Ken no Tamashi. [Asuna-Seikuro]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ken no Tamashi. [Asuna-Seikuro]

Mensaje por Seikuro Shin-Tensei el 25/03/15, 05:53 pm

La tranquilidad y la paz que otorgaba aquél lugar que era el patio trasero de la casa de Seikuro era lo que el pelirrojo necesitaba sin dudas para despejar y tranquilizar su mente, el aroma de la flor de cerezo y la agradable brisa matutina que soplaba hacía que la estancia en dicho sitio no fuese más que agradable, sobre todo teniendo en cuenta lo que había pasado mucho antes en la mañana cuando había ido a devolver un libro a la biblioteca en reconstrucción. Al parecer, algún estúpido y sus amigos le habían visto cara de pardillo de turno y se habían metido con la persona que menos debía ser "amenazada" de los alrededores, no porque fuese el más fuerte, pero si el más directo a la hora de realizar un esfuerzo físico en contra de alguna persona, en este caso de un grupo de personas a los que, con una espada de madera, sin usar siquiera sus técnicas de combate había podido dejar fuera de combate en meos de un minuto, la parte mala es que en medio del combate había partido la espada en la nuca de uno de los matones y seguramente había quedado en silla de ruedas para el resto de su vida, pero por lo menos aún seguía con vida, lo cual ya era decir mucho tras haber intentado emboscar a Seikuro sin ningún tipo de preparación previa.

La fragua ese día la había mantenido cerrada para dejar descansar al torno y que no se acabase rompiendo por culpa de las intensas llamas que de él salía la mayoría de los días, se había encargado de darle una capa de barro que más tarde se convertiría en arcilla, el mejor método y más tradicional para conservar en su mejor estado ese tipo de objetos, nada de engrasantes mágicos ni nada por el estilo, barro cogido del suelo cuya agua tenía una pureza absoluta sin ningún tipo de químicos en ella, justo del riachuelo sobre el que estaba sentando en esos instantes sobre un pequeño puente de madera mientras, ensimismado, y disfrutando de la soledad y el silencio daba un trago de una taza de té, en su interior, una infusión de té rojo que, de no ser porque ya estaba acostumbrado a esas temperaturas seguramente estaría sacando la lengua por lo que quemaba, pero, no tenía sentido que estuviese frío si quería evitar el mismo.

Tras dar un segundo trago, desenvainó su katana de la funda y virtió un poco de aceite a la hoja, acto seguido le empezó a pasar, teniendo mucho cuidado con la hoja, un trapo desde la punta hasta la base, varias veces y con lentitud sin prisa alguna para no dañar la hoja ni que perdiese ninguna de sus cualidades mágicas. Tras eso, el pulido era la parte más fácil, pasta para pulir y una pulidora, obviamente, para terminar con el trabajo, aquello parecía ser lo más aburrido del mundo, pero para alguien como él, realmente era un pasatiempos de lo más entretenido, después de todo no tenía que mirar como otra persona lo hacía.

Acto seguido, salió del puente hacia el interior del patio, casi en su casa y una vez allí envainó su katana y se colocó en postura de desenvainado, con su mano rozando la empuñadura para, con rapidez y fuerza desenvainar dejando salir de la espada una gran ráfaga de viento que azotó los árboles haciendo que las flores del cerezo saliesen volando desde su patio hacia el cielo. Debía hacer aquello no por gusto para que saliesen las flores volando, sino para verificar si mediante el proceso de mantenimiento de la espada no la había estropeado y empezar las reparaciones inmediatamente, un espadachín sin su espada no era nada después de todo.

_________________
avatar
Mensajes : 576
Fecha de inscripción : 21/01/2015
Edad : 27
Localización : Ciudad Márgaret.
Empleo /Ocio : Mago de Lamia Scale.
Humor : ¿Hu... Qué?
Nivel :
279 / 300279 / 300
Ver perfil de usuario

Seikuro Shin-Tensei
Rango A

Volver arriba Ir abajo

Re: Ken no Tamashi. [Asuna-Seikuro]

Mensaje por Invitado el 06/04/15, 02:04 pm

Los días que estaban pasando eran bastante curiosos para mí. Tanto así que me gustaba muchísimo la idea de estar compartiendo con los jóvenes humanos y también con las simpáticas muchachas que eran de mi Gremio. Debido a que tras las horribles historias que habían pasado por los dragones, me encontraba sumamente preocupada por todos e intentaba dar lo mejor de mi misma para poder apoyar en lo que fuese necesario a todas las personas del mundo. Sabía todo lo que habían perdido, por eso mismo intentaría aportar en lo mejor que podía para que así la gente estuviese bien y feliz cómo siempre deberían de haber estado. Pero también debía cumplir mis deberes cómo espíritu, debido que al ser un espíritu de la naturaleza, me gustaba mucho cuidar la flora y también la fauna del mundo en general, por eso mismo en mi forma cómo humana normal iría a la ciudad de Magnolia, para poder buscar un buen lugar para poder cuidar y mantener.

