[Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Jezal el 25/04/15, 07:54 am

FLASHBACK

Después de meses ya comenzaba a ganar cierta práctica, por llamarlo de algún modo, en el mundo de los magos en el que se había internado después de haber dejado su hogar reconstruido. No solo había adquirido experiencia por las misiones que ya había realizado sino que también sentía como poco a poco (muy lentamente de hecho) su poder iba creciendo, aunque seguía sin ser algo destacable. Esta vez nuevamente se atrevería con una misión, ya había decidido dejar las de rango más inferior atrás y progresivamente se atrevía a hacer aquellas que parecían más fuertes. Así había sido en esta ocasión pues incluso tenía que desplazarse a un lugar remoto del que se contaban muchas historias extrañas. Las tabernas frecuentadas por magos de las grandes ciudades siempre resultaban útiles, gracias a la gran cantidad de personas que por allí pasaban era fácil encontrarse con pedidos interesantes. Con esto en mente se dirigió a una de las más concurridas de Crocus, la capital, donde encontró exactamente lo que buscaba…o al menos algo que podía servir y sonaba interesante, su espíritu aventurero cada vez era mayor hasta el punto de que incluso se estaba comenzando a plantear el ingresar en algún gremio. No es que quisiera formar parte de una gran familia ni nada de eso sin embargo sabía perfectamente que podía llegar a ser entretenido, al menos un poco más que ir viajando solo de un lado a otro (si no contamos a Zoril claro, pero tampoco podía materializarlo muchas veces). Con esto en mente pero decidiendo que era mejor planteárselo en otro momento tomó una misión, ya solo quedaba ver con quien la hacía pues esta vez sí que necesitaba un compañero…

off:
Para una mayor claridad la misión comenzará a partir del siguiente post
avatar
Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 23/03/2015
Nivel :
61 / 30061 / 300
Ver perfil de usuario

Jezal
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Invitado el 25/04/15, 08:32 am

INFO DE LA MISIÓN”:
Nombre: Encuentra el libro legendario
Cliente: Moka
Descripción: Cuenta la leyenda que en alguna parte del templo de la Isla Galuna había inmensos tesoros. Con esta leyenda en mente, un grupo de magos oscuros de no muy buen nivel llegaron con la intensión de robarlos, sin embargo en lugar de tesoros lo único que encontraron fue un grueso y antiguo libro. Moka, el líder de la tribu y el encargado de mantener el libro a salvo se dio cuenta demasiado tarde, pero se ha encargado de no dejar una sola posibilidad de escape a los magos, por lo que aún están en la isla. No se pueden dar detalles sobre el libro, excepto que tiene una tapa de cuero morada con detalles plateados, y es muy antiguo.   Objetivo de la misión: Encuentra y deja el libro dónde estaba, si es necesario acaba con los magos oscuros y entrégalos a las autoridades. Lugar: Isla Galuna
Rango: D
Paga: 1.500 Jewells
Estado de la Misión: Libre
Requerimientos: Individual: 8 posts, 8 líneas c/u; Pareja o más: 7 posts, 6 líneas c/u

FLASHBACK

Tienes la fuerza para conseguirlo, y también una magia poderosa. Demuéstrame que puedes cumplir trabajos más allá de tu rango, recuerda que el ascenso está cerca…”, dijo el Maestro de Sabertooth hace unas horas. Le había dado a entender prácticamente que tenía su beneplácito a la hora de ascender de rango en aquel gremio mágico al que pertenecía, pero que antes de procesar los papeles quería verlo en una nueva ocasión. Tal vez para ver cómo desarrollaba la presión y nervios en su cuerpo, si podía seguir teniendo esa mente templada para llevar a cabo una buena misión sin mayor problema que los inconvenientes que la misma pudiera causar. Al pelirrojo le había quedado bastante clara la intención con que el Maestro le había dicho esas palabras: “esfuérzate que lo tienes a huevo, capullo”. Más bien dicho en su argot personal. Fue por ello que aquel día, era el primero en mirar el tablón de misiones que había en la sala de estar del gremio. La mayor parte de los carteles estaban tachados, ya que era pleno fin de mes y la gente quería dejar sus cuentas saneadas. Hubo algunas que llamaron su atención, pero fue directamente a por la que tenía más rango. Rasgó el papel después de leerlo, no era más que conseguir un libro de las manos de unos magos ladrones, aunque según las indicaciones, era una misión compartida. – Volvemos a tener que hacer equipo, Ana – Dijo notando la presencia de la niña, quien se enroscaba por su pierna y trepaba hasta su hombro, mirando el papel. – Uuooooh, ¿quién será, quién será? – Comentó la muchacha, mientras el pelirrojo guardaba la misión en el bolsillo de su chaqueta y caminaba para salir del gremio. – No lo sé, pero espero que sepa desenvolverse. Galuna… no es un lugar para débiles – Sentenció, con su mirada pacífica y enigmática, cerrando la puerta tras de sí y marchando al trabajo.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Jezal el 25/04/15, 10:31 am

Poco a poco, conforme el tiempo iba pasando, se podía apreciar con más detalle el destino en la lejanía…y eso que al principio parecía solo una mancha borrosa. Esbozó una media sonrisa mientras que reflexionaba y oteaba el horizonte apoyado en la baranda de la zona delantera de la embarcación en la que viajaba. Tras haber tomado la misión se dispuso a buscar a alguien que estuviera interesado en hacerla con él, aunque en principio creyó que esto sería una tarea difícil al final no fue para tanto. Quizás por el destino o vete tú a saber qué cosa se encontró con la persona adecuada en la ciudad donde deberían de tomar el barco que les llevara al lugar de la misión. Cerca del puerto en el día que él mismo se había designado para viajar fue cuando lo encontró. Se trataba de un muchacho de rojiza cabellera que no aparentaba tener mucha más edad que él (aunque eso podía ser más relativo de la cuenta debido a que Zeffyr no era especialmente bueno juzgando la edad de las personas por sus apariencias), pero lo más curioso era que con él viajaba una niña de la que no se separaba en ningún momento. No le dio una gran importancia, a fin de cuentas suponía que esa chica también podría ser de ayuda, así que no era algo malo realmente.

Así que allí estaban ahora, acercándose a Isla Galuna después de un día de viaje en alta mar. Durante ese tiempo no es que hubiera hecho un gran avance en la relación con el pelirrojo sin embargo al menos sí que se había enterado de algunas cosas, como por ejemplo su pertenencia a Sabertooth. No sabía mucho de gremios a decir verdad pero ese sí que era bastante famoso entre los círculos mágicos de la sociedad…aunque se decían cosas muy raras de ellos y la opinión de la gente era muy diversa. Desde que se enteró de la pertenencia de ese muchacho a un gremio no había dejado de pensar en ello. ¿Cómo sería realmente? ¿Serían muy fuertes? ¿Quizás unos cabras locas? Desde luego esto último no parecía casar especialmente bien con la imagen que proyectaba el otro mago y su amiga, pero ellos dos podrían ser la excepción. Divagaba mucho, de eso no había duda, especialmente le pasaba cuando pensaba en su posible pertenencia a ese sitio. ¿Cómo sería? Se imaginaba a sí mismo abriéndose paso poco a poco, convirtiéndose en uno de los magos más fuertes…pero sobre todo su imaginación se decantaba más por imaginar las aventuras que podía llegar a vivir. Claro que eso era lo que se imaginaba siempre solo que cambiaba la situación de inicio, en este caso era misiones conjuntas con alguien más de ese gremio, quizás su compañero ideal o algo así.

Pero la imagen de Galuna cada vez más cerca hizo que se decidiera por dejar el tema y no seguir embobado con eso. Suspiró y desplazó lentamente la cabeza de un lado a otro como si quisiera despejarse. Después de esto se dio media vuelta y se dirigió hacia donde se encontraba su compañero, a decir verdad la embarcación no era precisamente grande (no podían costearse mucho más con el dinero del que ambos disponían) así que no tardó nada en estar a su lado. –Dime Grey, ¿cómo es Sabertooth? Tengo curiosidad por saber cómo son los gremios. Es gracioso, no me he encontrado con muchos magos perteneciente a alguno desde que viajo...sí que estáis bien escondidos.

