normal.

Salió del lugar en un paso rápido hasta llegar al dichozo cuarto en donde tocó la puerta un par de veces.

Nill… ¿Estás ahí? — preguntó esperando que ella le abriera la puerta, aunque ahora dudaba si ella seguía en el mismo lugar que la había dejado antes de partir

Técnica :

Nombre de la Técnica: Aether

Descripción: En su modo Etherias se activa una habilidad en la cual puede causar cortes con sus extremidades creando heridas como si fuese un arma la que provocara tal daño, aun así la habilidad se ve limitada a sólo sus manos por ahora. Esta técnica le otorga cierta libertar a la hora de pelear ya que no necesita de su arma o podría complementar la batalla con una de sus manos. La habilidad puede ser activada o desactivada a voluntad del usuario siempre y cuando esté en su modo Etherias, además que las heridas producidas ante un ataque son de media gravedad.

Tipo: Pasiva

Rango: E

Debilidades: Necesita encontrarse en su modo Etherias, en otro caso no serviría.

En el caso de estar activada puede dañar tanto a aliados como enemigos en un descuido, por lo cual debe ser muy cuidadoso a la hora de usarlo o podría traer graves consecuencias.

Tiempos: -

Imagen de Referencia:-

Inventario: -

_________________
avatar
Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 18/04/2015
Nivel :
64 / 30064 / 300
Ver perfil de usuario

Ryou
Rango C

Volver arriba Ir abajo

Re: Time to say goodbye [Nill]

Mensaje por Invitado el 28/05/15, 12:35 pm

El muchacho de cabellos rubios ya se había marchado, quedando Nill absolutamente sola en la habitación mientras que buscaba algo o se ‘imaginaba’ algo para poder hacer, mientras que su compañero se iba a cualquier lado del recinto en donde ambos se encontraban. La maga, observando todo a su alrededor le daba mucha alegría el hecho de estar en un lugar cómodo y no estar abandonada. A pesar de que fuese difícil verlo, agradecía que también Ryou se preocupara por ella, al menos por dejarla dormir bajo de un techo y en la comodidad de una cama. Era lo que ella veía y sentía que era totalmente verdad de lo que ella pensaba de él.

Creo que lo mejor que puedo hacer es dar una vuelta. — Sonrió animada la maga, para levantarse del lugar en donde había sentado a observar la habitación y dirigirse hacia la puerta de la habitación. — De seguro que si me quedo esperando el tiempo acá, Ryou-san se enojará por no haber salido.

Era más por él que la joven maga hacía las cosas. Aunque fuese algo totalmente nuevo para ella, la joven nunca había estado en un lugar cómo este, ni mucho menos había salido de paseo para el poder compartir con más gente, solamente había pasado su tiempo con el mago del Consejo, que era Slaine, al cual le tenía mucho estimo y también bastante respeto.

Había pasado unos buenos minutos desde que Ryou había salido de la habitación en donde se encontraba la joven de alas en la espalda. Nill por una parte, se encontraba sumamente contenta por conocer el lugar en donde el joven rubio la había llevado. Por mucho que sea con buenas o malas intenciones, la joven maga estaba disfrutando de igual manera ya que al menos la despedida que tanto miedo tenía que apareciera, se extendería un tiempo más adelante. Por poco que sea, era lo suficiente como para prepararse psicológicamente para aquello.

Veamos que nos trae el día de hoy. — Sonrió, para luego abrir la puerta y encontrarse con unos hombres de muy mala calaña que estaban frente a esta — ¿Eh? ¿Se les perdió algo?

La maga era bastante inocente en ese sentido y no lograba el observar segundas o malas intenciones en la gente. Para ella todos eran iguales, al menos eso era lo que creía ella. Por eso mismo, los hombres sin decirle nada, se abalanzaron de una manera muy agresiva y rompiendo toda distancia con ella. Cosa que la joven se asustó y se giró a un lado para posteriormente salir de la habitación y observarlos con muchísimo miedo. Debido a que no le agradaba para nada la idea de lo que estaban haciendo. — ¿Qué quieren hacer? ¡Yo no les he hecho absolutamente nada! — Dijo algo atemorizada la maga, para correr hacia su lado izquierdo, mientras que dichos hombres no le quitaban un ojo de encima.