Tenía mis ropajes comunes cómo una maga normal. Mi traje blanco & rojo con armadura, que me hacían parecer una caballera más que una simple maga. Pero aún así, caminé por la ciudad para buscar algún lugar para poder cuidar, notando que metros mas allá donde me encontraba yo, habían unos hermosos árboles de cerezo que estaban un tanto tristes, al menos para mi visión ya que para cualquier otra persona normal simplemente vería unos árboles normales y sin sentimientos.

De un pequeño salto, escalaría a uno de los tantos árboles para poder observar la flora que tenían estos. Realmente eran muy hermosos y me gustaban muchísimo. Las flores se notaban llenas de vida, pero había algo que las perturbaba, asumiendo que era por el clima de aún pánico que habían en todos lados. Nadie sabía cuando los dragones volverían a atacar, por eso mismo era lo más normal el estar "intranquilo" en cualquier día. — Ya todo cambiará... — Sonreí, mientras seguía oliéndolas y también disfrutando del ambiente tranquilo que había.

Pero de un momento a otro, una ráfaga de viento chocaría con los árboles, haciendo que yo perdiera el equilibrio y caer directamente a una montonera de hojas que estaban botadas en el suelo. Gracias a dios estaban ellas y no sufriría un fuerte golpe, debido a que lamentablemente al ser espíritu celestial, mi poder no era el suficiente y cualquier golpe sería un poco más relevante para mí que cualquier otra persona. Me fijé en todos los lados del lugar para notar que podría haber sido esa ráfaga de aire, notando un joven de cabellera rojiza que tenía una espada. Un tanto molesta me levanté y le grité — ¿Acaso no te das cuenta que los árboles les duele que juegues así con ellos? — Le dije, haciendo notar mi clara molestia ante la situación que se estaba generando.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ken no Tamashi. [Asuna-Seikuro]

Mensaje por Seikuro Shin-Tensei el 07/04/15, 07:01 am

La verdad es que no se esperaba que hubiese alguien subido a los árboles que despues de todo estaban en su jardín y era una propiedad privada, cuando la figura cayó no pudo evitar colocarse en guardia de forma instintiva con la katana puesta en forma de aguijón a la altura de su cabeza mientras miraba al montón de hojas caidas que habían servido para amortiguar el golpe de la persona que había caido por culpa de su ráfaga de viento que, pese a ser inofensiva,  parecía que la había empujado desde las ramas hacia el suelo. No preguntó por quién era, solo sabía que había demasiada gente que le intentaba matar a lo largo del día como para confiarse de alguien que había tirado desde un árbol incluso aunque hubiese sido sin querer.

Aunque lo cierto es que sus palabras le confundieron por unos momentos, ¿Árboles molestos? Eran hojas que iban a caer sino esa tarde a la mañana siguiente, si le molestaba que hubiese hecho volar las hojas en vez de dejarlas caer no era su problema realmente. De todas formas, no podía ser eso lo que le molestase de aquella manera, era un poco absurdo al menos en la mente de Seikuro tal y como la veía, nadie podía hablar con las plantas que él supiese a no ser... Que fuese una maga que manipulaba la naturaleza de alguna forma y pudiese "leerla" o "escucharla", suposiciones sin fundamento ni sentido, pero posibilidades de lo que estaba encarando... Total, magias las habían para todos los gustos y colores.

Al ver que sus intenciones al menos no eran hostiles, quitó aquella posición de defensa y relajó la posición un poco, después de todo no dejaba de ser alguien estando en sus terrenos, podía ser perfectamente un ladrón. -¿Les duele una ráfaga inofensiva de viento?- Preguntó un poco desconcertado, pero al menos podía decirse que incluso entre lo incómodo de la situación y la postura tensa de ambos, el tema no iba a ser que ambos estuviesen armados y posiblemente ella estuviese allí para matarlo, porque claramente a la tienda para que le reparase el arma no había ido.