[Post 1/7]
avatar
Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 23/03/2015
Nivel :
61 / 30061 / 300
Ver perfil de usuario

Jezal
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Invitado el 25/04/15, 11:18 am

La duda se disipó de las cabezas de la extraña pareja de Sabertooth en el puerto. El acompañante para aquella misión no sería ni más ni menos que un chico adolescente. – ¡Korrra! Su puto pelo es verde – Había momentos en los que la pequeña Ana tenía sugerentes ataques de incontinencia verbal, todo fuera dicho. La primera reacción del pelirrojo fue darle un buen coscorrón en la cabeza, formándole al instante un redondo chichón por el que empezó a llorar de una forma desconsolada. Después de todo era una especie de protector suyo, y como dama, no podía ser igual de basta que las demás mujerzuelas de los barrios de poca fama. Pero dejando aparte aquello, el joven –de nombre Zeffyr, extraño, así que le llamaría de un modo que todavía no había pensado- no parecía ser un mal compañero. Siempre les podría haber tocado algo peor, pero por el momento parecía dispuesto a conectar con su modus operandi. ¿Qué magia tendría aquel chico? ¿Sería fuerte? Eran las primordiales preguntas que habían nacido desde su encuentro en la mente del pelirrojo. Pero no tenía demasiado tiempo para encargarse de resolverlas, pues ambas tarde o temprano obtendrían una respuesta por sí mismas. Lo que tenía mayor importancia en primer lugar era encontrar un bote y remero que quisiera llevarles hasta su objetivo. Pues nadie del puerto iría a Galuna sin una buena compensación económica, o tortura.

Esa parte se la dejó a Zeffyr –al que llamaría “Puerro”, puesto que su pelo verde en consonancia con su traje claro le recordaba a dicha verdura-, quien consiguió que un hombre a regañadientes aceptase y transportase a la tríada mágica hacia la isla en cuestión. Era un bote pequeño, casi que iban achuchados entre sí. Mientras que el pelirrojo se mostraba tranquilo, con sus manos apoyadas en los muslos y la espalda arqueada hacia delante, sereno, su acompañante se mostraba de una forma totalmente contraria. El huracán de Ana se movía de un lado a otro por el bote, bien fuera molestando al navegante, jugando con los ropajes de Grey, o tirando de la coleta de Zeffyr. Había que decir que la pequeña terminó haciendo buenas migas con el joven, era extraño que se relacionase tan pronto con alguien. Mejor, así no le daba tanto la lata a él. Entre remo y remo, “Puerro” le preguntó al pelirrojo acerca de su gremio. Este, con la mirada fija en el horizonte, contestó. – Imagina un hotel en el que todos los clientes se conocen, y beben juntos en la misma habitación – Comentó con un rostro serio, pues la verdad es que no era una sensación que a él le agradase demasiado. Siempre había sido el raro.

Si tienes suerte de ser normal, harás amigos rápido, formarás tu grupo y trabajarás mejor que como un Mago Independiente. Si sigues mi camino, bueno, lo harás igual pero sin amigos… – Comentó con un tono jocoso, aunque serio. La isla Galuna ya aparecía en la lejanía, por lo que los ojos del mago brillaron durante un segundo llenos de emoción. Lo poco que sabía de esa isla es que estaba maldita, lo cual ya llamaba su atención más de lo corriente. Pero como todavía faltaba para llegar a la costa, un poco más de conversación no vendría mal. – ¿Nunca pensaste en unirte a un Gremio, Puerro-kun? No sé qué le ves de interesante a ser independiente, pierdes muchos privilegios, aunque tengas más albedrío – Tragó saliva, desviando su mirada hacia el peliverde.

[Post 1/7]

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Jezal el 25/04/15, 12:50 pm

Las primeras palabras del pelirrojo, aquel símil del hotel, le llamaron la atención. No porque le interesara beber precisamente sino más bien por el hecho de que no lo parecía decir con mucho agrado, aunque eso lo achacó a que quizás era el raro y rancio…a decir verdad le pegaba mucho. Esbozó una sonrisa, posiblemente el otro pensaría que lo hacía por lo que había dicho sin embargo iba más allá, se podría decir que su comentario mental le había resultado real y terriblemente gracioso. Su pensamiento se vio confirmado con lo siguiente dicho por su compañero, tal parecía ser el caso que disfrutaba más de la soledad que se estar en compañía de otros, quizás era el típico lobo solitario que era demasiado huraño como para tratar con los demás, o a lo mejor pasaba algo más que no quisiera revelarle. Fuera como fuese tampoco es que él quisiera indagar mucho, había aprendido que no era buena idea meterse en los temas que no le incumbían, menos aún si no conocía esa persona y de ella dependía en parte cómo de bien pudiera salir aquella misión. -¿Tan importante es tener amigos dentro del gremio? Tal y como dices no parece influirte mucho… Comentó reflexivo, no es que le gustaba ser un antisocial pero hasta ese momento había creído que un gremio era una organización que tenía un fin y el resto poco importaba. -¿Qué es lo importante en tu gremio? Soltó la pregunta al aire, aunque ni siquiera él tenía claro a qué se estaba refiriendo.

En ese momento un nuevo tirón de su coleta por parte de la niña hizo que su concentración en la conversación se perdiera durante unos segundos. Giró el rostro y la miró un tanto irritado, ya había comprobado que decirle que se parara no iba a servir de nada así que había decidido que lo que tendría que hacer era que centrara su atención en otra cosa…ahora pondría en práctica esa idea. Tras soltar un ligero suspiro se concentró durante unos momentos y materializó a Zoril, su pequeño amigo zorruno, delante de la niña. Ésta al verlo abrió los ojos como platos y se lanzó hacia él con la intención de cogerlo, claro que el animal era más rápido y se zafó, empezando así un juego de pilla pilla que mantendría entretenida a la pequeña durante un rato. Justo en ese momento unas nuevas palabras de Grey captaron su atención, las cuales le pusieron pensativo aunque no tardó mucho en contestar a la pregunta. –Hmm…realmente no es que quiera ser un mago independiente. Admito que he pensado muchas veces en unirme a un gremio sin embargo aún no me decidí…quizás por el hecho de que no conozco mucho de ellos o no encuentre uno que me llame, no sé qué se necesita para elegir un gremio. Respondió reflexivamente diciendo la verdad, como no conocía mucho de ninguno de ellos no había nada que le pudiera atraer como para querer pertenecer a un sitio. –Así que por eso viajo solo…aunque tampoco es que me guste especialmente, a veces es aburrido.

Fue entonces cuando la Isla Galuna definitivamente se alzó ante ellos, la zona que podía ver frente a sus ojos estaba compuesta por una playa la cual se extendía hacia el inicio de un frondoso bosque, sin duda parecía ser un buen lugar para dejar el bote y seguramente así pensó aquel que les llevaba pues a esa zona se dirigía. Zeffyr palmeó en ese momento la espalda del hombre que les había traído y esbozó una amplia sonrisa. –Ya sabe, solo tiene que esperar aquí un par de días, luego le pagaremos lo que falta de lo acordado. El tipo aquel simplemente asintió a regañadientes, sabía que después de todo el viaje ya no podía echarse atrás porque sería una estupidez. Una vez aclarado todo se giró a su compañero. –Dime, ¿qué le viste tú a Sabertooth? Dijo y acto seguido, sin esperar mucho más, bajó de un salto de la embarcación, uno de sus pies cedió ante la arena y trastabilló estando a punto de caer. Soltó un refunfuño y se ajustó un poco la gorra, la cual se le había caído con todo eso. –En fin…¿alguna idea de por dónde empezamos?