Te haremos nuestra, angelito. Verás todo lo que la gozarás. — Dijo uno de los hombres, mientras que sacaba un látigo que estaba amarrado en su cinturón. La joven, recordando viejas imágenes, se atemorizó ya que ‘en su pasado’ en donde mutaron su cuerpo, la castigaban con látigo, haciéndole abuso físico totalmente y descontrolado. Ella, dejando caer unas lágrimas de sus ojos intentaría escapar, pero por el pasillo en donde estaba no había salida, sí que tendría que irse por el otro lado, en donde ‘deducía’ que Ryou también se había marchado ya que en donde estaban habían solamente otros cuartos más.

¡NO TE ESCAPES PERRA SARNOZA! — Gritó uno de los hombres, mientras que Nill con muchísimo miedo comenzaba a correr, para posteriormente ser golpeada brutalmente por un látigo en la espalda. Ella, con mucho dolor gritaría, mientras que caía fuertemente al suelo, quedando a la vista de todo el pasillo en donde se encontraba su puerta de la habitación en donde había quedado con Ryou. — ¡N-No me hagan… daño! — Lloraría descontrolada, dejando ver sus piernas llenas de cicatrices y haciéndole recordar, todo el pasado duro y lleno de sufrimiento, desde que la habían raptado.

Volver arriba Ir abajo

Re: Time to say goodbye [Nill]

Mensaje por Ryou el 28/05/15, 01:24 pm

Nadie le contestó por lo que sin pensarlo dos veces entró a la habitación de forma brusca, se encontró con sus ropas y también aquella espada, pero ningún rastro de la muchacha. Sabía que no estaba en el cuarto, su instinto se lo decía, por lo que rápidamente tomó su espada para salir por la puerta, escuchando unos gritos.

Frunció el ceño intentando localizar el punto de los chillidos desesperados de la muchacha encontrándolo rápidamente, su corazón latió con fuerza escuchando una vez más a la voz gritándole que los dejara hacer su trabajo ¡Que no tendría más problemas! No la escuchó, ni siquiera la entendió y cuando finalmente llegó al pasillo que interceptaba con el del espectáculo su cuerpo se tensó.

No eran muchos, tampoco se veían tan intimidantes, pero sabía que cualquiera podría intimidar a la rubia. Corrió hacia adelante desvainando su espada para atravesar al primero con fuerza, el primer grito de dolor acompañó los chillidos de la muchacha. Con una patada empujó el cuerpo inerte del primer agresor para dirigirse al segundo empujándolo con su hombro a un lado, cortando su cuello en un movimiento rápido. La sangre corrió nuevamente hasta que finalmente llegó al último, su adrenalina era suficiente como para tenerlo activo llenando de dicha su interior ¡Por fin sentía algo! Sonrió suavemente fijando su mirada en el último, que parecía atento a los estruendosos chillidos del ser alado. Pensó en cortarle la cabeza ya que lo tenía de espalda ¿O quizás hacerlo sufrir un poco más estaría mejor? Entonces nuevamente lo notó, se estaba dejando llevar y no podía hacer eso.

Envainó su arma para luego golpearlo con la funda en la nuca, obligándolo a caer instantáneamente, provocando un sonido seco por la caída. Sintió como cada parte de su cuerpo se estremecía por sus acciones pidiéndole más, pero era algo que no cumpliría.

Para mala suerte de la chica su principal agresor cayó sobre ella con fuerza haciendo un peso muerto. Esperó unos segundos soltando un suspiro, vaciando sus pulmones y calmando su pulso, debía tranquilizarse. Pateó al hombre sacándolo de encima de la muchacha, encontrándosela con unas condiciones deplorables. Frunció el ceño al verla en ese estado ¿Qué parte de no te metas en problemas no había entendido? No le dio ni oportunidad de levantarse cuando se agachó, quedando a su altura.

Cierra los ojos Nill, no los abras hasta que yo te indique — le tapó la vista con su mano esperando que le hiciera caso. Se cercioró que sus orbes estuviesen escondidos para separarse de ella y levantarla con cuidado con sus brazos — Volveremos a la habitación para curarte

Caminó entre los cuerpos preguntándose cuánto tiempo tendrían hasta que los expertos exterminadores llegaran, un par de horas seguramente. Una mueca de disgusto se formó en su rostro, la situación era delicada… demasiado para su gusto, seguramente si el hubiese estado solo simplemente se iría, lamentablemente ahora llevaba una carga sobre sus hombros que no le correspondía llevar y aun así lo hacía. Ya en el cuarto depositó a la muchacha en la cama indicándole que podía volver a abrir los ojor, para luego cerrar la puerta con llave y trancarla con un enorme mueble a su lado.