-¿Quién eres y qué te trae aquí? Esto es propiedad privada.- Preguntarlo de otra forma habría sido tontería y suavizar las cosas, para él, al menos, no podía ser menos alarmante la situación, tal vez si trajese consigo un dragón detrás si que saldría corriendo, pero hasta que eso no pasase, tenía una filosofía tal vez demasiado kamikaze de encarar los problemas. Y pensar que hasta hacía cinco minutos estaba tan relajado que incluso estaba a punto de echarse una siesta y ahora estaba de aquella manera. El peligro era lo que tenía con la adrenalina del cuerpo, te hacen mantenerte alerta y a Seikuro era lo que le estaba pasando, dormir no iba a ser una opción.

En Defensa de la chica diría que no le parecía mala persona si se molestaba por un árbol y no porque la hubiese tirado sin querer, peeeeeeero, no podía adivinar las intenciones de la susodicha, así que, mejor mantenerse alerta.

_________________
avatar
Mensajes : 576
Fecha de inscripción : 21/01/2015
Edad : 27
Localización : Ciudad Márgaret.
Empleo /Ocio : Mago de Lamia Scale.
Humor : ¿Hu... Qué?
Nivel :
279 / 300279 / 300
Ver perfil de usuario

Seikuro Shin-Tensei
Rango A

Volver arriba Ir abajo

Re: Ken no Tamashi. [Asuna-Seikuro]

Mensaje por Invitado el 04/05/15, 04:29 pm

Gracias a dios, la golpiza no había sido tanto, pero tampoco podía quedarme de brazos cruzados con lo que estaba pasando. Aquella acción que había hecho aquel hombre me parecía del todo, un tanto peculiar. No me gustaba la idea de que le hiciera daño a los árboles, estaba bien con el viento de la naturaleza misma, pero le crearan una ráfaga era algo que les dolía y mucho. Yo era un espíritu que se encargaba de la naturaleza misma, por eso mismo tenía que proteger todo lo que estaba relacionado con ello, sin importar quien sea y también estar preparada para todo.

¿Llamas a eso inofensivo? ¡Los árboles sienten! ¡Toda la naturaleza está viva! Que seas un ser que maneje más cosas que ellos, no te da el derecho a maltrataros. — Respondería yo con un tono de no muy buenos amigos, debido a que no me gustaba el hecho de que dañaran lo que yo encontraba lo más maravilloso del mundo. Era un espíritu celestial, estaba claro, pero no por eso dejaría que dañaran a lo que a mi me gustaba.

El hombre se veía una persona sumamente armada. O al menos así daba a conocer su apariencia. Dentro de mi vida como espíritu celestial jamás me imaginé algo bueno o malo para el o la gente de este mundo. Jamás había tenido un portador, capaz que hubiese tenido uno si me lo hubiese propuesto, pero no me imaginé estar nunca con un mago celestial. Creía que los espíritus debían de escoger a sus amos y no los amos a ellos. Los espíritus sentíamos, tanto cómo ellos por eso mismo siempre me las arreglaba para hacer un montón de cosas yo sola. Aunque... Era un poco difícil, teniendo en cuenta que me tenía que preocupar de no desaparecer por hacer muchas cosas en el mundo de los magos. Ya que al ser espíritu, requería siempre volver a mi mundo para aumentar mis energías y también mis fuerzas.

¿Propiedad privada? Me da risa como la gente toma uso de autoridad a lo que no es suyo. No lo digo por las casas, o lugares de vivienda. Lo digo por la naturaleza que matáis para ello. — Diría de una manera directa. No me importaba el hecho de que a la otra persona no le gustaran mis comentarios, pero lo que había que dejar bien en claro que mi posición no cambiaría.