[Post 2/7]
avatar
Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 23/03/2015
Nivel :
61 / 30061 / 300
Ver perfil de usuario

Jezal
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Invitado el 25/04/15, 01:11 pm

Su mirada bajó hacia la parte baja del bote cuando escuchó la nueva pregunta por parte de Puerro-kun. ¿Tener amigos dentro de un gremio daba mayor importancia? Entrecerró los ojos, inseguro de sus propios pensamientos primerizos, hasta que al cabo de unos segundos separó sus labios para poder hablar lentamente. – Ya sabes qué es lo que se suele decir en estos casos. Tener amigos te hace luchar por no perderlos y por darles un futuro mejor. Supongo que ese es el tipo de relación que tengo con ella – Dijo haciendo referencia a Ana, aun sin mirarla. – No es que sea el alma de la fiesta, no es que vaya haciendo migas con todos los que me encuentre por los pasillos. Simplemente voy a lo mío, y la gente no hace por relacionarse conmigo del mismo modo. Nos respetamos y no nos molestamos, es otro tipo de relación – Llevando su mano derecha hacia la barbilla, mesando con los dedos pulgar e índice la misma, en aire pensativo. ¿Qué era lo importante en Sabertooth? ¿Dinero? No. ¿Fama? Ya la tenía. ¿Poder? Misma respuesta que a la anterior pregunta. Por tanto, el pelirrojo fue a lo simple en aquella ocasión. – Ni entiendo tu pregunta, ni tengo una respuesta para ella… Al menos ahora – Nunca se lo había propuesto, nunca lo había visto de esa forma. Tal vez lo investigase.

Ante la hiperactividad de Ana, Puerro-kun decidió entretenerla un poco con sus poderes mágicos. Encima de la “nada”, como un Dios que creaba todo a su antojo, apareció un ser animal con aspecto de zorro. Cuadrúpedo y extraño, con marcas en ciertas partes de su cuerpo que lo diferenciaban del típico ejemplar común. – ¡Un Guau-Guau! ¡Eres un mago de perros! – Comentó la pequeña con los ojos brillando tanto como perlas, casi ensimismada con ello. Persiguió a susodicho ser mágico por la pequeña embarcación, moviéndola de vez en cuando y haciendo que el remero se cabrease por lo movidito que estaba siendo el viaje. Anda que montar a una niña y a un animal en el mismo bote, tenía tela. Mientras tanto, el independiente trataba de explicar el por qué se encontraba en la situación actual. La cabeza de Zeffyr estaba completa de dudas acerca de elecciones. No saber qué elegir en aquellos casos no era una experiencia que hubiera tenido el pelirrojo, quien desde el principio supo que terminaría perteneciendo al gremio de Sabertooth. – En ese caso, solo hay dos variables: sigue buscando hasta que encuentres un gremio que te motive, o funda el tuyo propio – Había gente que creaba sus  pequeños gremios, y con el paso del tiempo estos se volvían más famosos. – Todos empezaron así, de cero y con la esperanza de una sola persona

Sin responder todavía la nueva pregunta de Puerro-kun, el pelirrojo saltó de la embarcación después de haber agarrado a Ana por el cuello de su prenda superior –como hacían los gatos con sus bebés- cayendo al suelo con gracilidad y depositándola en el mismo. Ni se despidió del barquero, eso era cosa del peliverde, que era más simpático. – Antes de ser mago oficialmente, trabajaba en una taberna durante los Grandes Juegos Mágicos. Nuestro local acogía a Sabertooth, su ambiente me llegó a agradar, y a partir de ahí empezó mi admiración por ellos – Mostró una pequeña sonrisa, no solía recordar esa parte de la historia a menudo. De los bolsillos sacó un mechero y un cigarro, el cual encendió con total tranquilidad mientras repasaba las condiciones de la misión, expresamente grabadas en su mente. – Moka, el líder de la tribu y encargado de proteger el libro… Él tiene que saber la localización de los ladrones. Iremos a preguntarle, y luego golpearemos con fuerza – Ese siempre había sido su forma de operar: informarse, y destrozar. Su magia no le dejaba más opciones, desde luego.

[Post 2/7]

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Jezal el 26/04/15, 06:23 am

Si hace un día le hubieran preguntado cómo se imaginaba que podría ser el pelirrojo que ahora tenía por compañero de misión sin lugar a dudas hubiera dicho algo que distaba considerablemente a como lo estaba viendo en estos momentos. Después de todo no parecía ser el típico matón arisco y de mal humor sino que simplemente era un pasota. Sus palabras acerca de la importancia de la amistad supuso que no solo se extendían al interior de un gremio sino a todo en general, haciéndose especialmente importante en estos pues a fin de cuentas tener compañeros que, como decía Grey, fuesen especiales para uno hacia que se esforzara más y se preocupara en su bienestar, o al menos en que siguiesen vivos después de una misión. Esbozó una media sonrisa mientras que su rostro adquiría un tinte pensativo, la verdad es que eso sí podía resultar interesante o cuanto menos motivador (siempre había deseado tener un rival pero que a la vez fuese un compañero y aún no había encontrado a ninguno) así que no era tan descabellado que se sintiese atraído por lo que le decían. –Después de todo sabes decir bonitas frases y todo. Bromeó, olvidando la otra pregunta que no había sido respondida. –Tal y como lo pintas tienes razón, quizás yo mismo podría intentarlo a ver qué sale de eso…aunque supongo que será cuestión de tiempo.

Tras aquello la conversación tomó un tinte más personal si eso era posible, ambos muchachos comenzaron a hablar de sus aspiraciones o motivaciones (o las carencias de las mismas en Zeffyr mejor dicho). De todo aquello se desprendieron dos cosas: por un lado la posibilidad que le dio el pelirrojo de que si no encontraba un gremio que le gustase siempre podía encontrar uno propio. Eso le pareció cuanto menos curioso sin embargo no estaba de acuerdo del todo ya que no veía lógico crear un gremio cuando aún ni sabía cómo funcionaban exactamente o qué se hacía en ellos. Estaría condenado al fracaso como un maestro como él era actualmente…y detestaba que las cosas que hacía le saliesen mal. Ante esto decidió que de un modo u otro tendría que saber cómo era un gremio y para ello debería meterse en uno fuera cual fuese, ya luego de eso se volvería a plantear si se daba el caso eso de crear el suyo propio. Lo segundo que supo fueron las motivaciones de Grey ante Sabertooth, o mejor dicho que fue lo que le vio para meterse dentro. Le pareció curiosa la historia que le contó por ser muy simple, no parecía de los tipos que simplemente se convertían en admiradores de algo, aunque supuso que las apariencias engañan. –Un hombre como tú sintiendo admiración por un gremio…¿sabes? Tienes pinta de que a pesar de mantenerte al margen de los demás si llegara a ser necesario les echarías una mano. Dijo mirándole fijamente con una sonrisa alegre pero perspicaz, tras ello viró el cuerpo hacia el frente y comenzó a andar por delante del pelirrojo y de la niña, con su amigo zorruno al lado. –Pero quizás me equivoque. Como sea, tienes razón, lo mejor es ir a ver a ese tal Moko.

La aldea en cuestión se encontraba en un punto no muy lejano a donde se encontraban, o al menos eso descubrió después de patearse toda la zona del bosque sin resultado, hasta que finalmente dieron con un claro en el que unas amplias barricadas de madera a modo de muralla se alzaban. Apostados en sendas torres vigías atrás de la misma se observaba a un par de hombres que desde la aparición del trío no les habían quitado el ojo de encima. A sabiendas de la cautela que podía tener una tribu como aquella (y a pesar de que si lo quisieran podrían derribar la muralla de un plumazo), Zeffyr se detuvo cuando estaban cerca de la entrada e hizo que los otros dos le imitaran. Acto seguido miró hacia arriba, a uno de los dos centinelas, a pesar de la distancia sabía que había reparado en que le miraba. –Buenas, venimos a echar una mano con lo del libro robado, tal y como pedisteis. Nos gustaría hablar con vuestro líder… Curiosamente antes de que pudiera decir el nombre de ese hombre (y mejor así porque seguramente hubiera metido la pata) las puertas ya se estaban abriendo, revelando no solo un pueblo tranquilo sino a un anciano y a varios de los aldeanos a su alrededor, quienes tenían temor y curiosidad en sus miradas a partes iguales. –Os doy la bienvenida a nuestra aldea y, en nombre de todos, os agradezco el interés por querer ayudarnos. Y así era como oficialmente comenzaba la misión de los dos jóvenes de cabellos extraños.