Cada vez que pensaba en qué hacer su corazón se agitaba, se le acababan las ideas y el tiempo, estaba seguro que no saldrían fácil de esa. Entró al cuarto de baño cambiándose de ropa a la propia la cual estaba impecable, sin embargo nada de eso importaba en esos segundos. En el baño buscó un kit de emergencias encontrando uno… bastante carente de cosas pero igualmente serviría.

Escúchame Nill, descansaremos unas horas hasta que llegue la noche y luego nos iremos de aquí aprovechando la oscuridad— le explicó el plan a la rubia —  Unos hombres peores que aquellos que te atacaron vienen por nosotros, por lo que no hay tiempo que perder y tampoco tendremos oportunidades para errar, si nos alcanzan entonces seremos historia

Caminó hacia la ventana diciéndole adiós al sol, porque quizás esa sería la última vez que lo vería y aunque siempre lo había detestado con todo su ser –o por lo menos desde que tenía los nuevos recuerdos- deseó el volver a verlo al siguiente día, porque sabía que era muy posible que no lo hiciera.

_________________
avatar
Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 18/04/2015
Nivel :
64 / 30064 / 300
Ver perfil de usuario

Ryou
Rango C

Volver arriba Ir abajo

Re: Time to say goodbye [Nill]

Mensaje por Invitado el 01/06/15, 07:23 pm

El dolor concentrado en el golpe que había recibido la mujer, hacía que esta soltara un montón de lágrimas, sumando el pánico que tenía al estar en una situación tan similar cómo la que había vivido tiempo atrás. El hecho de que la mujer estuviese totalmente ‘lucida’ al recordar los malos tratos, los abusos, el no tener escapatoria y estar claramente en un infierno, hacía que Nill quisiera desaparecer y dejar de pensar en situaciones cómo esa. Pero era totalmente inevitable. La mujer ya las estaba pensando y no había nada más que hacer al respecto, esos hombres lo habían logrado, aquel sentimiento que olvidó Nill estaba nuevamente en su cabeza, torturándola totalmente.

El hombre que había atacado a Nill tenía las intenciones de seguir haciéndolo. Al menos así se veía en su rostro, su locura, y sobre todos las ganas de seguir torturando a la pobre chica de cabellos rubios y alas de ángel. Pero algo inesperado estaba ocurriendo en este mismo momento, algo que jamás pensó que pasaría. Aquella persona que muchas veces la salvó, nuevamente hacía su aparición dejando totalmente en desconcierto a Nill y sus pensamientos de aquellos días de sufrimiento y agonía.

Ryou-san… — Exclamó sorprendida la rubia, para luego intentar alejarse de la situación. —Usted… Yo…

Era lo que había alcanzado la mujer a decir, pero fue demasiado tarde para poder pensar en algo, al menos para ella que estaba bastante perdida en los pensamientos de lo que estaban viendo sus orbes azulinos y lo que pasó en su crudo pasado años atrás. Pero uno de los hombres agresores se abalanzaba nuevamente con no muy ‘sanas’ intenciones, pero el joven rubio estaba ahí para poder ayudarla, en plan salvavidas de la pobre ángel.

Las palabras del joven estaban siendo bastante claras. Por eso mismo Nill sin dudarlo dos veces cerró los ojos y se dejaría tapar más la vista por las manos fuertes del hombre de cabellos rubios. Ella no entendía nada, al menos de lo que estaba pasando, pero su corazón claramente sentía una culpa inmensa por ser más una carga que una compañía ‘buena’ cómo desde un principio quería hacerlo la joven elemental. Nill estaba con mucha rabia consigo misma, por ser débil y también por no saber defenderse de quienes querían hacer algo malo con ella, pero por otro lado, se sentía inmensamente feliz de que Ryou la salvara una vez más, aumentando la forma bella que esta veía de él, una persona que tiene un muy buen corazón, o al menos, así lo veía y notaba ella.