Pero antes, los modales siempre estaban por delante. Al menos eso me habían enseñado en el Gremio y antes de cualquier cosa, siempre había que dejar en claro quien era, ante cualquier tipo de persona. — Sí preguntas quien soy, tengo todo el derecho de decirlo. Mi nombre es Asuna, Asuna Yuuki. Espíritu Celestial de la constelación de Corona Borealis. Por eso mismo, tengo la autoridad de decirte todo esto. — Finalizaría, dejando en claro mi posición y que tenía los méritos para decirle eso al hombre.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ken no Tamashi. [Asuna-Seikuro]

Mensaje por Seikuro Shin-Tensei el 05/05/15, 04:10 am

Por unos momentos quedó sorprendido, si era verdad que era una persona capaz de sentir la naturaleza y sus sensaciones entonces tal vez si que sería de al menos cortesía disculparse por lo que había hecho, mucho más si un viento antinatural lo había sacudido de aquella forma, y al ver sobre todo que la chica no tenía malas intenciones envainó su katana mientras se acercaba hacia el árbol tranquilamente. Tras eso, colocó la palma de su mano derecha en este mirando hacia la corteza del mismo, pensando en lo que debería hacer en esos momentos, hablar no sabía si serviría, después de todo el lenguaje que usaban no era el mismo, era obvio que él no podía hablar con los árboles así que, miró hacia Asuna. -¿Podrías decirle que siento haberle hecho daño?- Por su parte, era cierto que no le gustaba hacer daño porque sí, y si en esta ocasión lo había hecho qué menos que una disculpa de ser necesario, su desconocimiento no le quitaba la culpa después de todo, mejor disculparse antes de que por otra parte a la persona que tenía delante se le acabase la paciencia, tener una disputa dentro de sus terrenos de esa forma no era de su gusto.

Mucho menos cuando parecía no tener mala intención pese al tono de voz que no hizo que variase el neutro de Seikuro, como si no le afectase que la persona que tenía delante estuviese enfadada por lo que había hecho. Aunque lo cierto es que para desgracia de Asuna no le afectaba en lo más mínimo pues era como hablar con un témpano de hielo, cosas que pasaban cuando el carácter de uno se endurecía tanto que era incapaz de variar siquiera el gesto. Incluso aunque en el tema de la propiedad privada difiriesen mucho en el aspecto de matar cosas. Era inevitable, las casas se hacían con productos sacados de la naturaleza después de todo y sus formas de vivir no eran precisamente ir viajando y tomando lo necesario, sino acomodarse en un sitio.

-Solo tomamos lo necesario, Además, como puedes ver también creamos vida además de destruirla de foma equivalente.- Y es que si quería meterse en ese ámbito tenía que ser un poco más neutral, después de todo, al menos en su caso, era cierto que su patio trasero estaba lleno de vida por árboles, incluso un río con carpas gigantes que lo atravesaba, carpas que había criado él mismo por cierto, en ese ámbito no se podía quejar en lo más mínimo al menos de él que, teniendo siempre en cuenta también que destruía de vez en cuando siempre trataba de renovar lo que había a su alrededor. Sabía de sobras la importancia de la naturaleza y él no era del tipo que la destruía porque sí. -Además tengo mis papeles en regla.-

Cuando se presentó, nombró algo que hizo que su mente desconectase. "Espíritu celestial" concretamente pues no sabía siquiera a qué se refería con ello, después de todo conocía magos y no sabía a veces ni lo que se podía esperar, en este caso, espíritu celestial no estaba entre sus conocimientos la existencia de ese tipo de magos, mucho menos por constelaciones, después de todo solo era un humilde espadachín que había aprendido la magia de su maestro y poco más, era más bien alguien que se adaptaba a lo que se le ponía por delante. Aunque lo cierto es que la parte de "Espíritu" le llamaba la atención y de la forma más inocente que era capaz de mostrar, no pudo evitar preguntar: -¿Espíritu celestial? ¿Eres una especie de fantasma o algo así?- Sin más, le colocó una mano en la cabeza y tras comprobar que tocaba algo sólido, la retiró. -Pues no pareces para nada un fantasma, los que he visto hasta el momento además eran terroríficos.-

Su desconocimiento era obvio, demasiado.

_________________
avatar
Mensajes : 576
Fecha de inscripción : 21/01/2015
Edad : 27
Localización : Ciudad Márgaret.
Empleo /Ocio : Mago de Lamia Scale.
Humor : ¿Hu... Qué?
Nivel :
279 / 300279 / 300
Ver perfil de usuario

Seikuro Shin-Tensei
Rango A

Volver arriba Ir abajo

Re: Ken no Tamashi. [Asuna-Seikuro]

Mensaje por Invitado el 05/07/15, 07:19 am

La espíritu observaba con mucha detención a cada una de las palabras dichas por el joven de cabellos rojizos. Ella no estaba cediendo en ningún solo momento ante lo que estaba pasándoles, dado a que no quería que se viera vinculada en un problema que no quería. Pero debía de reconocer la joven hada, que no iba a dejar que nadie usara magias o hechizos en contra de la pobre naturaleza que no le hacía daño a absolutamente nadie. Por eso mismo, con caras de muy pocos amigos, la joven hada miraría al muchacho de cabellos rojos de una manera que no era muy amigable, dejándole entre ver que las cosas que él estaba haciendo eran para muy disgusto de la muchacha de cabellos castaños.