[Post 3/7]
avatar
Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 23/03/2015
Nivel :
61 / 30061 / 300
Ver perfil de usuario

Jezal
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Invitado el 26/04/15, 07:32 am

Ana alzó sus manos al cielo en cuanto pudo pisar tierra, olvidándose momentáneamente del zorro al que había estado persiguiendo encima de la barca. – ¡Yaaaaay! Ya hemos llegado. ¡Bien! ¡Bien! Hora de empezar con la misión – Enérgica como siempre, se estiró y bostezó un poco, para luego continuar con su tópica persecución al animal invocado por Zeffyr. Mientras tanto, los dos magos continuaban con aquella conversación en la cual el peliverde trataba de buscarle un sentido a formar parte de un gremio, o crear el suyo propio. El pelirrojo no era quién para decirle directamente que se uniera a Sabertooth, pues como bien había dicho antes, cada persona era un mundo y tenía unos gustos peculiares. Todo sería cuestión de tiempo, pero ¿quién sabe si algún día alguno de ellos dos formaba su propio gremio? Por el momento, al pelirrojo se le antojaba necesario quedarse bajo el mandato de los Dientes de Sable por el simple hecho de que no era más que un gusano con un poder muy fuerte. Pero no había evolucionado todavía, y meterse en trámites más complicados sería algo que no le convendría para nada. Todas las grandes personas aparecen tarde o temprano, amparadas por otras figuras de mayor importancia. Pero eso pertenecía al futuro, y no era un suceso que fuera a ocurrir temprano. Lo mejor sería olvidarlo, y una vez que se diera la escena, hacerle frente.

Tenían cosas más importantes de las que encargarse, como por ejemplo recuperar el libro robado a la tribu de la Isla Galuna y cobrar el precio de la misión. Todos paseaban desde la costa en dirección al interior de la isla, siguiendo los senderos a través de los bosques con indicios de manipulación humana. La insinuación del peliverde le hizo alzar una de sus cejas, arqueándola lo suficiente como para denotar en él que ese tema le importaba. – No me relaciono por el simple motivo de que no lo veo provechoso, y las personas no me llaman la atención, por el momento. Eso no quiere decir que, en caso de defensa contra el gremio, no acuda – Sabertooth era una de sus grandes prioridades en el mundo mágico, y la segunda era la pequeña que le acompañaba. Le profesaba una gran admiración y lealtad a su gremio, después de todo le habían dado la oportunidad de dejar atrás una vida común y marginal, para pasar a tener una vida mágica… y marginal. Muchos no sabrían apreciar ese cambio, pero él sí que había llegado a notarlo. – Algún día, cuando formes parte de un gremio, lo entenderás – No sabía cómo explicarle de dónde nacía esa lealtad ciega, no tenía palabras correctas para plasmar lo que su mente y corazón pensaban acerca de ello. Eso era algo que Puerro-kun debería descubrir por sí mismo.

Los magos, la niña y el zorro terminaron llegando a la entrada del poblado de la Isla Galuna. Cerrado a cal y canto como una gran fortaleza, las murallas contaban con vigías que mantenían un ojo encima de ellos en todo momento. No fue hasta que el independiente relató el motivo de su visita, cuando las puertas se abrieron y apareció el tal Moka junto a su séquito. – Tsk… No me gustan las multitudes – Se quejó durante un segundo, apoyando su mano derecha sobre la cabeza de Ana para que no se moviera y causase algún lío. – Vayamos al grano, Oji-san. ¿Dónde están los ladrones? ¿Necesitamos alguna información extra antes de partir? – Las multitudes le ponían nervioso, por lo que prefería tratar esos temas cuanto más rápido para centrarse bien en su trabajo. Ante tal tono, el viejo mostró una sonrisa despreocupada, entrelazando los dedos de sus manos a la espalda y caminando con esta encorvada hacia delante. Quedó a uno dos metros de los magos cuando terminó de pasear –los aldeanos todavía estaban detrás de la empalizada-, mirándoles a los ojos para hablar. – En el templo de Galuna, al norte del poblado. Son magos oscuros, así que os ruego que tengáis cuidado. No sois los primeros en intentarlo, pero espero que seáis los últimos. Una jornada de viaje es suficiente para llegar hasta allí, pero tomad el mapa por si acaso – Le tendió a la niña un pergamino que cogió al segundo, abriéndolo y percibiendo una cruz que señalaba el lugar donde se encontraban, y el lugar de destino. – Se han encerrado en el interior del templo, acceder a él por el exterior ahora es imposible. Tendréis que encontrar otra manera de hacerlo – Eso no era ningún problema. Sin más, el pelirrojo miró a Puerro-kun, esperando a que afirmase para dejar atrás el poblado, y continuar hacia el templo.

[Post 3/7]

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Jezal el 26/04/15, 12:36 pm

Se sorprendió de que por una vez no fuese él quien iniciara una conversación e intentara sacar detalles o cosa respecto a la misión (hasta el momento había sido él quien se encargaba de hablar o de lidiar con las cosas). Según había soltado su compañero por lo bajo parecía que la multitud que había detrás del jefe de la aldea le ponía nervioso así que eso podía explicar el por qué había decidido hablar primero. Gracias a eso se dejaron de rodeos y les comentaron directamente a donde debían dirigirse. Tal parecía ser el caso que los ladrones a pesar de haber robado el libro de habían quedado encerrados en el templo. Eso le pareció peculiar ya que creía que no les había dado tiempo a los aldeanos a reaccionar a tiempo…aunque de ser así podía significar que se habían vuelto a encerrar en el interior del lugar por alguna razón que en ese momento no alcanzaba a comprender. Su mente rápidamente viajaba a través de las ideas locas que podía imaginar, muchas de ellas no parecían del todo descabelladas teniendo en cuenta las cosas que se contaban de la isla…quizás incluso los propios aldeanos eran el peligro del que se habían ocultado los ladrones. Bueno, ya se encargaría de descubrirlo, de un modo u otro le sacaría las respuestas a esos tipos.

-De acuerdo, déjelo en nuestras manos, nos encargaremos de esos tipejos y pondremos a salvo ese libro. Comentó con una media sonrisa el muchacho peliverde mientras que se ajustaba un poco la gorra, a veces lo hacía sin un motivo aparente. A continuación tomó delicadamente el mapa de las manos de la pequeña, prefería ser él quien lo llevara y encargarse de guiar a los tres al sitio correcto…no confiaba precisamente en las capacidades de una niña a decir verdad. Echándole un ojo al mapa pudo observar que el lugar en cuestión se encontraba justamente en el centro de la isla, era algo muy habitual en los sitios de culto que estuvieran en un lugar emblemático o que se sintiera como especial. Sin mucha más dilación después de despedirse simplemente puso rumbo hacia el lugar presidiendo la pequeña comitiva que los tres componían. En las próximas horas sería él quien se encargara de guiar al grupo hacia la zona indicada por la marca en el mapa. Mientras tanto habían seguido hablando acerca de los gremios y de más información que pudiera interesarle, fue así como poco a poco se fue construyendo una idea más precisa aunque sabía a ciencia cierta que aún le quedaba mucho por averiguar y conocer.