Ella no diría nada, hasta que la depositaban en una cama y esta abría los ojos por petición de este. Las palabras de Ryou tenían razón para la mente de Nill, al menos esta lograba entender lo que pasaba y también sucedía. — D-De acuerdo… — Fue lo único que diría, mientras que miraba totalmente resignada y con mucha tristeza hacía abajo. — Podrías haberme dejado morir o simplemente que aquellos hombres me llevaran…

Lagrimas comenzaban a caer de los orbes de la muchacha, culpándose por lo ocurrido y le miraría nuevamente a los ojos. —¿Cómo quieres que no piense que eres una persona buena? ¡Para mí ya lo eres! ¡Eres mi primer amigo y el más importante! — Sabía que quizás la mujer estaba echándolo todo a perder, pero esta era más obstinada que nunca, nunca se guardaba nada y siempre lo decía absolutamente todo. —A pesar de que quieras desaparecer de mi vida, yo jamás te olvidaré. Sea lo que quieras, cómo que me llamo Nill Brandford te apoyaré, aunque digas que soy la persona más idiota del mundo. — Esta vez, era la primera vez que Nill sacaba la voz. Esta dejaría en claro sus intenciones y también las ganas de ser un apoyo para él, aunque este no lo quisiera, Nill había sido salvada muchas veces por él, por eso mismo aunque él no quiera verla más, Nill sea cómo sea estaría ahí para apoyarlo y nunca dejarlo solo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Time to say goodbye [Nill]

Mensaje por Ryou el 02/06/15, 07:42 pm

Nuevamente ella chilló, increpándole que él era una buena persona. Su corazón latió con fuerza, la adrenalina aún seguía en su cuerpo o ¿Quizás sería que su viejo yo volvía? Una mirada severa se posó en ella sin piedad alguna escuchando sus palabras ¿Así que lo apoyaría? La risotada en su mente fue tan estruendosa que pensó que alguien lo había golpeado. Se mordió el interior del labio lo suficientemente fuerte como para hacerlo sangrar, sentía ira ¡Pero no sabía si por sus acciones o porque ella no entendía!

¿Así que eres mi amiga, eh? — sonrió suavemente, pero no con aquel semblante divertido como lo había hecho con anterioridad, sino con uno burlesco — No seas ridícula, no quiero de tu lástima ni nada tuyo. Te he ayudado simplemente porque aquellos hombres luego irían por mí ¿Qué te puedo decir? Ha sido mera estrategia

Sintió como la ira lo invadía, no quería que se acercara a él, porque él también la destruiría, como aquella muchacha de la villa a la cual no había salvado ¡Sino visto perecer! Volverse un trozo de carne y nada más.

¡¿Qué dirías si supieras que yo… — “Soy un verdadero demonio” no pudo terminar la oración, su mente por un momento quedó en blanco mientras una voz femenina le pedía, o más bien le rogaba que se detuviera, porque pisotearía a aquella flor que había crecido en un lugar tan inhóspito que seguramente cualquiera creería imposible — Solo duérmete…

Caminó hacia aquella sala de estar que contenía el lujoso cuarto dejándola sola en el dormitorio. Realmente no quería hablar con ella, todo de su persona le exasperaba a tal punto que hacerlo rabiar, la odiaba ¡Odiaba que se preocupara por él! ¡Odiaba que se metiera en problema! Y por sobretodo… odiaba el encariñarse poco a poco con ella. Sabía que no debía hacerlo o terminaría lastimándola mucho más. Se preguntó qué tan desquiciado era su anterior yo ¿Cómo un humano podría ceder tanto ante la locura? No entendía.

Frunció el ceño cruzándose se brazos y acomodándose en el sillón, aun le esperaba una larga tarde por delante.

Descansó su cuerpo alistándose para la noche, no pudo evitar mojarse la cara antes de partir, asegurándose que su imagen siguiera ahí… su rostro. Soltó un suspiro al verse así mismo igual que siempre. Cuando salió del baño se sacó aquella capa que traía, para luego llamar a la rubia poniéndola sobre los hombros de Nill con cuidado, para luego acomodársela.

Es hora de irnos, es mejor que nadie te vea, así que no hagas ni un ruido ¿Entendido? — no se había asegurado que sus heridas estuviesen bien, aunque nada cambiaría la situación — Vamos…

Caminó hacia el cuarto, en donde se encontraban los closet, sabía que la muralla en ese lugar debía ser débil, el mejor punto para comenzar su escape. Con un corte rápido cortó la muralla, la cual no era más que una endeble separación de espacio. Empujó las murallas pasando hacia el otro lado, se había asegurado de no escuchar a nadie entrar al cuarto toda la tarde, por lo cual sabía que éste estaba vacío.

Le hiso una señal a la rubia de que pasara, para luego cerrar aquel closet y entrejuntar la pared en in intento de no dejar rastros. Se asomó por la ventana encontrándose con la nada, al parecer los rivales más peligrosos aun no llegaban… para su suerte. Agradecía eternamente que estuviesen en un segundo piso, para cualquier otro seguramente eso habría sido un terrible impedimento… pero su cuerpo había pasado por peores cosas.