¿Y por qué yo debería decirle eso? — Se preguntó la espíritu celestial, a sabiendas que la persona que les había hecho daño era el propio joven de cabellos rojizos. — Sí el que cometió el error fuiste tú, yo solo me encargo de cuidarles.

El rostro de des concertación de la mujer espíritu miraba con mucha seguridad a los orbes del otro hombre. No entendía mucho ella la actitud que estaba tomando, pero por eso mismo tenía que asegurarse la joven de que todo estaba bien y que no se haría una situación mucho más complicada en este momento.

La castaña escuchó cada una de las palabras que le decía el hombre. Explicándole que no solo las destruía porque sí, dado a que también creaba más vida luego de aquello. La mujer lo miró detenidamente y suspiró a las últimas palabras dichas por él. — No se trata de dar vida o no, simplemente abusan en muchos aspectos de lo que es la naturaleza, lo he visto por todos los años que he estado presente en el mundo de ustedes.

No… — Dijo suspirando, poniendo sus ambas manos en sus caderas para poder apoyarse. — Soy perteneciente a la constelación de Corona Borealis, somos seres de otro mundo que podemos ser invocados por magos de espíritus celestiales. Mediante un pacto o bien un contrato.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ken no Tamashi. [Asuna-Seikuro]

Mensaje por Seikuro Shin-Tensei el 08/07/15, 04:54 pm

Podía ver perfectamente la cara de enojo de Asuna, sin embargo no era algo que afectase en nada a Seikuro, no porque no prefiriese quedar en buenos términos con la espíritu, sino porque simplemente poco le importaba el hecho de que estuviese enfadada y la verdad es que la actitud fría y directa del pelirrojo seguramente podría estar afectando al trascurso de la conversación, pero bueno, es lo que tenía, era mejor hablando con la espada que con la boca en todos los sentidos, de hecho prefería no tener ese tipo de conversaciones porque simplemente no llegaría a ningún lado. Por otra parte, el hecho de que no se quisiese comunicar con el árbol simplemente hacía que las sospechas de Seikuro se realizasen y se hiciesen realidad, hasta las paredes tenían oidos ahora para el pelirrojo y aquello solo hacía que quisiese ser aún más callado si se podía, bueno, realmente si que se podía y era volver a su etapa en la que directamente no sabía hablar, cosa que duró bastante, solo recordaba que al llegar a los 8 años todavía no sabía articular palabra alguna, solo ruidos y gruñidos con los que intentaba asustar a la gente.

-Tampoco puedo simplemente saber que me entiende.- Era un hecho que como humano normal y corriente que era, él no tenía una conexión con la naturaleza más allá de lo que esta le podía ofrecer, así que pensar en otra cosa más allá tal vez era acercarse a ideas bastante locas por lo que otra gente se había incluso encerrado en manicomios. Sin embargo, pese a que dijese cosas sin apenas sentido para él, no veía a Asuna como una de esas personas locas, de hecho más bien todo lo contrario, le parecía demasiado cuerda para todo aquello que le estaba diciendo. Más que otra cosa parecía a una protectora extremista de las cosas, pero Seikuro sabía que lo que le estaba diciendo simplemente era algo absurdo en su cabeza. No destruían, se adaptaban a lo que la tierra les ofrecía y luego repoblaban, si, era cierto que a veces la gente abusaba, pero esos eran los que tenían más poder y creían que simplemente podían tomar lo que no era suyo, eso no era culpa ni de él ni de otras personas, solo de la avaricia.

De todas formas, tampoco se iba a poner de acuerdo en eso con la chica, sabía perfectamente a lo que se refería pero tenía una postura un tanto diferente, el humano hacía lo posible por sobrevivir, de eso no cabía duda alguna, sin embargo lo que ella estaba proponiendo de los mismos era algo un poco extremista, como si fuesen un cáncer. -No todos somos iguales.- Tras decir eso con su gesto más serio, metió las manos dentro de las mangas de su keikogi y se dió la vuelta para empezar a andar en dirección al interior de su patio, el hecho de que ella ya estuviese en su propiedad no hacía más que hacer que se sintiese incómodo, así que mejor alejarse un poco del árbol antes de que le gritase que se fuese y no perder las formas.