-Bueno, creo que ya hemos llegado. Miró hacia el frente después de comprobar por última vez el mapa. Ante ellos se erigía un templo de grandes proporciones que manaba un aura mágica propia, revelando la cantidad de secretos que su interior podía llegar a albergar. Otra de las cosas más llamativas era sin duda el mal estado en el que a simple vista parecía encontrarse, las fachadas de piedra estaban oscurecidas y llenas de verdina por el paso del tiempo, la propia entrada se había caído y parecía que no había nada bloqueando la entrada, aunque sabía realmente que no era así. –Este sitio necesita un lavado de cara. Comentó el muchacho con un tono jocoso mientras daba unos pasos acercándose hacia la entrada, deteniéndose a unos cuanto metros, prefería ser prudente que lamentarlo luego. –Dime, ¿por qué crees que se encerraron aquí adentro los ladrones? Según decía el cartel de la misión los aldeanos no habían podido reaccionar a tiempo, ¿cómo consiguieron hacer que se quedaran ahí? Retomó el tema que había pensado con anterioridad, por si Grey podía saber algo al respecto. Fuera así o no tenían ahora que preocuparse por ingresar en ese edificio, por ello extendió su brazo derecho y del mismo nació un tallo oscuro con espinas rojas, el cual se dirigió con gran velocidad hacia la entrada. Sin embargo como cabía esperar no la atravesó sino que chocó contra algo que por un momento se volvió translúcido y luego desapareció de nuevo. –Una barrera mágica de choque, ya no hay duda. Tenemos que ver efectivamente otro modo de entrar…¿se te ocurre alguno? Lamentablemente mis capacidades no me permiten mucho ahora mismo…

[Post 4/7]
avatar
Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 23/03/2015
Nivel :
61 / 30061 / 300
Ver perfil de usuario

Jezal
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Invitado el 26/04/15, 04:31 pm

Ante la información proporcionada por Moka, el líder de la tribu que habitaba la isla de Galuna, el pelirrojo asentía intermitentemente una y otra vez, esperando que les dieran luz verde para comenzar con su trabajo. Así fue como ocurrió, con Puerro-kun adueñándose del pergamino-mapa que le habían dado a Ana, y empezando a caminar con el rumbo fijado hacia el templo de la isla. – ¡Oeeee, Zeffy! ¿El Guau-Guau tiene nombre o puedo ponerle el que quiera? “Perejil” le va al dedo, no sé por qué, llámalo intuición – La pequeña se entretenía como podía, mientras que los más mayores continuaban con sus charlas. Esta vez ya habían abandonado el tema de los gremios y la lealtad hacia los mismos, era la hora de trabajar y por ende, debían de centrarse en lo único que importaba en ese momento. El camino hacia el templo no fue nada complicado, es más, Grey había esperado que se les hubiera dificultado un poco más. Simple, solo tenían que seguir el sendero marcado en la tierra y, muy de vez en cuando, realizar algún cambio de bifurcación dependiendo de la dirección a la que quisieran llegar. Sin un mapa aquello les habría resultado mucho más difícil, tal vez hasta se hubieran perdido, pero con dicho complemento el viaje hacia el punto de destino no tenía complicación ninguna. Una suerte, vaya.

La imagen del templo pronto se mostró entre la arboleda final de aquella selva. Un montículo primitivo era el asiento sobre el que se erigía aquella edificación, a la cual se accedía mediante unas escaleras de piedra que desembocaban en una entrada sin puerta. Los escalones superiores de la cubierta indicaban que arriba del todo también tenía que haber algo, tal vez hasta una entrada por la que pudieran pasar al interior, pero no iban a desaprovechar la puerta que se mostraba ante ellos. Sería un desperdicio y una falta de respeto a la facilidad. Después de haber estado callado durante un largo rato, por fin le tocaba hablar para exponer su punto de vista con respecto al lugar de reposo de los ladrones. – A lo mejor consiguieron salir del templo, pero consideraron más sensato encerrarse dentro del mismo hasta tener una buena oportunidad sin puntos flacos. Supongo que habrás escuchado que Galuna está maldita, el reflejo de la Luna sobre las personas las convierte en demonios. Puede que tengan miedo de ello, aunque no sabría decir si es más un mito para asustar a los niños pequeños, que una verdad en sí misma – Tal vez el interior fuera más seguro que el exterior, al menos de noche. De día, como era el caso en que se encontraban, todo parecía pacífico y sereno.

Estaban caminando en dirección a la entrada cuando Puerro-kun decidió hacer gala de perspicacia y cautela. Hacía bien en no fiarse de la naturaleza, de todo lo que pudiera estar oculto a la vista, pero no a lo sobrenatural. Básicamente creó un tallo con espinas que trató de colarse por la puerta del templo, pero este fue repelido por una barrera que brilló durante el segundo escaso de impacto. – Yare… – Se quejó el pelirrojo, sacando un cigarro y encendiéndolo para tranquilizarse un poco. Tras ello, metió las manos en los bolsillos de su pantalón y oteó el horizonte. – Debería haber otro acceso arriba, pero es imposible que lleguemos hasta la cima desde el suelo. Me ocuparé de esto – Rascándose la nuca con la mano derecha, mientras que se adelantaba hasta el punto donde el tallo había impactado contra la barrera. Ana, para sorpresa de todos, no le siguió, sino que se interpuso por delante de Zeffyr para que no se moviera. Ella ya sabía lo que iba a pasar. – No te acerques, Zeffy. Todavía no tiene control sobre su magia, podría dañarnos… – Lo decía con un tono de preocupación, pero con confianza en su compañero. Mientras tanto, el pelirrojo ya se había parado frente a la entrada, y adelantaba una mano hasta rozar la superficie de la barrera. Esta le quemó el dedo al instante, pero la mano del mago se apretó en una especie de garra tensionada. Como si estuviera apretando algo invisible en su palma. La escena duró diez segundos, momento en el cual se escuchó la rotura de un vidrio, seguido del desvanecimiento visual de la barrera. Tomando el cigarro con la mano cuyo dedo se había quemado, y expulsando el humo al aire, habló al girarse hacia los demás. – Tu magia crea, la mía destruye. Espero que ser dos polos opuestos resulte beneficioso con lo que sea que encontremos allí dentro… – Y sin más, fue el primero en pasar bajo el marco de la entrada.

[Post 4/7]

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Jezal el 26/04/15, 07:33 pm

Tras reconocer que sus capacidades para abrirse camino eran nulas en aquellos momentos pareció que su compañero había tomado la decisión de intentarlo él mismo. A decir verdad ni siquiera se lo cuestionó pues por un lado no sabía aún la magia que tenía y por otro pensaba que si había decidido intentarlo era por algo. Por ello mismo se mantuvo en el sitio en el que se encontraba, arqueando una ceja extrañado por la reacción de la pequeña, quien a todas luces parecía tener miedo de lo que podía pasar a continuación (sus palabras también ayudaban a que el peliverde tuviera esta percepción de las cosas). –Tranquila, no tenía intención de hacerlo realmente. Comentó de forma relajada mientras se encogía de hombros, a continuación simplemente metió las manos en los bolsillos y miró al frente, a la espera de lo que fuese a pasar una vez Grey llegó hacia donde estaba la barrera. Tras un breve periodo de tiempo (cuestión de segundos realmente) algo se pudo escuchar en el ambiente, como si se estuviera rompiendo un cristal o algo así…de forma inesperada el propio aire se agrietó y algo pareció romperse en trozos como si de un espejo se tratase. Sorprendido dejó escapar un leve silbido mientras aplaudía con suavidad, volviendo a emprender el camino hacia la entrada del templo.

-No está mal, nada mal… Dijo palmeando la espalda del mago de Sabertooth cuando pasó por su lado, internándose en ese momento en el interior del lugar. Atrás suya se escucharon las palabras de su compañero ante las que no pudo evitar esbozar una sonrisa, sin lugar a dudas con eso parecía que eran los polos opuestos, sujetos contrarios que por el momento estaban coordinándose bien y dando buenos resultados. Él también esperaba que eso siguiera así y les ayudara a cumplir la misión de forma satisfactoria, de hecho no tenía ninguna duda de ello para ser sinceros. –Pinta bien la cosa, no creo que tengamos muchos dolores de cabeza realmente. Mientras hablaba proseguía con su caminar hacia el interior del sitio, internándose poco a poco pero sabiendo que era acompañado por los otros dos miembros del grupo. Se sorprendió por lo espacioso que resultaba ser todo allí dentro aunque la iluminación no resultaba ser especialmente buena…aunque tenía una forma de remediar eso. Tras concentrarse ligeramente extendió su zurda a un lado y abrió la mano, a continuación en ésta se materializó una antorcha ya encendida y todo pudiéndose ver con una mayor claridad lo que tenían ante ellos. Tal y como estaba el exterior los pasillos del templo también tenían ese aspecto de abandonado, como si nadie se preocupara por mantener medianamente el lugar. -Muy importante no tiene que ser este sitio realmente si está tan hecho mierda. Pensó en voz alta pero no siguió dándole vueltas al tema pues se fijó en unas inscripciones que había en las paredes, le resultaban relativamente familiares y lo peor de todo es que no sabía de qué.