Abrió la ventana para luego cargar a la muchacha como una princesa, sin su consentimiento, no tenían tiempo que perder en tonterías. Saltó hacia el vacío oscuro y cuando notó que llegarían al suelo rechazó flexionando sus piernas o éstas se romperían por la presión.  La dejó en el suelo con cuidado para luego agacharse mostrándole su espalda.

Vamos… sube — soltó un suspiro — No tenemos tiempo que perder y recuerda… No hagas ruido y tampoco te muevas o será nuestro fin.

_________________
avatar
Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 18/04/2015
Nivel :
64 / 30064 / 300
Ver perfil de usuario

Ryou
Rango C

Volver arriba Ir abajo

Re: Time to say goodbye [Nill]

Mensaje por Invitado el 08/06/15, 04:56 pm

La pobre maga de cabellos rubios, pasara lo que pasara, jamás se iba a rendir para poder ser amiga de Ryou. Esta, intento tras intento, jamás había bajado los brazos y siempre buscaba la oportunidad para hacerle sentir sus pensamientos y también emociones que ella vivía para poder compartir junto a él. A pesar de la extraña forma en la que tanto ella como él se conocieron, para Nill era lo suficientemente importante y también de mucho valor para ella. Sumándole también las ayudas que él le ofreció tiempo atrás, Nill no iba a dejar que aquella relación o al menos, la intención de apoyo se quedara simplemente en el olvido.

Excusas. — Interrumpiría ante las palabras del muchacho la maga de cabellos rubios. Ella sabía perfectamente, o al menos creía creer, que si este la hubiese querido dejar abandonada o simplemente en otro lugar, el joven la hubiese dejado sola y se hubiese salvado por él mismo. — Siempre pudiste abandonarme y salvarte tu pellejo solo, si no soy nada para ti…

Pero esta se vería interrumpida por la voz fuerte del hombre. Su voz ronca, con potencia y también haciendo notar claramente su presencia ante la joven de alas de ángel, esta se mantuvo en silencio y simplemente obedeció a las palabras que le estaba diciendo el joven. Dormir. Eso era lo que Nill tenía que hacer, al menos ella, con el sentimiento de estar ‘picada’ por no aclarar bien las cosas, volvería a intentarlo nuevamente y no dejaría que este se volviera a ir sin quedar cómo amigos o algo, al menos conocidos. Para ella, el joven rubio le era importante, no lo quería dejar solo.

La noche pasó, el cielo oscuro y los pensamientos de la joven alada aún seguían más activos que nunca. El simple hecho de estar en las últimas horas con el rubio le partía el alma, de no saber cómo volver a encontrarlo o simplemente no verlo nunca más. Nill le importaba mucho el rubio, por eso mismo le daba algo de lástima todo lo que estaba pasando, pero ella, con temor, no sacaba nada con darle la vuelta y simplemente dejó que la noche pasara.

Ya despiertos ambos, el joven se preocuparía por ella y le diría una advertencia de lo que estaba pasando. Poniéndole antes la capa a ella y tapándola de la vista. — Lo sé… Lo sé. — Afirmó algo apenada la joven, mientras que seguía observando todo lo que hacía el rubio a continuación. Este, sin su consentimiento, le tomaría en brazos como una verdadera princesa y eso hizo que los orbes de la rubia se abrieran como dos par de platos. Esta, con cierta vergüenza o al menos así lo hacía notar ella, no sabía qué hacer ni cómo actuar ante dicha situación.

De un acto heroico, saldrían del lugar. Nill seguía teniendo un semblante serio y lleno de tristeza, era curioso, pero no por eso lo intentaría hacer notar. El hombre tenía intenciones de llevarla en su espalda o al menos esa era la intención del joven, a vista de lo que estaba pasando. — No quiero que te tomes tantas molestias… Por mí Ryou-san... — Apenas podía andar la joven, pero le daba pena el hecho de que el rubio se tomara tantas molestias por ella. ¿Si no estaban destinados para ser amigos? ¿Acaso la rubia insistía tanto por nada? Pero ella… ¡No quería aquello! Quería de alguna u otra forma poder apoyarlo, por eso mismo caminó lentamente, pero aun así, no se subió a la espalda de él, los pensamientos le ganaban a ella, más que sus acciones.

Volver arriba Ir abajo

Re: Time to say goodbye [Nill]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.