Se quedó pensativo, espíritus que son invocados, lo cierto es que alguna vez escuchó sobre el tema, sin embargo de forma tan lejana... Solo sabía que una vez fue una magia que estuvo a punto de desaparecer, tal vez por eso no había leido de los mismos en ningún libro ni había escuchado tampoco nada hasta el momento. Por lo visto desde el ataque de los dragones estos espíritus se habían mantenido de alguna forma en este mundo o al menos eso creía, no era capaz de formular una teoría concreta porque simplemente no lo sabía. Aunque si que había algo que se preguntaba... Cosa que le hizo poner una posición defensiva con respecto a Asuna, aunque no lo hizo deforma corporal ni se puso en guardia, la mirada del pelirrojo se volvió peligrosa. -¿Alguien te ha invocado para que vinieses aquí?- Si la pregunta era afirmativa... La situación iba a volverse un poco fea.

_________________
avatar
Mensajes : 576
Fecha de inscripción : 21/01/2015
Edad : 27
Localización : Ciudad Márgaret.
Empleo /Ocio : Mago de Lamia Scale.
Humor : ¿Hu... Qué?
Nivel :
279 / 300279 / 300
Ver perfil de usuario

Seikuro Shin-Tensei
Rango A

Volver arriba Ir abajo

Re: Ken no Tamashi. [Asuna-Seikuro]

Mensaje por Invitado el 30/09/15, 04:27 pm

La mujer espíritu celestial observaba con mucha detención al mago de cabellos rojizos. Mirándolo fijamente y no perdiendo de vista cada uno de sus movimientos. Le costaba el hecho de saber que una persona normal no tuviese conciencia de lo que era lo normal y común. Muchísima gente no tenía ningún grado de conciencia con la naturaleza y eso le molestaba en demasía a la joven espíritu, por eso mismo observaba con detención y también con un rostro serio al mago. Dado a que las excusas que él mismo estaba dando, eran insuficientes para ella, dado a que Asuna era un espíritu que estaba totalmente relacionado con la naturaleza y la entendía perfectamente.

Mientras que ella escuchaba con mucha detención lo que él decía, simplemente soltó un bufido de molestia ante lo que le respondió. — Por eso los humanos son débiles, no ven más allá de lo que sus ojos ven. — Respondió ella, mientras que se  cruzaba de brazos, esperando una respuesta de él o algo por el estilo. Pero la joven de cabellos castaños perteneciente a la constelación de Corona, por mero instinto, simplemente se dignó a relajarse para no poder enojarse o sobre saltarse por lo que estaba sucediendo en estos momentos.

— Por eso la naturaleza es mucho superior a ustedes e inclusive a los espíritus celestiales. — Siguió respondiendo la muchacha, a pesar de que las palabras del hombre podrían tener o no tener razón, era algo que estaba haciendo pensar mucho a la espíritu, aunque tampoco recriminaría tanto al mago por no saber lo que ella sentía, dado a que en parte las palabras de él eran ciertas “no todos eran iguales” por eso ella no podía hacer nada con respecto a aquella gente.

Pero la siguiente pregunta del mago hizo pensar mucho a la joven espíritu. ¿Qué alguien la había invocado? Asuna no tenía ningún dueño, era un espíritu libre y también no tenía problemas en hacerlo, pero algo que no le preocupó mucho. Por eso mismo sin ningún problema le respondió. — Pues no tengo ningún dueño, soy un espíritu libre. Puedo estar cierto tiempo en tu mundo, pero luego me tengo que ir a mi mundo a descansar y reponer energías. — Sonrió ella, mientras que seguía observándole. Dado a que la espíritu era alguien que era muy detallista, por eso siempre observaba a los humanos cómo se movían y se desenvolvían. Le gustaba aprender de ellos, aunque bueno, las buenas costumbres.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ken no Tamashi. [Asuna-Seikuro]