En ese momento un ruido llegó hasta sus oídos que hizo que se mantuviera en tensión, unos pasos resonaron con suavidad en algún punto a su alrededor aunque tampoco podía estar del todo seguro de eso…claro que tenía un modo de confirmarlo. Se agachó y tomó a Zoril subiéndolo a su cabeza (encima de la gorra concretamente), desde allí el pequeño zorro se concentró y como si de un radar se tratase giró la cabeza 360º atento a lo que pudiera percibir. No tardó muchos segundos hasta que soltó un fuerte gruñido y se puso en guardia. –Tenemos compañía. Antes lo decía y antes aparecían, como si de la nada los ladrones se materializaron intentando atacar a los tres magos. Zeffyr actuó lo más rápido que pudo y al tiempo que movía con rapidez su diestra el tallo espinado se materializaba en su brazo golpeando con fuerza a aquel que estaba más cerca, enviándolo hacia la pared donde se chocó. Sabía que eso no iba a ser suficiente para noquearlo pero al menos ya tenía un poco más de tiempo para pensar. Esbozó una media sonrisa y se ajustó su gorra con la otra mano, el látigo seguía bailando a su alrededor. –Nos lo han puesto más fácil de lo que pensaba, han venido ellos a nosotros y todo. Comentó de un modo socarrón que pareció mosquear a los atacantes, realmente esa era la intención. Señaló con un dedo al tipo que había mandado por los aires y se estaba levantando. –¡Hora de ponerse serios, Zoril modo de ataque!

[Post 5/7]
avatar
Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 23/03/2015
Nivel :
61 / 30061 / 300
Ver perfil de usuario

Jezal
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Invitado el 27/04/15, 02:11 am

Una vez que la barrera mágica que protegía al templo de Galuna se rompió, y mientras los retazos de la misma seguían desvaneciéndose y fusionándose con el cielo. Ana por fin dejó de tener miedo –la mayor parte del tiempo que el pelirrojo empleaba sus poderes se encontraba de la misma forma, tal vez porque sabía de lo que era capaz de hacer, y de que no era capaz de controlarlo por completo– y se movilizó hacia los escalones, subiéndolos tan rápido como un cometa y acercándose a Grey. – Aupa – Le dijo en un tono infantil, levantando las manos. El mago la tomó y la elevó lo suficiente como para que la pequeña pudiera sentarse sobre su hombro derecho, como si se tratase de una vigía sobre una barricada. Así, el grupo formado por el mago independiente, su zorro y los dos Sabertooth, se adentraron en el interior del templo de una vez por todas. Estaba oscuro, una penumbra que no dejaba discernir ninguna forma en su extensión. Suerte que tenía alguien al lado que podía crear cosas de la nada, haciéndose rápido con una antorcha que iluminó su sendero y les dio una vaga idea de cómo era el lugar en el que se habían adentrado. – ¿Puedes crear cualquier cosa que magines? ¿O hay un límite? – Preguntó con curiosidad el mago a su compañero, en voz baja.

Él no hacía caso de las inscripciones que había en las paredes, para él no eran más que dibujos de gente que tal vez les hubiera dado un significado vacío. No era ningún arqueólogo, era un mago, su trabajo consistía en cumplir misiones y alzar la fama de su gremio por todos los rincones del mundo. No desempolvar viejas historias y tratar de darles sentido. El ruido que alertó al grupo hizo que él también se quedase en cuclillas, apoyando su mano derecha sobre el muslo propio de dicho lado de su cuerpo. Los ojos ambarinos del mago no reflejaban miedo, no reflejaban siquiera sorpresa. Ya sabía que había un grupo de enemigos rondando por la zona, que protegerían a toda costa aquello que tan pesado se les estaba haciendo robar. La única cuestión no especificada en la información de la misión, y que tal vez pudiera tener mayor relevancia, era el número de enemigos al que tendrían que enfrentarse. – Escóndete y no dejes que te atrapen, Ana – Susurró, inclinando el hombro derecho hacia el suelo para que la chica pudiera resbalar por sí misma y perderse detrás de unas columnas derruidas. No era la primera vez que lo hacía, así que también estaría atenta para que nadie se le acercase por detrás y la usase de rehén. Esa endiablada muchacha era bastante rápida.

Ahora, él tenía plena capacidad para usar su magia sin tener que preocuparse de lo que le pasara a su protegida. Mientras que Puerro-kun volvía a crear su tallo espinado y golpeaba con él al primero de un grupo de tres que aparecieron de la nada, él chocaba sus puños entre sí como hacía siempre antes de cada pelea. – Bien, hora de destrozar – “Destrozar” era una palabra que siempre le había gustado y que, además, siempre iba anexada a todo tipo de acciones que tuvieran que ver con el uso de su magia. Los otros dos magos trataron de acercarse peligrosamente hacia él, formando unas runas en sus manos de distintos colores y formas, las cuales al instante crearon espadas que enarbolaron. – Armas a mí… – Se bufó, para luego extender su mano derecha hacia adelante. La palma se abrió, y al instante una gran onda de choque arrasó todo lo que tenía delante. Como el disparo de una bala de cañón que destrozó cuanto había en medio de su trayectoria. El suelo de aquella habitación del templo, e incluso alguna que otra columna, se derrumbaron. La magia del pelirrojo había incluso dejado “tiritando” la estancia, quien se había quedado inmóvil para emplear su técnica. Así, cuando fue a mirar el resultado, observó cómo los dos magos oscuros que habían ido contra él, habían atravesado una pared por medio cuerpo, y estaban colgando. Como clavar unos dardos en una diana. Volvió a expulsar más humo de su boca, mientras el cigarro se consumía. – Espero que esto no sea todo – Dijo, decepcionado, para un rato más tarde… Escuchar el sonido de una gran cantidad de pasos que se dirigían a su actual posición.

[Post 5/7]

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Jezal el 27/04/15, 04:02 am

Como era de esperarse desde incluso antes de que entraran al templo en el momento en el que pusieran un pie en su interior sería seguro que acabaran inmersos en una pelea. Lo que le sorprendió es que fuesen los ladrones aquellos que les buscasen y no al revés, aunque como dijo eso venía mejor ya que podrían encontrar las respuestas a sus preguntas más rápido…claro que realmente lo único que tenían que saber era donde estaba el libro ese. Después de haber señalado al tipo que se había estrellado contra la pared y haber dado las indicaciones adecuadas el zorro de un modo gracioso saltó desde su cabeza hacia el suelo, emprendiendo el camino con celeridad hacia el que había sido señalado como objetivo. Lo sorprendente venía a continuación pues a medida que iba a avanzando su cuerpo crecía más y más hasta alcanzar casi los dos metros de altura y una complexión fuerte, esto acompañado a su imagen amenazadora hacia que uno olvidase al pequeño zorro y se asustara (o al menos lo tuviera más en consideración) a este nuevo can peligroso. Zoril, quien siempre se había caracterizado por tener bastante valentía y una gran inteligencia no dudó ni un segundo en abalanzarse hacia aquel que había osado atacar a su amigo. Tras hacer una finta a la derecha esquivando un ataque eléctrico lanzado por el mago ladrón se abalanzó hacia el propinándole una patada en todo el pecho que lo volvió a lanzar contra la pared, claro que esta vez la cosa no quedaba ahí y gracias a la agilidad del animal llegaría a la posición del otro antes de que se chocara golpeándolo con la palma de su mano/pata en el pecho.

A decir verdad ninguno de los dos (ni el zorro dopado ni el muchacho peliverde) se fijarían en la condición en la que quedaría el ladronzuelo al que enfrentaban pues algo llamó su atención. Y como para no hacerlo, al lado de ellos un gran estruendo se sucedió acompañado de un fuerte temblor e incluso el derrumbe de alguna de las columnas más perjudicadas por el paso del tiempo de aquella sala. Como un resorte Zeffyr había girado para sí mismo observando qué demonios había pasado y aunque no obtuvo mucha respuesta le bastó ver a los otros dos clavados en el muro que había enfrente (el cual también estaba parcialmente destruido) para saber que aquello había sido cosa de su compañero. Soltó un pequeño bufido y negó suavemente con la cabeza, para mirarlo a continuación. –Desde luego eres alguien poco discreto, ¿eh? En comparación con su magia que al menos de momento era más sutil y refinada (quien sabe si en un futuro acababa creando un super dragón destructor o algo así) la otra era destrucción pura y dura por lo que podía ver. Desde luego las magias eran una autentica lotería…y él había tenido suerte. Sin embargo no había tiempo para relajarse pues al cabo de unos segundos unos pasos volvían a resonar con más fuerza, demostrando que había más tipos en el templo.

Grande sería al menos su sorpresa cuando descubriera que todos ellos lucían similar, por no decir que eran idénticos. Los parpados de Zeffyr comenzaron a temblar de un modo muy gracioso al observar esto debido a que era una de las pocas cosas que podía llegar a esperarse aquel día. Ahora no es que se estuvieran enfrentando a muchos ladrones sino que todos ellos era el mismo, lo que debían de averiguar era si el original estaba ahí o no, pues seguro que ese era el que les podía decir donde estaba el libro. Giró la vista a los otros ladrones, viéndolos noqueados…efectivamente, era el único que podía decirlo. –Grey, creo que te has dado cuenta ya pero todos son copias, tenemos que encontrar al original, así que ya puedes ir cargándotelos. Tengo el presentimiento de que cuento más tiempo pase más se multiplicarán… Mientras que decía esto él mismo y su compañero animal se lanzaban al ataque, flanqueando al grupo de clones para atacar desde los lados y dejar al pelirrojo la delantera, así lo tendría más fácil. De este modo se repitió lo mismo de antes y el mago independiente atacaba con su tallo espinado dañando a los que estaban a su lado los cuales al darse cuenta se lanzaron contra él tras defenderse (no actuaban como autómatas sino que parecían tener voluntad propia) mientras que sucedía lo mismo en el lado de Zoril, aunque éste podía neutralizarlos con mayor rapidez, además después de todo eso solo era un cebo para mantenerlos juntos. La batalla no iba a ser muy complicada y menos cuando entrara Grey en acción...ya estaban muy cerca de cumplir con su objetivo.

[Post 6/7]
avatar
Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 23/03/2015
Nivel :
61 / 30061 / 300
Ver perfil de usuario

Jezal
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Invitado el 27/04/15, 05:26 am

Una pequeña sonrisa apareció en el rostro del mago pelirrojo, ante el “halago” de Puerro-kun. – Nunca dije que lo fuera – Ni lo sería en la vida, desde luego, a menos que aprendiera a dosificar su potencia. Aun así, el peliverde había hecho gala de sus dotes haciendo crecer de sobremanera a su zorro acompañante. Parecía que le había pinchado un buen chute de epinefrina, que Zoril estaba entrenando para ser culturista, o algo parecido. Por favor, hasta se había vuelto más grande que el propio Grey, ¿qué tipo de juego extraño y descabellado era este? Aun así, los tres magos oscuros que les dieron la bienvenida en el templo fueron fácilmente repelidos por sus poderes, quedándolos inconscientes mientras que una nueva horda de pasos se escuchaba desde la lejanía, acercándose más y más con cada segundo que pasaba. Detrás de la columna tras la que se había escondido, la pequeña Ana miraba con curiosidad todo cuanto el fuego de la antorcha encendida le permitía ver. Aun así, sabía que no debía aventurarse por sí sola en un lugar tan peligroso como aquel. Lo más probable es que se quedase bien oculta hasta que el pelirrojo le hiciera una seña para saber que era seguro salir. Aunque, ¿quién sabe cómo reaccionaría una niña pequeña? A lo mejor terminaba haciendo lo que quisiera, su albedrío era libre.

Finalmente, la gran cantidad de pasos que se habían estado haciendo eco desde hacía tiempo, dieron figura a una ingente marabunta guerrillera. – Por fin – Comentaba el pelirrojo, terminándose su cigarro y dejando que este cayera por acción de la gravedad de su boca al suelo, donde lo pisó con la suela de su bota para esparcir las cenizas sobre las losas. En efecto, y como bien le había comentado Puerro-kun, todos tenían el mismo rostro. En un principio podría haber pensado que se trataban de… nonallizos… decallizos… -ni siquiera estaba seguro de que esas palabras existieran en el diccionario contemporáneo- pero no, todos tenían la misma cara, eran iguales. Aquello solo podía ser causado por un hechizo multiplicador, así que tocaba lo realmente difícil: encontrar al verdadero. – El original debe estar protegido por todos los demás, así que habrá elegido una posición alejada de la primera línea de batalla para no resultar herido. Si es un cobarde, estará atrás del todo. Si tiene aunque sea un mínimo de coraje, estará escondido en la parte central, haciéndose pasar por una copia más para no levantar sospechas – Su juicio era rápido, e incluso lógico dentro de lo que cabía para alguien de su esencia. Había visto demasiadas peleas en los Grandes Juegos Mágicos años atrás, sabía cómo responder ante muchas situaciones como aquella.

El combate comenzó por parte de Zoril y su amo, quienes eligiendo un flanco distinto, empezaron a avasallar a las copias una por una, bien empleando fuerza bruta o magia de creación. No hacía falta ser un genio para saber que le estaban dejando la delantera toda para él, por lo que los nudillos de sus manos crujieron solos de la excitación que estaba entrando en su cuerpo. Como un rayo se desplazó hacia ellos, pero no llegó a golpear todavía a nadie. Estaba entrando en el grueso de aquel ejército, llegando hasta el centro y quedando totalmente quieto sin hacer ni un movimiento, solo cubriéndose con las manos y arqueando un poco la espalda hacia delante. ¿Suicidio? Tal vez, pero no era ningún sadomasoquista. Ante tal reacción, los magos oscuros giraron todos a su alrededor y se lanzaron como si de una piña se tratase. Querían agobiarle y hacerle caer, pero él ya lo tenía todo pensado. Su brazo derecho se había cubierto de una especie de aura mágica de color rojizo, y en el momento en que golpeó el suelo, una gran onda expansiva lanzó a todos los que se habían acercado demasiado con bastante fuerza hacia los lados. Muchos quedaron inconscientes al instante, y otros en tal mal estado que ni siquiera se plantearon volver a levantarse. Acercándose a uno cualquiera de ellos, el pelirrojo fue directo y no piadoso, reventando el rostro del hombre con un rodillazo. Pero sorpresa, era una ilusión, y se desvaneció. Su cuerpo se volvió una sombra que reptó por el suelo hasta una posición exacta: la de otro de sus congéneres. Como si la hubiera absorbido una vez que fuera inútil. – Te encontré – Susurró, antes de levantarse, y caminar hacia él.

[Post 6/7]

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Jezal el 27/04/15, 08:38 am

Podrían darse por satisfechos pues la estrategia relativamente improvisada había dado sus frutos. El ataque simultáneo del muchacho y su amigo animal había llamado la atención de los clones quienes se habían puesto a atacarles, dejando la parte delantera desprotegida al menos en parte, lo suficiente como para que Grey pudiera actuar como mejor viese oportuno…aunque nunca hubiera pensado que se metería de lleno en el grueso enemigo, ¿estaba loco? Cada vez era más probable. Por inercia, debido a que con la intrusión del pelirrojo había llamado la atención de las copias y las mismas se centraron en él, tanto Zeffyr como el zorro dejaron de pelear y se quedaron a observar lo que pasaba a continuación. Claro que esto no duró mucho pues bastó el ver como un aura rojiza comenzaba a rodear parte del cuerpo del compañero suicida para saber que algo estaba a punto de suceder. Como si lo viera venir de antemano el peliverde hizo una seña al animal para que éste se retirase y así lo hicieron ambos, con presteza se dirigieron a uno de los pilares que se habían derrumbado y se ocultaron detrás de éste, de hecho Zoril cambió su apariencia a la normal ya que era más adecuada para poder estar a salvo. Acorde a lo que pensaban así sucedió y tras un estruendo se escucharon varios golpes de cosas golpeando en otras. Cuando volvieron a asomarse vieron como todos estaban dispersos y en muy mala condiciones. Haberle dejado a Grey el trabajo fue una sabia decisión después de todo.