Mensaje por Seikuro Shin-Tensei el 12/10/15, 11:35 am

No iba a comentar nada al respecto de que los humanos fuesen débiles. Él mismo lo sabía, que los humanos tenían muchísimos límites y siendo él uno más simplemente conocía su propia debilidad. Sin embargo de la misma forma que sabía que los humanos eran débiles también sabía que eran capaces de convertir aquella debilidad en una de las fuerzas más poderosas que se pudiesen ver. Él por desgracia carecía de aquella capacidad teniendo en cuenta que no dejaba que nadie se le acercase, y no llega a ser porque en su cabeza se instaló la idea de que aquella muchacha no se iba a ir ni aunque la ensartase con su katana seguramente seguiría insistiendo en que se marchase de su propiedad, porque, aunque para ella fuese todo de lo más bonito y agradable, aquello legalmente no dejaba de estar fuera de los límites de lo que podía pisar sin consentimiento. En su mundo tal vez podría hacerlo, sin embargo si iba a andar por el mundo de los humanos iba a tener que aprender tarde o temprano los modales que los caracterizaban y que no todo le pertenecía. Con cualquier otra persona el resultado podría ser absurdamente terrible.

El hecho de que no tuviese dueño se le hacía bastante raro, después de todo el hecho de que estuviese por esos lares sin haber sido invocada por nadie simplemente le hizo pensar que había tenido mala suerte por toparse con semejante persona. No obstante aquello no era lo que le llamó la atención. Una figura en la distancia que apenas si se podía ver, escondido, presumiblemente de adulto. -¿Sabes si te han seguido?- Suponiendo de que le creía en el hecho de que no la habían invocado, alguien estaba esperando en una colina creyendo que Seikuro sería de alguna forma míope o algo por el estilo. Dicha figura estaba escondido entre las hierbas con ramas encima para así poder presumir de cierto camuflaje, aunque era bastante obvío al menos para el pelirrojo, no sabía por parte de Asuna si se había percatado ya. Solo sabía que incluso su gesto había cambiado a uno completamente gélido mientras que leves brisas de viento empezaban a levantarse a su alrededor.

No es que confiase en la espíritu celestial, pero por lo pronto no tenía pruebas ni de que estuviese mintiendo ni de que aquella persona que estuviese tumbado fuese su invocador, si así fuese podría haber hecho que la susodicha atacase antes y así él poder aprovechar el espacio para matarlo por la espalda, sin embargo aquello había sido demasiado directo como para tratarse de un asesinato y porqué no decirlo... Los bandidos de Magnolia no resaltaban precisamente por su inteligencia. -Actúa normal, pero no te acomodes mucho.- Comentó con un tono bastante autoritario primero para que a Asuna le quedase claro el hecho de que aquél no era un sitio para ir a relajarse, segundo para que estuviese alerta por lo que había visto, no quería más sangre de la cuenta en su patio. Y por último para no levantar sospechas sobre el que estaba intentando camuflarse. ¿Su plan? Muy simple...

Hacer su colada mientras esperaba a que el asesino hiciese su próximo movimiento fingiendo no saber nada, ¿Qué mejor forma de pasar por indefenso que hacer sus actividades hogareñas diarias? Que viviese solo y fuese un guerrero no quería decir que fuese un sucio después de todo.

_________________
avatar
Mensajes : 576
Fecha de inscripción : 21/01/2015
Edad : 27
Localización : Ciudad Márgaret.
Empleo /Ocio : Mago de Lamia Scale.
Humor : ¿Hu... Qué?
Nivel :
279 / 300279 / 300
Ver perfil de usuario

Seikuro Shin-Tensei
Rango A

Volver arriba Ir abajo

Re: Ken no Tamashi. [Asuna-Seikuro]

Mensaje por Invitado el 28/01/16, 10:12 pm

La conversación a la joven espíritu le estaba desagradando un poco, mientras que observaba fijamente al hombre, que no le agradaba para nada su actitud y ni mucho menos la forma en la cual se estaba desenvolviendo en la vida. Asuna era bastante juzgadora de los demás, y el hombre presente en aquella situación le era de un total desagrado para la mujer, más que mal, no le agradaba para nada las actitudes y también las palabras que el propio muchacho estaba hablando ¡Era muy desagradable! Pero de todas maneras, tenía que concentrase, aunque cosas en su exterior, las plantas estaban comunicándose con ella, para que tomase todos los resguardos correspondientes a todos los asuntos que estaban pasando a su alrededor.

Sí, pero no te preocupes por eso. Mis plantas se encargarán de atrapar al enemigo. —la espíritu estaba muy clara en las cosas que pasaban en su vida, como también en las cosas que estaban a su alrededor, mientras que sonreía ligeramente, esperando encontrar una manera para poder buscar todas las respuestas que estaban pasando en su vida, como también en la extraña situación que ambos estaban pasando en estos momentos.