Las palabras de su compañero pelirrojo llamaron su atención y tras fijarse detenidamente pudo fijarse en el lugar u objetivo al que se dirigía. Esbozó una media sonrisa y de un salto pasó por encima de los escombros para a continuación acercarse un poco hacia el lugar en el que se encontraba el que supuestamente era el original. Éste una vez se dio cuenta de que estaba en una mala situación intentó alejarse lo máximo posible reptando por el suelo, sin embargo sería inútil. Creando una vez más el tallo que anteriormente ya había usado hizo que el mismo se enrollase en torno a las piernas del sujeto clavándose las espinas con profundidad en las mismas, al sonido de la carne siendo atravesada le acompañó el grito de dolor del ladronzuelo aquel. –Creo que lo que más te conviene es no huir y decirnos lo que queremos saber. Ya has visto de lo que mi compañero es capaz… Dijo con una voz sombría mientras ponía su cara de mal tipejo, había que admitir que Zeffyr sabía actuar muy bien. –Cla-claro, os diré lo que queráis pero no me hagáis nada… “Patético, ¿y esto es un mago oscuro?” Se burló interiormente el peliverde, tenía que hacer esfuerzos para no partirse de risa. –Nos lo pensaremos, por ahora dinos donde tenéis el libro. Fue coser y cantar, tal y como le exigió saber donde estaba lo que buscaban el otro habló como si su vida dependiese de ello (de hecho así parecía ser). Una vez obtenida la ubicación del libro, situado en una de las salas que había en el templo pero que estaba cerca de donde se encontraban, ya solo quedaba regresarlo a la aldea para que hicieran con él y los malhechores lo que les viniese en ganas.

Un rato después ya estaban saliendo del templo dirigiéndose hacia la aldea de la que partieron con anterioridad. Durante el camino de vuelta ninguno de los tres habló en un primer momento por una razón u otra. En caso del peliverde se encontraba absorto en todo lo que habían hablado hasta ese momento y en cómo había ido la misión. Había hecho ya varias con anterioridad, de eso no había duda, pero sin embargo ésta era la que más experiencias le había aportado y eso seguramente acababa repercutiendo de alguna forma beneficiosa. Esbozó una media sonrisa, la aldea ya comenzaba a verse a través de las lindes del bosque. -¿Sabes? No ha estado mal hacer equipo contigo, después de todo eres un buen compañero. Comentó en primer lugar, no era un halago vacío sino que lo pensaba de verdad, habían hecho un buen dúo y por lo menos de momento se soportaban bien, ya era mucho decir teniendo en cuenta como eran los dos muchachos. Se mantuvo por un momento en silencio, haciendo el amago de hablar varias veces pero sin conseguirlo. Finalmente se armó de valor y decidió hacerlo, pasando los brazos por detrás de la cabeza. –Lo he estado pensando…y creo que podría ser interesante unirme a tu gremio una vez regresemos de la misión. Se mantuvo por unos segundos en silencio esperando que el otro digiriese la idea que acababa de comentarle, luego con una sonrisa divertida miró directamente a Grey a los ojos. -¿Qué opinas, me ves en Sabertooth?

[Post 7/7]
avatar
Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 23/03/2015
Nivel :
61 / 30061 / 300
Ver perfil de usuario

Jezal
Rango D

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Invitado el 27/04/15, 09:13 am

Terminada su buena acción del día, el pelirrojo dejó que Puerro-kun se acercase y comenzara a intimidar verbalmente al mago multiplicador. Las demás copias, una vez que se rindió ante los dos magos poderosos que tenía enfrente, simplemente se desvanecieron y fueron absorbidas por su cuerpo de nuevo. Grey levantó la mano derecha entonces, con los dedos índice y corazón extendidos. Una señal para que Ana saliera de su escondrijo y corriera con velocidad hacia donde estaba él, enroscándose en su pierna y escalando hasta alcanzar su hombro, su asiento personal. Apoyó sus manos en la cabeza del mago de Sabertooth y se quedó callada, simplemente observando lo que acontecía. “Vaya huevón, solo le ha apretado un poco contra la pared y ya está soltando toda la información…”, pensaba el joven mientras escuchaba toda la prenda que decía el mago oscuro. Si esa era la supuesta malvada generación, algo malo estaba pasando con el mundo. ¿Dónde estaban esos seres sin corazón que se arrancaban la lengua antes de hablar, solo por fastidiarte? Lo que tenía delante era un intento de imbécil, más bien dicho. Una persona que había querido jugar de inteligente y había resultado ser un peón más en un juego que estaba decidido incluso antes de empezar. De todas formas, con el mago multiplicador fuera de combate, y los otros tres inconscientes, aquello podía darse por finalizado.

El libro que la tribu de Galuna quería recuperar se encontraba en una de las habitaciones anexas a aquella sala. No fue nada complicado que Puerro-kun fuera a por él, mientras el pelirrojo se encargaba de atar a los ladrones y de vigilarlos para que no se escapasen. La vuelta al poblado fue sencilla, sin cavilaciones ni conversaciones sobre gremios de camino. Aquello era agradable, a Grey le gustaba pensar que el peliverde también podía disfrutar del silencio como lo hacía él. Era soportable, dentro de lo que cabía, además que Ana le había cogido cariño bastante pronto. Y quien se ganaba el cariño de la pequeña, también se ganaba el respeto del mayor. Después de la jornada de viaje desde el templo hasta el pueblo, Moka les recibió de nuevo en la empalizada exterior junto a una parte de los vecinos. Tomaron el libro y les entregaron una bolsa con el precio acordado por haber completado la misión, así como un papel en el que se certificaba que esta había sido evidentemente realizada. Por si acaso, al pelirrojo le gustaba siempre tener las cosas en regla. Ya que se olía el ascenso en Sabertooth no dentro de mucho, era normal que no quisiera dejar cabos sueltos.

Nada les retenía en Galuna, y aunque quisiera quedarse tras el anochecer para ver si de verdad era cierto lo que se decía de los demonios de la isla, no quería perder más tiempo con ello. No se despidió de nadie, puesto que lo más probable es que no volviera por aquel lugar en mucho tiempo. Tampoco había hecho amistades fuera del círculo de trabajo, aunque por parte del poblado sí que hubo una fiesta de despedida. Todos danzando alrededor de una hoguera mientras los magos se marchaban en dirección a la costa, donde el navegante les esperaba con su bote. – Puedo decir lo mismo de ti, Puerro-kun. Ha sido fácil y provechoso para nuestros bolsillos, no encuentro razón para quejarme – Subieron todos al bote, Ana volviendo a jugar con Zoril mientras los magos hablaban, y el marginado del remero se comía todo el trabajo para sus adentros. Entonces ocurrió lo imprevisto, que una frase dedicada por el peliverde cambiase la expresión del pelirrojo a total sorpresa. – Así que al final te has decidido – Comentó mientras se encendía un nuevo cigarro, acomodándose sobre el asiento y el lateral del bote, apoyando un brazo sobre el mismo. Pensativo, echó el humo al cielo mientras buscaba la respuesta apropiada, además de sonreír por lo bajo. – Tienes mi bendición. Pero como llores cuando te tatúen, te perderé el respeto por siempre – Estalló en una carcajada que había contenido demasiado tiempo, mientras el bote regresaba de vuelta al mundo de los vivos.

[Post 7/7]

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango D] Encuentra el libro legendario (Grey)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.