Las siguientes palabras del hombre no le causaron mucha motivación, mientras que estaba tranquilamente observándolo, mientras que sus plantas le decían que el enemigo estaba siendo neutralizado en estos momentos, aunque aquello lo que le llamó la atención, sería que no la buscaban a ella, sino que lo buscaban a él.

Con un leve suspiro, lo miraría, para luego comentarle. — No necesito actuar, simplemente soy como soy y por un enemigo que te ande buscando, no voy a fingir normalidad. —comentó la joven espíritu, mientras que esperaba una respuesta del contrario. Era todo muy extraño, pero le llamaba la atención por qué lo andaban buscando a él. ¿Sería un criminal? Eso pronto se quitaría todas las dudas en su cabeza, pero esperaría a ver qué era lo que estaba haciendo el hombre en estos momentos.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ken no Tamashi. [Asuna-Seikuro]

Mensaje por Seikuro Shin-Tensei el 17/02/16, 12:02 pm

La verdad, no pudo evitar desaprobar el hecho de que se deshiciese de aquella persona de esa forma, después de todo no era alguien que pudiese usar magia o seguramente ya los habría intentado atacar con ella en vez de recurrir a un sigilo tan malo. Definitivamente había algo que no le gustaba y aquello era luchar en desigualdad de condiciones cuando era él el que estaba por encima en las habilidades de combate... Lo desaprobaba y desagradaba, después de todo si uno tenía la habilidad suficiente para deshacerse de su enemigo, debía hacerlo en aquellas igualdad de condiciones o eso era lo que le habia enseñado su maestro, sin embargo no dijo nada, seguramente la mujer espíritu que había invadido sus terrenos sacaría alguna excusa con la que justificar sus actos y la verdad, estaba un poco cansado de tener que tratar con alguien así. Él no estaba hecho para ser buena persona, estaba allí para seguir con su vida y ya está y que le hubiese tocado un invitado no deseado que encima no hacía más que criticar su forma de vivir y para colmo hacía que un enemigo, que como toda forma de vida se merecía respeto, fuese aniquilado de aquella forma simplemente era superior a sus fuerzas.

Solo fue una fría mirada fue lo único que ganó con sus palabras la mujer, le daba lo mismo si ella en el mundo espiritual o como quiera que se llamase actuaba de aquella forma, habían leyes en el mundo normal que se tenían que cumplir y matar de aquella forma a una persona distaba de estar bien o de ser algo correcto. Por su parte siguió teniendo la ropa en silencio, metido en sus pensamientos a ver si le daba por irse si no le daba tema real de conversación porque si un defecto tenía Seikuro era su poca paciencia para aquellas personas que se dedicaban a destruir su paz. ¿Quién le decía que tras la muerte de esa persona no viniesen otros veinte a ver que ha pasado y que esta vez no le pillarían con la guardia baja? Tal vez para ella la vida fuese absurdamente fácil y se pudiese permitir el prescindir de las vidas humanas o de su salud e integridad física, pero, en su posición no era nada fácil, especialmente si se estaba puesto en su lugar en el que había tenido que matar ya a demasiada gente.

Tras terminar de tender la ropa, llevó la cesta dentro de la casa y con ello, él finalmente se metió en la forja para hacer lo único que le relajaba. La fragua se encendió con la leña que tenía cortada en un rincón y carbón además de ciertos minerales hechos virutas que darían a aquellas llamas unas propiedades especiales y que, de hecho, se volvió de color azúl claro. Definitivamente era lo mejor que podía haber hecho, estar delante de aquellas llamas relajó su cabeza e hizo que se centrase en el acero que estaba a punto de fundir para una de sus katanas... Completamente ignorante de lo que pasaba fuera con aquél espíritu que por alguna razón que prefería no conocer había decidido establecerse en su jardín. ¿Y si iba a por los guardias? A lo mejor aquello le ayudaría para alejarla un tiempo.

_________________
avatar
Mensajes : 576
Fecha de inscripción : 21/01/2015
Edad : 27
Localización : Ciudad Márgaret.
Empleo /Ocio : Mago de Lamia Scale.
Humor : ¿Hu... Qué?
Nivel :
279 / 300279 / 300
Ver perfil de usuario

Seikuro Shin-Tensei
Rango A

Volver arriba Ir abajo

Re: Ken no Tamashi. [Asuna-Seikuro]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.